sinmuertosnohaycarnaval.png

Hace unos años, el actor y guionista Andrés Crespo le presentó un guión al director Sebastián Cordero. Habían terminado de grabar Pescador. Cordero lo leyó, se apasionó por el proyecto, y empezó el largo proceso que terminará con el estreno de Sin muertos no hay carnaval en el Ecuador. Ahí empezó el largo proceso que terminará con el estreno de la película en el Ecuador. En uno de esos momentos, había que traducir el guión a imágenes, y para eso Cordero encargó unos storyboards. Aquí cuenta cómo él, y Pedro Benalcázar, el dibujante de los storyboards de la película abordaron esa tarea. Dice Sebastián: 

Para un director de cine, el storyboard es el primer momento donde traduces el guión a imágenes. Sentarte con un dibujante y describirle plano por plano cómo te imaginas la película es un momento en que enfrentas la mecánica de tu narrativa visual: ves si lo que describes se está contando correctamente en imágenes o no. Es una forma de concretar y aterrizar ideas para poderlas producir logísticamente.

Cuando vas a montar una escena, se habla frecuentemente de cómo se la va a resolver visualmente. ¿La vas a trabajar con muchos cortes o vas a usar un plano continuo? ¿Lentes largos, angulares, o una combinación? ¿Cómo vas a jugar con los valores de plano? Cada plano debe aportar información nueva, sin redundancias, y en el storyboard se evidencia si todos los planos cumplen con su propósito.

No suelo dibujar la película entera porque conozco mi manera de trabajar, y me gusta estar abierto a ideas nuevas y valiosas sobre la marcha, algunas inclusive en el momento mismo de rodar. Sin embargo, utilizo storyboards cuando debo comunicar algo a un equipo que va a trabajar con precisión.

En el caso de Sin Muertos No Hay Carnaval, dibujamos:

PUBLICIDAD

— escenas de muchedumbres en el estadio, para diseñar una estrategia de organización y logística de extras, que nunca parecían ser suficientes.

— escenas de violencia física, que necesitaban ser coreografiadas.

— escenas de logística complicada, que debían comunicarse claramente a todo el equipo.

 

La escena 13 de Sin Muertos No Hay Carnaval es un momento de confrontación y pelea física entre Celio (Diego Cataño) y Terán (Andrés Crespo). Sucede bastante temprano en la historia, y es el único momento donde se juntan casi todos los personajes de la película. Hay muchos extras, y era importante definir en qué planos se vería a toda la gente y en qué planos aislaríamos a  los personajes. En base a eso pudimos organizar el día de rodaje y optimizar los momentos donde teníamos a todos los extras. Por otro lado, la escena gira alrededor de una golpiza en unas gradas (donde los personajes resaltan por sobre la muchedumbre), la cual debía ser coreografiada para minimizar riesgos (las gradas representaban un peligro de caída para los actores y para el equipo de cámara).

El storyboard es una manera de saber que todos estamos filmando la misma escena, y en momentos complicados se convierte en un mapa esencial.

 

Pedro Benalcázar, el dibujante de los boards explica cómo concibió las tiras: 

El proceso empezó visitando la locación: ya había recibido el guión y apenas lo había chequeado sin llegar a profundizar los textos de aquella escena, por lo que no tenía claro quienes subirían o bajarían por las gradas de aquel pasillo interno del estadio. Mientras hacía unos ligeros garabatos del sitio podía escuchar a Sebastián hablar con su equipo de producción sobre los probables puntos de vista y un sinnúmero de detalles que para mí no sonaban nada familiares: era como si estuviesen hablando en otro idioma. Ya en casa, reordenando los apuntes obtenidos y leyendo enteramente el guión todo cambió de forma y tomó sentido: ahora sí tenía clara la película.

Storyboard de la película Sin Muertos no hay Carnaval

Como parte del proceso, tengo la costumbre de realizar una vista de planta de la locación, esto de alguna manera  me ayuda a entender el fondo que acompañará al personaje en cada una de las tomas a ilustrar.

Storyboard de la película Sin Muertos no hay Carnaval

Durante las primeras conversaciones en las oficinas de Carnaval Cine se descartó la opción de presentar el storyboard final en digital, como es común a nivel publicitario. Se optó por el estilo tradicional, de la vieja escuela, donde la textura del lápiz provee vida y forma a una tenue e indescifrable hoja en blanco.

Storyboard de la película Sin Muertos no hay Carnaval

En los primeros garabatos lo primordial era definir el nivel de cámara o nivel de plano, la acción o postura del personaje. En esta etapa todo es muy espontáneo, exento de detalles, y la estilización no tiene cabida. Para diferenciar prendas, escenarios o alguna que otra señalética utilicé además del lápiz tradicional, uno de color naranja, un lápiz bicolor azul-rojo y un resaltador color verde —herramientas infaltables en todo el proceso. En la presentación del arte final algunos trazos a lápices fueron reemplazados por marcadores y para insinuar algo de volumen adicioné unos ligeros tonos acuarelados.

Storyboard Sinmuertosnohaycarnaval

Todas las escenas tienen su esencia especial y ésta me agradó muchísimo dibujarla por el clima que encierra: grupo de hinchas, alegría, disgusto, rabia y enfrentamiento, todo envuelto en una atmósfera dinámica de principio a fin. Dicho de otra manera: disfruté de cómo se armó el “zafarrancho”.

Storyboard Sinmuertosnohaycarnaval4

Dibujar las escenas del storyboard de “Sin Muertos No Hay Carnaval” ha sido un proceso divertido, de aprendizaje: una experiencia enriquecedora y única.

Storyboard de la película Sin Muertos no hay Carnaval

Bajada

El director de la película y su dibujante cuentan el proceso de traducción del guión a las primeras imágenes

Fotos Body

storyboard-sinmuertosnohaycarnaval1.jpg

Fotos Body

storyboard-sinmuertnosnohaycarnaval2.jpg

Fotos Body

storyboard-sinmuertosnohaycarnaval3.jpg

Fotos Body

storyboard-sinmuertosnohaycarnaval.jpg

Fotos Body

storyboard-sinmuertosnohaycarnaval4.jpg

Fotos Body

storyboard-sinmuertnosnohaycarnaval5.jpg