El Baúl

Los beneficios de la vasectomía son muchos, ¿por qué no es tan popular?

Es casi 100% efectiva y es un proceso ambulatorio que dura 20 minutos. Pero muchos hombres no quieren hacérsela por miedo a los mitos sobre el proceso.
  • los beneficios de la vasectomía

    Fotografía tomada de Pixabay.

Los beneficios de la vasectomía convencen a muchos hombres de hacerse la operación. Iván Alzate se la hizo en 2016. Su esposa acababa de dar a luz a su segundo hijo y habían decidido no tener más, así que recurrieron al que es, hasta el momento, el único método contraceptivo masculino quirúrgico. La recuperación fue rápida, cuenta Alzate. Pero, la cirugía no funcionó y después de 14 meses, su esposa quedó embarazada de su tercer hijo.

| Si quieres recibir nuestra edición semanal en tu correo todos los lunes, regístrate aquí. |

No sabe qué pasó, ni nunca lo sabrá. Como todo método anticonceptivo, la vasectomía tiene un margen de error. La probabilidad de que una vasectomía falle es de menos del 1%. Iván fue parte de ese mínimo porcentaje, aunque y no es el único. Él conoce a cuatro personas a las que la cirugía no les ha funcionado. Por eso Iván está convencido de que la probabilidad de que la cirugía falle es mayor. Sin embargo, no hay pruebas de que esa probabilidad sea, en efecto, más grande. 

¿Cómo funciona la vasectomía?

En general, la vasectomía es una operación sencilla. Dura de 20 a 30 minutos. Se la realiza con anestesia local con una inyección en la parte superior del escroto —el saco que contiene los testículos— para localizar el conducto deferente, que se encarga de transportar los espermatozoides desde el testículo hasta la vía donde se junta con las otras secreciones que conforman el semen. En resumen: en la vasectomía se corta el transporte de los espermatozoides para que el semen quede libre de ellos y no embarace. 

La mayoría de los casos funcionan. Es uno de los métodos anticonceptivos más efectivos que existen, en general, y, en el caso de las personas con penes y testículos, el método más efectivo.  

¿Por qué puede fallar la vasectomía?

Las vasectomías son casi 100% efectivas para prevenir el embarazo, pero no de inmediato. Para que funcione, el semen debe liberarse de los espermatozoides. Eso toma 3 meses aproximadamente. Por eso se recomienda que se espere esos meses o un mínimo de 20 eyaculaciones para tener relaciones sexuales sin protección. 

La vasectomía también puede fallar unos meses o años después, incluso después de que ya haya tenido una o dos muestras claras de semen, como en el caso de Iván. Aunque es poco probable, puede suceder porque: se corta la estructura equivocada, el médico corta el mismo conducto deferente dos veces y deja el otro intacto, o alguien tiene un conducto deferente extra y el médico no lo vio, aunque esto es muy raro. 

La mayoría de las veces, la cirugía falla porque el conducto deferente vuelve a crecer. Esto se conoce como recanalización y sucede cuando las células tubulares comienzan a crecer desde los extremos cortados hasta que crean una nueva conexión. ¡Y bum! Hay embarazos no planificados, y los beneficios de la vasectomía se pierden.

No, la vasectomía no afecta tu vida sexual

En el mundo, la Planificación Familiar es la principal intervención que salva la vida de madres e hijos. Se puede evitar más del 30 % de la mortalidad materna y del 10 % de la mortalidad infantil si las parejas logran espaciar los embarazos con intervalos de más de 2 años. Ese es uno de los beneficios de la vasectomía. Sin embargo, sus ventajas no son tan conocidas como los mitos que la rodean.  

El primero es que duele mucho. La idea de que un médico realice un procedimiento en un área tan sensible puede hacer que los hombres se preocupen. Sin embargo, las vasectomías son menos dolorosas de lo que podría imaginarse. Según la doctora Mary Samplaski, uróloga en el centro médico Keck de la Universidad del Sur de California, “aproximadamente el 95% de los hombres dice que el dolor es leve o mínimo”. 

Otro de los mitos más repetidos es que puede afectar la función sexual. Con una vasectomía, los tubos que transportan el esperma son lo único afectado. Todo lo demás queda intacto. Los espermatozoides aún son producidos por los testículos, pero alcanzan un “obstáculo” y el cuerpo los reabsorbe. Los espermatozoides solo representan entre el 2% y el 5% de la eyaculación de un hombre, así que la cantidad de fluido liberado tampoco se ve afectada. El urólogo Francisco Coronel dice que si un hombre tenía una vida sexual buena, después de la operación seguirá siendo buena. Y si era mala, pues seguirá mala. Los beneficios de la vasectomía no incluyen hacer milagros. 

