surkuna

En Ecuador el aborto en casos de violación es un derecho garantizado por un fallo de la Corte Constitucional, que el 28 de abril de 2021, despenalizó el aborto en casos de violación. Desde ese día, las mujeres, adolescentes y las niñas que sufran una violación y queden embarazadas no podrán ser encarceladas si deciden terminar el embarazo producto de ese delito. El fallo de la Corte también dice que los profesionales de la salud que la asistan en su aborto tampoco podrán ser procesados. Antes del fallo, en Ecuador el aborto por violación estaba permitido solo en casos de mujeres con discapacidad intelectual.

 La Corte también estableció que la sentencia es de inmediata y directa ejecución, y que no se puede argumentar la falta de normativa para que las mujeres puedan acceder al proceso. Es decir, que cualquier mujer que solicite un aborto por violación está amparada por la sentencia para hacerlo, y no se le puede negar el proceso en ninguna circunstancia. 

Esta es una guía para acceder al aborto —si es que la persona ha sufrido una violación— en los hospitales y centros de salud públicos y privados de Ecuador: 

Paso 1

Hacer una solicitud de aborto por violación. La solicitud debe ser en un formato sencillo (como este, preparado por Surkuna). 

PUBLICIDAD

No se debe detallar o describir el delito, solo se debe especificar que el embarazo es producto de violencia sexual. En caso de haber presentado una denuncia en la Fiscalía, se la puede adjuntar. Pero presentar una denuncia no es indispensable para acceder a este derecho, así lo dijo en su fallo la Corte Constitucional. 

“Lo ideal sería que una mujer pueda pedir de forma verbal o escrita, a los hospitales públicos o privados, que necesita acceder al derecho de aborto por violación”, dice la abogada Ana Vera, representante de Surkuna, organización que defiende los derechos de las mujeres. Luego del pedido verbal, los médicos deberían escribirlo en la historia clínica de la mujer o  entregarle una hoja de salud para que haga la solicitud, dice Tamia Maldonado, representante de Las Comadres, organización de mujeres que acompaña a las mujeres que abortan.

Paso 2

Entregar la solicitud en el centro de salud u hospital donde se quiere acceder al derecho de terminar el embarazo producto de una violación. 

El documento debe estar dirigido al Director del hospital o centro de salud, con copia a la Directora de Derechos Humanos y al Director de Promoción de la Salud del Ministerio de Salud Pública, que son los encargados de hacer seguimiento a esas peticiones.  

Si el centro de salud no tiene la capacidad de realizar el aborto, lo cual debe ser excepcional, sus directivos están obligados a derivar a la mujer a un centro de salud u hospital donde sí se pueda practicar.

¿Qué escribir en la solicitud? 

  1. Nombre, apellido y número de cédula de la persona que solicita la intervención.
  2. Petición de acceder a un aborto legal por violación, de acuerdo a lo establecido en el artículo 150.2 y en la sentencia 34-19-IN y acumulados de la Corte Constitucional del Ecuador. 
  3. En la solicitud, la mujer puede escribir que quiere ser sometida a la revisión médica: exámenes ginecológicos y el estado de salud en general, para que el procedimiento de aborto se realice en las mejores condiciones. 
  4. Hay que escribir los números de teléfono y correo electrónico. Esos datos pueden ser de la mujer, de la niña o adolescente, o de un adulto u organización social que acompañe a la mujer. “La idea es que las mujeres puedan acceder por sí solas, que no tengan que buscarnos porque eso limita la posibilidad de acceder al aborto”, dice Tamia Maldonado, representante de Las Comadres, organización de mujeres que acompaña a las mujeres que abortan. Por esos medios, la mujer será notificada con la fecha y hora de la cita médica de valoración y para realizar el aborto inmediatamente dentro de los siguientes seis días.
  5. Cada mujer puede realizar la solicitud por sí misma, o en caso de requerir asesoramiento puede contactar con organizaciones de la sociedad civil para que acompañen este proceso. Algunas de las organizaciones que ofrecen esta asesoría son Surkuna (0963630034) y CEPAM Guayaquil.

En caso que una mujer que haya sufrido una violación y se realizó un aborto clandestino o inseguro, tiene derecho a recibir atención médica en cualquier hospital del país, dice la abogada Ana Vera, sin ser criminalizada. 

Preguntas y respuestas frecuentes sobre el derecho al aborto en casos de violación

¿Qué pasa si no me permiten acceder a este derecho? 

Los médicos o servidores públicos no pueden negar el derecho al aborto porque la Corte Constitucional dijo en su fallo que no se puede argumentar la falta de normativa para negar el acceso a ese derecho. 

Si se intenta negar el derecho se estaría incumpliendo la orden de una autoridad legítima. 

En caso de negación de parte de un médico o servidor público, la mujer puede volver a presentar la solicitud en la Dirección de Derechos Humanos del Ministerio de Salud. Ahí se debe explicar que el derecho al aborto por violación fue negado en determinado hospital. Esa dirección debe cerciorarse de que efectivamente se negó este derecho. Y debe garantizar el acceso al mismo. 

Si se lo comprueba e identifica al funcionario que negó el derecho al aborto, se puede comenzar un proceso administrativo por inclumplimiento contra él o ella. 

Además, se podría comenzar un proceso penal contra el funcionario que niega el derecho. O presentar medidas cautelares o una acción de protección para que un juez ordene al hospital el acceso al aborto. Para esto, la Defensoría Pública, organizaciones de la sociedad civil como Surkuna o  consultorios jurídicos gratuitos pueden acompañar a las mujeres a presentar estos recursos. 

¿Qué hacer en el caso de una niña menor de 14 años? 

La Corte Constitucional estableció que si una niña menor de 14 años resulta embarazada, existe una presunción legal de violación por lo que el acceso a este derecho para ellas es más fácil. 

PUBLICIDAD

“La misma niña puede presentar y firmar la solicitud de acceso a un aborto pero también es mejor si va con un adulto como acompañante, para que no esté sola en el proceso que puede ser largo”, dice Vera. Las organizaciones de la sociedad civil que defienden los derechos de las mujeres y niñas, como Surkuna o Las Comadres, también pueden acompañarlas en todo el proceso, en caso de ser necesario. 

La Junta Cantonal de Protección de Derechos también puede acompañar a la niña a solicitar que se le realice un aborto. Este organismo tiene potestad para garantizar los derechos de las niñas, niños y adolescentes, según la Ley Orgánica de la Niñez y Adolescencia