GK 2019-01-24T00:08:48+00:00

Juan Guaidó, el político que volvió a activar a la oposición venezolana

|

Un grupo de soldados se sublevó contra el gobierno de Venezuela y declaró lealtad a la oposición. Diplomáticos y funcionarios de otros países recalcan que el gobierno pronto se quedará sin dinero para los servicios más básicos. Y algunos países de la región han llamado al presidente un dictador ilegítimo.

Las condiciones en Venezuela se han deteriorado tanto que la oposición —que había sido diezmada por el encarcelamiento y el exilio de muchos de sus integrantes y estaba desacreditada por otros intentos fallidos para sacar del poder a Nicolás Maduro— cree que esta vez tiene verdaderas posibilidades. Quien encabeza esos esfuerzos es un venezolano de 35 años que era prácticamente un desconocido hasta hace poco: Juan Guaidó.

Su debut como líder de oposición a principios de enero, cuando asumió la presidencia de la Asamblea Nacional, ha captado la atención tanto dentro como fuera del país, particularmente por su declaración de que Maduro es un “usurpador” y de que él está dispuesto a llevar la bandera de un gobierno de transición.

crisis venezuela guaidó

Venezolanos durante un mitin con Guaidó. Fotografía de Iván Reyes, cortesía de Efecto Cocuyo.

“La relación del venezolano hoy con el Estado es de terror”, dijo Guaidó en entrevista. “Cuando eso pasa, las voces y luces del mundo, esos mensajes, son incluso aliento para la lucha diaria y el resistir y soñar con democracia, con un mejor país”.

La mayor apuesta del joven político a la fecha es convocar una protesta masiva en contra del gobierno para este miércoles 23 de enero. Si los venezolanos responden al llamado, serían las primeras movilizaciones masivas en el país desde una represión de protestas en 2017 que cobró la vida de más de cien personas en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, de acuerdo con las Naciones Unidas.

“Le ha dado nuevos bríos a la oposición”, dijo David Smilde, analista de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, grupo de investigación y defensa de los derechos humanos. “La oposición finalmente tiene un nuevo rostro que es valiente, con ideas refrescantes y habilidades de liderazgo que ha ayudado a revivirla”.

Algunos integrantes de las fuerzas armadas ya respondieron a Guaidó con un breve acto de resistencia en una base militar en Caracas, que resultó en protestas callejeras después de la detención de los soldados involucrados.

Maduro ha desestimado a la oposición al calificarlos de niños, peones del gobierno estadounidense de Donald Trump. Iris Varela, política del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y ministra a cargo de servicios penitenciarios, dijo en Twitter: “Guaidó, ya te acomodé la celda, con tu respectivo uniforme. Espero que nombres rápidamente a tu gabinete para saber quiénes te van a acompañar”.

por qué gana maduro

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, asumió un segundo periodo el 10 de enero de 2019. Fotografía de Meridith Kohut para The New York Times

El desafío de Guaidó sucede en momentos en que la presidencia de Maduro enfrenta sus mayores problemas de legitimidad. Maduro fue juramentado el 10 de enero para un segundo mandato de seis años después de una elección muy cuestionada que no fue reconocida por varios países.

El gobierno de Maduro, cuyos integrantes también enfrentan sanciones económicas de naciones como Estados Unidos, ahora está geográficamente rodeado por dos líderes de derecha, en Colombia y en Brasil. A nivel doméstico, la hiperinflación llevó al presidente a intentar hacer cambios al bolívar, que ha ido perdiendo valor. Más de tres millones de venezolanos han emigrado del país por la escasez de alimentos y de medicinas.

Sin embargo, aunque Maduro se enfrenta a la impopularidad por la crisis, la oposición igualmente ha estado en peligro.

Desde 2017, la Asamblea Nacional ha quedado desbancada por un nuevo cuerpo legislativo creado durante la gestión de Maduro y compuesto por simpatizantes suyos. El año pasado la oposición estaba tan dividida sobre cómo lidiar con Maduro que dos de los partidos de la unión rompieron con el boicot a las elecciones que promovían los demás.

“La gente está frustrada con la oposición y cansada de las mismas caras de políticos de la vieja guardia que han fracasado”, dijo Margarita López Maya, politóloga que daba clases en la Universidad Central de Venezuela y ahora está jubilada.

Muchos creen que el ascenso de Guaidó será la última y mejor oportunidad para que la disidencia política reviva.

“Trabaja duro, es humilde y puede unirnos”, dijo Lilian Tintori, activista cuyo esposo, Leopoldo López, es el prisionero político de más alto perfil de Venezuela, además de mentor de Guaidó. “Pero el riesgo es enorme. Puede que a Juan le hagan lo mismo que le hicieron a Leopoldo, meterlo a prisión”.

Guaidó ya fue retenido temporalmente por integrantes encapuchados del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional el pasado 13 de enero, dos días después de anunciar su intención de retirar a Maduro del poder. Hay reportes sobre cómo fue el arresto: el gobierno dijo que sucedió a manos de agentes rebeldes que fueron disciplinados, mientras que Guaidó asegura que los agentes lo soltaron porque simpatizan con la oposición.

Varios funcionarios de otros países, particularmente los de Estados Unidos (que quiere que haya un gobierno de transición en Venezuela), dicen que ven en Guaidó a un líder refrescante de orígenes humildes que contrasta con otros líderes de la oposición en el pasado, a los que Maduro descalificó al llamarlos oligarcas o extremistas de ultraderecha.

Aunque Estados Unidos no ha reconocido formalmente a Guaidó como líder, funcionarios estadounidenses de alto rango han denunciado a Maduro y han dejado claro que respaldan los esfuerzos del opositor para que haya un gobierno de transición. El año pasado, oficiales del gobierno de Trump se reunieron en secreto con integrantes de las fuerzas armadas que aparentemente planeaban un posible golpe de Estado.

El vicepresidente estadounidense Mike Pence se dirigió directamente a los venezolanos en un video publicado el 22 de enero en Twitter en el que dice que Maduro es “un dictador sin derecho legítimo al poder” y asegura que los estadounidenses: “¡Estamos con ustedes! Los apoyamos y los seguiremos apoyando hasta que la democracia en Venezuela sea restaurada”.

