Los plásticos de un solo uso y envases de poliestireno se extinguirán del Ecuador. El pleno de la Asamblea Nacional aprobó el 4 de noviembre de 2020 la Ley Orgánica para la racionalización, reutilización y reciclaje de plásticos y prohibición de plásticos de un solo uso en el comercio.

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

El proyecto de esta ley fue propuesto por Esteban Albornoz, asambleísta por Azuay, en 2018. Su objetivo principal es reducir los residuos plásticos y eliminar progresivamente los plásticos de un solo uso— fundas, sorbetes, envases. La ley además plantea una política de racionalización, reutilización y reciclaje de toda clase de plásticos para mitigar los impactos del cambio climático. El uso y la comercialización de envases de poliestireno—conocido como espuma flex—  quedaron también prohibidos.

Según la ley, los comercios no podrán entregar a los usuarios bolsas de plástico de forma gratuita. Si las personas que necesiten una bolsa, tendrán que pagar por ella— los precios serán establecidos por cada gobierno local autónomo (es decir, por los municipios). Además, todas las fundas de plástico tendrán que llevar una etiqueta en la que diga cómo se puede reutilizar o reciclar, si es biodegradable o compostable.

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. | 

PUBLICIDAD

La vigencia total de la prohibición de los plásticos de un solo uso y envases de poliestireno no será inmediata. La ley dice que el cambio será gradual y que se establecerán metas anuales de reducción hasta lograr eliminar estos productos por completo. 

Dentro de los programas también se prevé crear centros de acopio y compostaje para mejorar el manejo de residuos orgánicos —como los restos de comida— e inorgánicos— como el vidrio, cartón, aluminio, y plásticos.

La ley, además de regulaciones y prohibiciones, también plantea un artículo de sensibilización y educación ambiental. Los comercios deben implementar estrategias que desmotiven a los usuarios a usar bolsas de plásticos u otra clase de productos no biodegradables. Además, los gobiernos autónomos descentralizados (GADs) y el Ministerio de Ambiente y Agua (MAAE) deben impulsar campañas de información sobre la reutilización y reciclaje adecuado de envases. Su propósito además de educar, debe ser crear conciencia sobre el impacto del plástico en el ambiente.

En Quito, el proyecto de Ordenanza Metropolitana para la disminución de plásticos de un solo uso presentada en 2018 planteaba también la prohibición de envases y bolsas de un solo uso en la capital ecuatoriana. 

En caso de no ser vetada por el presidente Lenín Moreno, la ley se aplicará en todo el territorio nacional —incluyendo las Islas Galápagos— y su cumplimiento será regulado por los gobiernos locales y el Ministerio de Ambiente y Agua 

|Para saber las últimas actualizaciones sobre las Elecciones de 2021 en Ecuador, haz clic aquí| 

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el mundo se usan 500.000 millones de bolsas plásticas anuales y cada minuto se compran un millón de botellas de plástico. En el Ecuador, el reporte de 2019 de la organización de educación ambiental Mingas por el Mar dice que el 86% de la basura encontrada en las playas y ríos de las provincias de Imbabura, Esmeraldas, Guayas, Manabí y Santa Elena es plástico. Además, 16 de los 20 artículos más encontrados en las mingas—como tapas, vasos, sorbetes, fundas, cubiertos y botellas de plástico— tienen relación con la forma en la que consumimos comidas y bebidas