La billetera móvil (BIMO) ¿nueva plataforma de pagos o dinero electrónico?

  • Las nuevas tarifas son para BIMO, no para otras transacciones bancarias

    • dinero electrónico Ecuador

      1: Tomada de la página de Flickr del Ministerio de Economía y Finanzas bajo Licencia CC 2.0 Generic.

    El 17 de agosto de 2019, varias personas —incluyendo al asambleísta José Serrano– cuestionaron un supuesto incremento de las tarifas de retiros y transferencias del sistema de cajeros automáticos de los bancos del país. Serrano dijo que no sabía si “a los ecuatorianos nos tienen como imbéciles o como tontos útiles” y que cada retiro de un banco costaría 45 centavos de dólar. “O está bendita Junta de Política Monetaria rectifica esto o habrá que llamar a juicio político a los Ministros responsables”, dijo. Pero Serrano —y quienes compartían su preocupación— estaban equivocados. 

    El Ministerio de Economía y Finanzas desmintió su argumento. Explicó que las tarifas de las que hablaban —45 centavos para retiros y 9 para transacciones— fueron establecidas por la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera para los servicios de Billetera Móvil (o BIMO), la plataforma de pagos móviles que está por estrenarse. 

    BIMO es de la red interbancaria BANRED, y con esta aplicación se podrán hacer y recibir pagos de 28 entidades financieras –entre bancos, cooperativas y mutualistas– de forma instantánea.

    Marcos López, miembro de la Junta de Regulación Monetaria y Financiera y ex miembro del Directorio del Banco Central, respondió a Serrano en la misma red social. Le pidió que se entere “bien antes de escribir, se supone que es una persona que debe hablar con fundamento”. López explicó que la resolución hace referencia a la billetera móvil, pero que los costos para retiros en cajeros automáticos —del mismo banco— siguen igual: 0,00 dólares. Las tarifas para estas transacciones no se han modificado desde el 2017. 

    Las tarifas para el servicio de BIMO fueron fijadas mediante un documento publicado por la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera el 14 de agosto de 2019 sobre las tarifas de los servicios de plataformas móviles, como BIMO. Ahí es donde se establecen los costos a los que aludía Serrano erróneamente.

  • ¿Qué es BIMO?

    • BIMO

      Tomada de la página de Flickr de Medios Públicos con Licencia CC 2.0 Generic.

    BIMO es un servicio de la red interbancaria BANRED en el que se puede “pagar o hacer solicitudes de cobro de dinero a otros usuarios del servicio”. BIMO funcionará con una aplicación en la que se debe ingresar el valor, escoger al receptor y aceptar la transferencia. 

    El dinero podrá ser transferido entre 28 entidades financieras del Ecuador –entre bancos, cooperativas y mutualistas– de forma instantánea. Para poder usar BIMO y BICO (en el caso de las cooperativas) es necesario tener cédula de identidad ecuatoriana, una cuenta en una de esas instituciones o abrir una mediante la aplicación, un número de celular activo y conexión a internet.

    Jorge Moncayo, ex coordinador de Inclusión Financiera del Banco Central del Ecuador, explicó que según la clasificación internacional, BIMO sería considerado un sistema de dinero electrónico. Sin embargo, nuestro Código Monetario y las regulaciones de la Junta de Política Regulación Monetaria y Financiera la califican como una plataforma de pago móvil y no un sistema de manejo de dinero electrónico. 

    Moncayo dice que, en realidad, la única diferencia sería el modelo de negocio de cada proveedor: el Banco Central hasta 2018 y la banca privada desde entonces. 

    Según la Codificación de la Junta de Política Regulación Monetaria y Financiera, los Sistemas Auxiliares de Pago (como BIMO) son autorizados por el Banco Central para que administren plataformas de pago móvil. 

    Entre esos esos pagos están “aquellas transferencias de fondos originadas desde un teléfono celular asociado a una cuenta en una entidad del sistema financiero nacional, para efectuar cobros y pagos”. Si no se tiene una cuenta en un banco, cooperativa o mutualista no se puede realizar pagos móviles. 

    En BIMO todas las transacciones serán liquidadas de las cuentas ya existentes en una de las 28 entidades bancarias que participan de la red. Mientras que en el antiguo sistema de dinero electrónico no era necesario tener una cuenta en una entidad privada, sino una cuenta en el Banco Central. 

    BIMO podrá ser descargada desde la última semana de septiembre de 2019 y las primeras de octubre de ese mismo año. Cuando esté disponible, permitirá: hacer pagos y cobros —con un monto máximo de 100 dólares—, gestionar pagos pendientes, administrar movimientos y hacer retiros en efectivo.

  • ¿Qué es y para qué sirve el dinero electrónico?

    • dinero electrónico Ecuador

      Tomada de la página de Flickr de Medios Públicos tomada bajo Licencia CC 2.0 Generic.

    El dinero electrónico, según el Banco Central Europeo, es “dinero que existe en los sistemas de computación financieros y está disponible para transacciones mediante sistemas electrónicos”. Su valor está respaldado por el dólar estadounidense, en el caso de Ecuador. Puede ser intercambiado por dinero físico en cualquier momento. En conclusión, el dinero electrónico es el término que se utiliza para describir todo tipo de acciones —transacciones, mantenimiento del dinero y otras— donde están involucrados sistemas informáticos, sistemas de almacenamiento de datos y redes informáticas.

    Actualmente se procesan más de 1,3 mil millones de dólares al día en dinero electrónico a nivel mundial. La industria del dinero móvil llegó a un récord de 143 millones de clientes registrados en 2018. Noventa países, incluido el nuestro, están desarrollando sistemas de pago digital para facilitar que sus usuarios utilicen este sistema. 

