En Bumble, una aplicación de citas, me topé con el perfil de un hombre atractivo, de mediana edad, unos años más joven que yo. Nació en la costa este de los Estados Unidos, y tenía un perro grande. Eso me gustó. Pero después leí que era “100 por ciento libre de drama” y exigía que cualquiera de sus citas fuera igual. Pensé: “Es alguien que probablemente no me escuchará cuando tenga un mal día”. Hice swipe a la izquierda indicando que no me interesaba.

  • Para recibir nuestra edición semanal en tu correo todos los lunes, regístrate aquí.

Ese hombre estaba muy lejos de ser inusual. Una cantidad sorprendentemente grande de hombres dicen en sus perfiles que buscan algo “sin drama” o “libre de drama”. Cada vez que lo leo, hago swipe  a la izquierda. Las mujeres también lo ponen. Sin embargo, según Tinder —que revisó los perfiles de sus usuarios estadounidenses a principios de 2019— era tres veces más probable que los hombres (y no las mujeres) heterosexuales usaran estas frases. Los perfiles de usuarios homosexuales las incluían con mucha menos frecuencia.

En 2018, OkCupid, otra aplicación de citas, examinó los perfiles de todos sus usuarios en Estados Unidos, sin separar su orientación sexual. Encontró que, en total, era un 10% más probable que los hombres —en comparación con las mujeres— dijeran eso. También halló que el 47% de los hombres millennial dijo en sus perfiles que buscaba una relación sin drama o algo libre de drama. También lo dijeron el 25% de los miembros de la generación X y el 12% de los hombres en la generación del baby boom.

Entiendo que la gente quiera alegría, risas y felicidad en sus relaciones. Yo también quiero eso. Pero cuando los hombres heterosexuales dicen que buscan algo “libre de drama”, sospecho que quieren algo que no existe: una relación libre de problemas con alguien que no tiene experiencia de vida. ¿Están buscando a una mujer que nunca se enoje ni se sienta triste ni asustada? ¿Que nunca se preocupe por su familia ni tenga problemas en su trabajo? ¿Quién querría estar con una persona así?

Un hombre con el que hablé en línea incluso escribió: “No hago dramas ni los permito”. Sus frases implican una capacidad de controlar la vida que nadie tiene. La vida está llena de drama. Lo sé. Lo he vivido. Aunque soy una persona equilibrada, y funjo como mediadora todos los días, he tenido que enfrentar desafíos en los últimos ocho años que jamás creí que llegarían ni requerirían de toda mi fuerza.

PUBLICIDAD

Después de veintitrés años de matrimonio, pasé por un divorcio doloroso e inesperado. Varias personas a las que amo profundamente sufrieron adicciones y tuvieron que rehabilitarse —una oración que no captura un infierno de casi cuatro años. Tuve que vender mi casa y mudarme a una arrendada. Después, perdí a mi amado perro Spike, lo que, extrañamente, me pareció lo peor después de sufrir todo lo demás.

La vida se complicó. Conozco a muchas personas que han sufrido cosas mucho peores. Es difícil vivir cualquier periodo sin enfrentar alguna dificultad; sean problemas financieros, enfermedades, divorcios o muertes. Algunas personas dicen que esto es “drama”. Yo digo que la vida es así.

Como no entendía muy bien a qué se referían los hombres cuando decían que no querían “drama”, hablé con Jessica Carbino, una socióloga en Los Ángeles especializada en citas en línea. Carbino, que solía trabajar para Bumble, me dijo que los hombres de veintitantos y treinta y tantos que dicen querer una relación sin drama, están buscando a mujeres “poco exigentes”.

Cuando los hombres de mediana edad usan la frase, están tratando de evitar los enredos que implican las exesposas y la familia. “Puede que acaben de pasar por un divorcio espantoso”, me dijo Carbino. “Quizá hayan estado lidiando con muchos problemas en sus propias familias, con sus hijos, con sus exesposas, y quieren algo que no sea ningún tipo de problema ni preocupación”.

Vanessa Valenti, cofundadora del sitio web feminista Feministing, tenía una opinión distinta. “Creo que es bastante sexista”, me dijo. “¿Por qué no ponen de una vez ‘No seres humanos’? El comportamiento sexista existe también en la vida real, igual que en las aplicaciones. Este es simplemente otro medio”. Además, Valenti cree “que hay expectativas poco realistas impuestas a las mujeres para que siempre se adapten en sus relaciones”.

Valenti dijo que cuando los hombres dicen que no quieren drama, “están enviándoles una señal a los demás de no son capaces de ser testigos, ni de reconocer los sentimientos de otra persona”. Valenti también dijo que, por lo menos en OkCupid, cuanto más jóvenes son los hombres, más proclives son a decir estas cosas. “Esto hace que me pregunte si se ha vuelto una suerte de jerga en las aplicaciones de citas, lo cual hace que la frase ‘Cero drama’ posiblemente sea más peligrosa porque, cuanto más se use, más se normaliza como una característica común de una pareja deseable y la manera en que debe comportarse”, dijo Valenti. “¿Estamos estableciendo un precedente de una pareja que no tiene emociones ni necesidades? En mi opinión, eso generaría una cultura de relaciones bastante desastrosas”.

¿No tendría más sentido que los hombres y las mujeres en el mundo de las citas echaran un vistazo a su interior y desarrollaran compasión por ellos mismos, en vez de tratar de controlar el drama que existe allá afuera? “Cuando has sufrido, puedes ver el sufrimiento en todas partes, si no estás fingiendo que a ti no te está pasando”, me dijo Mark Epstein, psiquiatra de la ciudad de Nueva York y autor budista.

Según él, el crecimiento que resulta de la introspección honesta de desafíos y problemas —en otras palabras, de ser vulnerable— también hace que las personas sean mejores parejas. “Quizá, de hecho, estés más disponible, más abierto, más capaz de estar con otra persona como resultado”, dijo Epstein.

Me pregunto, también, si las personas dicen en serio que están buscando una relación “sin drama”. Imaginen Romeo y Julieta sin los suegros rivales y Brokeback mountain sin la sociedad que se resiste a dos hombres que se enamoran. O Casablanca sin el regreso del esposo de Ilsa, sin mencionar a los nazis que frecuentaban el bar de Rick. A veces, contrastado con las dificultades, el amor se vuelve más dulce.

Quizá, simplemente, todos estamos sobrecargados de drama y los perfiles en línea reflejan lo que experimentamos en el mundo real. Vivimos en un planeta que se está calentando rápidamente. Esperamos temerosos el siguiente tiroteo en un lugar público. Estados Unidos tiene un presidente cuyos tuits aceleran nuestro ritmo cardiaco a diario. En una encuesta de 2018 hecha por la Asociación Psicológica de Estados Unidos, el 69% de los encuestados respondieron que el futuro del país los estresaba —seis puntos porcentuales más que el año anterior.

Esta precariedad parece darnos más razones para encontrar una pareja que pueda enfrentar los desafíos y lidiar con ellos. Hay días en los que accidentalmente rayas el auto de tu vecino o debes ingresar a un ser querido a un centro de rehabilitación. Otros días están llenos de alegría. El tipo de pareja que me gustaría tener, estaría presente en todos esos momentos.

©The New York Times 2019