Lenín Moreno ha vuelto a mover sus fichas. El ex vicepresidente del Ecuador ha escrito una dura autocrítica al movimiento de Alianza País que más parece un preámbulo de anuncio para candidato a la presidencia de la república.

El documento está genialmente diseñado a través de veintitrés puntos —no quince como señala la noticia de Ecuador Inmediato, dado a un error dentro de la carta (del punto 19 no sigue al 20 sino al 12)— que cumplen tres funciones fundamentales, además de crear la línea de comunicación de promesas de campaña. Primero, garantiza el apoyo de las bases de Alianza País. No olvidemos que el 22 de febrero escribió otra carta ratificando su apoyo a Rafael Correa. Segundo, crea un punto de quiebre claro con la administración actual cuya popularidad se ha venido abajo. Tercero, hace referencia a un sinnúmero de ideas liberales dirigiéndose además a varios grupos que están “emputados” con el gobierno de Correa. Esto último le permitiría ganar votos si en campaña su compromiso con ellos resulta creíble. Por esto, no es raro que esté utilizando los argumentos de la oposición sin alejarse de forma fundamental de su base. Se aleja del concepto “no soy monedita de oro para caerle bien a todos” de Hugo Chávez, que es tan presente en los líderes del socialismo del siglo XXI, para acercarse a una retórica de unidad como la que usó Barack Obama —en sus épocas de senador— en su discurso del 2004 en el que apoyó a John Kerry, ex candidato demócrata a la presidencia, o como la que usó Mauricio Macri en su primer discurso al asumir la presidencia de Argentina en el que habló de unidad entre todos los sectores y criticó las actitudes de su predecesora.

Esta retórica de unidad, usada hoy por Lenin, le ha costado elecciones y popularidad a Correa. Por eso la expresión Correa durante el discurso de Macri fue la misma durante la transmisión en vivo del debate para la alcaldía de Quito entre Mauricio Rodas y Augusto Barrera genialmente preparado por Jaime Durán Barba, que igualmente colaboró con Macri en su campaña presidencial.

                 

 Correa en posesión de mando Macri, dic 2015                                                                        Correa en debate Rodas-Barrera, feb 2014

De hecho, el primer enfrentamiento entre Macri y Correa no tardó en llegar, y representa una manifestación del debate ideológico y de sus representantes que se planteaba ya en el 2003 entre Macri y Chávez.  El presidente argentino, en estos años, ha aprendido a moderar su discurso. Hoy lo llaman de centro derecha. Lenin hoy trata de hacer lo mismo. Se presenta en esta carta como alguien de centro, como alguien que escucha a la población y a los sectores productivos para reactivar nuestra economía.

PUBLICIDAD

Estas son las frases que, en mi opinión, son clave entre todas las otras de su discurso:

Tenemos la enorme ventaja de partir de un país transformado por nuestra revolución. 

Reafirma su posición como candidato de Alianza País. La pregunta aquí es ¿qué tan responsable es Lenin de los aciertos y errores del movimiento?

¿Debemos preguntarnos qué nos ha alejado de algunas organizaciones de mujeres?

Aquí Lenin, como en las siguientes dos preguntas que plantea, tiene dos objetivos. Primero sacudir y generar debate dentro de Alianza País. Segundo, reintegrar a diferentes bloques con gran poder de movilización sea por principio o por necesidad. Con esta pregunta en particular sabe que por más que se ha avanzado en el gobierno de Correa en temas de equidad de género todavía existe mucha desigualdad, inclusive muchas de las medidas adoptadas por el gobierno actual pueden ser consideradas tokenistas e insuficientes. Prueba de esto es el Informe Sombra, documento creado por la Coalición Nacional de Mujeres, que fue entregado al Comité de la CEDAW en enero del 2015.

¿Qué nos ha alejado del movimiento indígena? 

El 7% de la población de Ecuador es indígena, según Cepal, y es un grupo demográfico importante que puede definir una elección. Por más que la CONAIE no represente a todos los indígenas de nuestro país, actualmente se encuentra alejado del actual gobierno. ¿Logrará que se sumen a su proyecto en caso de lanzarse?

¿Qué nos ha alejado de organizaciones ecologistas?

