La muerte de Francisco Huerta Montalvo —conocido en Ecuador como ‘Pancho’ Huerta— ha enlutado al país: falleció el 2 de julio de 2022, debido a un infarto, a sus 82 años. Su legado en vida, dicen sus seguidores y colegas, deja lecciones no solo en los medios de comunicación ecuatorianos —fungió como subdirector y editoralista de Diario Expreso hasta el día de su muerte—, sino en la política y el campo de la medicina ecuatoriana. 

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Desde periodistas hasta analistas políticos, pasando por funcionarios públicos, ciudadanos, e incluso el presidente Guillermo Lasso. Todos han despedido a ‘Pancho’ Huerta, quien ahora descansa en el Panteón Metropolitano de Guayaquil. 

PUBLICIDAD

Te contamos una breve semblanza del ex alcalde de Guayaquil, ex ministro de Salud y de Gobierno, voz de la corriente política liberal en Ecuador y una de las primeras figuras políticas en hablar frontalmente de cómo Ecuador podría convertirse en una “narcodemocracia”. 

¿Quién fue Francisco Huerta? 

‘Pancho’ Huerta nació el 18 de junio de 1940 en Guayaquil. Tenía 82 años cuando falleció, en la misma capital de puertos donde vio la luz y donde vio crecer a sus cuatro hijos. 

Era un político de ideología liberal —que promulga la limitación del poder estatal, la defensa de la tolerancia y la propiedad privada, además de la libertad individual— aunque con los años su rumbo se redireccionaría a identificarse como demócrata. Era hijo del célebre arqueólogo, docente, historiador y periodista Francisco Huerta Rendón, quien falleció en 1970, el mismo año en el que la Universidad de Guayaquil iba a otorgarle el título de Doctor Honoris Causa.

También fue sobrino de Raúl Clemente Huerta, miembro del ya extinto Frente Democrático Nacional, una coalición integrada por políticos liberales y de izquierda. 

A Francisco Huerta Seminario, la medicina lo sedujo por primera vez, aunque su apuesta política fue siempre clara. Se graduó como doctor en Medicina y Cirugía de la Universidad de Guayaquil. Allí dio los primeros pasos de lo que sería una amplia trayectoria política: fue presidente de la Asociación de la Escuela de Medicina de ese centro de estudios. Luego, tuvo liderazgo nacional en la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador. 

Era elocuente, con un liderazgo innato, como muestran decenas de fotografías que lo retratan en podios, unos grandes, otros más conservadores. Fue primero concejal de Guayaquil, antes de ascender a cargos más altos. Para 1970, Francisco Huerta fue elegido como alcalde de Guayaquil en las urnas, como militante del Partido Liberal Radical Ecuatoriano. En ese año, el entonces presidente José María Velasco Ibarra, que estuvo cinco veces en el poder, se declaró dictador. Por su ideología, Huerta, identificado constitucionalista, salió exiliado del Ecuador, para buscar refugio en Costa Rica, dejando su cargo en la ciudad portuaria.

Huerta decidió regresar a Ecuador, desde Costa Rica, en plena dictadura del general Guillermo Rodríguez Lara, al que Ecuador conoce como ‘Bombita’, quien interrumpió la dictadura civil de Velasco Ibarra. 

Ante las dictaduras, ‘Pancho’ Huerta no fue indiferente a la situación del país y fue uno de los mentalizadores de movilizaciones estudiantiles en su contra. Fue detenido poco más de dos meses y forzado a permanecer en un cuartel militar en la provincia amazónica de Pastaza por promover las protestas. 

Su enfrentamiento frontal con el régimen dictador de los militares no frenó su carrera política. Entre 1982 y 1983, fue el ministro de Salud del gabinete del ex presidente Osvaldo Hurtado, que asumió el rol en 1981, luego del fallecimiento de Jaime Roldós Aguilera. 

Con el paso de los años, Huerta tuvo ideas más progresistas que liberales. Para 1984, fue candidato a la presidencia por el partido Demócrata, que él mismo ideó. Antes, el partido liberal lo había expulsado de sus filas por sus diferencias políticas. Pero no ganó. 

Luego, se dedicó más al campo diplomático y fue Embajador de Ecuador en Venezuela entre 1988 y 1992, cuando Rodrigo Borja, socialdemócrata y fundador del ahora cuestionado movimiento político Izquierda Democrática, asumiera el poder. 

Ocho años después, en enero del 2000, fue ministro de Gobierno, durante el período de Gustavo Noboa, quien asumió el cargo luego de que el ex presidente Jamil Mahuad huyera del país tras el feriado bancario y el golpe de Estado que terminó con su gobierno. Tampoco duró mucho en el cargo: menos de cuatro meses después, Huerta renunció. No logró llegar a acuerdos con las dirigencias indígenas que en aquella época se movilizaron a escala nacional por la reducción de los precios de combustible, un pedido similar en los dos últimos paros nacionales que ha vivido el país entre 2019 y 2022. 

En los últimos años, en medio de una fuerte ola de violencia que vive el Ecuador por el asentamiento y consolidación de las redes de delincuencia organizada en el país, Francisco Huerta también es recordado por aquella proyección que hizo sobre el Ecuador de camino a convertirse en una “narcodemocracia”, en 2009.

Lo hizo mientras era uno de los comisionados que lideró la Comisión de Transparencia y Verdad en el caso del bombardeo de Angostura, en Sucumbíos, un año antes, en 2008. En esa emboscada del ejército de Colombia, en la que falleció Raúl Reyes, el histórico líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), murieron otras 25 personas, entre ellos, estudiantes extranjeros. 

También le gustaba escribir y le apasionaba el periodismo: su liderazgo como subdirector de Diario Expreso lo confirma. En ese período escribió decenas de columnas de opinión, sobre todo, sobre política. Fue también docente en universidades y ejerció cargos altos en organismos internacionales: fue vicepresidente del Consejo Consultivo de la Organización Mundial de la Salud y uno de sus últimos reconocimientos fue otorgado por el presidente Lasso. ‘Pancho’ Huerta recibió, el 16 de junio de 2021, la Orden Nacional de San Lorenzo en el Grado de Gran Cruz, en Guayaquil.

Karol E. Noroña
Quito, 1994. Periodista y cronista ecuatoriana. Cuenta historias sobre los derechos de las mujeres, los efectos de las redes de delincuencia organizada en el país, el sistema carcelario y cubre permanentemente la lucha de las familias que buscan sus desaparecidos en el país. Ha escrito en medios tradicionales e independientes, nacionales e internacionales. Segundo lugar del premio Periodistas por tus derechos 2021, de la Unión Europea en Ecuador. Coautora del libro 'Periferias: Crónicas del Ecuador invisible'. Forma parte de la organización Chicas Poderosas Ecuador.

VER MÁS CONTENIDO SIMILAR