entrevista_bonilla._portada.jpg

¿Fueron Alianza País  y  su candidata, Viviana Bonilla, derrotados en Guayaquil en la contienda electoral del 23 de febrero?

Un razonamiento va así: grosso modo, toda derrota se mide no tanto por sus resultados finales, como por el incumplimiento de expectativas y metas trazadas de antemano. Alrededor de este razonamiento se ha articulado la idea de que Alianza País (PAIS) fue derrotado en Guayaquil de acuerdo a sus propias expectativas y metas. Esa lectura se hace toda vez que (a) se invirtió un capital político y económico mayor en comparación con la elección del 2009 con María Duarte y, sin embargo, no se logró vencer a Jaime Nebot, y (b) el escenario más pesimista apuntaba a sacar al menos mayoría en el concejo cantonal y, sin embargo, tampoco se consiguió y la alianza Partido Social Cristiano-Madero de Guerrero (PSC-MG) tendrá incluso dos más (diez en total) en comparación con el 2009.

PAIS ha intentado matizar esas conclusiones diciendo que (1) Viviana Bonilla sacó el porcentaje más alto que cualquier otro candidato que haya competido –desde 1992– con el PSC para la dignidad de alcalde; (2) Sostiene, además, que si bien pierde en Guayaquil, a nivel de Guayas se conseguiría (van a repetirse elecciones en Pedro Carbo y en Lomas de Sargentillo) catorce, y el PSC-MG tan solo seis de un total de veinticinco alcaldías; (3) Ha reconocido errores señalando que existieron (a) debilidades en cuanto a estrategia, como no formar alianza con AVANZA, producto de (b) problemas internos de su organización política, como sectarismo  y como la no consolidación de bases luego de siete años de haber tomado el poder.

El PSC-MG desestima lo anterior enfatizando (a) las victorias recurrentes e indiscutibles desde 1992, que se refrendan con los resultados de esta contienda tanto en alcalde como en la composición del concejo cantonal, y (b) señalando que continúan siendo la primera fuerza política de Guayas, dado que el número total de votos en los cantones en que han salido victoriosos supera al correspondiente al total de las 14 alcaldías que ganaría PAIS.

PUBLICIDAD

Todas estas lecturas son válidas dependiendo de cómo se calibren los lentes analíticos. En el presente texto se aportará una lectura adicional que ha sido en cierta medida olvidada por PAIS: si se considera y se retoma el discurso de los invisibilizados que la candidata Bonilla intentó posicionar como mensaje vertebrador del apoyo electoral, ¿hasta qué punto se matiza o se refrenda la lectura de la pérdida de PAIS en Guayaquil? La respuesta a esta pregunta ayudará, como corolario, a iluminar los posibles caminos para la preparación de terreno o fortalecimiento de bases que podrían tomar o PAIS o el PSC-MG pensando en las futuras elecciones seccionales.

 

II. Discursos y propuestas de Viviana Bonilla y Jaime Nebot

Las propuestas de campaña de Viviana Bonilla partieron de la deslegitimación de los veintiún años de administración socialcristiana, haciendo énfasis en la deuda social –en cuanto a inversión pública– y los escasos logros alcanzados en más de una década.

Partiendo de un diagnóstico sectorizado de la ciudad, la candidata de PAIS reveló cifras distintas a las proporcionadas por el PSC-MG (quienes, vale señalar, en su plan de trabajo no mostraron ninguna cifra o indicador relevante), y puso en evidencia la falta en la dotación de servicios básicos dentro de las zonas de Los Esteros, Malvinas, Isla Trinitaria, Nueva Prosperina, Monte Sinaí, entre otros.

De esta manera, Bonilla se encargó de introducir en discurso una figura, los “invisibilizados”, en la gestión socialcristiana, que serían los sectores prioritarios con los que trabajaría en caso de ganar la alcaldía. Sin duda inspirada –al menos en parte- en aquel poema de Galeano “Los nadies”, la candidata hizo énfasis en la justicia social y equidad necesarias tras más de dos décadas del PSC en el poder. Y bajo el lema “Guayaquil para todos”, la candidata consolidó la crítica hacia la regeneración urbana y al abuso de poder contra los informales.

Por su parte, Jaime Nebot, conforme consta en su plan de trabajo, no presentó ninguna propuesta nueva y varias de las secciones de su plan de trabajo 2014-2019 fueron copias de sus planes anteriores. La idea a posicionar fue la de perfeccionar su ya exitoso modelo de administración, legitimado por distintas instituciones a nivel internacional. Así, su discurso de campaña se centró en la obra pública realizada en sus trece años de administración, e hizo énfasis en la regeneración urbana, la construcción de parques de agua y otros centros de esparcimiento dentro de las zonas populares, cobertura de alcantarillado, entre otros.

Al mismo tiempo, presentó proyectos emblemáticos para la ciudad, como la construcción de un nuevo aeropuerto, el cumplimiento del 100% de cobertura de agua potable, el continuo dragado del puerto, así como acciones de entrega de “tablets para cada bachiller” de la ciudad.

