El Consejo Nacional Electoral (CNE) y el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) forman la Función Electoral —una de las cinco funciones del Estado ecuatoriano. Cada organismo tiene competencias distintas y conocerlas es clave para entender cómo funciona la democracia en Ecuador.

¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción.

Antes de 2008 no existían ni el CNE ni el TCE. Había otro organismo —el Tribunal Supremo Electoral— que se encargaba de realizar todas las acciones relacionadas con los procesos electorales y su transparencia. El analista político Esteban Ron explica que los integrantes de este Tribunal Supremo, en diferentes unidades y departamentos, se encargaban del manejo total de la función electoral.

Sin embargo, con la Constitución de 2008 se reconfiguró la Función Electoral y se crearon el CNE y el TCE. El objetivo es que estos dos órganos, a través de una división y organización de funciones, pudieran garantizar la legitimidad de los procesos electorales en el país. 

En términos generales, según Ron, el CNE es el encargado de la administración electoral. Es decir, es el responsable de organizar los procesos de elecciones en el Ecuador. El proceso más importante implica la configuración, planificación, y ejecución de las elecciones generales. Sin embargo, también existen otros procesos que están a cargo del CNE como controlar la propaganda y el gasto electoral, ser el mediador y ejecutor de los procesos de democracia directa, como la consulta popular y la revocatoria del mandato, mecanismos de expresión de la voluntad ciudadana contemplados en la legislación ecuatoriana.

PUBLICIDAD

El analista Ron explica también que, además de los procesos electorales, una de las funciones fundamentales del CNE es vigilar y tener el registro de las organizaciones políticas. Es decir, el CNE es el que regula “el nacimiento, la vida y la extinción de los movimientos y partidos políticos”, dice Ron. Cuando se quiere establecer una nueva organización política, el proceso de creación y aprobación se hace a través del Consejo. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

Por otro lado, el Tribunal Contencioso Electoral es el organismo encargado de la administración de justicia en materia electoral como última y definitiva instancia. Esteban Ron, quien también es Director de la Facultad de Derecho en la Universidad Internacional del Ecuador (UIDE), explica que así como la Corte Constitucional es el organismo que administra justicia cuando hay violaciones a la Constitución, el TCE administra justicia cuando hay violaciones del Código de la Democracia. 

Ron dice que el TCE, además, hace siempre un control de la legalidad de las decisiones que toma el CNE con respecto a los procesos electorales y las organizaciones políticas. Para que una causa llegue al Tribunal, se debe presentar un recurso —es decir una queja o demanda— sobre una situación específica.  

En los últimos meses de 2020, con la inscripción y calificación de candidatos para las elecciones generales de febrero de 2021, ha habido varias sentencias del TCE que contradicen ciertas decisiones del Consejo Nacional Electoral. Ron dice que esto se da porque el CNE “ha tenido decisiones controvertidas, donde no ha primado la legalidad y la aplicación del Código de la Democracia en términos jurídicos”. Por eso, las organizaciones políticas han presentado recursos ante el TCE.

 |Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí| 

Sin embargo, el analista Ron dice que el CNE y el TCE son pares que forman parte de un mismo órgano —la Función Electoral— y que su objetivo es garantizar que los ecuatorianos puedan ejercer su derecho a elegir a sus representantes y hacer cumplir la democracia.