Andrée Nieuwjaer, una residente de 67 años de Roubaix, Francia, es lo que se podría llamarse una compradora frugal. Su nevera está llena de productos que obtuvo gratis. Durante el verano comió duraznos, ciruelas, zanahorias, calabacines, nabos, endivias, y todo tipo de frutas y verduras que los comerciantes locales no querían vender, ya sea por alguna imperfección estética o porque estaban ligeramente pasadas de maduras. 

Lo que Nieuwjaer no podía comer de inmediato lo conservaba: hizo mermelada de higos, dulce de melocotón, o encurtidos. En las profundidades de su refrigerador, pasando por un frasco de remolachas que había preservado en vinagre, tocó un recipiente de piña picada cuya vida útil había logrado prolongar con jugo de limón: “¡Durará todo el mes!”, exclamó. A solo unos centímetros de distancia, dos barras de pan que una escuela cercana iba a desechar estaban en un plato de vidrio, reconvertidas en budín de pan. Una tercera barra estaba en un frasco en el armario, transformada en migajas de pan que Nieuwjaer planeaba espolvorear en una cazuela de verduras. 

Con todo lo que había almacenado, tenía suficiente comida para los próximos meses. “Voy a comer gratis todo el invierno”, dijo, sonriendo.

Nieuwjaer forma parte de un movimiento global conocido en francés como zéro déchet, o residuo cero. La idea central es simple: dejar de generar tanta basura y así aprovechar los muchos beneficios sociales, económicos y ambientales entrelazados. Rescatar productos destinados a la basura, por ejemplo, detiene el desperdicio de alimentos que puede liberar fuertes gases de efecto invernadero. Hacer tu propio shampoo, desodorante u otros productos de belleza reduce el uso de botellas de plástico desechables, además tiende a utilizar ingredientes más seguros, lo que significa menos peligro para los peces y otras especies silvestres. 

Pero Nieuwjaer no decidió un día unirse al movimiento; fue atraída hacia él como parte de un experimento de gestión de residuos del Gobierno local. En 2015, Roubaix lanzó una campaña para reducir la basura enseñando a 100 familias, incluida la suya, estrategias para reducir a la mitad su basura. Esfuerzos similares podrían repetirse pronto en toda Francia a medida que las ciudades y regiones se esfuerzan por cumplir (y superar) los ambiciosos objetivos de reducción de residuos del país. En el corazón de sus esfuerzos hay una pregunta fundamental: ¿cómo se puede lograr que los ciudadanos cambien su comportamiento?

Francia es famosa por sus excelentes vinos y quesos. Sin embargo, entre una audiencia más específica, el país también es conocido como líder en residuo cero. Además de ser la tierra de una de las influencers de residuo cero más famosa del mundo, Bea Johnson ―la “sacerdotisa de la vida sin residuos”, según el New York Times―, Francia aprobó algunas de las políticas de reducción de residuos más ambiciosas del mundo. Fue el primer país en prohibir a los supermercados tirar a la basura aquellos alimentos que no se vendieran, y uno de los primeros en consagrar la “responsabilidad ampliada del productor” en la ley, es decir, que los grandes contaminadores son financieramente responsables de los residuos que generan, incluso después de que sus productos sean vendidos.

En 2020 Francia aprobó una ley histórica contra el desperdicio que estableció docenas de objetivos para la prevención de residuos, el reciclaje y la reparabilidad, incluido un objetivo nacional de eliminar los plásticos de un solo uso para 2040. La ley prohibió a las empresas de ropa destruir mercancía no vendida, exigió que todos los edificios públicos instalaran fuentes de agua y propuso etiquetas de “índice de reparabilidad” para ciertos productos electrónicos. En ese momento, la ley fue elogiada como “innovadora” y varias de sus disposiciones fueron aclamadas como las primeras en su tipo.