¿Cuáles fueron los resultados?

III. Resultados parroquiales: comparación 2009 y 2014

La candidata Bonilla logró ganar, como lo hiciera en el 2009 María Duarte, en tres de las cinco parroquias rurales: Juan Gómez Rendón, Puná y Tenguel, como se muestra en la Tabla 1. PSC-MG mantiene su victoria en Posorja y El Morro. En este sentido mismo, las votaciones generales de las parroquias urbanas muestran al candidato Nebot como ganador indiscutible.

Tabla 1. Resultados alcalde por parroquia, 2009-2014

Sin embargo, ¿cómo varía este apoyo electoral, visto por parroquias, entre 2009 y 2014? Lo que muestra la Tabla 2 es que el apoyo al candidato Nebot ha disminuido en todas las parroquias urbanas y rurales (excepto en Juan Gómez Rendón) desde el 2009 y, en el caso de PAIS, su apoyo electoral ha aumentado en todas las parroquias urbanas y rurales de Guayaquil.

Así, por ejemplo, si en el 2009 PAIS obtuvo el 28.94% de votos en Ximena, en 2014 pasó a 42.14%, un aumento de más de trece puntos. Similar en Pascuales, en 2009 PAIS sacó 37.17% que remontó a 48.96% en estas elecciones. En el caso de Chongón, que si lo retiramos de Tarqui (en donde hoy se lo incluye), el apoyo pasa de igual manera de 47.81% en 2009 a 62.64% en 2014.

Tabla 2. Variación resultados alcalde, 2009-2014

Es posible, a más de este ejercicio de contraste con la contienda anterior, realizar una mirada más a detalle para comprender este aumento del apoyo electoral a PAIS.

IV. Zonas y barrios: ¿en dónde gana Viviana Bonilla?

Si se realiza un análisis ya no por parroquias sino por zonas y barrios, es posible encontrar que el mensaje vertebrador de la candidata Bonilla tuvo acogida precisamente en lugares de la ciudad con necesidades mayores (en negativo: en peores condiciones). Como se muestra en la Tabla 3, Bonilla gana en la Isla Trinitaria, el Guasmo Sur (con la Cooperativa Unión de Bananeros considerada la zona más peligrosa de toda Guayaquil), la precooperativa Guayas y Quil, Bastión Popular, El Paraíso de la Flor-El Fortín, Flor de Bastión, Colinas de la Florida, Consuelo y Lomas de la Florida.

Tabla 3. Zonas y barrios en donde ganó la candidata Viviana Bonilla, 2014

Más aún, el mérito del mensaje de invisibilizados de Bonilla se refrenda de manera más robusta si se considera que la Isla Trinitaria, Bastión Popular, El Paraíso de la Flor-El Fortín y Colinas de la Florida, fueron zonas en donde el PSC-MG ganó en el 2009 con porcentajes por encima del 51%. Como se muestra en la Tabla 4, dicho apoyo disminuye considerablemente a favor de PAIS.

Tabla 4. Zonas y barrios marginales, 2009-2014

V. Conclusiones

Los bastiones electorales del PSC-MG se encuentran dentro de los barrios urbano-marginales más antiguos de la ciudad, como Mapasingue o los suburbios oeste y suroeste, en los cuales se ha podido evidenciar cierto tipo de trabajo municipal. Sin embargo, gran parte de las zonas en donde PAIS obtiene mayor apoyo electoral corresponde a los asentamientos irregulares más recientes –y por ende con mayor precariedad– conformados en la década de los ochenta hasta aquellos asentamientos creados en el 2005.

En cuanto a las parroquias rurales, el PSC-MG dice destinar más dinero que el correspondiente de acuerdo al número de habitantes en estos sectores, implementando con esos recursos ciertas obras estéticas de restauración y  conservación. Empero, los resultados evidencian una inconformidad con respecto al tipo de administración implementada a nivel rural, procesado electoralmente en el apoyo de tres de cinco parroquias a PAIS.

Es así que la derrota cobra de la candidata Bonilla cobra ciertos matices, si se considera por una parte el grupo objetivo al cual fue dirigida su campaña electoral, en donde cierta parte de los invisibilizados de las zonas rurales, de Pascuales y de otros sectores urbano-marginales optaron por una nueva propuesta política que les planteó una reivindicación de sus derechos y oportunidades.

Por otro lado, no son menores las variaciones de los resultados entre 2009 y 2014. En un momento en donde PAIS realiza un gesto de mea culpa y se plantea construir en serio una organización política, puede esperarse que en Guayaquil pase por fortalecer las bases en las zonas en donde han tenido mayor apoyo (todas ellas, populares y sin duda invisibilizadas), y crearlas en los lugares en donde han obtenido el menor apoyo electoral. En el caso del PSC-MG, queda por verse hacia dónde dirigen sus esfuerzos considerando que han obtenido menor apoyo electoral en todas las parroquias urbanas y rurales (excepto en Juan Gómez Rendón) con respecto al 2009, de importancia si se consideran las futuras elecciones en las cuales su candidato ganador, Jaime Nebot, ya no podría participar.