Cerca de 15 millones de mineros en todo el mundo que trabajan en la minería de oro artesanal y en pequeña escala sufrieron desde problemas renales y digestivos hasta daños cerebrales y neurológicos por estar expuestos al mercurio. Este metal es una de las 10 principales sustancias tóxicas que representan un problema para la salud pública en el mundo. Pero el uso del mercurio en Ecuador aún es común en la minería artesanal y a pequeña escala.

|¿Quieres saber cómo se hizo esta historia? Únete a la membresía GK para estar en contacto directo con el equipo de la redacción|

El mercurio es un metal pesado que  está de forma natural en el medioambiente como en las rocas de la corteza terrestre o en el material que se libera tras las erupciones volcánicas. En esas condiciones es inofensivo. Pero, al ser liberado a la atmósfera por actividades humanas como la extracción de petróleo o la minería se convierte en un contaminante sumamente nocivo. 

El uso del mercurio en Ecuador es común en la minería de oro artesanal y en pequeña escala. Sobre todo en las provincias de Esmeraldas, El Oro y Azuay. Pero también en la Amazonía ecuatoriana donde este tipo de minería ocupa aproximadamente 225.262,4 hectáreas distribuidas en 1664 concesiones. Se practica en las seis provincias amazónicas y se concentra más en Zamora Chinchipe, Morona Santiago y Napo.

Una de las razones para seguir usando mercurio en la minería para extraer oro es la rapidez y facilidad. Puede ser utilizado por una sola persona a diferencia de la megaminería que necesita de más personas. Y es más barato porque se puede transportar en botellas plásticas.

Los mineros  que trabajan con mercurio reconocieron tener problemas como erupciones en la piel, irritación en los ojos hasta problemas pulmonares Muchos de ellos confiesan que esa es su única alternativa frente a la falta de trabajo. Si te dan a escoger entre la contaminación y el acceso al trabajo para tener para la comida, la mayoría escoge comer. Pero esa es una realidad que está muy lejos de cambiar.