Según el plan de acción de prevención de residuos de Francia para 2021 a 2027, finalizado en marzo por la administración del presidente Emmanuel Macron, la reducción de residuos producirá una miríada de beneficios adicionales: desde impulsar la biodiversidad y mejorar los sistemas alimentarios, hasta colaborar en la mitigación del cambio climático. 

Una estimación de la organización Global Alliance for Incinerator Alternatives dice que una estrategia integral de residuo cero que incluya una mejor clasificación de materiales, más reciclaje y reducción en la fuente ―esencialmente, producir menos cosas innecesarias― podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del sector de residuos en un 84 por ciento a nivel mundial.

Sin embargo, lograr todos estos beneficios requerirá más que proclamaciones desde París. Según el Ministerio de Transición Ecológica de Francia, el plan nacional contra el desperdicio está destinado a filtrarse a través de los niveles de Gobierno antes de manifestarse en última instancia a nivel local. El plan nacional requiere que las regiones desarrollen sus propios subplanes y pide a las autoridades de gestión de residuos a pequeña escala que “permitan la implementación” de la agenda de residuos de mayor alcance de Francia.

Sin embargo, la transformación imaginada por los defensores del residuo cero de Francia requiere incluso más acción detallada por parte de boutiques, supermercados y restaurantes. Sigue sacando capas y te encontrarás con personas como Nieuwjaer, a quienes se les debe dar un empujón, incentivar o decirles que cambien su comportamiento para adaptarse a la reducción de residuos, incluso si no todos son tan entusiastas como ella. Como dice el plan de acción de Francia de 2021 a 2027: “Reducir nuestros residuos requiere la participación de todos”, lo que sugiere que se necesitará un cambio cultural integral para lograr los objetivos del Gobierno nacional.

Esta es la tarea que muchas ciudades francesas y autoridades de recolección de residuos están confrontando ahora: cómo cambiar el comportamiento individual de las personas para que se ajuste a la visión de Francia para la reducción de residuos. Algunos de los lugares más ambiciosos se han convertido en incubadoras, especialmente Roubaix, cuyo enfoque voluntario y educativo ha llamado la atención internacional. El año pasado, la Comisión Europea nombró a Roubaix como uno de los 12 mejores lugares de la Unión Europea con el mayor potencial de “circularidad”, un término que se refiere a los sistemas que conservan recursos y minimizan la generación de residuos.

También está la región de Nouvelle-Aquitaine al norte de Burdeos, donde una autoridad regional de gestión de residuos llamada Smicval está experimentando con intervenciones más estructurales como mover contenedores de basura y cobrar a las personas de manera diferente por la recolección de residuos. Pauline Debrabandere, directora de programas de la organización no gubernamental Zero Waste France, calificó a Smicval como uno de los “mayores pioneros” del país.

Los proyectos ilustran la necesidad de cambios de comportamiento complejos que eduquen a las personas y alteren los contextos sociales y ambientales en los que toman sus decisiones. Y traen lecciones para comunidades en todo el mundo que buscan implementar sus programas de reducción de residuos. Debrabandere lo expresó de esta manera: si bien se necesitan reglas e incentivos para “crear las condiciones” para la reducción de residuos, también se necesita comunicar sus beneficios y garantizar una participación generalizada. “Hay que crear conciencia”, dijo.

Cuando Alexandre Garcin ideó Roubaix Zéro Déchet como candidato a concejal en 2014, no fue tanto la sostenibilidad lo que inspiró su visión; fue la limpieza. El problema de la basura en Roubaix estaba en la mente de todos ese año y la gran idea de Garcin era abordarlo mediante la reducción de residuos. En lugar de limpiar más y más basura de las calles de la ciudad, ¿por qué no producir menos basura en primer lugar? Esto fue más fácil decirlo que hacerlo. 

Roubaix es una ciudad pobre, posindustrial, que pertenece a la Métropole de Lille, una red de comunidades organizadas alrededor de la ciudad principal de Lille en el norte de Francia. Esta superestructura coordina la infraestructura que cruza las líneas municipales, como el transporte público y la gestión de residuos. Según Garcin, la métropole no estaba interesada en financiar e implementar sus iniciativas de residuo cero. Para reducir la generación de residuos, Roubaix iba a tener que ser creativa, y pedirles a los residentes que se ofrecieran como voluntarios. 

