¿Qué filme ganará el Oscar a mejor película  en 2019? Las premiaciones previas que usualmente aclarar el panorama, este año han repartido la riqueza. Los premios de los principales sindicatos de la industria fueron entregados a distintas películas. A estas alturas, se podría decir que cualquiera de las ocho nominadas podría ganar.

OSCARS BEST PICTURE 001

Así que a continuación haré un ranking, según la potencia de cada una, de las contendoras.

Roma

A favor: La película artística en blanco y negro de Alfonso Cuarón tiene mucho ímpetu. Tiene la mayor cantidad de nominaciones, empatada con La favorita. Dos de esas diez nominaciones son para las actrices Yalitza Aparicio y Marina de Tavira, una señal de que la rama actoral de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas prefiere este filme.

Netflix ha dedicado una suma muy cuantiosa a la campaña a favor de Roma, pero existe pasión real por la película sobre Ciudad de México en los años setenta: Cuarón ganó el premio del Sindicato de Directores (DGA), que es un buen indicador del posible triunfo en mejor película. El mexicano recogió además, trofeos clave: en los Globos de Oro y en los Critics’ Choice Awards. Roma tiene, también, el estilo de filme independiente que tienden a premiar los votantes de la academia, en un año de muchas películas taquilleras.

PUBLICIDAD

https://www.youtube.com/watch?v=ZSI2VLwPFWw

En contra: La academia se ha internacionalizado como parte del esfuerzo para diversificar la membresia, aunque aún hay muchas dudas respecto a si puede ganar el máximo premio una película que está en un idioma distinto al inglés y mucho menos cuando ha sido distribuida por Netflix, plataforma que tiene escépticos en la academia. En los últimos años se ha vuelto casi común que haya divisiones entre el premio a mejor director y mejor película. Si se considera que es prácticamente seguro que Cuarón gane el primero, es posible que los votantes elijan otro filme para el segundo.

Green Book: Una amistad sin fronteras

A favor: La película, basada en una historia de la vida real sobre un pianista negro muy talentoso y un chofer blanco, ha sido comparada con Driving Miss Daisy, que ganó el Oscar en 1990. Además de llevarse tres Globos de Oro, Green Book, una comedia sobre temas raciales en Estados Unidos dirigida por Peter Farrelly, ganó el máximo premio del Sindicato de Productores (PGA). En dos tercios de los casos, la película que lo gana, gana también el Oscar a mejor película. (De hecho, la primera ganadora del premio del Sindicato de Productores en la historia, en 1989, fue Driving Miss Daisy).

En contra: Ninguna otra película ha tenido más controversias durante la temporada de premios. La familia del hombre al que interpreta Mahershala Ali ha sido enfática en sus críticas al filme —la calificaron como una “sinfonía de mentiras”—, mientras que Farrelly y el protagonista, Viggo Mortensen, han tenido que disculparse públicamente: el actor por usar un apelativo racial después de una proyección de Green Book, y Farrelly después de admitir que suele mostrarle sus genitales al equipo técnico de sus películas por considerarlo chistoso.

Las polémicas apenas han tenido efecto entre los votantes del PGA a los que les encanta la película. Sin embargo, la academia tiene una membresia mucho más diversa y exigente que ese sindicato, la cual no parece estar tan fascinada: Farrelly no consiguió una nominación como mejor director, lo que sugiere que varias ramas no le darán luz verde a Green Book.

BlacKkKlansman

A su favor: La película de Spike Lee es una de las tres nominadas por dirección, guion y edición. Tradicionalmente, son las demostraciones de fuerza de que un candidato puede ganar. Lee, además, ha mostrado mucho vigor durante la temporada: aparece en las listas de nominaciones de prácticamente todos los sindicatos.

Aunque le otorgaron un Oscar honorario en 2015, Lee nunca ha ganado el premio en competencia. Con BlacKkKlansman, es la primera vez que ha sido nominado como mejor director y para mejor película —algo que es francamente penoso dada su carrera. Darle a Lee uno de premios principales sería una gran manera de reconocer a un cineasta que, desde hace tiempo, debería ser parte del canon.

En contra: La academia usualmente le da el premio de mejor guion a un director como premio de consolación si sus sensibilidades todavía son demasiado modernas para los votantes. Le pasó a  Jordan Peele, Spike Jonze y Sofia Coppola. BlacKkKlansman es una de las dos nominadas a mejor película que compite también por mejor guion adaptado (la otra es A star is born). Si bien es la mejor oportunidad que ha tenido Lee de ganar un Oscar, los votantes probablemente decidan que darle el de guion sea suficiente.

