Un área protegida es un espacio geográficamente delimitado —puede ser de superficie terrestre o marítima— donde se promueve la conservación a largo plazo. En Ecuador, estas zonas son supervisadas por el Sistema de Áreas Protegidas (SNAP), que es parte del Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica (Maate). 

Según la Subsecretaría de Patrimonio Natural, del Maate, las 63 áreas protegidas del país ocupan 19,1 millones de hectáreas. Esto significa el 20% del territorio ecuatoriano. El Ministerio describe a estos espacios como “zonas de importante riqueza biológica que otorgan al país reconocimiento internacional”. 

¿Qué es el SNAP?

El Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) es una institución que se encuentra bajo la dirección del Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica, específicamente de la Dirección Nacional de Biodiversidad. La institución se rige mediante normativas y directrices legales, así como acuerdos ministeriales o leyes del Código Orgánico Integral Penal (COIP) que sancionan a quienes cometen delitos contra la flora y fauna silvestres.

PUBLICIDAD

Desde el 2012, cada 18 de julio se celebra el Día del Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Ecuador. Esta fecha fue declarada luego de celebrarse el Primer Congreso de Áreas Protegidas, en donde se elaboraron estrategias de conservación para todo el territorio nacional, que abarca 63 zonas protegidas en las cuatro regiones del país. 

Según la proforma presupuestaria de 2022, el Ministerio de Ambiente tiene una asignación de 70.5 millones de dólares para el SNAP. Este presupuesto tiene 1.3 millones de dólares menos que el de 2021. 

¿Cuáles son los tipos de áreas protegidas?

 En Ecuador, hay 11 tipos de áreas protegidas, con diferentes niveles de importancia y conservación. 

  1. Parques Nacionales: son el grado más alto de conservación ambiental. Existen 14 parques que albergan variedad de ecosistemas, como por ejemplo, el Parque Nacional Cayambe Coca, que tiene una extensión 403.103 hectáreas, y está entre las provincias de Pichincha, Imbabura, Napo y Sucumbíos. 
  2. Reservas Marinas: existen 8 reservas. Estas zonas tienen como objetivo la protección y regeneración de los ecosistemas acuáticos. Según el Ministerio del Ambiente, la reserva marina de Galápagos tiene una extensión de 133.000 kilómetros cuadrados, lo que es equivalente a la mitad de la superficie terrestre del Ecuador. Las islas fueron declaradas Parque Nacional el 1998 y para el 2001 obtuvieron el reconocimiento de Patrimonio Natural de la Humanidad por parte de la Unesco.
  3. Reservas de Producción de Fauna: son espacios destinados a albergar fauna silvestre susceptible o de valor económico. El SNAP explica que aquí están comprendidos los territorios que de costumbre han servido para la cacería como método de subsistencia de comunidades. En Chimborazo, se encuentra una de las reservas de producción más grande, la Reserva de Producción Faunística Chimborazo
  4. Reservas Ecológicas: pueden ser áreas terrestres o marítimas. Según el SNAP,  su función principal es el manejo y utilización sostenible de los recursos naturales. Toma en cuenta a las comunidades de la zona donde se establece y ayuda a preservar la diversidad biológica.
  5. Reservas biológicas: son áreas que alcanzan un tamaño máximo de 10 mil hectáreas. Estos espacios se caracterizan por contener ecosistemas o micro ecosistemas intactos o muy bien conservados. 
  6. Refugios de vida silvestre: son pequeños espacios que no superan las 5 mil hectáreas de extensión. Aquí la función principal es la protección para la flora y fauna silvestre, así como también la investigación sujeta al manejo de la vida silvestre para garantizar la permanencia de especies. 
  7. Reservas Geobotánicas: además de preservar la flora silvestre, es una zona de protección de recursos geológicos sobresalientes. Cuenta con ecosistemas variados y formaciones geológicas extraordinarias. En la Reserva Geobotánica Pululahua, por ejemplo, la misión es recuperar las áreas alteradas por la intervención humana, además de garantizar la continuidad del valor histórico, cultural, paisajístico y científico de la zona.
  8. Áreas Nacionales de Recreación: son espacios destinados a la conservación y cuidado de paisajes naturales intactos o alterados, de valor escénico, educativo, turístico y recreativo de importancia nacional e internacional. Existen 6 áreas de recreación y son El Boliche, Isla Santay, Parque Lago, Parque Samanes, Playas de Villamil y Quimsacocha.
  9. Áreas Protegidas Autónomas Descentralizadas: además de trabajar por la preservación de flora y fauna, forman parte de iniciativas que representan una oportunidad de desarrollo sostenible para el país. Para el SNAP, el trabajo de las zonas autónomas descentralizadas se relaciona directamente al sector turístico —hospedaje, gastronomía, deportes de aventura, entre otras actividades— que aportan al financiamiento de más de 2 700 familias y 15 comunidades. 
  10. Áreas Protegidas Comunitarias: estas zonas se enfocan en la protección de ecosistemas manejados por comunidades locales e indígenas. El financiamiento en gran parte proviene de proyectos turísticos comunitarios.
  11. Áreas Protegidas Privadas: tienen similares características a las áreas protegidas comunitarias. Su misión principal es la protección de ecosistemas y el desarrollo de comunidades. La mayoría de estos proyectos se financian con el turismo, incentivos privados y bonos. 

Las áreas protegidas en el mundo

La primera área protegida en el mundo fue creada en 1870, con la designación del Parque Yellowstone en los Estados Unidos, y el Parque Nacional Royal, en Australia. La idea original con la que surgieron estos parques nacionales, ahora catalogados como áreas protegidas, era de fines recreativos. Años después, con el surgimiento de grupos ambientalistas y conservacionistas, se empezó a reconocer el valor inmaterial de las áreas protegidas y se generó el interés de preservación y protección de la vida silvestre.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y sistemas de redes ambientales como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) realizan el monitoreo de la Lista de Áreas Protegidas del mundo. Según la ONU, en el mundo existen más de 68 mil áreas protegidas. En América del Sur hay 2.749. El Informe Planeta Protegido 2020: Latinoamérica y el Caribe dice que en estas zonas existen 8,8 millones de kilómetros cuadrados en áreas protegidas terrestres y marinas, siendo la región más protegida del mundo. 

Ecuador es uno de los países con más porcentaje de territorios en conservación. Además, es el tercer país con mayor inversión para la protección de sus áreas protegidas. Los fondos que destina el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica (Maate) al SNAP son utilizados para el trabajo de la conservación de la biodiversidad natural, la protección de servicios ambientales, el desarrollo sostenible de las comunidades locales, la investigación científica, educación ambiental y el bienestar de la población que cuida y habita estos espacios.

Karla Padilla
Estudiante de Comunicación Social énfasis de Periodismo de la Universidad Central del Ecuador. Coordinadora del Colectivo Tremendas Ecuador. Participante de la Convocatoria 2021 del Laboratorio de Historias Poderosas - Ecuador organizado por Chicas Poderosas.
Y tú ¿qué opinas sobre este contenido?
Los comentarios están habilitados para los miembros de GK.
Únete a la GK Membresía y recibe beneficios como comentar en los contenidos y navegar sin anuncios.
Si ya eres miembro inicia sesión haciendo click aquí.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR