¡Hola!

Hoy más de 8 mil jóvenes salieron a las calles de Glasgow para protestar contra la crisis climática. Yo, que estaba dentro de la sede, no pude cubrir la marcha. 

Fueron ambientalistas jóvenes reconocidos como Greta Thunberg y los gemelos Harries (Susana, futura jefa de redacción de GK es su súper fan). De Ecuador, vi que estuvo Helena Gualinga (si leíste mi newsletter de ayer, ya sabes que es muy activa en la defensa de la naturaleza y los derechos de los pueblos y nacionalidades indígenas de nuestro país). Una amiga me dijo que también estuvo Francisco Vera Manzanares, un niño colombiano que a sus 12 años ya lucha por el planeta Tierra e incluso ha recibido hasta amenazas de muerte por hacerlo.

En cualquier otro momento, habría sido la más emocionada en estar allí, y de hecho quería ir, pero como te dije hace unos días, estoy con mucho dolor en la rodilla, y no era buena idea hacerlo. Era una movilización de unos 2,5 kilómetros, y yo sé que no es mucho, (caminaba el doble todos los días para ir a la universidad), pero en serio no habría aguantado, y si lo hubiera hecho (que es poco probable), quizá te estaría escribiendo acostada mientras lloro del dolor. 

Además, 8 mil personas es muchísima gente y yo sé que a algunos no les importa, pero yo le sigo teniendo terror al coronavirus y no me quiero contagiar. Me impresiona muchísimo la gente que siente que ya puede volver “a la normalidad” y hacer las cosas como antes. Acá en Glasgow, fuera de la sede de la COP, todo el mundo anda sin mascarilla, tranquilamente. 

PUBLICIDAD

Y esa es otra cosa que no te he contado de la COP. Creo que no hay suficientes medidas de bioseguridad. Sí, nos hacemos pruebas rápidas todas las mañanas, pero el proceso es engañoso porque nadie revisa la prueba en sí, sino un registro que subimos cada uno a la página del Servicio Nacional de Salud. Y en ese registro puedes poner lo que quieras, porque de verdad, nadie revisa la prueba. Entonces siento que estoy súper expuesta y además hay un montón de gente y nada de distanciamiento físico o medidas adecuadas de bioseguridad.

En fin, no, no fui a la movilización, pero no por eso voy a dejar de hablar de los jóvenes hoy porque creo que sus voces son igual de importantes que las de los líderes mundiales. Además, antes de la movilización, un grupo de jóvenes, algunos de América Latina, hicieron un pequeño plantón dentro de la sede de la COP 26. Te dejo algunas fotos:

jóvenes en la COP26

flecha celesteOTROS CONTENIDOS SOBRE LA COP 26

jóvenes en la COP26

Sosteniendo letreros en portugués, español e inglés, decenas de jóvenes repetían gritando, frases cortas sobre detener el cambio climático y hacían un llamado a los líderes a tomar acciones concretas en la COP para salvar al planeta. 

La mayoría de consignas que repetían eran en inglés y hablaban sobre dejar los recursos naturales —petróleo y minerales— debajo de la tierra o sobre la necesidad de una justicia climática ahora

Pero también había una consigna en español, una sobre el agua que se me quedó en la cabeza por el resto del día: “el agua es un derecho, no un negocio, ni un privilegio”.

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Me quedé pensando mucho en esto. No porque no supiera que el agua es importante, sino porque me sorprendió mucho la lucidez que tenían los jóvenes sobre la importancia de este recurso. 

Cuando yo tenía su edad, no pensaba en el agua. Empecé a valorarla cuando entré al bachillerato y tenía una clase de sistemas ambientales, pero antes de eso, la daba por sentado. Ahora es lindo ver cómo las generaciones van cambiando. Ojalá eso sirva para que cada vez el mundo sea más consciente de lo importante que es el planeta para cada uno de nosotros.

