La mañana de hoy, 28 de agosto de 2021, hubo un derrame de petróleo en el río Duvino, en el cantón Cascales, en la provincia amazónica de Sucumbíos. El desastre pasó tras una rotura en el oleoducto Bermejo Lumbaqui.

El río Duvino está cerca de la población de Cascales, pero la dirección de comunicación de Petroecuador dijo que como la fuga afectó 100 metros cuadrados del derecho de vía —el área por donde la tubería pasa— no hubo problemas en las comunidades cercanas.  La Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae) tampoco ha confirmado si hay poblaciones afectadas.

Petroecuador le dijo a GK que todavía no se han determinado cuántos galones de crudo se vertieron en el río y que siguen “cuantificando”. Esta tarde, en un comunicado, la estatal Petroecuador aseguró, sin ofrecer mayores evidencias,  que la fuga de petróleo se controló al 100%. Según Petroecuador, al decir que el evento está controlado se refieren a que la tubería está cerrada y que no habrá más fuga. La empresa aseguró que con las tareas de limpieza, que tomarán más tiempo, podrán determinar cuánto petróleo se derramó y el alcance del daño hecho. 

El Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica dijo en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter que el derrame se dio por corrosión en el oleoducto. La institución le pidió a Petroecuador que tome “inmediatamente acciones” para controlar las consecuencias de la salida del crudo. Según la estatal petrolera ecuatoriana, el plan de contingencia se activó inmediatamente. 

Para controlar la fuga de petróleo, dice un comunicado de la empresa publicado hoy, contribuyeron 50 técnicos de Petroecuador las áreas de seguridad, salud y ambiente, Amazonía viva, operaciones, relaciones comunitarias, entre otras. 

PUBLICIDAD

El comunicado dice que “las actividades de contingencia registran un avance del 100%” y que están limpiando el suelo afectado. En los recorridos de reconocimiento, dice Petroecuador, comprobaron que en el río Duvino hay películas iridiscentes —manchas de poco espesor que se forman cuando el crudo es vertido en el agua y se ve como si reflejara los colores del arcoíris, de ahí su nombre. 

Las películas iridiscentes, dice el comunicado, están atrapadas en las barreras de contención de derrames que se ponen para proteger el río de los hidrocarburos. Según Petroecuador, esos rastros de petróleo serán retirados como parte de la limpieza que hará. Además, según la estatal petrolera, que tiene un largo historial de derrames en las tuberías que administra, el río Aguarico, que queda al sur del Duvino y es uno de los afluentes del río Napo, no fue afectado por el crudo. 

El Ministerio de Ambiente también dijo que el derrame estaba controlado. Además, dijo que su equipo técnico estará en el sector del río Duvino controlando y dando seguimiento permanente a las actividades de contingencia, limpieza y remediación. 

Noticias Más Recientes

Petroecuador, un historial de derrames 

Los derrames de petróleo afectan a las especies que viven en los ríos y a aquellas que se benefician de su agua. Eso incluye a los seres humanos que viven cerca de las zonas afectadas que utilizan el agua de los ríos para beber, bañarse, cocinar y otras cosas. 

Los efectos de los derrames de petróleo dependen de varios factores incluyendo la cantidad y el tipo de crudo derramado. Además, sus consecuencias están ligadas a los atributos biológicos y ecológicos del área. Por ejemplo, serán más graves en una zona en la que habitan especies en peligro de extinción o en las que están cerca a comunidades indígenas que utilizan su agua a diario. 

En los últimos dos años, en Ecuador ha habido varios derrames de petróleo. Uno de los más graves sucedió en abril de 2020, en el pico de la pandemia del covid-19 en el país. 

Ahí se vertieron más de 15 mil barriles de crudo y otros hidrocarburos en los ríos Coca y Napo. El derrame fue ocasionado por la ruptura de los oleoductos de la OCP y del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), que es manejado por Petroecuador. 

Después del desastre, las comunidades indígenas de la zona y otras organizaciones que defienden sus derechos presentaron una acción de protección y pidieron medidas cautelares contra el Estado por el derrame. El recurso fue negado en dos ocasiones, pero en mayo de 2021 la Corte Constitucional seleccionó el caso para revisión. Ahora el tribunal más alto del país resolverá la acción de protección.