El incendio forestal del cantón Quilanga de Loja, explicado

  • Esto es lo que sabemos del incendio forestal del cantón Quilanga de Loja

    • incendio forestal quilanga

      Hasta el miércoles 11 de septiembre, el 95% del fuego estaba controlado, según la gobernadora de Loja, Lorena Costa. Fotografía cortesía de la Gobernación Provincial de Loja.

    Desde el 5 de septiembre de 2019 en el cantón Quilanga, de la provincia de Loja, al sur del Ecuador, hay once incendios forestales. Se han quemado más de 7000 hectáreas de bosque, pastizales nativos y cultivos, según la gobernadora provincial Lorena Costa. 

    Aunque aún se desconoce las causas de los incendios, la gobernadora Costa dice que los bomberos presentaron ante la Fiscalía General del Estado una denuncia para que se investigue qué los ocasionó. Sin embargo, Costa dice que se presume que se originaron por la quema para preparación de nuevos sembríos, una práctica de los agricultores de la zona. 

    El domingo, 9 de septiembre, fue el “pico más alto” del incendio, según la gobernadora Costa. El clima intenso y los vientos ayudaron a que el fuego se propagara a once sectores de las parroquias San Antonio de las Aradas y Fundochamba. Hasta el miércoles 11 “el 95 % del incendio está controlado”, según Costa. 

    Aunque el Parque Nacional Podocarpus y el Parque Nacional Yacuri están a menos de 50 kilómetros del cantón Quilanga, por ahora “no hay ninguna posibilidad de afectación”, dice Costa. Además, la gobernadora Costa explica que los incendios no afectaron a la zona urbana de Quilanga porque se dieron en la alta montaña. Sin embargo, las parroquias rurales sí tuvieron pérdidas. 

  • Las parroquias más afectadas por el incendio forestal en Loja

    • parroquias afectas por el incendio de Quilanga

      Según la Secretaría de Gestión de Riesgos, 260 bomberos de las provincias de Loja, Azuay y Zamora Chinchipe han llegado a las zonas donde hubo fuego. Fotografía cortesía de la Gobernación de la Provincia de Loja.

    Las parroquias de San Antonio de las Aradas y Fundochamba fueron las más afectadas por el fuego. Los sectores Santa Rosa, Valdivia, Limón Alto, Limón Bajo, Granadillos, Plaza del Inca, El Sauce, Saraque, Cabuyos y la Quebrada Collingora fueron los focos de los incendios —los lugares donde inició el fuego.  

    Aunque los cantones Calvas y Espíndola están cerca de Quilanga, los incendios no llegaron a esas poblaciones. Sin embargo, como medida de prevención, el lunes 9 de septiembre, se suspendieron las clases en las escuelas de Fundochamba y San Antonio de las Aradas, en Quilanga, y en Lucero, en Calvas. La medida buscaba evitar que los estudiantes sean afectados por la contaminación causada por la ceniza. Al siguiente día los estudiantes volvieron a sus clases.

    El domingo, 8 de septiembre, cuarenta personas de Limón Alto de la parroquia de San Antonio de las Aradas fueron evacuadas y llevadas a un centro de salud cercano. Ahí recibieron asistencia médica —por problemas de visión y respiratorios por el humo— y mascarillas. Luego de dos horas, retornaron a sus casa. Un día después, se hizo lo mismo con treinta personas de Saraque de la parroquia Fundochamba. La gobernadora Costa explicó que las evacuaciones se hicieron “por seguridad, no porque se había quemado una vivienda o porque se había lastimado alguna persona”.

  • Las consecuencias del incendio forestal en Loja

    • consecuencias del incendio de quilanga

      “Fue una gran pérdida sobre la fauna y flora”, dijo Lorena Costa, gobernadora de Loja. Fotografía cortesía de la Gobernación de la Provincia de Loja.

    Hasta el  11 de septiembre de 2019, se incendiaron más de 7000 hectáreas de bosque,  pastizales nativos y cultivos de las parroquias Fundochamba y San Antonio de las Aradas del cantón Quilanga, de Loja, según la gobernadora de la provincia de Loja, Lorena Costa.