Ayuntamiento de Roubaix

El Ayuntamiento de Roubaix visto desde el Grand Place. Fotografía de Grist / Joseph Winters

Una vez en el cargo, Garcin envió folletos a los residentes de Roubaix buscando 100 voluntarios para participar en un programa piloto gratuito de un año que les enseñaría cómo vivir sin desperdicios o, al menos, con menos desperdicios de lo habitual. 

Estas familias cero desperdicios recibirían entrenamiento y asistirían a talleres sobre temas como hacer tu propio yogur y limpiar con productos caseros, para reducir a la mitad sus residuos para fin de año. A los voluntarios no se les ofrecieron incentivos financieros directos para participar, solo la promesa de ayudar a resolver el problema de la basura y proteger el medio ambiente. 

Usando una balanza para equipaje, “una parte muy, muy, muy importante” del programa, según Garcin, las familias pesarían periódicamente su basura semanal y la reportaron a la ciudad. Esta balanza obligó a las personas a reconocer el impacto y el peso literal de sus elecciones de consumo, explicó Garcin: “Físicamente, tienes la sensación de lo pesado que es”. 

El programa diseñado por Garcin ejemplificaba lo que los científicos del comportamiento llaman un enfoque “basado en información” para el cambio, que construye comprensión y conciencia a través de instrucciones inequívocas, foros, reuniones, entrenamiento y retroalimentación. 

Philipe Bujold, gerente de ciencias del comportamiento para la organización ambiental internacional Rare, describió esto como una estrategia de “decirles”, en contraste con otras tácticas para inducir el cambio de comportamiento, incluidos los incentivos (“pagarles”) o las reglas y prohibiciones (“detenerlos”). 

Josh Wright, director ejecutivo de la firma consultora de ciencias del comportamiento Ideas42, también elogió a Roubaix Zéro Déchet por crear una identidad en torno a cero desperdicios y asignarles a las familias objetivos cuantitativos de reducción de residuos, estrategias que han demostrado ser efectivas en otros contextos.

familia sin desperdicios

Un anuncio de Roubaix Zéro Déchet: “¡En 2023, conviértete en una familia sin desperdicios! Bueno para tu salud, para el planeta y tu billetera”. Fotografía de Grist / Joseph Winters

Gran parte de lo que Roubaix les dijo a los residentes que hicieran era bastante sencillo, por ejemplo, “no compres más comida de la que puedas comer”. Pero ese era más o menos el punto. Según Garcin, en realidad “no es tan difícil” reducir a la mitad la producción de residuos de un hogar. 

El compost por sí solo es suficiente para llegar a la mayor parte del camino, ya que los residuos orgánicos representan aproximadamente un tercio de los residuos municipales promedio de una familia francesa por peso. Otro tercio es vidrio y metal, una parte significativa de los cuales probablemente se pueda mantener fuera del vertedero mediante el reciclaje, y el diez por ciento es plástico, gran parte del cual se puede evitar al usar alternativas reutilizables a bolsas de plástico para comestibles, cubiertos, envases y otros artículos de un solo uso. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la mitad de todo el plástico producido en el mundo está diseñado para ser utilizado una sola vez y luego ser desechado. 

“La idea era ayudar a todos a cambiar su consumo en el lugar donde estuvieran listos”, explicó Garcin, ya sea que eso significara comer menos comidas para llevar o cambiar a detergente para la ropa casero. A través de estos pequeños cambios en el estilo de vida, los primeros participantes en el programa familiar Roubaix Zéro Déchet ahorraron un promedio de 1.000 euros al año, según Garcin. El setenta por ciento de ellos redujo su generación de residuos en un 50 por ciento, y una cuarta parte la redujo en más del 80 por ciento. 

