Hoy, 15 de diciembre, el presidente Lenín Moreno firmó un decreto para combatir la desnutrición crónica infantil. Moreno aprobó la implementación de una estrategia nacional para prevenirla y reducir su prevalencia en niños y niñas menores de 2 años. Según el decreto, la estrategia incluye un paquete priorizado de bienes y servicios “que permitirán monitorear la calidad del desarrollo infantil integral” y su incidencia en las cifras de desnutrición. En el Ecuador, uno de cada cuatro niños sufre de desnutrición crónica.

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

La desnutrición sucede cuando un niño no ha tenido la cantidad suficiente de alimentos o cuando la comida que ingirió no tiene los nutrientes necesarios para su desarrollo. Sin embargo, no es solo una cuestión de alimentación. Según Unicef, la atención de salud no adecuada o las enfermedades infecciones siempre están presentes en casos de desnutrición. Puede comenzar en el embarazo por los problemas de salud de la madre, por eso los controles prenatales son clave para prevenirla. 

Cuando no hay una nutrición adecuada en los primeros años de vida, el desarrollo y la calidad de vida se ponen en riesgo. “Es una de las peores enemigas de la supervivencia infantil”, según Unicef, porque multiplica las probabilidades de enfermedades como la neumonía, la diarrea y la malaria. Un niño con desnutrición aguda grave tiene 9 veces más probabilidades de morir que un niño con un estado de salud sano. 

Durante el evento de presentación de la estrategia, Moreno dijo que la desnutrición crónica infantil es un problema multicausal “que en los últimos 40 años no ha sido atendido por los anteriores mandatos”. Por eso, dijo el Presidente, decidió articular esfuerzos para erradicarla. Además, añadió que el decreto firmado hoy era “uno de los mayores legados” de su gobierno porque establece los mecanismos necesarios para superar la desnutrición. 

PUBLICIDAD

La primera parte del paquete priorizado incluye un “esquema de vacunación oportuno y completo”, según el decreto publicado en la página de la Presidencia. Las vacunas incluidas en el decreto son las mismas garantizadas por la Estrategia Nacional de Inmunizaciones (ENI) de 2019. Según el Ministerio de Salud Pública (MSP), la ENI garantiza el acceso gratuito de toda la población al esquema completo de vacunación

El paquete priorizado del decreto firmado el 15 de diciembre también incluye controles prenatales e infantiles. Entre los principales están ecosobstétricos, exámenes de sangre, sesiones de educación prenatal y la prescripción de hierro y ácido fólico para las embarazadas. Los requerimientos de salud para las madres corresponden a las sugerencias de la Guía de Práctica Clínica del MSP de 2016.  Los controles para niños establecidos en el decreto son en su mayoría similares a las establecidas en el Manual de Atención Integral de la Niñez del Ministerio publicado en 2018. El decreto añade la creación de grupos de apoyo en la lactancia materna en establecimientos de salud que no constan en el manual. 

La implementación de la estrategia, dice el decreto, estará a cargo del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES). Deberá hacerlo en coordinación con otras instituciones gubernamentales. El documento firmado por Moreno también establece que el MSP deberá dar sesiones de educación familiar pre y neonatal que incluya el lavado de manos, la higiene alimentaria y el consumo de agua segura. 

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) incluyó la eliminación de todas las formas de hambre y desnutrición como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La ONU espera que hasta 2030 todas las personas, especialmente los niños, “tengan acceso a una alimentación suficiente y nutritiva durante todo el año”. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Ecuador era, hasta 2018, el segundo país con la mayor prevalencia de desnutrición crónica infantil en América Latina. El mismo año, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición reveló que el 27% de los niños menores de 2 años viven con desnutrición crónica. 

La estrategia de Moreno no es la única medida que se ha tomado a nivel nacional para combatir la desnutrición infantil. Una investigación publicada en 2019 reveló que las transferencias monetarias condicionadas —como el Bono de Desarrollo Humano— estaban relacionadas con la reducción de un 15% del promedio de mortalidad de niños menores de 5 años entre 2009 y 2014. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

La disminución de la cifra se dio por una menor incidencia de la desnutrición, enfermedades diarreicas e infecciones respiratorias, las principales causas de muerte en niños de esa edad. El bono contribuyó porque para recibirlo las familias deben llevar a sus hijos menores de tres años a dos controles de salud al año. En los que se pueden incluir atención prenatal, postnatal, actividades educativas de salud y nutrición para madres, calendario de vacunación, controles y visitas de monitoreo de crecimiento. Así se reducen las probabilidades de que el bebé esté mal nutrido durante el embarazo o que desarrolle desnutrición en los primeros años de su vida.