Pedro José Freile es uno de los precandidatos a la Alcaldía de Quito. A Freile lo respalda el Partido Socialista Ecuatoriano que es parte de la llamada Alianza UIO (Unidos, Incluyentes y Organizados).

Freile se dio a conocer en las últimas elecciones presidenciales, cuando fue uno de los candidatos. En esa ocasión se postuló por el movimiento AMIGO (Acción Movilizadora Independiente Generando Oportunidades), que lo presentó, junto a Byron Solis como candidato presidencial. En esa ocasión, Pedro José Freile aceptó la candidatura a través de un video en su página de Facebook el 24 de agosto de 2020, en el que añadió: “La gente cree que puede comprar espacios en la política, creemos que es hora de parar este asunto de inmediato”.

Antes de ser candidato presidencial, Freile era conocido por su aparición en medios de comunicación como analista político y experto en contratación pública. Freile es abogado de profesión y licenciado en ciencias jurídicas y sociales, ambos títulos son de la Universidad Particular Internacional SEK y están registrados en la Secretaría Nacional de Educación Superior Ciencia y Tecnología (Senescyt). Además, fue miembro del consejo directivo en la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer (SOLCA) entre 2013 y 2015.

En lo referente a su postura política, el 26 de agosto de 2020, en Radio Sucesos, respondió “soy muy liberal en muchos asuntos y no se si eso me hace progresista, creo que en realidad la discusión de izquierda y centro es irrelevante”. Sin embargo, sus posturas sobre la privatización de la salud y educación parecen contradictorias con los postulados socialistas. En la entrevista que ofreció a GK cuando fue candidato presidencial, dijo que el “servicio de salud debe ser 100% público, operado de una manera 100% privada”. También dijo que “históricamente se ha satanizado el concepto de privatización”. 

Al ser consultado sobre AMIGO, el movimiento político que entonces lo respaldó, y que estuvo vinculado a Daniel Mendoza, ex asambleísta de Alianza País, hoy sentenciado por crimen organizado, dijo que “no era relevante” el origen. Dejó en claro, además, que el movimiento era “un vehículo” para que él pudiera participar en las elecciones. Hoy, el vehículo es otro: el Partido Socialista Ecuatoriano. 

PUBLICIDAD

Freile suele decir que él no es político y que su origen nació en el colectivo llamado Quinto Poder, “para burlarnos del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social”, dijo en la entrevista en GK. La organización impulsó la candidatura de Andrés Paez para Presidente de la República, en 2011; sin embargo esta no prosperó y Paéz fue candidato a la Vicepresidencia de la República acompañando a Guillermo Lasso en su primer intento de llegar a Carondelet. “Queríamos que Andrés Paéz sea candidato a presidente, luego terminó con medalla de plata por no saber defender el voto en las últimas elecciones”, dijo en 2021, refiriéndose a las acusaciones de fraude que hicieron algunos sectores tras la victoria de Lenín Moreno en 2017. Hoy Paez también es pre candidato a la misma dignidad a la que aspira Freile.

Pedro Freile ahora es pre candidato a la Alcaldía de Quito. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

Pedro Freile ahora es pre candidato a la Alcaldía de Quito. Fotografía de Eduardo Naranjo para GK.

La carta de “Vox”

El hoy precandidato a la Alcaldía de Quito por el Partido Socialista también firmó la llamada Carta de Madrid en 2021. 

La Carta de Madrid nació en octubre de 2020 como una iniciativa del partido español de extrema derecha Vox, y está liderada por Santiago Abascal, también líder de Vox.

El documento es, supuestamente “en defensa de la libertad y la democracia” de lo que llaman la “Iberósfera”, definida como “una comunidad de naciones libres y soberanas que comparten una arraigada herencia cultural y cuentan con un gran potencial económico y geopolítico para abordar el futuro”, hablan sobre “el avance del comunismo” como una “seria amenaza para la prosperidad”. Citan a Cuba y a “iniciativas como el Foro de Sao Paulo y el grupo de Puebla” como espacios para “infiltrados en los centros de poder para imponer su agenda”.

En una transmisión en vivo, Freile aparecía sosteniendo el documento, ahí decía que coincide con el propósito de la carta. “La Carta de Madrid que hemos decidido firmar como parte de un largo proceso internacional de combate al Socialismo del siglo XXI, en realidad es un foro, no un coro”, dijo.