Por supuesto que algunos participantes adoptaron el cero desperdicio con más entusiasmo que otros y, por lo tanto, cosecharon mayores recompensas. Nieuwjaer, por ejemplo, eventualmente reduciría tanto sus residuos destinados al vertedero que nueve meses de ellos cabrían en su balanza de cocina. En total, Nieuwjaer dice que ahorra alrededor de 3.000 euros al año debido a sus hábitos de residuo cero. 

frascos reutilizables

Un gabinete en la cocina de Nieuwjaer, donde llena frascos reutilizables con alimentos básicos. Fotografía de Grist / Joseph Winters

Un inconveniente de una estrategia basada en la información para el cambio de comportamiento, sin embargo, es que tiende a tener un alcance limitado mientras funciona muy bien en un pequeño sector de la población, los “pioneros”, como los llamó Garcin, en este caso refiriéndose a personas que son excepcionalmente atentas a su salud, huella ambiental o finanzas personales. Desde 2015, muchos de los participantes más entusiastas de Roubaix Zéro Déchet han sido aquellos que ya estaban interesados en desperdiciar menos, incluso antes de conocer el programa.

Amber Ogborn, por ejemplo, una estadounidense que se mudó a Roubaix con su familia en 2012, dijo que su decisión de inscribirse en el programa en 2019 fue influenciada por un viaje a un incinerador de residuos, donde vio camiones de basura descargando una “montaña de basura” para ser quemada. 

Ogborn ahora está completamente comprometida con el desperdicio cero, en gran parte gracias al entrenamiento que recibió de Roubaix Zéro Déchet. Además de otros hábitos nuevos, ahora mantiene tres sistemas de compostaje separados, incluido uno dedicado a la arena para gatos y los excrementos de perros que estaba cansada de tener que tirar a la basura.

“Es un poco asqueroso”, dijo Ogborn. “Pero pensé, ‘¿sabes qué? Esto es una pequeña cosa que podríamos hacer’”.

compostaje casero

Amber Ogborn con uno de sus sistemas de compostaje casero. Fotografía de Grist / Joseph Winters

Otra participante ferviente es Liliane Otimi, quien ya dirigía una organización ambiental sin fines de lucro con sede en Roubaix llamada Lueur D’Espoir, “destello de esperanza” en inglés, cuando inscribió a su hogar de 10 personas en el programa de la ciudad en 2018. 

Otimi era apasionada por el cambio climático y la conservación de recursos, y quería encarnar más sus valores en su vida diaria, especialmente después de un viaje de regreso a Togo, el país de África Occidental donde creció. En Lomé, la capital, Otimi dijo que estaba “impactada” al ver cómo la gente consumía rápidamente botellas de agua de plástico y las tiraba en la calle. 

A través de Roubaix Zéro Déchet, Otimi aprendió cómo comprar productos de limpieza a granel, cómo hacer preparación de comidas semanales y cómo planificar sus compras de alimentos para comprar solo la cantidad de comida que su familia podría usar.

“Es hermoso vivir de acuerdo con nuestros valores”, dijo Michaela Barnett, una científica del comportamiento y fundadora de KnoxFill, una startup centrada en la reducción de residuos, reconociendo el atractivo de Roubaix Zéro Déchet entre un grupo demográfico particular.

Sin embargo, una cosa es darles herramientas a los “pioneros” como Otimi y Ogborn para que vivan sus mejores vidas sin desperdicios y otra muy distinta es lograr que todos los residentes de Roubaix se unan al movimiento. No todos valorarán la conservación de recursos, y mucho menos actuarán en función de esos valores, incluso si les dices por qué deberían hacerlo. Esta es una razón clave por la que los científicos del comportamiento abogan por estrategias de cambio de comportamiento más complejas que simplemente “decirles qué hacer”. 

cero desperdicios

Una “sala de cero desperdicios” en la casa de Ogborn, donde repara la ropa de sus hijos. Fotografía de Grist / Joseph Winters

“Generalmente pensamos en la educación como un tipo de intervención necesaria pero no suficiente”, dijo Wright. (Por cierto, los científicos solían pensar que el déficit de información era la razón de la inacción climática. Desafortunadamente, se ha probado que no es el caso).