    Este tipo de dinero juega un papel vital en la inclusión social. Según la Asociación GSM de Dinero Electrónico, aproximadamente 1,7 mil millones de personas todavía no tienen acceso a servicios financieros seguros, confiables y convenientes. Y se ha visto crecimiento en los índices de inclusión después de la introducción de sistemas de dinero móvil. 

    Hay tres tipos de dinero electrónico, en el Ecuador las dos primeras son las más importantes. 

    Primero los de hardware. Las tarjetas que contienen dinero prepagado. Por ejemplo, las tarjetas inteligentes con chip, con y sin contacto. En el segundo tipo el dinero electrónico está basado en un software y mantenido en servidores en línea. Esto incluye los sistemas de pago móviles, como BIMO o Paypal.  

    En los dos primeros  tipos, el dinero está respaldado por la moneda nacional, pero en el tercero no. En este son monedas virtuales que no tienen un emisor y que no están denominadas por la moneda nacional. Las famosas criptomonedas. Este tipo no está autorizado en Ecuador. Según el Banco Central, “no son un medio de pago autorizado en el país y no cuentan con respaldo, su valor se sustenta en la especulación”. Y no están controladas, supervisadas ni reguladas por ninguna entidad del Ecuador. 

    El dinero electrónico sirve para reducir la circulación del efectivo y es usado en transferencias de montos pequeños, como los pasajes de taxi.

  • ¿Cómo era el dinero electrónico en el Ecuador antes de BIMO?

    • dinero electrónico antes de BIMO

      Tomada de la página de Flickr de Medios Públicos bajo Licencia CC 2.0 Generic.

    En Ecuador el sistema de dinero electrónico comenzó en 2015 y era manejado por el Banco Central. Según Diego Borja, exministro de Economía entre 2005 y 2006, el dinero electrónico fue una propuesta elaborada en el 2008 en el Ministerio Coordinador de Política Económica durante el gobierno de Rafael Correa. Empezó a ser implementado, paulatinamente, desde 2013. Para usar el servicio, era necesario tener cédula ecuatoriana y un celular cualquiera para poder recibir y hacer pagos. 

    El objetivo principal de este sistema era la inclusión financiera. Según el Banco Central, iban a “proveer a la población que no tenía acceso al mercado financiero la oportunidad de acceder” a estos servicios. En ese entonces, el 60% de la población.  El Banco Central era el responsable de fomentar dicha inclusión financiera, según el Código Orgánico Monetario y Financiero. Esa ley también establecía que la regulación del dinero electrónico era responsabilidad del Banco Central.

    En ese entonces, la propuesta del dinero electrónico generó críticas y rechazo. Entre sus principales críticos, estuvo la banca privada. En 2016, Asobanca publicó en su página web un comunicado en el que sentaban su posición frente al dinero electrónico. “Los Bancos Privados consideramos que el dinero electrónico debe estar, de forma obligatoria y por disposición legal, exclusivamente respaldado en dólares de los Estados Unidos de América y no en otro tipo de activos pertenecientes al Banco Central del Ecuador” decía el comunicado. También lo cuestionaron el político León Roldós o el entonces alcalde de Guayaquil Jaime Nebot. Según ellos, el dinero electrónico debilitaría la dolarización. Rafael Correa les contestó diciendo que era falso, y que el sistema daría agilidad y rapidez a la dolarización. El Banco Central y el Servicio de Rentas Internas también rechazaron los cuestionamos. 

    Otro de sus opositores fue Guillermo Lasso, excandidato presidencial y dueño del Banco de Guayaquil. En 2016 dijo que “con el dinero electrónico se pretende crear una moneda alterna para afrontar la falta de liquidez del Gobierno”. Sin embargo, el Servicio de Rentas Internas y el Banco Central confirmaron que el sistema de dinero electrónico estaba respaldado totalmente por el efectivo físico, pero no era necesario tener una cuenta de ahorros o corriente en un banco. Para acreditar dinero a la cuenta se debía acudir a uno establecimientos autorizados por el Banco Central, con la cédula y el dinero físico que querías acreditar a la cuenta de ‘Efectivo Desde Mi Celular’. 

    En 2016, el presidente Rafael Correa defendió el sistema. Dijo que tenía un “impacto saludable que representa para la economía”. Según él, existía un ataque mediático contra el dinero electrónico se daba porque su manejo no se entregó a la banca privada. “Resulta que el dinero electrónico es bueno si lo tiene la banca privada y malo si lo posee el Banco Central”, dijo el entonces Presidente durante el Enlace Ciudadano 479. “Por si acaso el Banco Central no es que opera, tiene la plataforma para poder interconectar a todo el mundo. La banca privada quiere el monopolio y pierden su tiempo, no se lo vamos a dar”, dijo Correa.

    El sistema del Banco Central fue el primer caso en el mundo de dinero electrónico basado en teléfono móvil administrado y controlado por un gobierno central. De esa forma, se esperaba que proporcione servicios a bajo costo, ya que los usuarios no tenían que pagar ninguna cuota para hacer las transacciones. En 2018, Lenín Moreno anunció que el proyecto de dinero electrónico sería trasladado del Banco Central a la banca privada.

  • La billetera móvil (BIMO) ¿nueva plataforma de pagos o dinero electrónico?

    • dinero electrónico Ecuador

      1: Tomada de la página de Flickr del Ministerio de Economía y Finanzas bajo Licencia CC 2.0 Generic.