Datos clave de la investigación sobre abuso sexual en un gimnasio de Quito

  • Los hallazgos de la investigación “La rutina del terror”

    • Padres de mujeres que denunciaron abuso sexual de su ex profesor de gimnasia Alcídes Patiño

      Los padres de Salomé Torres y Stephanie Altamirano, las niñas que fueron abusadas sexualmente por su profesor de gimnasia. Fotografía de José María León para GK.

    El reportaje, publicado en GK el martes 9 de julio, reveló que cinco mujeres habrían sido abusadas sexualmente por su profesor de gimnasia olímpica, Alcides Patiño, cuando eran niñas de entre 7 y 15 años. La investigación mostró que en 2008, una de las mujeres, Salomé Torres, había denunciado el abuso ante la Junta de Protección de Derechos, que a su vez, había remitido la denuncia a la Fiscalía. Un año después de presentada la denuncia, por razones aún desconocidas, la Fiscalía archivó el caso. El reportaje también demostró que no existe un control estatal para los lugares educativos privados, como el gimnasio donde habrían ocurrido los tocamientos, y como otros espacios donde los niños van durante las vacaciones o después de la escuela, como sesiones de natación, clases de guitarra o de acuarela. 

  • La campaña #SeremosLasÚltimas

    • Ilustración de la campaña #Seremoslasultimas contra el abuso sexual.

      La campaña #Seremoslasultimas busca reparación y justicia para las sobrevivientes de abuso sexual. Foto tomada del Facebook de Surkuna.

    Un día después de la investigación de GK, un grupo de sobrevivientes de violencia sexual con el apoyo de la fundación que brinda apoyo legal a mujeres, Surkuna, lanzó la campaña #SeremosLasÚltimas para invitar a que más víctimas del entrenador Alcides Patiño rompan el silencio (pueden hacerlo escribiendo a contacto@seremoslasultimas.com). La campaña también busca justicia y reparación para las sobrevivientes, prevenir la violencia sexual en contra de niñas, niños y adolescentes, y concientizar sobre la idea de que los adultos deben creerle a las niñas y niños. 

  • ¿Qué impactos ha tenido la investigación del caso “La rutina del terror”?

    • La Junta de Protección exigió la suspensión del funcionamiento del gimnasio y ordenó el alejamiento inmediato de Patiño de todas las niñas. Fotografía de Yalilé Loaiza para Gk.

      La Junta de Protección exigió la suspensión del funcionamiento del gimnasio y ordenó el alejamiento inmediato de Patiño de todas las niñas. Fotografía de Yalilé Loaiza para Gk.

    El lunes 15 de julio, en una rueda de prensa, Ana Vera —abogada de la organización Surkuna—, Stephanie Altamirano —una de las víctimas de Alcides Patiño—, y Rubi Torres —el papá de Salomé, otra de las víctimas—explicaron las medidas de protección tomadas por la Junta de Protección de Derechos. Este órgano administrativo del Municipio que vela por los derechos de los niños exigió que se cierre el gimnasio hasta que determinen que hay condiciones que garanticen la integridad física psicológica y sexual de las niñas, ordenó también el alejamiento inmediato de Patiño a todas las niñas y adolescentes que entrenan en el gimnasio. Además, prohibió que el entrenador haga amenazas o insulte a las niñas y adolescentes que acuden al gimnasio hoy, y a sus parientes. Finalmente, la Junta pidió que la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen) de manera semanal, y por un periodo indeterminado, verifique que se cumpla la suspensión del funcionamiento.

    La Junta entregó el comunicado el viernes 12 de julio. La notificación a la Dinapen fue entregada el sábado 13. Sin embargo, según la Junta, no lograron notificarle el fin de semana, por lo que procederán a las diferentes formas de notificación legales. El cierre del gimnasio debería ser inmediato.

  • Las reacciones ante la investigación del caso “La rutina del terror”

    • Ana Vera, abogada de Surkuna, dijo que en el caso de Alcides Patiño se registró un “un patrón de abuso sexual sistemático”. Fotografía de Yalilé Loaiza para GK.

