1359463127001.jpg
1359463325832.jpg
1359465455610.jpg
2013-01-29_07.06.31.jpg
2013-01-29_07.41.54.jpg

@monaenbici

La primera vez que visité la estación de un tren tenía 4 años. La escuela nos llevó de paseo a la vieja estación de Durán, teníamos que conocer lo que había sido en alguna época el más grande y ambicioso proyecto de Ecuador. Lonché en medio de unas rieles oxidadas y unos vagones en descomposición. A pesar de todo, era lo máximo estar en uno de esos trenes que en alguna época se habían parecido a los que venden en las jugueterías.

No se rescata cosas del pasado por simple nostalgia, existen experiencias de antaño que vale la pena revivir. Volver a pisar la estación de Durán, casi 20 años después, y encontrar vagones rojo bermellón, relucientes, las rieles en buen estado, la estación limpia, la gente embarcando. El tren de ahora, a diferencia del tren de García Moreno y de Alfaro, no es un transporte, es una experiencia.

 

PUBLICIDAD

Desde la estación de Durán sale el tren hacia Yaguachi, ese pueblo famoso por tirar la casa por la ventana en agosto. El costo del pasaje ida y vuelta es de $10, incluye un dólar de consumo en el bar y la guianza. El tren sale de jueves a domingo a las 9h00 y a las 13h15.
También sale los feriados. A este tramo que dura casi cuatro horas, se lo conoce como “sendero de los arrozales”.

A esta estación también llegará el “tren crucero”.  José Luis Quintero, es un apasionado del tren. Lleva trabajando en el proyecto algún tiempo, lo ha visto crecer. “Es transformador ver lo que se ha logrado, lo que se ha levantado. Iniciamos queriendo construir un
sueño y ahora se está realizando”.

El tren crucero ofrece un viaje de 4 días, tres noches por la sierra y costa ecuatoriana. Este recorrido empieza en la estación Eloy Alfaro, en Chimbacalle-Quito un martes y termina en la estación de Durán un viernes. Con una visita al Parque Nacional Cotopaxi, fiestas tradicionales indígenas y gastronomía de la zona comienza con un intercambio cultural entre quien desee conocer Ecuador a través de las rieles. Durante los siguientes días se recorre paisajes de la sierra, incluyendo mítico viaje a la Nariz del Diablo.  El último día, para
finalizar el intercambio, se hace una visita a una comunidad Shuar y un viaje con la locomotora a vapor.

El precio oficial de este recorrido es de $1270,00 con un precio introductorio de $990,60 y se estima que empiece a operar en junio. El paquete incluye comida y alojamiento en hosterías seleccionadas. ¿Una cifra de cuatro dígitos para viajar dentro de Ecuador? Más bien para
recorrerlo en excursiones guiadas hacia los principales atractivos naturales y culturales por los que pasa la Ruta del Tren.

Se dice que la falta de identidad se cura viajando. Será de empezar por conocer el país de uno mismo, reconocer los paisajes, las bellezas naturales, la variedad cultural, empezar a sorprenderse de lo que esconde el país de la mitad del mundo y así superar un sentimiento de
inferioridad que aplasta intenciones.

No somos un país mega-desarrollado y quienes lo visitan agradecen por eso. No porque seamos un país inferior, sino porque hemos logrado conservar lo que en muchas partes del mundo se ha perdido, las raíces.

Kristel Freire