La oposición política ha aprovechado estas muestras de apoyo para incentivar a la gente a salir a protestar el miércoles.

De cara a la fecha programada para las protestas, los líderes de oposición dijeron sentirse esperanzados por las multitudes que ya han acudido a los mítines y cabildos, así como algunas manifestaciones callejeras durante esta semana. Creen que puede haber un punto de inflexión si hay deserciones de alto nivel entre los militares que han ayudado a Maduro a mantenerse en el poder.

guaidó venezuela

Guaidó en entrevista con efecto Luz Mely Reyes. Fotografía de Iván Reyes, de Efecto Cocuyo.

Sin embargo, también es posible que haya más represión a las protestas y una oleada de arrestos de políticos, incluido Guaidó.

También es muy posible que los venezolanos, muchos de los cuales están descontentos con la oposición o temen a la represión violenta del gobierno, no respondan a la convocatoria de Guaidó de manera masiva.

El venezolano —alto, delgado, propenso a bailar en público y a llamar la atención cuando da discursos— se involucró en la política cuando era estudiante en Caracas. Ahí encabezó protestas en contra del entonces presidente Hugo Chávez después de que él buscara cerrar la televisora de mayor antigüedad del país como parte de un esfuerzo para acallar a la prensa.

Después de la universidad, donde estudió ingeniería, a Guaidó le ofrecieron un trabajo en el sector privado para el cual se habría tenido que mudar a México, según un amigo suyo, Juan Carlos Michinel. No aceptó el puesto.

“Queríamos empezar aquí el cambio”, dijo Michinel. “Decidimos quedarnos en Venezuela”.

Voluntad Popular, el partido de Guaidó, es de las fuerzas de la coalición opositora más insistentes en protestar contra Maduro en las calles. Leopoldo López, el político en prisión domiciliaria y mentor de Guaidó, fue condenado a más de trece años de cárcel por encabezar las manifestaciones antigubernamentales de 2014.

Es posible, dijo Tintori, que el surgimiento de Guaidó como la cara de la oposición resulte en una postura de mayor confrontación contra el gobierno para la cual será más necesario que nunca conseguir aliados entre las fuerzas armadas. “No tenemos armas, así que necesitamos al ejército”, dijo.

Norka del Valle Márquez, madre de Guaidó, indicó tras ser contactada después de la retención de su hijo que se siente nerviosa respecto a lo que podría sucederle a él y a sus colegas por incursionar en política.

“¿Me preguntas que si tengo miedo? Claro”, dijo. Pero añadió que Guaidó ha trabajado mucho para llegar a este momento.

“Han sido años de lucha”, aseguró. “Nunca ha querido dejar el país. Está arraigado a su tierra”.


©The New York Times 2019

Xenofobia presidencial

|

Las imágenes de un hombre amenazando con un cuchillo a una mujer embarazada —según las autoridades eran pareja— se viralizaron. Sucedió en pleno centro de Ibarra, en el norte de Ecuador, la noche del sábado 19 de enero de 2019. La Policía llegó, pero fue incapaz de controlar la situación. La rehén, Diana Carolina, fue asesinada ante la mirada impávida de autoridades y decenas de ciudadanos. Cinco días antes, el país se estremeció con el crimen contra Martha, una mujer de 35 años, a la que tres hombres —dos de ellos, supuestamente sus amigos— drogaron, violaron y casi asesinaron en un bar en Quito. La diferencia es que en Ibarra, el agresor es venezolano. Una pira xenofóbica de absurdas proporciones se encendió en el centro del Ecuador. Fue replicada en redes sociales y contagió al presidente del Ecuador.

Lenín Moreno, como pocas veces, habló. El hombre que gobierna casi en las sombras, que no habla sobre temas trascedentales, decidió abrir los dedos para tuitear una serie de medidas que terminaron por desbocar a las turbas en Ibarra. Moreno anunció la conformación de brigadas para, según él, controlar la situación legal de los inmigrantes venezolanos en los lugares de trabajo y en las fronteras. Dijo, también, que analizará la posibilidad de crear un permiso especial de ingreso al país. Sí. Esa es la respuesta del hombre al que —incluso cuando la pregunta va sobre otra cosa— le encanta hablar del amor al prójimo, de la ternura, de la solidaridad, de la hermandad.

En una sociedad incapaz verse a sí misma como machista y violenta no debería sorprendernos lo que pasó después. Hubo agresiones a venezolanos en Ibarra,  turbas obligando a gente inocente a desalojar albergues. Nadie parece recordar —o resulta mejor olvidar— que los agresores de Martha son ecuatorianos. Igual que los de Karina Del Pozo, asesinada en 2013. O los de cientos de mujeres que mueren a diario en manos de sus parejas, amigos, parientes.

Moreno pudo usar el incidente como un ejemplo de los males que el Ecuador tiene que curarse.

En  el estudio El racismo en el Ecuador: un problema de identidad de José Almeida Vinueza, se explica que el racismo en el Ecuador está normalizado y, por tanto, invisibilizado. Como alguien que no se ha bañado en semanas ya no nota que huele mal, así nos pasa con el racismo: el Ecuador hiede a xenofobia. El trabajo de un presidente responsable es —era, la oportunidad se fue ya por el caño— ayudarnos a lavarnos.

¿Cómo se explica que el gobierno se concentre en la nacionalidad de un agresor y no en el problema de fondo?

Solo hay dos explicaciones posibles: la ignorancia o la demagogia. En realidad, hay una tercera, que es la peor posible: una combinación de las anteriores.

Con una capacidad asombrosa para evadir el tema central, la violencia de género, Moreno prefirió una respuesta incendiaria. En lugar de sedar a la bestia, Moreno eligió alimentarla. En lugar de afrontar el problema desde donde corresponde, replicó la salida xenófoba y del miedo que otros países ya han aplicado: Estados Unidos con Trump, Brasil con Bolsonaro.