La favorita

A favor: La comedia monárquica del director Yorgos Lanthimos está empatada con Roma como el filme con más nominaciones. Al igual que BlacKkKlansman, es una de las —apenas— nominadas por dirección, guion y edición. Además de Olivia Colman, nominada a mejor actriz, Emma Stone y Rachel Weisz fueron reconocidas con nominaciones a mejor actriz de reparto. Como los actores componen el mayor porcentaje de miembros de la academia, es importante tenerlos del lado de una película.

Si La favorita logra ganarle a Roma este domingo en los premios Bafta, la versión británica de los Oscar, significará que hay mucho respaldo entre los británicos de la academia, también numerosos, como para que pueda ganar el 24 de febrero.

En contra: La película ganó en los Globos de Oro hace poco y también triunfó en la premiación del Sindicato de Editores, pero no ha tenido una victoria más contundente como para pensar que su Oscar sea factible.

Black Panther

PUBLICIDAD

A favor: Si los Oscar quieren premiar a un filme que ya triunfó con el público, no hay mejor elección. La película de Marvel fue un fenómeno en las taquillas globales, y tiene suficiente contenido del mundo real como para apaciguar a quienes no quieran premiar un filme de superhéroes fantasioso. Es clave que Black Panther ganara el galardón a mejor elenco del Sindicato de Actores. Su protagonista, Chadwick Boseman, dio un muy buen discurso sobre el reconocimiento a los intérpretes negros que, sin duda, muchos votantes de la academia recordarán cuando se abra la votación (deben mandar sus boletas entre el 12 y el 19 de febrero).

En contra: Si llegase a ganar sería un gran Momento (sí, con mayúscula). Sin embargo, es muy difícil que eso suceda: Black Panther no tuvo nominaciones para su director, Ryan Coogler, su guion, y tampoco para ninguno de sus actores.

A star is born

A favor: En el papel, ninguna de las otras nominadas se acomoda mejor con los Oscar como A star is born. Al igual que ganadoras recientes como Birdman y El artista, es un filme con buenas reseñas que, básicamente, se trata de Hollywood. Además, a diferencia de esas dos, A star is born fue un éxito de taquilla.

En contra: Reemplazar el grito triunfal de Lady Gaga en Shallow por un trombón desafinado es una buena analogía para entender cómo le ha ido a A star is born en la temporada de premios. No ha logrado ganar en varias de las nominaciones en la que parecía ser favorita. De hecho, el Sindicato de Directores ni siquiera premió a Bradley Cooper en la categoría de director primerizo, sino a Bo Burnham por Eighth Grade. A estas alturas, parece que los Oscar podrían establecer una categoría pensada solo para Nace una estrella y que, aún así, la ganaría Roma.

El vicepresidente

A favor: No hay que descartar la oscura biopic de Adam McKay sobre el exvicepresidente estadounidense Dick Cheney. Es de las pocas que consiguió nominaciones en dirección, guion y edición. Además, al igual que La favorita, la rama de actores reconoció a tres de los protagonistas, Christian Bale, Amy Adams y Sam Rockwell. Si los liberales de la academia quieren mandar una señal de rechazo a los republicanos en Washington, El vicepresidente es la manera más obvia de hacerlo.

En contra: Las reseñas y la taquilla no fueron particularmente buenas.

Bohemian Rhapsody

A favor: La película autobiográfica de Queen es un fenómeno global que claramente encantó a los votantes de la academia. Aunque es muy difícil pensar que el mayor premio de Hollywood se lo van a dar a una película dirigida por Bryan Singer —despedido del rodaje cuando estaba casi terminado—, no es tan difícil pensar que se lo darían al productor, Graham King, a quien muchos en la industria respetan por rescatar algo que parecía condenado.

En contra: En la era de #MeToo, ¿va realmente la academia a premiar una película después de las varias acusaciones de abuso sexual a menores en contra del director despedido que publicó The Atlantic? (Singer dijo que el reportaje es una “artículo de calumnia homófobo”). La categoría de mejor actor principal les da una salida fácil a los aficionados de Bohemian Rhapsody en la academia: una manera respetable de reconocer el filme por medio del protagonista, Rami Malek.


©The New York Times 2019