Selección de poemas de Francisco Santana

Invierno

El color del invierno me cubre

nunca más la primavera

PUBLICIDAD

ojos grises mirando la nieve

el viento persiguiendo mi aliento

se ha marchado el sol tras de ti

camina siguiendo tu aroma

¿porqué tan blanca la nada?

también debo partir

voy a mi propio encuentro

de rodillas me arrastraré,

un mar antiguo me espera deseoso.


Dolor

De eternidad está compuesto el dolor

y también de mí y de ti y de todos

y de no saberme ya más nunca fuera de ti

y de tu presencia eterna entre mis ojos

y del llanto triste del invierno en febrero.


Alguna vez

¿Fui feliz alguna vez?

Solo, mirando el alba en septiembre del 97

Borracho, sin dinero

El agua mugrienta reflejando una tenue claridad

Los alaridos de unos cerdos acuchillados

Media botella de whisky

Luego silencio,

Y la botella vacía

También había un cactus

Tú reías detrás de una pared

Yo estaba perdido con la botella entre las piernas.


La última visión

Yo me iba

La tarde era mortecina

Todo era una fábula

Tu te ibas

y la tarde era feliz

El sol pintaba todo de colores

Parecía que flotabas con el estero de fondo

Yo te miraba y sonreía por no llorar

Había un dolor que no podía ocultar

Nada para decir, ni una palabra para inventar

Tu no me veías

Tu mirada viajaba hacia otros rostros

Tu sonrisa lo inventaba todo.

Yo te miraba como mira un perro un hueso en otra boca

Tu boca besaba otra boca

Y en el parque los guardianes contaban chistes obscenos.


Por el borde

Por el borde de la tarde

has marchado a llenarte la boca con mi nombre

buscando un pasto hurtado por el otoño en diciembre

sin conocer la frescura de la tierra

a medianoche cuando nace

gritando al viento del sur mi muerte

sin saber que ya no soy nadie

que vago muerto entre los muertos.

 

Francisco Santana