      Ana Vera, abogada de Surkuna, dijo que en el caso de Alcides Patiño se registró un “un patrón de abuso sexual sistemático”. Fotografía de Yalilé Loaiza para GK.

    Alcides Patiño, el profesor de gimnasia olímpica y presunto abusador, no se ha pronunciado públicamente sobre las acusaciones. Durante la investigación, al consultarle su postura frente a los testimonios de las cinco mujeres dijo que eso era una mentira y que no tenía nada más que decir.

    Un día después de la publicación del reportaje, circuló un audio de Whatsapp presuntamente de un empleado del gimnasio que defiende a Patiño. “El artículo va en contra del profe. Eso es un caso que fue hace algunos años y los resultados fueron a favor de él. ”, dice el empleado. Además, dice que Patiño está tomando acciones legales para una contrademanda.

    Por otro lado, durante la rueda de prensa, la abogada de Surkuna, Ana Vera, dijo que en el caso de Alcides Patiño se registró un “un patrón de abuso sexual sistemático” porque hay víctimas que fueron abusadas sexualmente hace 21 años, 20 y 15 años. Además, dijo que la justicia penal no es el último camino, que están pensando en otras opciones como acciones constitucionales, de responsabilidad del Estado o de responsabilidad de terceros.

    Vera dijo que dentro de las medidas de la Junta de Protección de Derechos de la Niñez y Adolescencia está la creación de una comisión interventora para elaborar medidas que permitan evitar que casos como este se repitan.

    Sobre la demanda que supuestamente interpondrá Patiño, la calificó como una de las “armas que usan siempre los agresores para silenciarnos. Intentan silenciar a las víctimas haciendo un mal uso del derecho”.

  • El gimnasio Ecuador aún no es un espacio seguro

    • audiencia de contestación del caso gimnasio Ecuador

      Los padres de las víctimas de abuso sexual hicieron un cierre simbólico del gimnasio en agosto de 2019. Fotografía de Isabela Ponce para GK.

    El 18 de febrero de 2020 se realizó la audiencia de contestación en la  Junta Cantonal de Protección de Derechos de Quito del caso de abuso sexual en el gimnasio Ecuador en Quito. La audiencia es parte del proceso administrativo que la Junta inició en julio, luego de que una investigación de GK revelara que el dueño del gimnasio, Alcides Patiño, había abusado sexualmente de al menos cinco de sus alumnas cuando eran menores de edad.

    | Si quieres recibir los textos de GK en tu correo, regístrate aquí. |

    En julio, entre las medidas de protección que tomó la Junta, ordenó su cierre temporal, y pidió que el gimnasio demuestre las buenas condiciones para que las niñas y niños asistan a practicar gimnasia. También le prohibió a Patiño amenazar a las alumnas y sus familiares. En los últimos cinco meses, la Junta Cantonal y el Consejo de Derechos del Municipio investigaron si había situaciones de riesgo para las niñas y adolescentes que tomaban clases de gimnasia olímpica.  

    En la audiencia de contestación, el representante del gimnasio, Alcides Patiño, que es también el acusado de abuso sexual a algunas niñas que asistían a ese gimnasio,  debía presentar pruebas que el gimnasio es un espacio seguro para sus alumnos menores de edad, que cuenta con permisos municipales y que tiene profesionales que garanticen los derechos de las niñas. “Pero no se pudo evidenciar que sea un espacio seguro para las niñas”, dice la abogada de la fundación Surkuna, Mayra Tirira, que asistió a la audiencia. 

    El colectivo Seremos las Últimas, que se formó para denunciar los abusos sexuales que sufrieron las niñas dentro de este espacio formativo, publicó un comunicado en el que dicen que estarán “vigilantes del proceso para exigir verdad, justicia y reparación”.

    El 20 de marzo de 2020, los dueños del gimnasio Ecuador tendrán que presentar en una nueva audiencia ante la Junta, pruebas que demuestren que el gimnasio es un espacio seguro. Si no lo hacen, la Junta de Protección deberá decidir si ordenar otra suspensión del gimnasio, reabrirlo con condiciones, o cerrar el gimnasio Ecuador definitivamente, dice la abogada Tirira.