Las 800 familias que Roubaix ha capacitado desde 2015 probablemente representan el segmento más fácilmente convincente de la población de la ciudad, aproximadamente el 1,8 por ciento de sus 100,000 habitantes, suponiendo un tamaño familiar promedio de 2,3 personas. A Roubaix le llevó nueve años alcanzar a tanta gente, y el resto de sus residentes probablemente será más difícil de convertir.

Para estar seguros, hay más en Roubaix Zéro Déchet que solo “decirles qué hacer”, y la ciudad está haciendo lo que puede para ampliar su alcance más allá de aquellos más inclinados hacia el desperdicio cero. Por ejemplo, el programa se apoya en influencias sociales a través de anuncios, festivales y reuniones comunitarias, y portavoces como Bea Johnson, la influencer de redes sociales sin desperdicios (cuando fue invitada a dar una charla en Roubaix en 2015, el evento fue tan popular que la ciudad tuvo que cambiar de ubicación tres veces para poder dar cabida a más asistentes). 

Roubaix también promociona las historias de sus familias zéro déchet más exitosas en medios locales, regionales y nacionales, una estrategia que ha generado tanta prensa positiva que el director de comunicaciones de la ciudad dijo en 2016 que el desperdicio cero se había convertido en “su Torre Eiffel”.

Además, el Ayuntamiento ha llevado las prácticas y la educación de cero desperdicios a todas las escuelas públicas de Roubaix y está tratando de fomentar una red de comerciantes de desperdicio cero, incluidos restaurantes, tiendas de comestibles, tiendas de copias y más, que sigan un conjunto de prácticas. El Gobierno municipal también está expandiendo un programa voluntario de compostaje comunitario de la métropole y está convirtiendo dos edificios en incubadoras de cero desperdicios, básicamente, centros para pequeñas y medianas empresas enfocadas en la reducción de residuos. 

Uno de los edificios, una antigua fábrica textil, ya alberga una empresa que evita que las bicicletas sean enviadas al vertedero.

Debrabandere, con Zero-Waste France, dijo que Roubaix es notable por lo que ha logrado con recursos tan limitados. A pesar de su ajustado presupuesto y la falta de control sobre los servicios de recolección de residuos, dijo, la ciudad parece tomar cada decisión con el desperdicio cero en mente. Incluso ha ayudado a lanzar programas similares en 26 comunidades cercanas que, en conjunto, ofrecen más de 300 talleres de desperdicio cero gratuitos cada año. “Roubaix hace las cosas a un nivel que no esperábamos”, dijo Debrabandere a Grist. Sin embargo, ella desearía tener la autoridad para hacer más.

A 500 millas al sur de Roubaix, en un pequeño pueblo llamado Saint-Denis-de-Pile en la región francesa de Nueva Aquitania, Clémentine Derot se desliza en un chaleco de construcción rosa neón. Está a punto de comenzar un recorrido por la sede de Smicval, la empresa de gestión de residuos que sirve a 210,000 personas en 137 municipios al norte de Burdeos.

La reducción de residuos está “en nuestro ADN”, dice Derot, mientras señala montones de compost a gran escala y un almacén para clasificar plásticos en fardos de material reciclable. También hay un centro de donaciones donde los residentes pueden dejar juguetes, platos, muebles, electrónicos y otros artículos que ya no necesitan y llevarse a casa los artículos de otras personas de forma gratuita. En un extremo de la instalación, sobre un conducto donde los camiones de basura descargan residuos no recuperables, hay un gran cartel que muestra basura acumulándose en el cercano Vertedero de Lapouyade. 

“Tu basura no desaparece, se entierra a 15 kilómetros de aquí”, dice el cartel, aparentemente dirigiéndose a los trabajadores de Smicval, ya que el conducto no es público.

