Ni bien empezó el día 12 del paro nacional y el tablero de la política se removió, cortesía de la bancada Unes, que decidió hablar desde temprano sobre la “muerte cruzada” y quiso contagiar al resto de asambleístas de su espíritu, pero al parecer no lo consiguió. Y mientras en la Casa de la Cultura continuaba la asamblea de las organizaciones indígenas, el presidente Lasso alistaba una cadena en la que pidió a los indígenas que regresaran a sus comunidades y habló sobre enfrentar con fuerza a quienes realicen actos violentos. 12 días después, el paro no se termina.

flecha celesteOTRAS NOTICIAS

Unes buscó la “muerte cruzada”

La bancada correísta Unión por la Esperanza (UNES) ya no dejó dudas: hoy quiso activar la muerte cruzada.  Legisladores de esta coalición aseguraron, en sus redes sociales, que firmaron el trámite “para adelantar elecciones”, amparados en el numeral 2 del artículo 130 de la Constitución. En la práctica, los asambleístas buscaban destituir al presidente Guillermo Lasso por “grave crisis política y conmoción interna”.

PUBLICIDAD

Y ya hay fecha de sesión: el presidente de la Asamblea, Virgilio Saquicela, la fijó para el sábado 25 de junio, a las seis de la tarde.

Sin embargo, su pedido no tuvo acogida. La Izquierda Democrática, el Movimiento Pachakutik y el Partido Social Cristiano descartaron firmar tal pedido. Para que se active, se requerían 91 votos de los 137 asambleístas que tiene el desprestigiado legislativo ecuatoriano.

 

Lasso corta diálogo: “Iza perdió el control de los infiltrados”

El diálogo entre el gobierno del presidente Guillermo Lasso y la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) aún no es siquiera una posibilidad. Hoy, Lasso dijo que después de haber recibido “información” que “evidencia que la intención real del señor Iza es el derrocamiento del gobierno”, dejó de lado la idea de dialogar.

Lasso lamentó que algunos manifestantes indígenas hayan sido “injustamente heridos” y pidió que “quienes han sido traídos a Quito con engaños” que regresen a sus comunidades “por su seguridad”. Insistió que el gobierno está comprometido en “atender directamente, en sus comunidades, todas sus causas históricas”. Dijo, además, que varios dirigentes de comunidades ya se han puesto en contacto con el gobierno para presentar sus necesidades directamente. 

Y segundos después, lanzó una advertencia. Aseguró que el gobierno nacional usará “todos los recursos que la ley le faculta para enfrentar a los vándalos y criminales”. Dijo que “la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas actuarán con los medios necesarios para defender, dentro del marco legal, mediante el uso progresivo de la fuerza, el orden público y la democracia”. Horas antes, el ministro Patricio Carrillo aseguró que la Policía está analizando usar el uso de perdigones —es decir, armas de fuego con munición múltiple— contra los manifestantes. 

El presidente Lasso afirmó que cientos de miles de ciudadanos han demostrado “su defensa en favor de la paz y su derecho a prosperar”. Lasso también dijo queda Iza no tiene “control de las manifestaciones ni de la criminalidad que sus acciones irresponsables han generado”.  

Lasso insistió en que el gobierno ha dado “todos los pasos necesarios para insistir en el diálogo” y que se mantiene abierto a continuar haciéndolo.

Varias organizaciones se han ofrecido a mediar en un posible diálogo entre el gobierno nacional y la Conaie para dar por terminadas las manifestaciones. La Conferencia Episcopal Ecuatoriana es una de esas instituciones. 

Iza no cede: “el paro es indefinido” 

En una multitudinaria asamblea —congreso colectivo de la Conaie— el dirigente Leonidas Iza volvió a ratificar que el paro seguirá de forma indefinida si el gobierno no responde a las 10 exigencias que las comunidades indígenas que él lidera plantearon. 

En medio de los fuertes enfrentamientos entre manifestantes, policías y militares, además de actos vandálicos, Iza dijo que “este pueblo no se va a hacer cargo” de la violencia. “Ayudemos a controlar a nuestros compañeros. Si no, compañeros, se está convirtiendo en un acto que nos va a deslegitimar nuestra luchas”, dijo Iza. 

La intervención de Iza se dio horas antes de que el presidente Lasso dijera que al dirigente de la Conaie las manifestaciones se le han ido “de las manos”.   

Varios manifestantes, ya cansados por los largos días de movilización, exigían resoluciones. “Mucha palabra, tomen decisiones”, gritaba uno de los asistentes a la asamblea, que comenzó pasadas las diez de la mañana. 

GK habló con uno de ellos, que aceptó un diálogo vía telefónica desde las inmediaciones de la Casa de la Cultura. Él lamentó que todavía no exista un horizonte fijo. Él estuvo ayer, 23 de junio, viendo de cerca los incidentes en la avenida 12 de Octubre, cuando manifestantes y policías se enfrentaban —unos lanzando piedras, los uniformados con el lanzamiento constante de bombas lacrimógenas. “Vea, estamos cansados. Pero tenemos un propósito: mejorar nuestra vida. Y esto es por todos, sino que no entendemos a dónde vamos. Ayer murió un jovencito ahí y nadie hizo nada. Los dirigentes no estaban ahí”, cuestionó. Él, quien prefiere no ser identificado, se refiere a Henry Quezada, quien falleció luego de haber sido impactado en el parque El Arbolito. 

GK
(Ecuador, 2011) Periodismo que importa sobre lo que te importa.