El secretario general de Seguridad y Gobernabilidad municipal de Quito, Juan Pablo Burbano, confirmó el 17 de enero de 2019 que, después de 72 horas, el incendio en el cerro Casitagua, al norte de la capital ecuatoriana, ha sido “prácticamente controlado al 100%”. 

| Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

Un incendio controlado es aquél que ha sido aislado, deteniendo su avance. No significa que se haya extinguido por completo, pero el fuego está circunscrito a un área determinada, delimitada por un perímetro de vegetación: si el fuego lo traspasa, se considera descontrolado. Cuando las llamas no están controladas son una amenaza para los habitantes de la zona, sus propiedades y los recursos naturales 

En el interior del perímetro suelen quedar puntos calientes, que revisten peligro pues podrían provocar que el fuego se reactive. Cuando hay puntos calientes el viento arrastra las chispas y las brasas más allá de la zona de fuego principal activando nuevos incendios. Por eso, los puntos calientes deben ser enfriados y monitoreados hasta que el incendio se dé por extinguido. Eso sucede cuando los bomberos comprueban que ya no quedan puntos calientes, y ya no hay ninguna posibilidad de que el fuego se reactive. 

El incendio del cerro Casitagua está controlado, pero todavía no se lo da por extinguido. A las seis de la tarde del 16 de enero de 2019, ya no había columnas de humo. El Cuerpo de Bomberos de Quito confirmó que su personal avanzaba en la liquidación del fuego en tierra. El enfriamiento de los puntos calientes —monitoreados con cámaras térmicas del Centro de Operaciones de Emergencia del Distrito Metropolitano de Quito— se hace desde el aire con helicópteros y el sistema Bambi Bucket

PUBLICIDAD

|Al periodismo independiente lo financian sus lectores. Aporta a GK, aquí.|

En el lado norte y centro del cerro hay 150 efectivos —entre personal del Cuerpo de Bomberos de Quito, del Ministerio de Ambiente y militares — trabajando para enfriar y liquidar los puntos calientes del incendio. Dos aeronaves — del Ejército y de la Policía Nacional— están recorriendo la zona ayudando a enfriarlos, constatando que el incendio “está controlado en todas las zonas y monitoreando los puntos de calor”, dijo Burbano, secretario general de Seguridad y Gobernabilidad municipal quiteño. Burbano confirmó que se va a levantar un informe de la extensión de los daños provocados por el incendio, que será presentado en los próximos días.