Según Derot, esto refleja la transformación de Smicval de una empresa que simplemente recoge la basura a un servicio de prevención y gestión de residuos más sofisticado, en línea con el plan de acción de Francia de 2021 a 2027. Ella describe el modelo de gestión de residuos del estado actual como “totalmente agotado”, necesitado de una renovación completa, debido a las crecientes preocupaciones sobre el medioambiente, así como al aumento brusco del impuesto general sobre actividades contaminantes de Francia. En 2019, costaba 18 euros enviar una tonelada métrica de residuos al vertedero; en 2025, el costo será de 65 euros.

basura no desaparece

Un cartel en Smicval dice: “Tu basura no desaparece, se entierra a 15 kilómetros de aquí.” Fotografía de Grist / Joseph Winters

Al igual que Roubaix Zéro Déchet, Smicval visualiza una “reducción drástica” en la generación de residuos. Pero como autoridad regional y no un municipio pequeño, Smicval tiene un conjunto de herramientas muy diferente a su disposición. Mientras que Roubaix ha pedido principalmente a los residentes que opten por la reducción de residuos, Smicval puede experimentar con medios más sistémicos, como cambiar la forma en que se recoge la basura o la forma en que se cobra a las personas por los servicios de eliminación.

El objetivo, según Hélène Boisseau, quien supervisa el despliegue de las nuevas estrategias de gestión de residuos de Smicval, es crear un entorno propicio. “No pedimos a la gente que se conviertan en maestros del desperdicio cero”, dijo. Más bien, “diseñamos el camino” y luego guiamos a las personas a lo largo de él.

En ciencias del comportamiento, esto se conoce como “cambio contextual”, donde se altera el contexto en el que las personas toman decisiones. En lugar de simplemente pedirles a las personas que hagan las cosas de manera diferente, los cambios contextuales hacen que sea más fácil o conveniente realizar el comportamiento deseado, tal vez presentando las opciones existentes de una manera diferente y más estratégica. 

Por ejemplo, en una fila de almuerzo de una escuela secundaria para lograr que los estudiantes coman más verduras y menos pizza, podrías explicarles todos los beneficios para la salud del brócoli y las zanahorias, o podrías mover las verduras al frente del buffet, para que sean lo primero que vean los niños hambrientos. Muchos científicos del comportamiento prefieren este tipo de estrategia porque puede cambiar el comportamiento de mucha gente a la vez, en lugar de uno por uno. Además, está mejor adaptado a la naturaleza inconsciente de la mayoría de las decisiones tomadas.

Las dos estrategias más grandes de Smicval giran en torno a la forma en que se recoge la basura y cómo la gente paga por ello. En octubre pasado, Smicval inició un proceso de varios años para pasar de la recolección de residuos puerta a puerta a un modelo en el que las personas viajan a un lugar centralizado, probablemente a pocas cuadras, para dejar su basura. Los grandes contenedores de basura y reciclaje, uno por cada 150 residentes, se abrirán con una tarjeta especial. Los contenedores comunitarios de compostaje se distribuirán a razón de uno por cada 80 residentes.

Según Boisseau, este modelo incentivará a las personas a reducir los residuos simplemente porque es inconveniente llevar pesadas bolsas de basura por la cuadra. Pero el objetivo a largo plazo es utilizar esas tarjetas para implementar un esquema de pago por uso, en el que las personas paguen por la eliminación de residuos según la cantidad de basura que deseen desechar. En lugar de financiar a Smicval a través de impuestos, las familias pagarían directamente a la empresa por diferentes niveles de servicio, representados por la cantidad de veces que sus tarjetas les permitirían abrir los contenedores de basura. Cuantas más aperturas, más caro será el servicio, de modo que las personas ya no consideren la recolección de residuos como un servicio público ilimitado.

Boisseau lo comparó con la forma en que las personas reciben sus facturas de electricidad. Como pueden ver el cargo fluctuando según sus hábitos de consumo, estarán incentivados a desperdiciar menos para pagar menos. “La mejor manera de asegurarse de que las personas estén muy preocupadas por lo que ponen en un contenedor de basura o un recipiente es pagar individualmente por ello en lugar de [a través de] impuestos”, dijo. 

