Quienes hayan usado incorrectamente la línea 911 durante el estado de excepción por la pandemia de covid-19 serán multados. Así lo anunció el Servicio Integrado de Seguridad ECU-911, el 25 de noviembre. 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresia GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

Durante el estado de excepción — que duró entre el 16 de marzo y el 13 de septiembre de 2020— el ECU-911 identificó 1.497.387 registros de mal uso de la línea. Según un boletín de la institución, “la magnitud de esta irresponsabilidad hubiera significado cerrar los centros ECU-911 durante 50 días si se calculara de forma secuencial”. El documento no explica cómo ni por qué el mal uso de la línea habría significado un cierre de los centros, sin embargo hace énfasis en que su mal uso es un acto irresponsable que debe ser sancionado.

El boletín explica que las multas por mal uso de la línea, variarán dependiendo de las veces que se haya usado el servicio incorrectamente. Así, el mal uso de la línea por primera vez se sancionará con 100 dólares; la segunda ocasión, se cobrarán 400 dólares adicionales (es decir 500 en total); en la tercera vez, a la multa se le acumula 100 dólares más, es decir, se tiene que pagar un total de 600 dólares; y la cuarta vez se cobrarán otros 400 dólares. Por lo que la máxima sanción equivaldrá a un total de 1.000 dólares. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

PUBLICIDAD

Con las multas, el ECU-911, espera recaudar al menos 223.188.200 dólares, de llamadas que se hicieron desde 790.655 líneas telefónicas en todo el país. 

La Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel) será la encargada de recopilar información de las líneas desde las que se hicieron las llamadas y gestionar el cobro de las multas con las compañías de telefonía fija o celular.

Además, el mal uso de la línea le ha costado al Estado alrededor de 3.833.310 dólares. Según el servicio ECU-911, el costo de una llamada indebida —que dura 1 minuto y 50 segundos— es de 2,56 dólares. Este costo es asumido por la institución, por lo que causa un perjuicio económico. Sin embargo, dice el boletín, lo que más les preocupa es que el servicio del 911 no haya estado disponible para las personas que sí necesitaban los servicios de emergencia durante la pandemia.    

La línea 911 debe usarse únicamente para emergencias, pues su mal uso es perjudicial para quienes en realidad necesitan atención. De acuerdo al servicio ECU-911, el uso indebido del sistema “entorpece la atención de incidentes reales, desperdicia logística y tiempo para la asistencia ciudadana, obstaculiza la labor de salvar vidas y dificulta la movilización oportuna de socorrer emergencias”. 

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí| 

De acuerdo al boletín, el mal uso de la línea durante el estado de excepción “agudizó” las dificultades para acceder a los servicios de atención de emergencia. “Por eso, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional resolvió multar económicamente” a las personas que hayan llamado al 911 de forma indebida durante este tiempo.