barcelona_001.jpg
barcelona_003.jpg
barcelona_004.jpg
barcelona_006.jpg
barcelona_007.jpg
barcelona_008.jpg
barcelona_009.jpg
barcelona_010.jpg
barcelona_011.jpg
barcelona_012.jpg

@luisacuestav

Guatita, yapingacho, chuzo, chuzo cuencano, choclo, churro, naranjada, bolita e’ papa, maní con limón, la camiseta, la gorra, la bandera, las piedras y sí, también los gases lacrimógenos.

PUBLICIDAD

Para unos ir al estadio es llegar, subir unos pisos, entrar a una suite y disfrutar del partido. Para otros es ir caminando, remar la entrada, pegarse un plato y entrar como mojón en marea a la zona de la turba donde se canta, se salta, se pega, se huye y se batracea.

Mi papá nunca fue pelotero ni fan de los espacios llenos de gente, nunca viví la cultura del fútbol así que los pocos encuentros que he tenido con él ha sido porque alguna vez alguien me invitó a suite. El último clásico del astillero me invitaron a ver el partido desde los ojos de los hinchas.

Los ojos reventados  por los gases lacrimógenos, la huida de los pacos a caballo con esos súper tecnológicos toletes eléctricos y la barra de los hinchas me entregaron estas emocionantes fotografías.

 

Luisa Cuesta