En medio de una pandemia sin precedentes, el Ecuador se quedó, una vez más, sin Ministro de Salud. Ayer el presidente Lenín Moreno le pidió la renuncia a Mauricio Falconí, quien estuvo en el cargo apenas 20 días. En su reemplazo,hoy se posesionará Camilo Salinas, médico general con una maestría en Gerencia y Administración de la Salud. En las elecciones del 7 de febrero de 2021, Salinas fue candidato a la Asamblea Nacional por la provincia de Los Ríos por  la lista 25-35 (Alianza Construye País), pero perdió. 

|Regístrate en nuestro newsletter La Diaria para recibir las noticias más importantes del día, bien explicadas, a las 7 de la noche de lunes a jueves|

Salinas ya había pasado por la Asamblea, pues en 2017 fue electo por la provincia de Los Ríos. Sin embargo, dejó el cargo en 2020 para asumir el de gobernador de Los Ríos. Asumió la gobernación en enero y la dejó diez meses después.

El nuevo Ministro ha trabajado en el  Ministerio de Salud Pública, donde ha sido vicepresidente de la unidad ambulatoria de Solca en Babahoyo, la capital de Los Ríos, subdirector provincial de Salud de la provincia y subdirector técnico  del Hospital Provincial Martín Icaza. Salinas fue, también, director del distrito de Salud que incluye a las ciudades de  Babahoyo , Baba y Montalvo y director técnico del Hospital Nicolás Cotto Infante que atiende a las ciudades de Vinces y Palenque. Salinas fue, además, secretario nacional de la Central Unitaria de Trabajadores del Ecuador (CUT), una organización sindical.

PUBLICIDAD

En junio de 2020 Salinas fue señalado dentro de las denuncias de emisión fraudulenta de carnés de discapacidad. En ese entonces, Salinas dijo que su carné estaba caducado hacía dos años y que fue emitido en el 2007 pues, adujo, padece una anomalía física congénita diagnosticada en su adolescencia, que no tiene cura y por la que su movilidad se vería limitada con el paso del tiempo.

Salinas asumirá el que se ha convertido en el más difícil de los Ministerios del Ecuador. Desde el inicio de la pandemia, la gestión de salud del gobierno ecuatoriano ha sido duramente criticada por su falta de previsión, la falta de respuesta a la pandemia y, en meses más recientes, por el desastroso plan de vacunación. Durante semanas, ha habido quejas y denuncias de presunto tráfico de influencias en la administración de las vacunas, que han tardado en llegar al país, que no tenía un plan claro de vacunación, que ha desembocado en investigaciones civiles, administrativas, penales y políticas contra el exministro Juan Carlos Zevallos, quien lideró 11 meses el Ministerio de Salud. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Ayer, una denuncia en redes sociales evidenció la más reciente negligencia en el plan de vacunación, cuando un periodista publicó imágenes de un evento de vacunación en la que decenas de personas de la tercera edad tuvieron que esperar largas horas por la desorganización con que se llevaba a cabo la inmunización. Tras la revelación, Moreno le pidió a Falconí que dimitiera y anunció a Salinas como su reemplazo.