otilino.jpg

Yo me levanto siempre con el pie izquierdo” es el título de un testimonio que publicó en SoHo Darío Silva, el ex futbolista uruguayo. Silva, conocido por su cabello pintado de amarillo y por ser titular en la selección de su país, perdió la pierna derecha luego de un accidente de tránsito en Montevideo, en 2006. El 23 de septiembre de ese año, el entonces jugador del Portsmouth de Inglaterra salió despedido del auto tras impactar y golpeó contra un poste de luz. La fractura en la pierna era tan severa que los médicos decidieron amputar por debajo de la rodilla. En Ecuador otras carreras se vieron interrumpidas por accidentes de tránsito. El arquitecto Antonio Ubilla, estadígrafo -no oficial, pero sí legítimo- del fútbol ecuatoriano, recuerda que en 1968, el bus en que el club Everest viajaba a Quito se accidentó, y que ahí murieron el volante Víctor Espinoza y el arquero suplente. Han pasado más de cuarenta años, y otros dos futbolistas ecuatorianos han perdido la vida en accidentes de tránsito: Otilino Tenorio y Carlos Muñoz. Derlis Florentín, delantero paraguayo que jugó en Barcelona en la temporada 2006, murió en marzo de 2010 también al chocarse en su auto. También ha habido otros casos que terminaron en cárcel, que acabaron con carreras o en los que el futbolista salió airoso, como Iván Hurtado, que sufrió una lesión cervical. A continuación, un repaso por los jugadores ecuatorianos que han sufrido accidentes.

 

Bajada

Un recuento de futbolistas ecuatorianos en accidentes de tránsito.