Los datos no mienten: cada vez más niñas, mujeres y adolescentes están expuestas a violencia. Se sabe que en promedio, en el mundo una mujer es asesinada por alguien de su familia cada 11 minutos. La tendencia indica que la mayor parte de la violencia contra las mujeres es producida por una pareja, ex pareja o alguien de su familia. Con esa información en mente, es importante saber cuáles son las señales para identificar la violencia contra las niñas, adolescentes y mujeres


Este reportaje se hizo en alianza con

Plan Internacional 300x175


Esta violencia perpetrada desde su círculo aparentemente seguro, puede empezar desde la niñez. Por eso, muchas veces es difícil reconocer esos signos. “La violencia contra las mujeres está tan naturalizada que cuesta identificar cuándo  un comportamiento es violento”, explica Myriam Pérez, trabajadora social y cofundadora de la Fundación Idea Dignidad.  Si se desnaturaliza y señala, podrá ser detenida a tiempo y, aún mejor, prevenirla. 

La violencia se debe identificar y prevenir desde la niñez

En el mundo, una de cada tres estudiantes de entre 11 a 15 años han experimentado acoso escolar por parte de sus compañeros en al menos una ocasión. Si bien las niñas y niños tienen la misma probabilidad de experimentar acoso escolar, las niñas reportan con más frecuencia una violencia que arremete contra sus aspectos físicos

“Antes pensábamos que la violencia eran los golpes, es decir, la agresión física”, dice Pérez. “Con el tiempo y los estudios se comprendió que la violencia es algo que daña un ámbito de tu vida”, explica. Lo primordial para identificar los signos de la violencia es, pues, saber qué es la violencia

“Si una persona a quien frecuentabas deja de hablarte y empieza a ignorarte, eso es violencia”, ejemplifica Pérez. Estos escenarios se pueden dar desde los primeros espacios de relacionamiento interpersonal, como en la escuela y colegio. De la misma forma ocurre con los chistes —que no son chistes— sobre las niñas, adolescentes y mujeres. Si la violencia física daña el cuerpo, la violencia psicológica daña la psiquis y el mundo emocional de las personas. 

➜ Otras Noticias

Si en las escuelas y colegios se hiciera difusión y prevención, sería mucho más fácil identificarla desde las primeras señales. 

Los especialistas en prevención de la violencia contra las mujeres explican que los agresores utilizan actitudes que van en incremento. En el caso de las parejas se ha demostrado que cuando las personas recién se están conociendo, el agresor pasa desapercibido. Una vez que este ya tiene acceso y se ha ganado la confianza de su pareja, irá gradualmente aumentando sus actitudes violentas

Es en esas relaciones, donde más violencia se produce. Una de cada cuatro adolescentes de entre 15 y 24 años que han mantenido una relación sentimental han experimentado violencia física o sexual por parte de sus parejas. Esto se traslada a la adultez: al menos una de tres mujeres en el mundo la sufrió de su pareja. 

El violentómetro que alerta sobre las primeras señales de la violencia   

El psicólogo clínico Jorge Masson, actual coordinador de psicólogos de atención a víctimas de violencia de género e intrafamiliar de la Defensoría Pública del Ecuador, elaboró un violentómetro que identifica los primeros signos de la violencia y su escalada. 

La dinámica traza las violencias desde aquellas que aún pasan desapercibidas hasta las que implican riesgos más graves

Se rigen bajo el sistema de un semáforo con los colores amarillo, naranja y rojo.

El amarillo identifica los casos que no se consideran más graves. A pesar de ello, constituyen un llamado de atención que indica que algo está pasando

Dentro de esta categoría están las mentiras, los chantajes, los celos, las humillaciones, intimidaciones, ignorar a la otra persona o generar dinámicas de control como vigilar lo que hace la otra persona, con quien está, con quién habla. 

Esto no se debe confundir con que la pareja no se lleva bien. Este es un caso en el que empieza a haber violencia, que implica la pérdida de un límite de respeto a la individualidad, decisiones e identidad de la otra persona. 

En el naranja ya se piensa en pedir ayuda o incluso en poner una denuncia porque la violencia se incrementa.

 Aunque no se identifique una forma física de agresión, sí hay actos violentos como golpear cosas, sacudir objetos, revisar el celular o romperlo, aislar a una persona de su círculo cercano, encerrarla en algún lugar, pedir que bloqueen o eliminen a contactos del teléfono para asegurarse que no va a tener contacto con alguien, ofender, dar manotazos “a manera de juego” —algo que nunca lo es. 

En esta categoría, el agresor decide por la víctima. Todo lo anterior ya es denunciable y es necesario buscar opciones para salir del ciclo de violencia. Si ocurre una vez se va a volver a repetir, explica Masson. 

El rojo indica que hay que salir del lugar porque la vida corre peligro. En estos casos, la violencia es excesiva. Hay daños físicos graves, amenazas con objetos cortopunzantes u otro tipo de armas, chantajes sumamente nocivos como “si haces esto me mato”, “ si haces esto te mato”.  

