Los que no aparecen

Luis Yépez

Relatos en primera persona de aquellos que aún buscan los cuerpos de sus seres queridos que murieron durante la emergencia del covid-19.

Luis Yépez

Este es el testimonio de Elizabeth Narváez, cuñada de Luis Yépez,  fallecido el 31 de marzo de 2020 con síntomas de covid-19.

Luis Fernando Yépez

Elizabeth Narváez sostiene la foto de su cuñado Luis Yépez

Ya un mes y medio que no sabemos nada de él. Mi cuñado Luis Fernando Yépez estuvo ingresado en el Hospital Teodoro Maldonado, en Guayaquil, desde el 29 de marzo de 2020. Fue un domingo. Nosotros lo ingresamos ahí y el lunes lo único que supimos fue que él supuestamente había mejorado, que había pedido agua y  algo de comer. Y de aquí, de la casa, se le llevó una sopita de pollo ligera. Hasta ahí supimos. Fuimos martes, miércoles, jueves al hospital y nos decían que él estaba bien. Dos veces preguntamos, y nos dijeron que estaba bien en la sala de observación. Pero resulta que el día jueves, el último día que fuimos, en la tarde una amiga que vive por aquí por mi casa me dice: 

– Esto está raro que el lunes te piden comida y los otros días nada. 

Y me dijo dame los datos que yo te voy ayudar a averiguar. Y como a las cinco de la tarde me dijo “sabes qué no te quiero alarmar pero anda al Hospital porque tu cuñado ya tiene dos días de fallecido”. Y le dije cómo que fallecido si yo recién vengo del hospital. Fuimos y no me dejaban pasar. Tuve que hacer relajo hasta que el guardia me dijo “si quiere entre y averigue porque nosotros no vamos hacer nada”.

 En Información del Hospital me dijeron que lo vaya a buscar a la morgue. En la morgue buscaron en el listado de los fallecidos del martes 31 pero el papel de defunción de él se había extraviado, me dijo el doctor. Allí me dieron un nuevo documento para volverlo a llenar con el doctor que estaba de turno el jueves 2 de abril. Y desde ahí nunca vi a mi cuñado, nunca me dejaron ver el cuerpo. El 5 de abril que fuimos al hospital para llevárnoslo e ir a enterrarlo, ya no me quisieron entregar el cuerpo. Supuestamente los hospitales estaban cerrados. Y me dijeron que ese domingo en la noche iban a llevar los cuerpos al Parque de la Paz de la Aurora y hasta la fecha de hoy no tenemos razón. Y por último yo he ido a buscar a ver qué respuesta me dan en el hospital y solamente me han dicho que en los listados de los contenedores, su nombre no está. Que puede ser uno de los cuerpos que tienen en un congelador como NN porque no los pueden identificar. 

No nos permitieron ver los cuerpos en la primera semana de que murió, y ahora peor porque dicen que son cuerpos ya en descomposición, que ya están en manos de criminalística. 

Buscamos en la página de Coronavirus Ecuador (donde está el registro del lugar donde han sido enterrados los fallecidos), incluso hace unos minutos volví a buscar. Y nada. Nosotros pasamos viendo y no, no está. También hemos visitado los cementerios, hemos hablado con los administradores y no se encuentra en ningún cementerio. 

Yo tengo copias del acta de defunción, copias del INEC, yo tengo toda la documentación sacado copias.

Ayer (6 de mayo de 2020) fui, porque quería hablar con el director pero tampoco dieron la cara. Entonces me mandaron a la morgue a hablar con dos doctores, el uno estaba con descanso y el otro me dio la misma respuesta de siempre: que hay que esperar, que criminalística todavía no les envía el papel oficial de los cuerpos, que primero había 20 cuerpos y que ahora hay 12, que hay que esperar. 

Me acerqué a criminalística, me pidieron la información: con qué ropa falleció, con qué ropa ingresó al hospital y las huellas. Quedaron en que me iban a llamar al antropólogo (forense) pero no sé para qué día. La chica que me atendió me dice que cuerpos hay en todos lados. Que hay ahí, en las morgues de los hospitales. Pero en los hospitales dicen que no hay nada.

Si buscas el cuerpo de un familiar fallecido en la emergencia del covid-19, súmalo a esta lista 


Este testimonio fue recogido y editado por Mayuri Castro.

GK
(Ecuador, 2011) Un cable a tierra en un mundo polarizado.