¡Hola!

Hace un par de horas, el presidente Guillermo Lasso anunció la creación de una nueva reserva marina en Galápagos. Es una buena noticia para los ciudadanos galapagueños y otros activistas que llevan meses pidiendo que las especies que viven en las aguas de Galápagos estén más protegidas.

La nueva reserva tendrá 60 mil kilómetros cuadrados de extensión y complementará a la reserva marina actual, que tiene una extensión de 133 mil kilómetros cuadrados de mar ( es casi el 50 % de la superficie de Ecuador continental 😱). 

Si quieres saber más sobre el anuncio de la creación de la nueva reserva, anda a este link.

La creación de una nueva reserva marina es una excelente noticia. Sobre todo, porque se la va a hacer con “un canje de deuda por naturaleza”, que es la única forma, según los expertos, de que la nueva reserva no sea solo un área protegida de papel (o sea, que solo están protegidas en el papel pero no tienen recursos para ser conservadas). 

PUBLICIDAD

Un canje por deuda consiste, rápidamente, en que una organización compre una parte de la deuda externa de un país a cambio de promover el cuidado del medioambiente (si quieres leer más detalles, lo expliqué hace unos meses). 

El Presidente dijo que aún no saben con qué organización se piensa hacer el canje de deuda, pero aseguró que va a ser por el monto más alto que se ha hecho en el mundo. Esperemos que la organización encargada de la compra de los bonos y la distribución de los fondos de conservación sea la mejor, y que así podamos proteger mejor a Galápagos.

Me emociona también que la mitad de la nueva reserva vaya a proteger la Cordillera Submarina del Coco, porque por ahí transitan muchas especies migratorias que están en peligro de extinción como el tiburón martillo. 

flecha celesteOTROS CONTENIDOS SOBRE LA COP 26

Pero quienes me conocen saben que me emociona muchísimo más que la otra mitad sea una zona de no palangre. El palangre es una técnica de pesca que usa una línea larga de anzuelos a cierta profundidad para capturar una mayor cantidad de peces.

El problema es que no es una técnica selectiva y hay un alto índice de pesca incidental de tiburones, tortugas marinas, rayas y hasta lobos marinos que caen en los anzuelos, arrasando con las especies endémicas protegidas del archipiélago. 

Así que sí, en general, estoy feliz con el anuncio. Pero, después de la emoción, vienen las reflexiones. Es importante que sepamos pronto que el canje de deuda se hará y que los recursos para la conservación estarán disponibles.

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Todos los lunes, las mejores historias. Suscríbete a este newsletter y recibe el contenido más reciente de GK

Esta buena noticia no puede convertirse en una decepción. Por supuesto: tendremos que saber cómo se hará la conservación de la nueva área, y poder monitorear de cerca sus resultados y amenazas. 

También espero que la COP26 sea un espacio para que Ecuador se comprometa a dejar de explotar los recursos naturales, a cambiar la matriz energética y a cuidar la Amazonía, que es otro de los espacios naturales de los que depende nuestra especie y en la que también el Ecuador tiene presencia (y no una muy buena, sino todo lo contrario). 

Veamos. 

¡Saludos desde el Reino Unido!

Doménica Montaño
(Quito) Reportera de GK. Cubre medioambiente y derechos humanos.