Durante la crisis humanitaria causada por el covid-19 hemos sido testigos del resurgimiento de prácticas de desmonetización y de la revalorización de los oficios básicos como una alternativa de vida más digna y equitativa.

En Cuenca, Ecuador,  viven  Tatiana, Gemma y Fanny, quienes, inspiradas en la cosmovisión andina, a partir de la pandemia, encontraron en el trueque una solución para sustentar su economía. De acuerdo a esta práctica ancestral, propia de las comunidades indígenas, cuando alguien recibe algo, no puede quedarse con esa gratitud sino que se debe demostrar con ayni (reciprocidad y ayuda mutua en lengua Quichua). 

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

El trueque ha surgido  en varias ciudades como una respuesta orgánica a la emergencia sanitaria y a la crisis económica.

Gemma Rosas, de 45 años, es escritora e ilustradora de cuentos infantiles, y perdió  su trabajo por la pandemia y se quedó  sin ingresos. Así empezó a intercambiar sus cuentos por diversos productos y servicios para mantener a sus tres hijos.

PUBLICIDAD

Tatiana Rodríguez, agropecuaria especializada en productos de los Andes y gastrónoma, tiene el restaurante la Chichería. Su negocio quebró durante la pandemia y empezó a buscar alternativas de subsistencia. A través del  trueque logró  reactivar su negocio, tener una casa donde vivir y generar una red donde intercambia productos y servicios constantemente.

Fanny vive a las afueras de Cuenca en una granja llamada Learnaya, y para sostener a su familia produce alimentos  orgánicos que después intercambia con otros productos y servicios: desde objetos reciclados para sembrar plantas o para utilizar como envases de sus productos, hasta objetos utilitarios como zapatos, ropa, utensilios de cocina. También los intercambia por servicios para su vida cotidiana y diaria como, por ejemplo, una asesoría jurídica a cambio del arreglo de un jardín.

Durante la pandemia acogió a tres viajeros quienes se quedaron en Cuenca, imposibilitados de regresar a sus países de origen. Ellos a cambio de la estadía, trabajaron en la huerta.

Estas fotografías muestran sus historias.

trueque en Ecuador

Gemma Rosas, de 45 años, es escritora e ilustradora de cuentos infantiles y madre de tres hijos nacidos y criados en la Amazonía. Se mudó a Cuenca donde, por el confinamiento, perdió su negocio. En ese momento, con varios conocidos creó una comunidad de intercambios y transacciones mediante una moneda social llamada “Jurupi”.

trueque

Tatiana Rodríguez es agropecuaria andina y gastrónoma, e investiga alimentos desde hace más de 10 años. Desde que inició la pandemia, vive en la casa de Lucía Astudillo a cambio de alimentación, artículos de primera necesidad y medicinas.

trueque en Ecuador

Fanny Tenorio es la propietaria de la granja Learnaya. Junto a Mauro Demenza y Daniel, nieto de Carmen Sánchez, cosechan verduras y frutas para repartir en Cuenca. Cada viernes recogen los alimentos, preparan yogurt, queso y ramos ornamentales.

trueque pandemia

Luna Figuero y Matías Samaniego desayunan en el museo que se convirtió en su hogar desde la pandemia.

trueque pandemia

Un pollo criollo es empacado en el mercado agroecológico que se realiza cada miércoles en La Chichería, para ser entregado a Daniela Mosquera.

trueque en Ecuador

Reunión virtual semanal con algunos integrantes de la comunidad “Jurupi”, que nació con un grupo de conocidos de Gemma durante la pandemia con la idea de apoyarse mediante trueque diferido a través de una moneda social. Las reuniones son un espacio abierto a los miembros que quieran compartir sus conocimientos y exponer diversos temas o presentar algún producto o servicio.