Masson aclara que si bien en las relaciones interpersonales hay roces y discusiones, lo ideal es que estas no escalen. Por eso, la primera categoría del semáforo implica la aparición de violencia. Si se la identifica a tiempo, la persona puede negarse a ser parte de una dinámica que sigue creciendo

Ese es el momento preciso de poner límites. 

Denunciar es una alternativa, pero nunca es una primera opción

“La ley o lo legal no es suficiente para resolver este problema”, afirma Carla Patiño, abogada y presidenta de la fundación Idea Dignidad. Los datos a nivel mundial indican que menos del 40% de las mujeres que experimentan violencia buscan ayuda. Quienes sí lo hacen, acuden a amigas o familiares. Menos del 10% recurre a la policía

Patiño recalca que la violencia contra las mujeres es un problema social y que las prohibiciones y sanciones desde lo legal solo llegan hasta un punto. Se vuelven insuficientes si lo que se busca es prevenir. “Para prevenir y atender es necesario irnos a otros espacios”, recalca.  

Recuerda que cuando una víctima busca ayuda, usualmente, acude a alguien de su círculo de confianza, por ello, es importante estar informados para saber qué hacer y cómo orientar a las víctimas. 

La prevención nunca puede verse reflejada en la trillada frase “no se deje pegar”. Sino que tiene que ver con reconocer a las mujeres como sujetas de derechos, conocer qué conductas son castigadas y saber a dónde acudir en un escenario violento. Esta información debería ser difundida por varios medios.

Los datos más recientes sobre violencia contra las mujeres indican que en gran parte del mundo, al menos 15 millones de adolescentes de entre 15 y 19 años han experimentado violencia sexual (violaciones o actos sexuales forzados). Ellas son las más propensas a experimentarla por parte de sus parejas o ex parejas y lo grave es que tan solo el 1% ha pedido ayuda profesional.

¿Qué hacer si una amiga sufre violencia de género?

Las víctimas de violencia suelen sentir mucha vergüenza. Y saber qué hacer en estos casos requiere de estar bien informados. Estas son algunas indicaciones:

Escuchar a la persona, creerle y no juzgar

No revictimizar. Evita cuestionamientos como: por qué lo permitió, por qué aguanta malos tratos o indagar si hizo algo para provocar una respuesta violenta. Con estas palabras estás volviendo a agredir a la víctima. 

Recuerda que denunciar no siempre es la primera opción. La razón más grave es que la resistencia de una víctima puede volver a los agresores muchos más violentos y desencadenar escenarios más graves

Así que puedes ayudarle a encontrar herramientas conectado a la víctima con organizaciones, instituciones o profesionales que sepan cómo tratar este problema. 

Es mejor prevenir que tratar la violencia contra las mujeres. Por ello, advertir escenarios nocivos desde la infancia es supremamente importante para no creer que vivir en violencia es natural. 

Intervenir desde la infancia, esencial 

Plan International Ecuador lleva 60 años en el Ecuador trabajando por la niñez y adolescencia, explica María Salomé Parreño, asesora nacional de género e inclusión. Uno de los ejes que atraviesa los proyectos de esta organización es el enfoque de género

Precisamente, para prevenir oportunamente la violencia y garantizar las libertades y derechos de los niños y niñas en el país. 

Parreño explica que desde su trabajo en las comunidades son testigos de cómo las niñas empiezan a cuestionar prácticas machistas naturalizadas que empiezan en el núcleo familiar.  

Una de ellas se cuestionó por qué ella solo puede estar fuera de casa hasta cierta hora, mientras su hermano puede permanecer más tiempo. Otra participante de los proyectos, cuestionó el hecho de que las niñas deban realizar actividades de cuidado mientras los niños tienen más tiempos de ocio. 

Plan International Ecuador está presente en 12 provincias y en cada una de ellas, a través de sus proyectos, se abren espacios para que se hable de igualdad, de derechos y de las oportunidades que tienen los niños y niñas. 

Trabajan bajo una metodología que promueve el análisis de los privilegios que tienen los hombres sobre las mujeres. Así, se condensa una reflexión informada que direcciona las actitudes futuras de los niños y niñas.  

El movimiento Por ser niña, por ejemplo, empezó siendo una campaña en 2018. Se convirtió en una comunidad de la sociedad civil conformada por más de 600 jóvenes activistas que luchan para que las mujeres jóvenes de todos los sectores puedan tener una vida digna y crecer sin violencia. 

El trabajo de años va dando resultados, afirma Parreño. Para ella es importante que se pueda dar cuenta de cómo se ha ido transitando conjuntamente entre mujeres, niñas y adolescentes, a través de organizaciones civiles, una lucha que se opone a la violencia contra las mujeres. 

IMG 9085 150x150
Gabriela Ochoa
Creativa en el Studio GK. Periodista por la PUCE. Máster en Mediación y Resolución de Conflictos (Uneatlántico) y en Dirección Estratégica (Unini Puerto Rico).
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.