Para la noche del domingo, las imágenes de la violencia contra venezolanos estaban por todos los recodos de las redes sociales: venezolanos expulsados a gritos y amenazas en la terminal de buses de Ibarra, turbas afuera del albergue municipal donde varios permanecen refugiados. ¿Y Moreno? En Suiza. ¿Y el gobierno? En silencio. Incluso una cadena nacional anunciada por la Secretaría de Comunicación fue suspendida “por problemas técnicos”.

Temprano, María Paula Romo, Ministra del Interior se trasladó a Ibarra. Allí, rodeada de autoridades policiales  y de la provincia, dio una rueda de prensa en la que explicó que Ibarra está viviendo una situación particular de violencia por la minería ilegal.

Dijo, además, que se debe respaldar a la Policía. “Nadie justifica la inacción de ayer pero es indispensable entender el contexto de la provincia”, dijo. Pero Moreno ya había hecho el anuncio: el gobierno irá en contra de los venezolanos. Se saltó la autoridad de Romo. O la puso contra las cuerdas al adelantarse él a hacer un anuncio.

Entre líneas parece decirle que tiene dos opciones: o se suma a la política de ir a la caza de venezolanos o se va. Total, no le será difícil encontrar alguien dispuesto a darle a una parte del pueblo lo que quiere ver: venganza.

Imagen del Archivo de Medios Públicos EP..

Si supieras, niño, que según el protocolo sigues vivo

|

Joaquín tenía un año cinco meses. Le encantaba el fútbol y la sopa. Correteaba por la casa de sus papás y hacía poco había aprendido a pedir una de sus golosinas favoritas: chupetes. Saúl había cumplido un año poco antes. Su juguete favorito era una tortuga sonora. Daba sus primeros pasos y sabía decir mamá. Ambos salieron el martes 9 de octubre de 2018 hacia sus guarderías: la de Joaquín era Nubes de Colores, en el sector de Carcelén Bajo, en el norte de Quito. No muy lejos, estaba la de Saúl: Gotitas de Ternura. Ambas, parte de la red del Ministerio de Inclusión Económica y Social (Mies). Los dos niños murieron el mismo día, en circunstancias similares. Aunque han pasado tres meses desde que sus padres viven a diario su duelo, la angustia ha aumentado porque no se ha podido esclarecer qué pasó con sus hijos.

Katherine Loachamin es la mamá de Saúl. Tiene 25 años y vive a pocas cuadras de la guardería. Saúl era su segundo hijo. Su hija mayor, Camila, tiene 8 años y no logra comprender la magnitud de la muerte.

— Ella me dice que me ponga bien. Mira qué bonito que está el día, mami. Vamos a jugar, vístete y salgamos.

Pero Katherine no tiene ganas de dejar la cama. Todo le recuerda a su hijo. En un rincón de la sala ha armado un pequeño altar. Hay fotos de Saúl sentado, jugando, en brazos de su madre, el día del único cumpleaños que llegó a celebrar.

El martes en que perdió a su hijo, como todas las mañanas, Katherine lo llevó a la guardería a la que Saúl asistía hacía once días y en la que ella había trabajado hasta agosto de 2018, cuando pidió el cambio para que su hijo pudiera asistir a Gotitas de Ternura, pues no está permitido que la madre y el hijo estén en la misma institución.

Katherine estaba trabajando cuando su jefa le dijo que habían llamado de la guardería y que había una emergencia con su hijo. Ella tomó un taxi y se fue de inmediato. Cuando llegó, se enteró que su hijo ya no estaba en la guardería, sino en un centro médico a poca distancia de allí.

Saúl murió —según su autopsia— por asfixia por “sofocación, obstrucción de la vía respiratoria”.

Eso puede significar muchas cosas. La hipótesis de la madre es que el pequeño vomitó mientras dormía y que no hubo nadie para socorrerlo. Las versiones que rindieron en la Fiscalía cuatro educadoras —entre ellas, Magaly Quishpe, a cargo del niño— coinciden en que a la una de la tarde dos educadoras salieron a almorzar.

niños-muertos-guarderias-mies

“Yo iba en el taxi pensando que mi hijo se rompió la cabeza o que le mordieron. Jamás pensé que estuviera muerto”, dice Katherine, la madre de Saúl Farinango. Fotografía de Sol Borja para GK.

Regresaron a la una y cuarenta, y la otras dos —una de ellas, Quishpe— salieron en ese momento hasta las dos y veinte. De las mismas versiones se puede comprender que no había profesoras permanentemente en el cuarto de los niños mientras ellos hacían la siesta, sino que hacían “rondas”.

Cuando Magaly regresó del almuerzo y fue a despertar a los niños, se dió cuenta que Saúl no reaccionaba y que “estaba morado”. A gritos pidió ayuda. Llegó otra educadora, Erika. Llamaron al 911 y le dieron primeros auxilios. El pequeño no reaccionaba. La directora del centro autorizó a que salieran hacia el centro de salud, ubicado a algunas cuadras del lugar. Un vecino que pasaba por ahí las llevó en su auto. Llegaron al centro de salud a las dos y cincuenta y cinco de la tarde, según la versión de Gonzalo Moreno, el médico que atendió a Saúl.

Moreno le practicó, durante quince minutos, el procedimiento de reanimación cardio pulmonar a Saúl, que llegó sin pulso. A las tres y cuarto de la tarde se confirmó la muerte del pequeño. El médico notificó a la Dirección Distrital del Mies y allí le indicaron que esperara la llegada de Medicina Legal.

— Yo iba en el taxi pensando que mi hijo se rompió la cabeza, o que le mordieron o que se agarró los dedos. Jamás me imaginé que había muerto.

Dice Katherine con los ojos vidriosos. Cuando llegó al centro infantil, le dijeron que fuera al centro de salud. En el mismo taxi se subió e hizo el mismo recorrido que minutos antes había hecho otro carro con Saúl y sus cuidadoras.

