5005616901_1be6a3784b_o.jpg

En enero de 2016 comenzó la segunda etapa —de dos—, para incrementar la producción cafetalera del país con el Proyecto de Renovación de la Caficultura Ecuatoriana, iniciado en 2011. El objetivo del proyecto, según el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP), es elevar la producción y exportación de café ecuatoriano de las variedades robusta —usada para soluble— y arábigo —de mayor calidad y precio. Durante el Enlace Ciudadano 464, el vicepresidente del Ecuador Jorge Glas, dijo sobre este proyecto que en dos años buscan sustituir el 50% de importaciones de café robusta y añadió que “importamos como 130 millones de dólares de café desde Vietnam, café que puede ser cultivado en el Ecuador”. Pero su declaración es falsa: según datos del Ministerio de Comercio Exterior Ecuador importó 41,36 millones de dólares en café, té y especias desde Vietnam en el 2015. Es decir, la importación de café es inferior a los 41,36 millones. Incluso, si es que se sumaran las importaciones de los otros ocho países de donde se  importan estos productos, la cifra no llega a los 130 millones que dijo Glas: en 2015, Ecuador importó 68,78 millones dólares en total. Lo que sí es cierto de su declaración es que la cifra ha disminuido en los últimos cinco años y que este tipo de café puede ser cultivado en el país. 

 

 

PUBLICIDAD

En Ecuador, el café robusta representaba el 22%y el arábigo el 78% de la producción nacional hasta el 2014. Estas dos variedades y el café soluble son productos de exportación ecuatoriano y, según el MAGAP, Ecuador es el único país del mundo que exporta más café soluble que en grano. Esto lo posiciona en el tercer lugar en la región en exportaciones de este producto —después de Brasil y Colombia—, y en el cuarto puesto a nivel mundial. Sin embargo, ya que exporta más café soluble que en grano, la producción ecuatoriana no alcanza a satisfacer las demandas para exportación de la industria de café soluble, por lo que se tiene que importar de varios países.

 

 

Al utilizar café importado, Ecuador pierde cerca de un 10% de competitividad frente a países como Brasil porque el costo de producción del café soluble se eleva debido a las importaciones. Por esto, uno de los objetivos del proyecto anunciado por Jorge Glas, es fomentar la producción de café robusta para exportar más café soluble sin aumentar el precio. Y, así como lo anunció el vicepresidente, esta variedad de café sí puede ser producida en Ecuador. 

La declaración de Glas es imprecisa ya que si bien esta este proyecto se está desarrollando, las importaciones han disminuido y se puede cultivar este tipo de café, las cifras que él entregó son incorrectas.

Bajada

 

 

fuente

Fotografía de NELO Mijangos bajo licencia CC BY-SA 2.0. Sin cambios.