La vasectomía no incrementa el riesgo de cáncer de próstata, según la investigación de la Clínica Mayo en Minnesota, Estados Unidos. Tampoco va a hacer que te engordes, no va a evitar que tengas erecciones u orgasmos, no te va a doler para siempre y no es igual que castrar a tu perro.

La vasectomía en el Ecuador

Desafortunadamente, estos malos entendidos han llevado a que muchos hombres decidan no hacérsela. La diferencia entre la cantidad de ligadura de las trompas de falopio y vasectomías lo demuestra. La ligadura es un procedimiento más complejo: dura aproximadamente 30 minutos, es indispensable hacerla en un quirófano, requiere anestesia general  y se necesita más cuidados posoperatorios. 

Según las cifras del Ministerio de Salud, en Ecuador —entre enero y mayo de 2019– en los establecimientos del ministerio, el 3% de las cirugías contraceptivas fueron vasectomías y el 97% ligaduras. Por cada vasectomía se han realizado 38 ligaduras.

Además, los establecimientos de salud del Ministerio que practican ligaduras, 111, son más del doble de los que realizan vasectomías, apenas 48. En los últimos cinco años se practicaron 1259 vasectomías. Esto representa solo un 2% de un total de 67.984 esterilizaciones —ligaduras y vasectomías— de los últimos cinco años. 

Antes de tomar la decisión … 

El médico Francisco Coronel dice que antes decidir es indispensable recordar dos cosas. Primero, la vasectomía evita embarazos, pero no protege contra enfermedades de transmisión sexual. Y que el objetivo de la vasectomía es que sea permanente, y usualmente, no se puede revertir. Por eso, solo debes someterte a una vasectomía si estás absolutamente seguro de que no deseas dejar a nadie embarazada durante el resto de tu vida. 

Camilo Bravo decidió hacerse la cirugía hace cuatro años, después del nacimiento de su segunda hija. Los beneficios de la vasectomía lo convencieron y tomó la decisión con su esposa, ambos estaban de acuerdo en no tener más de dos hijas. En su caso sí ha funcionado y está satisfecho con su decisión. “La planificación familiar suele caer demasiado en la responsabilidad de la mujer. Se siente bien poder hacer algo definitivo desde el otro lado y olvidarse del tema” dice. 

El médico Coronel dice que realiza este procedimiento mínimo una vez a la semana. En los últimos años ha visto que se han incrementado dos tipos de visitantes a su consultorio. Jóvenes de 18 o 19 años que no quieren tener hijos y que buscan hacerse el procedimiento incluso sin tener pareja fija. Aunque no existe una ley que establezca parámetros para no hacer este procedimiento, el médico Coronel les aconseja que esperen tener una pareja fija y lo conversen con ella. El otro caso son hombres acompañados de sus esposas ya ligadas que le piden al médico que esterilice a sus esposos porque quieren asegurar “el futuro de sus hijos”, y que no hayan otros herederos. 

¿Qué riesgos tiene?

Todo procedimiento en medicina tiene riesgos. Normalmente los beneficios de la vasectomía son mayores que los riesgos. Los efectos secundarios pueden ser dolor después del procedimiento, infección, o sangrado ligero. 

A pesar de que los riesgos son muy raros, muchos hombres no consideran hacérsela. Como David Jaramillo, quien hace dos años, por problemas de salud, tuvo que someterse a una circuncisión. Después de ese procedimiento, dice que no quiere someterse a ningún otro procedimiento quirúrgico que involucre sus órganos reproductivos. 

El médico Coronel dice que el miedo es normal, pero que los beneficios de la vasectomía hacen que la recomiende con certeza. “Es un proceso más tranquilo, más económico y con mejor evolución que el procedimiento que tienen que realizarse las mujeres”, dice. También advierte que “si la mujer, está dando a luz por cesárea y decide ya no tener más hijos, es lógico que se realice la ligadura las trompas. Pero o si no, no lo sugiero”. 

Tanto una ligadura como una vasectomía son decisiones personales que deben ser tomadas a conciencia. Son un plan para toda la vida. Por eso es recomendable conversar entre pareja, acudir a un especialista y explorar todas las opciones disponibles hasta encontrar una que funcione. La vasectomía viene acompañada de mitos, por eso es importante considerar los beneficios reales del procedimiento y no enfocarse en el miedo y la falta de información.

 

Susana Roa
(Ecuador, 1997) Periodista. Investigadora y asistente de producción de La Foca. Graduada en la Universidad de Los Hemisferios.