El médico que la recibió le empezó a hacer preguntas. Ella no quería responder nada, quería saber dónde estaba su hijo. Él la llevó a un consultorio y le empezó a explicar el procedimiento que le había aplicado a Saúl. Desesperada ante la escena que se le estaba creando, Katherine recuerda que casi gritó:

— ¿Qué le pasó a mi hijo? ¿Mi hijo está muerto, doctor?

Recuerda que el médico asintió con la cabeza y ella abrió la puerta gritando:

— ¿Dónde está mi hijo?

Alguien le señaló una camilla. Sobre ella encontró el cuerpo de su pequeño.

§

Yadira Morales es la madre de Joaquín. El 9 de octubre de 2018 dejó a las ocho de la mañana a su hijo en Nubes de Colores, el centro infantil a pocas cuadras de su casa. Yadira vende helados pero ese día, por sugerencia de su papá, decidió quedarse en la casa y prepararle “algo rico” para el almuerzo a Joaquín, su hijo de un año cinco meses. Hacia la una de la tarde su papá le fue a buscar a su casa. Él había recibido una llamada de la guardería de su nieto. Le habían dicho que el pequeño estaba vomitando. Yadira corrió hasta el centro de salud.

— Cuando yo llegué la profesora estaba llorando. Señora perdóneme, discúlpeme pero no fue mi culpa, pero yo lo maté, yo lo maté.

Dice Yadira que repetía. En medio de la confusión, Yadira recuerda que alguien pronunció las palabras que hasta hoy, trituran su espíritu: ya no hay nada que hacer.

niños-mueren-guarderia-mies

Fotografía de Valentina Tuchie para GK.

La profesora de la que habla Yadira es Adriana Pineda. En su versión libre y voluntaria ante la Fiscalía, contó que cerca de la una de la tarde, con todos los niños a su cargo dormidos, ella bajó a la cocina a buscar su almuerzo y regresó a la sala a comer allí. “Después de terminar mis alimentos fui a darles la vueltita a los niños como siempre y cuando llegué a donde estaba el niño Joaquín veo que le sale un líquido de la boca y estaba mal, los ojitos estaban volteados para arriba”. Dijo que se asustó, le dio unas palmadas en la espalda mientras llamaba a una de sus compañeras. Muy similar a la escena que ocurriría minutos después en Gotitas de Ternura, con Saúl, llamaron al 911, pararon un vehículo para que las llevara al centro de salud y se subieron las dos profesoras, la directora y el pequeño Joaquín.

Llegaron al centro, una médica se llevó al niño y quince minutos después les informaron que no había nada más que hacer. La autopsia, posteriormente, tendría otra coincidencia con la muerte de Joaquín: asfixia por sofocación, obstrucción de vía respiratoria.

niños-mueren-guarderias-mies

Esta es la última foto de Joaquín Fueres. La envió la profesora a la madre pocas horas antes de su muerte.

Fue Yadira quien tuvo que avisarle a Rubén, su esposo, que su hijo había muerto. Él no lo podía creer. Menos de dos horas antes, Yadira le había enviado la foto —que sería la última— de su hijo en la guardería.

— La última foto de mi hijo fue ese día a las 11h53. Yo le escribí a la profesora y ella me mandó la foto, dice Yadira.

Su pelo negro cae sobre su mejilla, cubriendo las lágrimas que corren sin cesar.

§

Las coincidencias de las muertes de Joaquín y Saúl son macabras. “La misma persona que nos recibió la denuncia a nosotros, les recibió a los papás de Joaquín. El mismo que le hizo la autopsia a mi hijo, le hizo a él. El mismo padre que le dio la misa a mi hijo le dio al otro niño”, dice Katherine Loachamin. Sus manos se juntan sobre sus piernas. En el fondo de la sala de su casa, brilla una vela prendida para su hijo.

Los rezagos de su breve paso por la vida de sus padres están en toda la casa.  “Le íbamos a bautizar. Ya tenía su traje para el bautizo. Él sabía todo. Le preguntábamos si había comido, él decía que sí. Ya podía bajarse solo de la cama”, recuerda Katherine. Es el único momento en que sus ojos se iluminan y alcanza a esbozar una sonrisa tímida.

Es escueta. Su mirada se pierde a veces y se queda en silencio. Dice que su esposo corrió con todos los gastos del funeral a pesar de que el Mies les había ofrecido el ataúd. No recuerda muchos detalles.

ninos-muertos-guarderia-mies

Yadira es la mamá de Joaquín Fueres. Fotografía de Valentina Tuchie para GK.

Yadira sí. Relata con precisión cada momento, incluso tras la muerte de su hijo. Habían pasado varias horas y no podía llevarse el cuerpo de Joaquín. Era de noche y como aún le daba de lactar, la leche acumulada de todo el día convertía en dolor físico todo el peso emocional que había de las horas previas. Pasaron la noche en la Fiscalía. Al día siguiente fueron a la morgue, y allí llegó una funcionaria del Mies y le dijo que no se preocupe por nada más, que ellos se iban a encargar.

Pero pasaron varias horas y no regresaban con el ataúd para poder llevarse a Joaquín. “Cuando llegaron trajeron una caja enorme, blanca, sucia. Ahí mi hijo quedaba nadando. Mi hermana les dijo que se están burlando de mi dolor. La señora del Mies reaccionó mal. Me dijo: si no les gusta lo que les doy entonces vayan ustedes a buscar”.

La sucesión de hechos terminó de derrumbar a Yadira y Rubén: llevar el cuerpo de Joaquín del centro de salud a la morgue, de ahí  a la funeraria. Allí no los dejaban entrar para vestir a su hijo. Habían pasado más de 30 horas de la muerte y aún no podían velarlo. El administrador de la funeraria le ayudó a acelerar el proceso y pudieron armar la capilla ardiente en una cancha de volley en su barrio, cerca de la casa de Joaquín y de la guardería en la que murió.

— Le enterramos al día siguiente pero cuando llegamos al Batán, el nicho era muy pequeño y el ataúd no entraba.

