Los pueblos indígenas en aislamiento Tagaeri y Taromenane han sido víctimas de al menos dos masacres, reconocidas oficialmente, en los últimos 17 años. Después de 14 años de que grupos de la sociedad civil presentaran este caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, esta llevó a la Corte IDH el caso de los pueblos indígenas en aislamiento. Este sería el primer caso de pueblos aislados que se debate en instancias internacionales. Aunque es una gran noticia podría tardar varios años hasta que la Corte IDH dicte una sentencia en el caso. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

La primera de estas dos masacres fue en 2003. Cerca de 25 Taromenane murieron a manos de un grupo de nacionalidad waorani. Las razones habrían sido venganza y también presiones por la extracción de recursos. Dos años más tarde, cerca de 30 indígenas aislados habrían sido asesinados en un enfrentamiento con madereros. Un hecho que nunca fue investigado. 

Después de lo ocurrido, el 10 de mayo de 2006, la Comisión otorgó medidas cautelares a favor de los pueblos indígenas Tagaeri y Taromenane. El gobierno se comprometió a controlar la extracción ilegal de madera en la zona donde se mueven y viven los pueblos en aislamiento. Pero las promesas solo quedaron en palabras. En 2013 un grupo de aislados asesinó a dos ancianos waorani: Ompure y Buganey. Como venganza, los waorani asesinaron a 30 indígenas en aislamiento y  secuestraron a dos niñas Taromenane. 

Los riesgos no han acabado. Uno de los peligros más recientes para los aislados ha ocurrido durante la pandemia del covid-19: el negocio de la balsa. Mucha de esa madera viene del Yasuní y el territorio donde viven los aislados. Pero el gobierno no ha hecho nada para evitar más amenazas. 

El motivo detrás del negocio de la balsa es que China necesita más madera de balsa para la construcción de campos de generación de energía eólica. La balsa se usa para fabricar las hélices de las turbinas, por su resistencia y poco peso. Solo este año las exportaciones de balsa en el Ecuador marcarán un récord. Incluso el primer semestre de este año ya se superó el pico de todos los envíos del 2019. 

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí| 

PUBLICIDAD

Los riesgos de la presencia de personas que realizan actividades extractivas en el territorio de los aislados son gravísimas. Podría ocurrir otra matanza y provocar el posible exterminio de los Tagaeri y Taromenane en un futuro no muy lejano.