¿Qué sucedió en Charlottesville?

El sábado 12 de agosto de 2017 hubo un ataque terrorista en Charlottesville, una pequeña ciudad universitaria en el estado de Virginia, al sur de Estados Unidos. Un hombre de 20 años llamado James Alex Fields condujo su automóvil contra una protesta antifascista y asesinó a la activista Heather Heyer, de 32 años, e hirió a al menos treinta y cuatro personas más.

El ataque terrorista de Fields fue el epítome de la violencia de ese fin de semana en Charlottesville. La noche anterior, el viernes 11 de agosto, cientos de militantes de grupos de la alt-right (derecha alternativa, un eufemismo para agrupar a los grupos fascistas, ultraconservadores, supremacistas blancos y neonazis estadounidenses) llegaron a Charlottesville para participar del encuentro Unite the Right, y para protestar la remoción de una estatua del general Robert E. Lee, líder del ejército confederado y esclavista en la Guerra Civil de los Estados Unidos, de un parque del pueblo de cerca de 50 mil habitantes.

Esa noche entraron al campus de la Universidad de Virginia y rodearon una estatua de Thomas Jefferson, mientras gritaban “You will not replace us” y “Jews will not replace us”. Al día siguiente tenían previsto participar del mitin Unite the Right en el parque de la Emancipación (que hasta junio de 2017 se llamó parque Lee). La mañana del sábado, los ultraderechistas salieron al parque pero las autoridades locales habían ya declarado que el evento era ilegal. Esto no impidió que chocaran con los contramarchantes, lo que produjo peleas, golpizas y obligó al gobernador de Virginia a declarar un estado de Emergencia. A la una y cuarenta de la tarde, Fields atropelló con su auto a un grupo de contramanifestantes que marchaba cerca del parque de la Emancipación, asesinando a Heyer e hiriendo a otros. Después del crimen, el gobernador de Virginia pidió a los ultraderechistas que se fueran del estado.

¿De dónde nacen las consignas de la ultraderecha estadounidense?

Las consignas que gritaban los neonazis el fin de semana en que Fields asesinó a Heyer, tienen raíces nacionalistas y nazis. El grito de “You will not replace us” y  “Jews will not replace us” utiliza el You(Ustedes) y el Jews (los judíos) como una forma de expresar su temor de ser  reemplazados por las minorías étnicas (judíos, negros, musulmanes, latinos) que, según la alt-right, están tomándose el país. El concepto nace como una reivindicación de la identidad blanca, supuestamente venida a menos por la inmigración y el multiculturalismo. Aunque es probable que los ultraderechistas estadounidenses no lo sepan, el concepto no tiene orígenes norteamericanos, sino franceses. Fue acuñado por Renaud Camus, un “filósofo sumamente controversial” según la periodista Sarah Wildman de Vox.

Después del fin de semana de violencia en Charlottesville, Wildman entrevistó a Camus. En la entrevista, Camus dice que comprende el sentimiento “antiremoción” de muchos manifestantes de la alt-right, pero que si son “nazis y/o antisemitas, o si atacan, estoy por supuesto en contra de todo eso, y no puedo decir que estén inspirados por mí”. Según el creador de esta corriente, la mezcla es una amenaza para todas las razas del mundo. Preguntado sobre cuál es la que mayor riesgo vive, Camus dijo “probablemente la blanca, que es por mucho la menos numerosa de las ‘razas’ clásicas. Por los privilegios que ha disfrutado, ha sido —por decirlo de alguna manera— la aristocracia del mundo”.

PUBLICIDAD

La otra consigna cantada por los manifestantes era “blood and soil”, una traducción inglesa de la frase alemana “blut und boden”, uno de los lemas del Tercer Reich nazi. El slogan fue acuñado por Richard Walther Darré en un libro llamado Una nueva nobleza basada en la sangre y en el suelo, y fue adoptado por el régimen nazi como uno de los conceptos fundamentales de la Alemania hitleriana.