§

Yadira y Katherine no duermen bien. Han bajado mucho de peso. Se pasan los días intentando entender qué pasó con sus hijos, dos bebés que apenas empezaban a conocer el mundo. Las investigaciones están en la Fiscalía. En el caso de Saúl, el fiscal Francisco Rosero emitió un dictamen abstentivo el 2 de enero de 2019. Eso quiere decir, que durante la etapa de investigación  no se pudo encontrar elementos suficientes para considerar que las cuatro personas procesadas infringieron su deber de cuidar al niño y por lo tanto, no se las acusa por el delito por el que se estaba investigando —homicidio culposo— que, precisamente, se refiere a la omisión de adoptar las medidas de resguardo y actuar de forma imprudente.

En el dictamen fiscal, Rosero dice que se conoce que el niño se asfixió luego de regurgitar la leche que se le sirvió de alimento. Cita, además, a especialistas en cuidados intensivos pediátricos que aseguran que “no es previsible la regurgitación de alimentos y asfixia y por este mecanismo en un niño sano de hasta 13 meses de edad que se encuentra dormido”, lo que a Rosero le sirve de argumento para decir que la muerte de Saúl no era evitable. Dice, además, “humanamente es imposible mantener la mirada en un infante durante las 24 horas del día, o durante las 8 horas y más que permanecen los niños en el Centro, pues las educadoras deben realizar sus necesidades básicas y deben alimentarse como un derecho inherente al ser humano”.

El Protocolo de Seguridad para Centros Infantiles del Buen Vivir es la norma que regula las medidas de seguridad que deben ser aplicadas para salvaguardar la integridad de los niños que van a los centros infantiles a cargo del Mies. El protocolo no obliga a mantener la mirada sobre ellos durante 24 horas, como dice el fiscal.

Ni siquiera durante las ocho que pasan bajo el cuidado de las educadoras. Pero sí hay obligación clara: cuando los niños duermen, siempre deben tener vigilancia. La duración de la siesta puede ser entre una y dos horas. No se habla de rondas, como las cuatro personas que dieron su versión en la Fiscalía dijeron. El objetivo de estar siempre es poder “responder de forma ágil ante cualquier situación que se pueda presentar”.

Hitler Barragán, abogado de la familia de Saúl no está satisfecho. No entiendo cómo es  posible que la muerte de un niño en una guardería regida por el Estado, no tenga consecuencias penales.

— Cuando se muere un perro, se investiga. Se muere el cóndor y se investiga. ¿Aquí se muere un niño y no pasa nada?

El proceso está ahora en la Corte Provincial de Pichincha a la espera de que una fiscal analice los argumentos de Barragán y de Rosero, y decida si ratifica la abstención o la rectifica.

Para la familia de Saúl, aún hay unos días de espera. La audiencia preparatoria a juicio será el 30 de enero.

§

En una oficina con vidrio en lugar de paredes, con una ventana grande tras el escritorio, a través de la que se ve el exterior, trabaja Tatiana León, Subsecretaria de Desarrollo Infantil del Mies. Ha quedado en dar la entrevista el viernes a las cuatro de la tarde. La cita pactada fue un poco atropellada.

Durante varios días insistimos en el pedido de entrevista a un vocero del Mies capaz de informar y responder a las dudas sobre la muerte de Saúl y Joaquín. Diez días después del primer pedido, recibí un oficio firmado por la Coordinadora Zonal del Mies, Silvana Haro, en el que se negaban a pronunciarse al respecto. “Es primordial no revictimizar a las familias y respetar su derecho a la intimidad debido al duelo por el que atraviesan. Por este motivo el Ministerio de Inclusión Económica y Social se excusa de emitir nuevos pronunciamientos al respecto”.

Insistí. Dos días después se me concedió la entrevista, no con Haro sino con León. Tras un largo preámbulo aclaratorio sobre la importancia de no llamarlas guarderías, sino Centros de Desarrollo Infantil Integral, explicó que el Mies contrata organizaciones que intermedian entre ellos y esos centros (o guarderías). Mediante un convenio, el Mies aporta un porcentaje de la financiación y la organización, el saldo. Las fundaciones a cargo de los centros donde murieron Joaquín y Saúl eran Fudem, a cargo de Nube de Colores, y Centro de Madres al Servicio de la Infancia (Cemsi), a cargo de Gotitas de Ternura.

León continuó explicando una serie de reglamentos, parámetros y cambios normativos aplicados en los últimos años para “mejorar el servicio”: todo lo que debería ser, desde la perspectiva burocrática del Estado. Un discurso similar al que dio el Ministerio de Salud al ser consultado en agosto de 2018 por el procedimiento que se debió seguir en el caso de un niño presuntamente abusado por su maestro. Todo en el papel suena de maravilla. Todo, en la realidad, está bastante alejado de ser aplicado.

En la norma, en el papel, en teoría, en el discurso, las profesoras no podían abandonar el cuidado de los niños mientras dormían. En la realidad, según el testimonio de todas, eso ocurrió. En el caso de Saúl, quedaron dos profesoras para tres salas; en el de Joaquín, al menos para bajar a calentar la comida, la profesora tuvo que abandonar la sala algunos minutos. En ambos casos, eso es un incumplimiento específico a la norma. No es el único.

ninos-muertos-guarderias-mies

Yadira aún guarda las cosas de su hijo Joaquín. Fotografía de Valentina Tuchie para GK.

Adriana Pineda, la profesora de Joaquín dijo en la Fiscalía que había recibido “capacitación de primeros auxilios a través de plataforma virtual”. León la contradice: “No es tan así”, dice con su voz pausada. Y retoma otra larga explicación del deber ser. Dice que existe una estrategia de mejoramiento del talento humano de los servicios de desarrollo infantil integral. Que se implementó “todo el proceso de profesionalización, formación continua, certificación de competencias laborales y se apoya con becas de post profesionalización”. Que esto implica cursos presenciales, virtuales y combinados. “Obviamente la formación profesional implica una capacitación continua durante dos años y medio en una institución de educación superior”. Que hay cursos presenciales de primeros auxilios. “Se capacitaron 3 mil 168 personas en cursos de primeros auxilios”.

