Jorge Glas, Carlos Pareja Yannuzzelli, Wilson Pástor y César Guerra fueron sentenciados a ocho años de prisión por el caso Singue. Otras tres personas —Andrés Donoso, José Burgos, y Ramiro Cazar, del Comité de Licitación Hidrocarburífera (COLH)— fueron sentenciadas a cuatro años de prisión como cómplices del delito. El caso estaría relacionado con supuestas irregularidades en la firma de un contrato de explotación petrolera en un campo del mismo nombre en la Amazonía ecuatoriana. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresia GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

Los jueces Iván León, Javier de la Cadena y José Layedra, de la Corte Nacional de Justicia, sentenciaron por el delito de peculado a siete de los quince involucrados en el caso. Además, entre todos los sentenciados deben pagar 5 millones de dólares —que se distribuirán conforme a su grado de participación—. El Código Orgánico Integral Penal (COIP) dice que el delito de peculado consiste en abusar, apropiarse, distraerse o disponer arbitrariamente de bienes y recursos que están bajo la administración de un servidor público. Según la Fiscalía General del Estado, la firma irregular del contrato de adjudicación del campo Singue en 2012, perjudicó al país con una tarifa incorrecta del precio por barril de petróleo. 

Entre los procesados se encuentra el ex vicepresidente de la República, Jorge Glas— quien está en prisión cumpliendo una sentencia de seis años por asociación ilícita relacionada al caso Odebrecht. Glas también fue sentenciado a ocho años de prisión en el caso Sobornos 2012-2016 por el delito de cohecho —usar su cargo como funcionario público para obtener un beneficio económico indebido a cambio de “hacer, omitir, agilitar, retardar o condicionar cuestiones relativas a sus funciones”. 

Además de Glas, también fueron sentenciados como autores del delito Carlos Pareja Yannuzzelli, exministro de Hidrocarburos, Wilson Pástor, exministro de Recursos No Renovables, y César Guerra, gerente de Dygoil. Como cómplices del delito también se sentenció a cuatro años de prisión a tres personas— Andrés Donoso, José Burgos y Ramiro Cazar, funcionarios del Comité de Licitación Hidrocarburífera (COLH) y parte del equipo negociador del contrato. Glas fue Ministro de Telecomunicaciones entre 2009 y 2010, Ministro Coordinador de los Sectores Estratégicos en 2010, y vicepresidente ecuatoriano entre 2013 y 2017. Pareja Yanuzzelli fue ministro de Hidrocarburos entre 2015 y 2016. Pástor ejerció su cargo entre 2010 y 2013.

PUBLICIDAD

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

En septiembre de 2019, la Fiscalía acusó a Glas, a los dos exministros y a 12 personas más después de que la Contraloría General del Estado emitiera un informe que señalaba la existencia de ciertas irregularidades en la negociación del campo petrolero Singue al consorcio ecuatoriano Dygoil-Gente Oil Ecuador. Según el informe que se presentó inicialmente en 2017, las irregularidades del contrato habrían causado al Estado un perjuicio de 5,2 millones de dólares. Sin embargo, de acuerdo a investigaciones de la Fiscalía, el perjuicio real alcanzaría los 28,4 millones de dólares hasta septiembre del 2016.

En la firma del contrato, se estableció “sin sustento técnico ni legal, una tarifa de 33,5 dólares por barril de petróleo”, según la Fiscalía. En 2012, cuando se firmó el contrato, el barril de petróleo oscilaba entre los 90 y 100 dólares. Además,  el entonces Subsecretario de Estudios y Patrimonio Hidrocarburífero había estimado que en 20 años se extraerían 2 millones de barriles de petróleo de ese campo. Pero solo tres años después de iniciada la explotación, Dygoil-Gente Oil ya había extraído 4,7 millones de barriles. 

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí| 

La sentencia aún puede ser apelada. El exministro de Hidrocarburos, Carlos Pareja Yannuzzelli y el ex vicepresidente Jorge Glas están detenidos en el Centro de Rehabilitación Social en Latacunga. Hasta el momento, el expresidente Rafael Correa, quien ha calificado la situación jurídica de su ex número dos como una “persecución política”, no se ha pronunciado sobre la  nueva sentencia.