jm.jpg

@josemarialeonc

 

Preparé una serie de preguntas para el doctor Jorge Scala, doctor en derecho por la Universidad de Córdoba, Argentina. Él es, además, consultor en bioética y activista pro-vida. Mantiene un servicio de absolución de preguntas y contacto a través de la página www.catholic.net y ha escrito varios libros y muchos más artículos en contra de la ideología de género. Para este dossier del aborto, lo contacté por correo electrónico y, aunque afirmó no tener tiempo para recibir a un corresponsal de GkillCity para que grabe sus respuestas (como lo hizo Augusto Saldaña), nos remitió por escrito sus respuestas, que son las siguientes.

PUBLICIDAD

 

http://gkillcity.com/sites/default/files/images/imagenes/62_Varias/jm.jpg

Foto: Mariano G. Pérez

1. ¿Qué es la vida?

Contemplando la naturaleza observamos que hay dos tipos de seres claramente diferenciados: a) los seres vivos -son aquellos que pueden moverse por sí mismos-, como las plantas, animales y el ser humano; y b) los seres inanimados, es decir los que no pueden moverse por sí mismos, como la tierra, los minerales, el agua, etc. Ahora bien, todos los seres vivos en algún momento se mueren; pierden la vida, es decir, la capacidad de moverse por sí mismos. Por otra parte, hay una jerarquía evidente entre los seres vivos; una planta tiene mucha menos dignidad que un animal, y la dignidad de todo animal es casi nada comparada con la del ser humano.

2. ¿Qué es la vida humana?

En el orden de la naturaleza material, es el punto máximo de la Creación. De algún modo, todo ser humano es como un Universo en pequeño, pues reúne las perfecciones de los seres inanimados, las de los vegetales y las de los animales, y las trasciende y supera con creces por el alma espiritual, que le permite conocer la verdad y amar el bien, autorigiéndose hacia el bien a través de la libertad. En este sentido el ser humano es imagen de Dios y no una especie de animal más evolucionado…

3. ¿Es lo mismo una expectativa de vida que la vida?

Toda expectativa es una posibilidad, pero no es la realidad -al menos no lo es todavía-. Sólo cuando la expectativa se transforma en vida real serán lo mismo.

4. ¿En qué momento comienza la vida humana?

La ciencia ha determinado de modo indudable, que la vida humana empieza cuando el espermatozoide masculino comienza a penetrar el óvulo femenino. Allí comienza el proceso biológico de un nuevo ser humano, diferente a todos los que anteriormente poblaron la Tierra. Dicho proceso implica todo el desarrollo biológico de la persona humana, y concluye con la muerte de ese ser humano.

5. ¿Es el feto, embrión o blástula un ser humano?

Sí, indudablemente que se trata del mismo ser humano en las diferentes etapas de su desarrollo intrauterino. Un ejemplo puede ser útil para comprenderlo mejor. Del mismo modo que después del nacimiento hablamos de: bebé, niño, adolescente, adulto y anciano -que son diversas etapas del desarrollo biológico-, y ni se nos ocurre pensar que no sea un ser humano, o que sean personas diferentes en cada etapa; del mismo modo sucede en el desarrollo intrauterino. Son diversas etapas en el desarrollo biológico del mismo ser humano.

6. ¿Qué características son, según la biología, las que hacen que un organismo vivo sea un ser humano?

Cada célula de un ser vivo tiene -según su especie-, un número de cromosomas y, a su vez, esos cromosomas tienen la configuración que corresponde a esa especie. Esto sucede ya con la primera célula que se forma en el caso de los seres humanos, con la fusión del óvulo femenino y el espermatozoide masculino. En la Tierra hay solo dos especies que tienen 46 cromosomas: el ser humano y la papa o patata. Pero sólo coincide el número, ya que sus cromosomas son completamente diferentes.

7. “La vida es inviolable” es un consenso generalizado en muchos textos constitucionales ¿Admite ese presupuesto excepciones?

La vida del ser humano inocente es un derecho absolutamente inviolable. Es decir, nadie puede matar a un ser humano inocente. Nunca y por ningún motivo.

Otra cosa es lo que sucede con el injusto agresor, donde para defender mi vida o la de un tercero que son agredidas por alguien, en el ejercicio de mi legítima defensa, podría incluso llegar a matar al injusto agresor. Bajo ciertas condiciones, esa acción no es un homicidio, sino el legítimo ejercicio de la defensa de la propia vida.

8. ¿Cuáles son los riesgos en el aborto?

En primer lugar el aborto supone matar a un ser humano antes de su nacimiento. En cada aborto se mata al 100% de esos seres humanos. Esta es la primera víctima de todo aborto. La segunda víctima es la madre, quien corre el riesgo de diversas patologías físicas -esterilidad, muerte, abortos de repetición, diversas lesiones en su aparato genital- o psíquicas. Estas últimas ocurren prácticamente en todas las mujeres sometidas a abortos. La razón es bastante obvia: es más fácil sacarse un hijo del útero que de la conciencia… Matar no puede dejar indiferente a ningún ser humano. Mucho menos cuando la víctima es el propio hijo…

9. ¿Se da el aborto en otras especies?

No. Y esto permite una reflexión: cuando el ser humano no se comporta como tal, se degrada a un nivel inferior al de los animales, haciendo cosas que ellos jamás realizan…

10. ¿Es posible una legislación que regule el aborto y no que lo penalice?

Las leyes penales están para castigar las violaciones más graves al ordenamiento jurídico. Aquellas que hacen imposible la convivencia social. Ahora bien, si una madre pudiera matar a su propio hijo impunemente, se estaría destrozando todo el orden jurídico. Esto es obvio: si una madre puede matar a su hijo, que es absolutamente inocente e indefenso, y que tiene la relación de parentesco más estrecha con ella; ¿porqué no podría entonces matar a un desconocido que, incluso, podría haberle hecho algún daño? Si una madre puede matar a su hijo, entonces, para ser justos y equitativos, cualquiera podría matar a cualquiera por cualquier motivo… Y allí se acabó la paz social y la convivencia se hace imposible…

11. ¿La despenalización del aborto, causará un incremento de abortos?

Por supuesto. En todos los países que despenalizaron el aborto, éste se incrementó muchísimo, tanto en el número total como en la tasa de abortos, respecto de los seres humanos nacidos vivos. Si se despenalizara el robo ¿acaso alguien imaginaría que habrían menos robos?…

 

Jose María León Cabrera