A pesar de ese marco regulatorio, dos niños murieron. A pesar de las normas, una profesora dice que su capacitación para primeros auxilios —que podría ser la diferencia entre la vida y la muerte de los niños a su cargo— la recibió de forma virtual. La explicación de la funcionaria, sin embargo, parece describir los más exigentes y rigurosos parámetros de control. El deber ser versus lo que en realidad sucede. Se lo hago notar. “Eso es lo que pasa. Y sobre el proceso no voy a dar declaraciones. Eso está en investigación. Las causas pueden ser diversas. La población que atiende el Mies es grande por lo tanto, son eventualidades que pasaron desgraciadamente. Pueden haber varias causas y eso lo determinará la Justicia”.

Para David Paredes, abogado de la familia de Joaquín, hay otro problema: la infraestructura del centro en el que murió el pequeño. “No es la adecuada para los niños”, dice. Cuenta que hay un cuarto con dos cunas en el cual se reciben ocho niños. “En cada cuna dormirían 4 menores. No hay condiciones de seguridad. Hay filos de varillas salidas, tomacorrientes expuestos a los niños, gradas que no son aptas para un menor que está aprendiendo a caminar”.

Las fotografías tomadas por la Fiscalía durante la reconstrucción de los hechos muestran la habitación en la que murió Joaquín. Hay, en efecto, dos camas pequeñas, insuficientes para la cantidad de niños.

La subsecretaria León no es clara sobre si ha habido correctivos en este centro. Repite que no hará declaraciones sobre una investigación. Dice que los protocolos indican que son camas bajas separadas, para cada uno de los niños. Sin embargo no puede referir un cambio concreto en el centro en que murió Joaquín.

— Se aplica la norma técnica. Si tú quieres hacer la visita, podemos ir, verificamos y tú lo ves, dice la funcionaria, visiblemente incómoda.

Lo que sí asegura es que ambos centros siguen funcionando. Cree —hasta donde sabe, dice, que si se equivoca me hará saber— que de las cinco personas procesadas, tres están suspendidas mientras se investiga lo que ocurrió y determina responsabilidades.  “No me corresponde dar nombres, discúlpame”, dice molesta, ante la pregunta de quiénes son las personas suspendidas.

Sobre su escritorio se apilan documentos y sostiene unas hojas con las estadísticas y los datos que, en teoría, respaldan un discurso que se quiebra ante la realidad.

A eso se suman los gastos de psicólogos —en el caso de Katherine, la madre de Saúl— y de los abogados. Además a Katherine, que un mes antes de la muerte de su hijo fue trasladada a otra guardería del Mies luego de que él entrara a Gotitas de Ternura, le anunciaron que su contrato, no será renovado. Lo dice su abogado.

— Nadie se ha solidarizado con la señora, pero en las audiencias van abogados del Mies.

Consultada sobre el tema, la subsecretaria Tatiana León se vuelve a molestar.  “No tengo conocimiento. El Mies no es una institución que vulnera los derechos de ninguna persona”, dice. “Cuando un servidor público sale del Mies o es por voluntad propia o es por evaluación técnica”. Esas evaluaciones, explica, se hacen por cumplimiento de metas. “Si una persona no ha cumplido con sus metas y no ha demostrado responsabilidades”.

¿Se aplicará eso a las dos organizaciones que intermedian entre el Mies y las guarderías? El abogado Paredes dice que la relación con Fudem se dio por terminada pocos días después de la muerte de Joaquín. Según él, porque había problemas con la calidad de la alimentación, inadecuada para la edad de los niños.

Paredes cree además que la fundación violó los parámetros requeridos para la contratación de personal. Él dice que uno de los requisitos era que las cuidadoras sean, por lo menos, egresadas de una carrera tecnológica relacionada al cuidado de niños. Una de las educadoras, según Paredes, había egresado en septiembre de 2018 aunque había sido contratada nueve meses antes.

León dice que esa era la norma antigua. Que ahora el mínimo requerido es que sean bachilleres y tengan experiencia de al menos dos años. Paredes cree que hay irregularidades en el contrato. Una de las irregularidades sería que Germania Cevallos, representante legal de Fudem, dice que nunca entrevistó a Adriana Pineda, una de las cuidadoras de Joaquín, que no la conocía y que no había revisado su hoja de vida. Sin embargo, la contrató. ¿Quién es responsable del cumplimiento de las normas que tanto pregonan las autoridades del Mies?

§

En la casa de Katherine, su madre y su hermana esperan en una esquina mientras  ella da la entrevista. Es cerca del mediodía y al interior se siente un aire lúgubre. Ella, sentada en un sillón verde, se frota las manos, se acaricia los dedos, pone una mano sobre otra y las arrima sobre las piernas. Llora, se seca las lágrimas, vuelve a llorar, descontrolada, desconcertada.

— Quiero que se haga justicia. Que la muerte de mi hijo no quede en la impunidad. Que esto no vuelva a pasar.

En una habitación similar, en otro barrio de Quito,  la escena con Yadira es casi idéntica.

— Yo intenté matarme y justo llegó mi esposo, dice. Él fue mi primer bebé, las primeras patadas, mi primera ilusión. Hoy no está.

niños-mueren-guarderias-mies

En la casa de la familia Farinango, hay un pequeño altar para recordar a Saúl. Fotografía de Sol Borja para GK.

A las dos les pesa el silencio. Las dos temen la impunidad. Las dos exigen respuestas mientras la cuerda se quiebra por el lado más flojo: las cinco trabajadoras del Mies están respondiendo por las fallas estructurales de la institución mientras las autoridades, desde su escritorio, narran un escenario que nada tiene que ver con la realidad de dos familias que no volverán a ver a sus hijos.

Archivado

|

El caso de Juan José Bayas —una de las víctimas de la dinámica del pecado practicada por el exsacerdote Luis Fernando Intriago— fue archivado por la Fiscalía el 14 de enero de 2019. La Fiscalía, dice, no haber encontrado suficiente evidencia de que el testimonio de Bayas se encuadre en el delito de abuso sexual.

