rock_lisboa_1.jpg
rock_lisboa_2.jpg
rock_lisboa_4.jpg
rock_lisboa_5.jpg
rock_lisboa_3.jpg

@minitaduque

Cinco días de rock. Noventa y ocho presentaciones durante esos cinco días. Y muchos más músicos actuando en cinco escenarios regados por un parque llamado Bela Vista, que durante esos días se convierte en la Ciudad del Rock. Rock in Rio Lisboa terminó ayer domingo y dejó a la ciudad con resaca y ganas de más: hay que esperar hasta 2

014 para que las guitarras suenen otra vez.

A Lisboa no le faltan festivales de música. Desde que la primavera se va despidiendo, empiezan a brotar por aquí y por allá los anuncios de las sucesiones de conciertos que se vienen. Pero Rock in Rio es especial. Tiene ese no-se-qué de saber que, durante años, los brasileros anduvieron resentidos y diciendo que ese no era Rock in Rio de verdad: no pasaba de un simple Rock in Rio Tejo.

https://gkillcity.com/sites/default/files/images/imagenes/50_varios/rock%20lisboa%201.jpg

PUBLICIDAD

El año pasado desembarqué en la Ciudad Maravillosa un par de semanas después del cierre de la edición de regreso de Rock in Rio a la ciudad donde nació y ya nadie se quejaba de la aventura de Medina en el extranjero, ni de que hubiera estado tanto tiempo rockeando fuera de la ciudad. Hasta escuché a uno de los primos de mi esposo, maravillado por lo que había visto y oído en el festival, asombrado por la organización de los varios días de concierto, elogiando el ‘know how’ que los Medina habían adquirido en Europa.

https://gkillcity.com/sites/default/files/images/imagenes/50_varios/rock%20lisboa%202.jpg

Después de años en Europa –Lisboa y Madrid-, los Medina decidieron no solo regresar a un Brasil con condiciones económicas prometedoras si no expandir la marca y llevar al festival a Argentina, México y hasta andan pensando en el mercado asiático. Roberta, la hija y la cabeza de Rock in Rio en Europa, promovió concursos de proyectos ecológicos en los colegios, para darle una utilidad social a la marca, y los ganadores se llevan entradas para el festival.

https://gkillcity.com/sites/default/files/images/imagenes/50_varios/rock%20lisboa%204.jpg

En Lisboa, al rock se llega en Metro. Es solo tomar la línea roja y bajar en la estación de Boa Vista, que por esos días cambia su nombre a Estación del Rock. Desde ahí, una buena caminata, para ir preparando el corazón, te lleva en pocos minutos hasta la Ciudad del Rock. Los novatos, como nosotros hace dos años, recién llegados a Lisboa, siguen a la marea que sube la colina que esconde el parque. Este año, Rock in Rio comenzó en serio: el palco principal del primer día tenía a Metallica, Evanescence, Mastodon, Sepultura y Tambours du Bronx. Ese escenario se llama Palco Mundo. Pero hay otros, el Sunset (dominado por músicos portugueses), el Electrónica (solo para DJs), el Rock Street (otro para los músicos de casa) y el Street Dance (bailarines, DJ’s locales…). Todos en varios rincones de parque, para que el sonido de ningún concierto perturbe al otro. Los escenarios comienzan a funcionar en horarios distintos: uno a las 16:00, otro a las 16:20, el siguiente a las 17:00, el principal a las 19:00, el de música electrónica a las 21:00.

https://gkillcity.com/sites/default/files/images/imagenes/50_varios/rock%20lisboa%205.jpg

El segundo día, los Smashing Pumpkins hicieron lo suyo en el palco principal, pero antes se presentaron Limp Bizkit, The Offspring y Linkin Park. La siguiente semana, en el tercer día de Rock in Rio, Expensive Soul, la brasileña Ivete Sangalo y  Maroon 5 actuaron antes de Lenny Kravitz. El sábado pasado, Stevie Wonder cerró una noche en la cual actuaron Bryan Adams, Joss Stone y The Gift. Y anoche, Kaiser Chiefs, James y los locales Xutos&Pontapés tocaron antes del gran cierre a cargo de Bruce Springsteen & The E Street Band.

https://gkillcity.com/sites/default/files/images/imagenes/50_varios/rock%20lisboa%203.jpg

Con Rock in Rio cerrado, el resto de festivales tienen permiso de asomar y sonar. Estos acordes inauguran oficialmente el verano en Portugal. El próximo año, la farra será en otro continente.

Sabrina Duque