amicusart.jpg

Cuarenta artistas firmaron un amicus curiae que se presentó dentro del proceso contra la censura previa del Salón de Julio. Sí, a ellos el Juez también les hizo caso omiso. Es que ¡¿un pito, pa qué?!

¿Qué es un amicus curiae? Es una opinión de un tercero que no es parte procesal destinado a asistir o ayudar al juez al momento de tomar su decisión. Por eso su nombre: amigo de la corte (o sea del juez). El único objetivo del amicus no es darle la razón a una parte, sino que el juez disponga de más y mejores elementos de juicio al momento de resolver.

Como explica Jorge Baquerizo en su artículo El Amicus Curiae: "Habitualmente se presentan amicus curiae en juicios en los cuales se puede incidir o afectar la vigencia o extensión de algún derecho fundamental, debido al interés general que provocan en la sociedad este tipo de causas".

Es por ello que la Ley de Garantías Jurisdiccionales y Garantías Constitucionales manda en su artículo 12:

PUBLICIDAD

Art. 12.- Comparecencia de terceros.- Cualquier persona o grupo de personas que tenga interés en la causa podrá presentar un escrito de amicus curiae que será admitido al expediente para mejorar resolver hasta antes de la sentencia. De creerlo necesario, la jueza o juez podrá escuchar en audiencia pública a la persona o grupo interesado.

Podrá también intervenir en el proceso, en cualquier estado de la causa, como parte coadyuvante del accionado, cualquier persona natural o jurídica que tuviere interés directo en el mantenimiento del acto u omisión que motivare la acción constitucional.

No todos los artistas callaron. Cuarenta de ellos se rajaron por la libertad de expresión y firmaron el amicus. Suponemos que también son "sinvergüenzas que quieren que señoree la pornografía en nuestra ciudad".

Para ver todo el amicus, haz click aquí:

http://gkillcity.com/sites/default/files/images/amicusart.jpg