La investigación la había abierto la misma Fiscalía en septiembre de 2017. Lo hizo luego de  determinar que el testimonio que Bayas dio dos años antes —como testigo en otra investigación por abuso sexual en contra del mismo exsacerdote— debía ser indagada.

Esto es lo que la Fiscalía, como titular de la acción penal y dueña del proceso, hizo durante año y medio: recogió la versión de la presunta víctima y del sospechoso, hizo un peritaje de reconocimiento del lugar de los hechos, una valoración psicológica y entorno social de la presunta víctima.

La Fiscalía no llamó a testificar a los otros hombres víctimas de la dinámica del pecado —como Andrés Viscarra, Diego Guzmán y Kevin Rivas— que entrevistamos en GK para la investigación publicada en mayo de 2018 que reveló que había un proceso canónico en marcha para expulsar a Intriago de la iglesia Católica.

La publicación también reveló que había al menos 10 hombres que, de adolescentes, pasaron por la dinámica del pecado, una práctica no reconocida por la Iglesia Católica. En ella, el entonces sacerdote les pedía a los menores de edad que se queden en ropa interior o desnudos mientras él los tocaba con diferentes objetos, los arrastraba por el piso, los abrazaba con forcejeos, mientras él también tenía el torso desnudo.  

Viscarra, Guzmán y Rivas también contaron sus testimonios a medios nacionales que replicaron la historia —como Teleamazonas, Ecuavisa (incluso retomó la historia en un especial de Visión 360 en noviembre que, por algún motivo no está al aire como muchos de los episodios del programa investigativo), El Universo, El Comercio. La investigación también fue republicada en espacios internacionales como Ojo Público y El Comercio de Perú, Aristegui Noticias de México, El Espectador de Colombia.

En año y medio la Fiscalía tampoco llamó a Gustavo Noboa Bejarano, también citado en la investigación. El expresidente del Ecuador admitió que Intriago se había tomado su nombre cuatro años antes cuando denunció a Bayas y a su madre por injurias calumniosas.

La Fiscalía sí llamó a declarar a monseñor Antonio Arregui, exarzobispo de Guayaquil. Lo hizo recién el 18 de diciembre de 2018 (menos de un mes antes de archivar el caso). Al parecer no lo hizo antes porque no encontraban la dirección de su domicilio. Hasta antes de que la Fiscalía archivase su investigación, Arregui no había ido. ¿Por qué la Fiscalía se quedó de brazos cruzados si un testigo no acudió al llamado a declarar?

¿Quién sí acudió a la Fiscalía?

Un joven que testificó a favor de Intriago y en contra de Bayas, acusándolo de mentiroso y extorsionista. Henry Gallardo, exvicario de la Arquidiócesis de Guayaquil, quien habló de la causa canónica en contra de Intriago que, en ese entonces, no estaba resuelta.

De hecho, en su declaración ante la Fiscalía, a fines de mayo de 2018, Intriago justificó su inocencia diciendo que la Iglesia no lo ha encontrado culpable. Pero apenas dos meses después de esa declaración, el Vaticano notificó la expulsión definitiva de Intriago del sacerdocio.

En el Ecuador, la arquidiócesis de Guayaquil hizo pública la decisión. ¿La Fiscalía sabía de la existencia del documento? ¿Conocía que había otro oficio anterior en el que la Congregación para la Doctrina de la Fe le negaba a Intriago su segunda apelación? Un documento que también dice que desde 2003 Intriago había sido repetidamente amonestado de manera no formal por su comportamiento homosexual activo y en 2009 nuevamente por “el escándalo que provocaban en algunos fieles los continuos encuentros nocturnos con los jóvenes”.

Si la Fiscalía lo hubiese tomado en cuenta se habría percatado que allí Intriago fue encontrado responsable de los cargos que se le imputaban.

Según el documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe del 5 de febrero de 2016 considerados “los elementos probatorios resultantes de la investigación previa y del sucesivo proceso administrativo penal canónico”, el expárroco de la iglesia Nuestra Señora de Czestochowa era imputable y culpable “de los diferentes y graves delitos que se la han atribuido; considerados por otra parte las circunstancias en que se dieron las comisiones de tales delitos, las cuales concuerdan siempre en el siguiente mismo modus operandi”. Por ello, la Congregación para la Doctrina de la Fe resolvió rechazar “por manifiestamente infundado el recurso presentado por el Rev. Luis Fernando Intriago contra la dimissio in poenam del estado clerical”.

Esa fue la resolución que Intriago apeló y que, en julio de, 2018 fue definitivamente rechazada por el Vaticano, expulsándolo para siempre del sacerdocio. Así lo dio a conocer monseñor Luis Cabrera mediante un comunicado.

Pero, ¿por qué la Fiscalía obvió esa documentación en su proceso? ¿Por qué no ofició a la Congregación para la Doctrina de la Fe para que remitiera el expediente?

§

En su declaración en la Fiscalía, Intriago dice que es la primera vez que enfrenta ese “tipo de ataques”. Obvia que dos años antes, Kevin Rivas lo denunció por abuso sexual, una investigación que fue archivada por prescripción. Un proceso al que fueron al menos tres personas más como testigos —unos víctimas de la dinámica del pecado, otros testigos directos de los hechos.

La Fiscalía ha archivado el caso de Juan José Bayas por abuso sexual. Según el abogado penalista Stalin Oviedo, lo que debió hacer luego de archivarla, era abrir otra investigación por tortura, ya que el testimonio de Bayas también se enmarcaría en las características de este delito.

La Fiscalía ha archivado el caso de Juan José Bayas por abuso sexual. ¿Qué hará el juez que reciba el pedido de archivo? ¿Ignorar también toda la evidencia que demuestra que la Fiscalía, en realidad, no ha investigado suficiente?

Es incómodo, como periodista, tener que hacer esas preguntas a la Justicia cuando su trabajo debería ser investigar de forma exhaustiva: no somos fiscales, ni jueces. Después de una revelación como la de este caso —y muchos otros—, deberíamos solo ver cómo actúa el aparato judicial. Pero, ¿qué se debe hacer cuando la justicia, indigna de llamarse así, no se mueve?