De hecho, este principio se ha utilizado en miles de ciudades de todo el mundo, desde Berkeley, California, hasta Austin, Texas, algunas de cuyas políticas de pago por uso han contribuido a reducciones de residuos sólidos municipales del 50 por ciento o más. Los expertos en residuos dicen que estas políticas son algunas de las “herramientas más efectivas de los Gobiernos locales para reducir los residuos”.

Smicval todavía está ordenando los detalles del nuevo sistema, que es poco probable que se adopte completamente hasta al menos 2027 o 2028. Mientras tanto, Smicval espera ver ahorros significativos de costos debido a rutas de camiones de basura más cortas y menos frecuentes, que utilizará para financiar algunos de sus otros proyectos de reducción de residuos: cosas como un programa piloto para pañales reutilizables, defensa política de una ley de depósito de botellas, una petición con 10,000 firmas pidiendo a las tiendas de comestibles que eliminen el embalaje de plástico innecesario, y un programa “ciudades sin desperdicio” al estilo de Roubaix, en el que Smicval distribuye productos de limpieza reutilizables y folletos informativos a los residentes de municipios participantes.

Barnett, la científica del comportamiento, aplaudió a Smicval por utilizar una amplia gama de estrategias para fomentar el desperdicio cero. “Están atacando esto desde diferentes ángulos”, dijo.

cajas de compostaje

Las cajas de compostaje nuevas de Smicval. Fotografía de Grist / Joseph Winters

Sin embargo, ella y los otros científicos del comportamiento con los que habló Grist señalaron el riesgo de un contraataque. Aunque los pequeños inconvenientes pueden ser “bastante impactantes” para catalizar el cambio de comportamiento, Wright, con Ideas42, dijo que también pueden ir demasiado lejos y fomentar la falta de cumplimiento. Para algo como la recolección centralizada de residuos o un sistema de pago por uso, esto podría significar que las personas arrojen ilegalmente sus residuos o encuentren una forma de abrir los contenedores de basura con más frecuencia de lo que están pagando. Wright dijo que el éxito del programa dependerá de consideraciones de diseño específicas, como la forma en que se presenta la facturación directa a los clientes.

Si las políticas de reducción de residuos de Smicval son particularmente impopulares, Boisseau dijo que incluso es posible que una lista conservadora de candidatos sea elegida para la junta de la organización y deshaga o debilite sus iniciativas ambientales. Smicval ya ha ganado críticos que dicen que la recolección centralizada de residuos es demasiado onerosa. Estos incluyen al alcalde de Libourne, la ciudad más grande del territorio de Smicval, quien en una reunión el año pasado predijo que la estrategia de la organización convertiría a Libourne en “un vertedero“, con personas arrojando basura en las calles. Si estos críticos movilizaran a la población en contra de la agenda de Smicval, Boisseau dijo: “Sabemos que lucharán duro”.

Un problema similar se estaba desarrollando a escala nacional en diciembre del 2023, mientras Francia se preparaba para cumplir con una fecha límite del 1 de enero para equipar a todos sus hogares con recipientes de compostaje. Los observadores temían que el despliegue fuera una “pesadilla” y que “muchas personas no quisieran participar”.

Smicval es consciente de los obstáculos que enfrenta y ha sido proactivo en sus esfuerzos para prevenirlos o superarlos. A medida que se traslada lentamente a la recolección centralizada de residuos, por ejemplo, la organización va ciudad por ciudad y deja a Libourne para el final, con la esperanza de que un despliegue exitoso en algunos de sus municipios más solidarios tranquilice sus temores. 

Para evitar reacciones adversas, también ha consultado con ciudadanos individuales para escuchar sus preocupaciones, actuar sobre sus comentarios y, en algunos casos, diseñar propuestas de proyectos para presentarlas a la junta de Smicval. Tratan de trabajar con los ciudadanos, en lugar de para ellos, dijo Derot. “Ellos saben lo que necesitan”.