Volviendo al plantón, intenté hablar con alguien de Ecuador pero no encontré a nadie. (Por lo que vi en las fotos, parece que para entonces ya todos estaban en el parque donde se iban a encontrar para la movilización más grande). Pero igual hablé con Allison, una chica de 19 años de Chile, que vino a la COP en Glasgow para “luchar por mis derechos” pero que no me quiso decir su apellido. 

Allison me dijo que estaba ahí con un grupo de jóvenes chilenas para reclamar por las injusticias climáticas y de los problemas ambientales que está viviendo Latinoamérica y el mundo por culpa de las actividades humanas. 

Aproveché también para preguntarle por qué era importante que los jóvenes se movilizaran hoy y me dijo que porque aunque este año hay mucha representación de jóvenes dentro de la COP, “no hemos sido escuchados lo suficiente y tenemos que ser parte de los espacios de toma de decisiones” porque lo que se decida ahí, definirá su futuro. “Tanto los jóvenes como los niños somos agentes de cambio y nuestra voz y cuerpo tienen que estar presentes”, dijo finalmente y luego se despidió para seguir a sus amigas que ya habían empezado a salir de la sede para dirigirse al punto de encuentro de la marcha grande.

Esto último que me dijo me recordó a lo que les contaba ayer de los pueblos y nacionalidades indígenas y su falta de representación en estos espacios. Claramente es un problema y nadie está hablando de eso

Por eso quise traerlo a colación ahora, aunque sea un poco, aunque no pueda hacer mucho más que eso. Así que pensemos en esto, en lo importante que es incluir a todas las voces en la conversación, en los espacios de toma de decisiones para que nadie se quede atrás. 

Hablando de la COP en general te cuento un par de cosas importantes que han pasado esta semana que no te he contado:

  • India se comprometió a reducir sus emisiones al cero neto para 2070. 

Si realmente lo logra, sería genial porque es el tercer emisor más grande de gases de efecto invernadero en el mundo. 

  • Más de 20 países se comprometieron a eliminar gradualmente la energía basada en el carbón. La Declaración de transición de carbón global a energía limpia fue apoyada por países como Alemania, Polonia, Indonesia, que están entre los 15 países que más contaminan con carbón. 

Hoy hablé con un profesor de tecnología de la Universidad de Michigan en una charla de energías renovables y me dijo que no creía en la declaración. Que los gobiernos solo están diciendo pretty things” (cosas bonitas) para hacer greenwashing y ocultar las cosas malas que han hecho y siguen haciendo contra el medioambiente. El profesor, cuyo nombre ya no me acuerdo, me dijo que él estaba seguro que esta COP 26 no cambiaría nada. De verdad espero que esté equivocado, pero si no lo está… deberíamos preocuparnos, y mucho.

Ahora, te cuento que estoy súper cansada. Tanto que me demoré como dos horas enteras en escribirte este newsletter y nunca me ha tomado tanto tiempo. 

Pareciera que es fácil estar aquí, pero en realidad no. Me la paso el día corriendo (no literalmente porque no puedo por la rodilla ) de un lado al otro. 

Un rato son las 7 de la mañana y de repente ya son las 3 de la tarde y no te has dado cuenta por la cantidad de cosas que tienes que hacer. Nunca nunca me ha pasado el tiempo tan rápido. Ni siquiera en la cobertura de las elecciones presidenciales ecuatorianas de este año, y mira que estuvo intensísimo, sobre todo, la primera vuelta. 

Te dejo contándote que mañana hay otra marcha. Y va a ser más grande que la de hoy. Según nos dijeron, se espera que haya al menos 50 mil personas. Pero no sé si voy a ir. 

Mis amigas que fueron a la marcha de hoy están súper asustadas por la cantidad de gente sin mascarilla, y además sigo sin poder caminar. Pero si pasa algo súper importante ahí, te estaré contando. Ahora sí, me despido y espero que tengas un excelente viernes. 

Y si quieres que más gente lea este newsletter, invítalos a suscribirse. 

Doménica Montaño
(Quito) Reportera de GK. Cubre medioambiente y derechos humanos.