horchata

Paula Cornanchione empacando la horchata para repartir en las canastas que entrega Fanny. La horchata es una infusión de hierbas de la zona, muchas de las plantas que contiene esta infusión son medicinales. Al otro lado, Fanny elaborando los aceites esenciales de eucalipto que produce con las hojas de los árboles de la granja. El diseño y las etiquetas de los aceites los hará un amigo con el que hará trueque.

trueque en Ecuador

Amanda Ochoa, Gemma Rosas, María Emilia Toral, María del Pilar Peña y Mónica Malo reunidas en el punto de acopio donde se entregan e intercambian diversos productos cada miércoles.

huevos runas

Huevos runas que serán entregados a Lucía Astudillo junto con el almuerzo. Lucía Astudillo, investigadora cultural e historiadora, en la ventana de su dormitorio. Es propietaria de una casa antigua donde funcionaba El Museo de los Metales en Cuenca. Desde la pandemia todo se detuvo, el museo dejó de funcionar, ella y su pareja no volvieron a salir, entonces llegaron a un acuerdo con Tatiana para permitirles vivir y tener su restaurante en una zona del museo; a cambio Tatiana les entrega a domicilio: alimentación diaria, objetos de primera necesidad y realiza trámites bancarios para ellos.

trueque en la pandemia

Valentina Sánchez vive en la granja Learnaya desde que nació. Es nieta de Carmen Sánchez, quien vive con su dos hijas y sus nietos en una casa dentro de la granja de Fanny desde hace 10 años. Carmen y sus hijas trabajan en la granja.

trueque en la pandemia

Gemma ha ilustrado y escrito libros de literatura infantil que han sido traducidos al español y al kichwa. Estos libros han sido intercambiados por diversos productos y servicios directamente y a través del sistema de moneda social llamada “Jurupi”.

trueque en Cuenca

Joaquín y Esperanza son hijos de Ruth Auquilla, quien produce vegetales en su huerta y los intercambia por diversos productos y servicios, entre los que están los cuentos de Gemma, con quien ha mantenido una fuerte relación a partir de la pandemia.

huertos en Cuenca

Fabián Toral (uno de los fundadores y miembro de la red de intercambio Jurupi) alimentando a sus gallinas. Jurupi comenzó en Cuenca, y ahora está en proceso de conexión con otras provincias del Ecuador, con el propósito de ofrecer una plataforma virtual de intercambio, consumo local e integridad entre sus miembros. Maria Emilia Toral sosteniendo una de sus plantas que cultiva en su invernadero. Durante la pandemia intercambió semillas y plantas por los cuentos infantiles de Gemma.

trueque en Cuenca

Tatiana Rodríguez, Gustavo Romero y Luna Figuero en un descanso de trabajo junto a la huerta del Restaurante La Chichería. Visten los uniformes que intercambiaron con Daniela Mosquera quien a cambio recibe comida agroecológica y productos del restaurante.

granja Learnaya

Una esquina de la granja Learnaya. Nahuel Tomasín es un viajero argentino que  desde antes de la pandemia se hospeda en la granja de Fanny Tenorio. Nahuel ha tenido que quedarse más tiempo de lo que planeó. En la granja dice sentirse cómodo y seguro. 

trueque en Cuenca

Verduras, cosechadas por Fanny Tenorio y Mauro Demenza para ser repartidas en la ciudad. Fanny entrega cada viernes los productos a las personas con las que hace trueque; las canastas incluyen aceite esencial de eucalipto, yogurt, queso y flores ornamentales.

trueque en pandemia

Mónica Malo es una artesana tejedora que utiliza materiales naturales y técnicas ancestrales para sus telares. Mónica cuelga una pieza por encargo que Lorena Escudero le intercambió por una computadora. Ha realizado varios intercambios y transacciones con Gemma desde el comienzo de la pandemia creando una gran amistad.

Fotografías de Fabiola Cedillo, Fernanda García y Alessandro Bo.

*Este ensayo fue realizado gracias al fondo de emergencia para periodistas de National Geographic.