A pesar de los numerosos beneficios superpuestos de cero desperdicio, el movimiento a veces recibe críticas debido a su enfoque en los consumidores, en lugar de los fabricantes. ¿Por qué pedir a los individuos que compren en la sección a granel o paguen más por la eliminación de basura si la industria petroquímica simplemente triplicará la producción de plástico para 2050 de todos modos?

“Estamos un poco cansados de que todos digan que es responsabilidad de los ciudadanos” reducir los residuos, dijo Debrabandere, de Zero Waste France, a Grist

Ella y otros defensores del medioambiente están de acuerdo en que hay una necesidad urgente de políticas de reducción de residuos que sean aún más agresivas que las actuales de Francia, por ejemplo, la clasificación obligatoria de residuos en todos los restaurantes, así como requisitos más estrictos para el uso de contenido reciclado postconsumo y una eliminación más rápida de los plásticos de un solo uso.

Pero las políticas de cero residuos de los sueños de los defensores requerirán cambios de comportamiento aún más intensivos que aquellos que Roubaix y Smicval están tratando de navegar. Por ejemplo, imagina un mundo donde Francia —o cualquier país desarrollado, en realidad— prohíbe la venta de productos en envases desechables. Esto requeriría que las personas se enfrentaran a una nueva infraestructura de aplicación a nivel local y compraran en nuevos negocios que pudieran adaptarse a sistemas de productos reutilizables y recargables, y que cargaran con sus propios frascos, garrafas y botellas.

Hay muchos, muchos otros hábitos rutinarios que los consumidores tendrán que desechar o alterar fundamentalmente para crear una economía de cero residuos, como comprar tubos de pasta de dientes de plástico y pedir comida para llevar en envases desechables. El trabajo que Roubaix y Smicval están haciendo en Francia es una parte temprana de ese proceso. Al descubrir la mejor manera de involucrar a sus ciudadanos en el cambio de comportamiento, están ayudando a crear un camino más suave hacia los cambios más profundos y radicales que los defensores esperan que lleguen en un futuro próximo.

Barnett dijo que también hay valor en el trabajo que Roubaix y Smicval están haciendo para comprender el comportamiento de cero residuos en sus respectivas regiones. Los científicos del comportamiento solían pensar que los humanos podían ser caracterizados por un conjunto de “verdades universales”, dijo Barnett. Pero eso es menos el caso ahora: “Necesitamos entrar allí y descubrir más sobre el contexto ambiental, las personas que están allí”, explicó.

Mientras tanto, mientras Roubaix y Smicval continúan tratando de ganar nuevos residentes, ambos tienen el beneficio de un ejército inusualmente entusiasta de partidarios. Nieuwjaer no es la única devota de la práctica cero residuos que está demasiado ansiosa por predicar sobre las alegrías simples de reducir los residuos. 

Chloé Audubert, quien ha pasado los últimos dos años trabajando en uno de los centros de clasificación de Smicval, dijo que le encanta ayudar a las personas a clasificar y limitar sus déchets enfouis —sus residuos destinados al vertedero—. Y Otimi, la residente de Roubaix que lidera una familia de 10, apenas pudo encontrar las palabras en inglés para expresar lo que Roubaix Zéro Déchet ha significado para ella. “Este programa cambió mi vida”, finalmente dijo.

Esta historia fue copublicada junto a The Guardian y apoyada por The Heinrich Böll Foundation.
Esta versión fue publicada originalmente en Grist (EE.UU) y es republicada dentro del programa de la
Red de Periodismo Humano, apoyado por el ICFJ, International Center for Journalists.

En Francia Los Programas Residuo Cero Abordan Un Problema Dificil Los Habitos De Las Personas
Joseph Winters 150x150
Joseph Winters
Reportero en Grist, una organización de noticias sin fines de lucro especializada en historias de soluciones climáticas.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.
VER MÁS CONTENIDO SIMILAR