    Costa dice que después de que se controle y apague el incendio, se informará con precisión las pérdidas, pero dice que “fue una gran pérdida sobre la fauna y flora”. El incendio acabó con cultivos de café, yuca, caña y guineo. Los bosques de pino y eucalipto también se quemaron. Además de plantas y árboles nativos como el arabisco, el faique, el laurel y el arupo. Los animales de los bosques como conejos, ardillas, mofetas y el ganado también se perdieron. No hay personas heridas o muertos.

    Otra de las consecuencias, dice Costa, es la contaminación ambiental. Por ejemplo, por la caída de ceniza se suspendieron clases, el lunes, 9 de septiembre, en Fundochamba y San Antonio de las Aradas, en Quilanga, y en Lucero, en Calvas.

  • La respuesta de las instituciones del Estado ante el incendio forestal en Loja

    • La respuesta de las instituciones del Estado

      Desde que se declaró la emergencia cantonal en Quilanga, quince instituciones del Estado han trabajado para apagar el incendio. Fotografía cortesía de la Gobernación de la Provincia de Loja.

    Los Comités de Operaciones de Emergencia del cantón Quilanga y de la provincia de Loja se activaron. El alcalde de Quilanga, Freddy Cueva, declaró la emergencia cantonal el domingo. Desde ese momento las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, el Ministerio de Inclusión Económica y Social, el Ministerio del Ambiente, la Secretaría de Gestión de Riesgos, los municipios de Quilanga, Catamayo y Calvas, el Ministerio de Salud, el Ecu 911, la Cruz Roja, el Ministerio de Gobierno, el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda, el Seguro Social Campesino y Gobierno Provincial de Loja empezaron a trabajar para apagar los incendios y ayudar a las personas de las parroquias afectadas.

    Según la Secretaría de Gestión de Riesgos, 260 bomberos de las provincias de Loja, Azuay y Zamora Chinchipe han llegado a las zonas donde hubo fuego. También se usaron seis camiones cisterna, dos ambulancias y “un helicóptero de las Fuerzas Armadas que hizo 35 sobrevuelos” descargando sobre las zonas del incendio un total de 18 mil 900 litros de agua, según la gobernadora Costa.

    Costa espera que hasta  el 12 de septiembre de 2019 se pueda controlar el 100% del fuego para iniciar con la “fase de liquidación del incendio y de remediación”.

  • ¿Cómo ayudar a los damnificados de los incendios forestales de Loja?

    • como ayudar a los afectados por el incendio de quilanga

      Los bomberos descansan antes de retomar sus actividades para apagar el incendio de Quilanga. Fotografía cortesía de la Gobernación de la Provincia de Loja.

    El Municipio y el Patronato de Loja junto a otras organizaciones ciudadanas habilitaron tres centros de acopio en Loja para recibir donaciones: la explanada del Teatro Nacional Benjamín Carrión,  el Patronato de Amparo Social y el Centro Materno Infantil Julia Esther González. 

    Se necesita, principalmente, “agua y mascarillas”, dijo la gobernadora Costa. El Municipio de Loja recomienda donar alimentos enlatados, botellones de agua o bebidas hidratantes, materiales de aseo personal, colchones, mascarillas, ropa en buen estado, pilas y linternas. 

    También un grupo de ciudadanos se organizaron para recibir donaciones y enviar a Quilanga. Quienes quieran donar pueden comunicarse con el abogado Daniel Chamba al 099 223 0200.

    La gobernadora Costa explica que todas las donaciones serán “canalizadas a través del Comité de Operaciones de Emergencia cantonal de Quilanga” para entregárselas a las personas que las necesiten. 

    Para la etapa de reforestación, Costa dice que se necesitará la ayuda de ciudadanos voluntarios para volver a sembrar árboles en las zonas afectadas por el incendio. Se necesitarán “muchas manos, muchas voluntades”, dice Costa.