Con esta pregunta aborda vagamente el delicado tema de la decisión de explotar el Yasuní, que le ha costado popularidad al movimiento de Alianza País, sobretodo entre grupos ecologistas luego de echarle la culpa otros eximiéndose de responsabilidad, diciendo que el mundo nos falló. Aquí la pregunta es qué tan factible es dar vuelta atrás  a este proyecto cuando toda la infraestructura para su explotación ya está funcionando y los trabajos para extraer el primer barril del ITT arrancaron.  ¿Qué peleas y en qué frentes va a decidir pelear?

“Debemos profundizar la revolución Agraria”

Aquí se refiere al sector primario de nuestro país, el cuál no ha logrado desarrollarse en estos años porque todavía falta el desarrollo de políticas productivas a través de incentivos y  la diversificación de exportaciones. Supuestamente los ejes que han diseñado la política productiva del país en esta administración han sido: la diversificación productiva, la generación de valor agregado a los productos existentes, la sustitución selectiva de importaciones y el mejoramiento de productividad en insumos exportables. Se han hecho esfuerzos para implementar políticas a través de estos ejes pero la realidad es que el Ecuador sigue siendo una economía extractivista y todavía hay campo para expandir nuestra producción (de forma sustentable espero).

200 mil adolescentes se gradúan cada año llenos de ilusiones…debemos llegar a ellos y ofrecerles claras opciones de vida.

No solo habla de los becarios de excelencia, que tanto ha circulado en las redes sociales —luego de que un ex becario le dijo al Presidente, en la sabatina, que volvió hace seis meses de Estados Unidos y aún no tiene trabajo— sino que lo expande a todos los graduados. Justamente, como dice Juan Pablo Chauvin, para que el aumento en el acceso a la educación se traduzca en mejores ingresos, la economía del lugar debe ofrecer oportunidades para aplicar lo aprendido y transformarlo en producción.

Cada una de las ideas de la carta tienen su público objetivo. Un candidato a la presidencia de la república no se enfoca a un solo nicho de la población. Un candidato a la presidencia de la república es un producto de consumo masivo. Y Lenin lo sabe y lo ha demostrado con mensajes enfocados a diferentes sectores de la población logrando agrupar la mayor cantidad de colectivos con un solo ejercicio.

Con sus comentarios anteriores, Lenin aseguraría los votos de los seguidores de Alianza País. Con las siguientes frases, hace un punto claro de quiebre con la administración actual. Y no es raro que esta carta se publique luego del anuncio del proyecto de Ley Orgánica para el Equilibrio de las Finanzas Públicas, que llegó la noche del miércoles al Legislativo cumpliéndose así el “paquetazo” anunciado por el presidente Rafael Correa el pasado 18 de marzo.  La gente está enfadada y el jueves 7 de abril habrá protestas, quizás de las más grandes contra el gobierno de Correa en la ciudad de Quito.

El país requiere de un amplio acuerdo nacional por el empleo y la producción

El Estado ha instalado una infraestructura sobre la cual le corresponde ahora operar al sector privado. Debemos activar las inversiones… y son nuestros empresarios y emprendedores… quienes deben convertirse en el motor central de la transformación productiva que demanda el Ecuador”

Estado no excluyente de un rol más protagónico… en esa sociedad del pequeño, mediano y grandes empresarios….nueva relación Estado-Sociedad, que debemos construir en el próximo periodo de gobierno.

De qué próximo período habla si parece que él es la última carta que tiene Alianza País si en verdad quieren ganar estas elecciones. Su carta también tiene un tono ambiguo que es clave en su discurso, como esta:

Debemos evaluar nuestras políticas en la Amazonía.

Dice que va a evaluar pero no explica cómo lo va a hacer sino que deja abierta a la interpretación del lector. Lenin habla en plural como líder indiscutible del grupo.

Solo queda ver si la disciplina partidista caerá sobre él cómo cayó sobre Fernando Bustamante, una pieza clave que trabajaba detrás de escenas, o simplemente Alianza País se dará cuenta que no pueden disciplinarlo.

Otra idea descabellada pero posible en el show político de nuestro país es que Correa desee que Alianza País pierda para echarle la culpa de todos los errores de la administración actual a la próxima administración, cosa que le permitiría volver como héroe en el 2021.

Solo queda que Lenín responda unas preguntas, dada las encuestas y su popularidad es seguro que pasa a segunda vuelta. ¿Está acaso preocupado por su popularidad en la segunda vuelta?  ¿Cree que Lasso puede ganarle? ¿Por qué no le ahorra a Alianza País el dinero que están gastando en la campaña de Glass?

Y finalmente ¿qué día va a anunciar formalmente una campaña que ya es un secreto a voces?