cuantos-somos_llanos.jpg

El sábado 24 de enero, el presidente Rafael Correa lanzó la más reciente iniciativa digital de la Revolución Ciudadana: somosmas.ec, una red social para contrarrestar las críticas e insultos que recibe el gobierno en Internet. Tiene como premisa “defender la verdad en las redes sociales”. Somos+ dice buscar la participación ciudadana pero su fin parece –en realidad– todo lo contrario.

La campaña –al terminar este artículo– contaba con poco más de 5,000 inscritos (según los diarios y participación de ciudadanos en Twitter), había generado 10,940 menciones al hashtag #somosmas y 4,968 menciones a la cuenta @somosmasec, según Topsy. De acuerdo a Trendinalia, llegó a ser trending topic el 24 de enero. Ahora, cuando analizamos la conversación generada en redes sobre el tema, vemos que la mayoría de los tuits que hablan del Somos+ son de instituciones del gobierno, funcionarios y políticos adscritos al partido Alianza País, medios de comunicación estatales y –claro– @MashiRafael. Una gran promoción del gobierno, sin duda. Pero ¿dónde están los ciudadanos que deberían apoyar? Si descontamos los tuits de todas estas identidades, ¿cuántos tuits quedan de usuarios que verdaderamente apoyan la campaña? Hay otros tuiteros que han usado el hashtag pero para criticar la iniciativa, entre ellos @CrudoEcuador, la cuenta de sátira que generó esta respuesta oficialista.

Los diez mil simpatizantes que, según el presidente Correa, deberían lanzarse como feroces espartanos en contra de los críticos del gobierno no aparecen aún. Los comentarios en la plataforma no llegan a sumar 500. Baja participación para la predicción presidencial.

Por otro lado, ¿es esta una propuesta que incentiva la participación ciudadana con un fin social o para resolver algún problema? No. La participación ciudadana debería impulsar el desarrollo local y la democracia participativa a través de la integración de la comunidad al ejercicio de la política, y Somos+ no lo hace. Citemos algunos ejemplos que sí logran cumplir este reto en la Red: Wikipedia –que podría ser el caso más simple– es construida por millones de ciudadanos cada día. Otro caso de un fin social de participación ciudadana es el blog español 15mparato, que tenía como objetivo llevar a los tribunales a un directivo corrupto de Bankia, uno de los principales bancos de España. El trabajo que realiza Greenpeace en Internet cada vez que quiere lograr que una empresa pare con una mala práctica de negocio, es otro ejemplo de como la participación ciudadana se hace presente para fines positivos y en bien de la sociedad.

Somos+ busca, simplemente, que un grupo de ecuatorianos se enfrente a otro (los que al parecer son menos) para lograr un fin político. Esta nueva red social pretende convertirse en el bastión de la verdad en las redes ecuatorianas, pero en lo que se convertirá es en un juzgado informal, donde decenas atacarán a unos pocos que tuvieron la mala idea de criticar al gobierno y de sobrepasarse con amenazas o insultos al presidente de Ecuador. Si esas amenazas e insultos no son aceptables, se deberían procesar legalmente –como dijo el presidente que se hace en Estados Unidos– pero no deben, en ningún caso, ser llevadas a un paredón público. Aprobarlo es como aprobar un linchamiento en la plaza de un pueblo.

PUBLICIDAD

La concepción de una idea colaborativa está totalmente deformada. La estrategia utilizada es un disparate: lo mejor que podría sucederle es que pase desapercibida, pero podría terminar por jugarle en contra al Presidente, cuya imagen se verá deteriorada. Basta ver el tuit de la BBC de Londres para imaginarse en la burla mucho mayor en que podría terminar todo esto.

Mientras tanto, @CrudoEcuador –la cuenta que el presidente Correa hizo famosa—, ha generado nueve veces más menciones que Somos+ desde su lanzamiento. Algo tiene que cambiar en la estrategia de comunicación digital y la comunicación en general de Correa, que por cierto es uno de los presidentes más activos en las redes, y eso es destacable en un líder latinoamericano. 

Bajada

(O por qué es un error enfrentar a los ecuatorianos en las redes)