600-balda.jpg

@ElMediodia

Por lo regular el proyecto “Huecas Pepa de Guayaquil” se ejecuta de acuerdo a un mapa en el que constan registradas las recomendaciones de locales de comida popular realizadas por lectores y conocidos. A pesar de ello, de vez en cuando vale lanzarse a la aventura y, sin referencias previas, probar algún platillo nuevo en un sitio anteriormente desconocido.

Este sábado me planteé un desafío así. Por motivos personales debía realizar algunas diligencias en la zona oeste de la ciudad -del centro hacia el sur- por lo que decidí sondear el área y estar atento al entorno en cada una de mis paradas.

En mi primera parada, a la altura de la calle Los Ríos y Ayacucho, me encontré con dos locales vecinos, uno de encebollado y otro de caldo de salchicha. Debo confesar que los hallé más por olfato que por observación; el aroma de la salchicha recién hecha se abrió paso hasta mi ubicación y me jaló de las narices. Una buena guía de discriminación inicial es la afluencia de comensales al restaurant en cuestión, y si el sitio de encebollado estaba casi vacío, el de caldo tenía en cambio una nutrida concurrencia. Me aprestaba a ingresar al lugar cuando me pegaron un grito para avisarme que mi diligencia estaba completa. Resolví completar mis paradas y, cualquier cosa, volver a este mismo lugar que estaría a un par de minutos de viaje.

PUBLICIDAD

Mi siguiente parada fue en 10 de agosto y Asisclo Garay, justo frente al mercado oeste, lo que de plano abría un amplio mundo de opciones gastronómicas, tanto dentro del propio mercado como en sus alrededores. Mientras avanzaba la gestión, me pegué el salto al mercado con la idea de, en el peor de los escenarios, al menos comprar unas yerbas medicinales para tomarme en la tarde una buena agüita de vieja. Al mercado oeste vengo a comer un par de veces al año, usualmente por un cebiche o, en particular, por las conchas asadas –de esto último está pendiente una crónica audiovisual. En el espíritu aventurero de la ocasión, tras algunas vueltas por los locales de comidas recalé donde la señora Elizabeth, en el puesto #78, para probar el estofado de picudo que anunciaba su pizarrón. Tras una espera que no merece ese nombre apareció el plato, sencillo en su presentación, pero muy apetitoso  la vista. Basta mirarlo para saber que este estofado contiene maní en su preparación. Una papa y una buena porción de lomo de picudo son la troncha que completa la imagen –y siempre picudo, suba o baje el precio, aseguró la señora Elizabeth. Sin más preámbulo tocó meterle cuchara al estofadito, en esa gloriosa operación que consiste en desgarrar un poco del pedazo de pescado, colmar la cuchara con las salsa y acopiar encima cuanto arroz sea posible –el ají, claro está, ya había sido generosamente esparcido con anterioridad. El sabor del estofado es en algo parecido al de la salsa de una guatita, aunque de consistencia más ligera, y distintivamente mediado por el uso de algún caldo de pescado como base. Con arroz bien graneadito, como el ofrecido, es un desayuno de reyes. Al salir del mercado paré en frente a tomarme una Güitig en botella de vidrio, como debe ser, vital para refrescar el calor de la mañana guayaquileña y limpiar el paladar.

En mi última parada, en todo Ayacucho y Tulcán, me encontré con un pequeño local tienda -tipo “ventana” que me ofreció el postre líquido para cerrar la mañana, un vaso de quáker. El quáker cumplió su propósito, pero nada más. Suficiente en todo caso para cerrar una mañana interesante. El estofado de picudo no lo teníamos mapeado por ningún lado. Una grata adición al catálogo comidas de las huecas pepa de Guayaquil. Antes que se cumpla un mes volveré con un grupo de amigos.

Aprovecho para recordarles que pueden enviar su sugerencia de huecas a elmediodia@gkillcity.com. Escriban, recomienden y coordinaremos la visita para conocer el lugar.

Ficha Técnica

Nombre: No tiene. Pregunte por el puesto de la señora Elizabeth, el del estofado de picudo.

Ubicación: Mercado Oeste, puesto #78, al lado del único puesto en que venden encebollado. Lizardo García y Diez de Agosto

Horario: Todos los días en horario de mercado.

Precio: $ 3,00.

http://gkillcity.com/sites/default/files/images/imagenes/99_varias/600-Balda.jpg

Rafael Balda