¿Cómo afecta a los niños la idea tradicional de masculinidad?

|

La Asociación Estadounidense de Psicología (APA) ha publicado varias guías para los psicólogos que trabajan con gente que pertenece a grupos específicos, como, por ejemplo, minorías étnicas y lingüísticas, o mujeres y niñas. Pero la asociación, hasta hace muy poco, no tenía una guía para trabajar con hombres.

No la tenía, en parte, porque, históricamente, a los hombres se les consideraba parte de la norma. Pero en agosto de 2018, la asociación aprobó su primer conjunto oficial de guías para trabajar con niños y hombres.

Son diez en total. Dicen que los hombres configurados para adaptarse socialmente a la “ideología tradicional de masculinidad” se ven, a menudo, afectados en su salud física y mental.

Las guías reconocen que las ideas sobre la masculinidad varían entre culturas, grupos de edad y etnias. Sin embargo, señalan temas comunes como “la antifeminidad, los logros, no dar la impresión de ser débil, así como la aventura, el riesgo y la violencia”.

El documento fue redactado en jerga académica, sin intención de que se viralice. Sin embargo, tras un artículo de la APA sobre las guías (citado en un tuit), llamaron la atención general. En Twitter y en los medios conservadores llovieron comentarios negativos. “Si los hombres están teniendo problemas mientras más nos alejamos de las normas tradicionales, ¿es la respuesta seguir negando y oprimiendo la naturaleza esencial de un niño?”, escribió David French, escritor de National Review.  “La masculinidad tradicional parece estar ligada a ser un cerdo o un pervertido o una persona tipo Harvey Weinstein, al menos según este informe”, dijo la periodista Laura Ingraham en su programa de Fox News.

Las guías, publicadas con posterioridad al movimiento #MeToo, parecían reflejar las conversaciones contemporáneas sobre género, abuso y hostigamiento. Pero, en realidad, los expertos las vienen trabajando desde 2005. La APA —la mayor organización de psicólogos en Estados Unidos— las aprobó. También lo hizo para otros grupos definidos según edad, identificación de género, etnia y sexualidad.

Una persona sin hogar mira una vitrina en Nueva York. Los hombres cometen y sufren más crímenes.

Según uno de sus principales autores, el profesor de Psicología Fredric Rabinowitz, de la Universidad de Redlands, el primer propósito de los nuevos lineamientos, era ayudar a que niños y hombres tengan vidas felices y saludables. “Vemos que los hombres tienen tasas más altas de suicidio, más enfermedades cardiovasculares y se encuentran más solos cuanto más envejecen”, dijo. “Estamos tratando de ayudarlos a ampliar su repertorio emocional, no estamos tratando de quitarles las fortalezas que puedan tener”. Los críticos del documento, dijo, “están adoptando una perspectiva muy binaria”.

Judy Y. Chu, que enseña sobre desarrollo psicosocial de los niños en la Universidad de Stanford (y autora de When Boys Become Boys), no participó en la redacción del documento pero dijo que contenía buenas ideas acerca de las necesidades de los niños, a quienes a menudo les enseñan a no mostrar sus emociones. “Todos nacemos con la necesidad, y la capacidad, de desarrollar relaciones personales cercanas”, dijo Chu. “Son esenciales para nuestra salud. ¿Qué significa entonces que, al socializarlos, alejemos a los niños de esa necesidad inherente?”.

Las guías dicen que los hombres a veces evitan buscar ayuda de los demás —incluida la de psicólogos— porque podría hacerlos ver débiles. Incluso cuando la buscan, los psicólogos a veces se equivocan diagnosticándolos con un enfoque superficial —problemas de abuso de sustancias, por ejemplo— en vez de trastornos más profundos, como la depresión.

Las guías también citan investigaciones sobre los riesgos de salud específicos para los hombres. Ellos mueren antes que las mujeres, en parte debido a dietas más deficientes y comportamientos más riesgosos como el tabaquismo. Las guías dicen, además, que los hombres cometen la gran mayoría de los crímenes violentos en Estados Unidos (y son la mayoría de las víctimas reportadas) aunque tengan “mayores ventajas socioeconómicas que las mujeres en todos los grupos étnicos”.

El documento reconoce que los problemas que enfrentan los hombres y los niños pueden agravarse debido a otros factores, como raza y nivel de  ingresos. Los hombres en Estados Unidos, por ejemplo, van a la cárcel más a menudo que las mujeres. Sin embargo, es más probable que los hombres de grupos étnicos minoritarios sean encarcelados más que los blancos, aunque los índices de criminalidad sean los mismos.

Las guías agregan que los hombres y los niños han sido considerados históricamente como un “referente normativo” para la psicología. En otras palabras —sobre todo los blancos y heterosexuales— fueron sobrerrepresentados en los estudios occidentales. Sus necesidades y hábitos psicológicos se consideraban más universales de lo que en realidad eran.

Eso afectó el campo de la psicología para todos, dijo Matt Englar-Carlson, profesor de Orientación en la Universidad Estatal de California en Fullerton, y también uno de los autores principales de las nuevas guías. “El movimiento feminista en las décadas de 1960 y 1970 comenzó a animarnos a ver a las mujeres como seres relacionados con el género, y el movimiento de los hombres en la psicología de verdad se benefició de ese enfoque”, dijo.

Por eso no es sorpresa que las guías de la APA para niñas y mujeres se publicaran mucho antes, según Chu. “Cuando los niños y los hombres desafían los constructos patriarcales del género, corren el riesgo de que los perciban como fracasados o como personas débiles”, dijo. Agregó que cuando las mujeres, las niñas y las personas no binarias empezaron a criticar a los sistemas patriarcales que las oprimían, otra idea comenzó a formarse: quizá esos sistemas también afectan a los hombres, aunque hayan obtenido ciertos privilegios a través de ellos. “Trajo a la luz problemas que se estaban ignorando porque hablar al respecto era tabú”, dijo Chu.

Las nuevas guías expirarán en unos diez años para dar paso a nuevas ideas. Hasta entonces, dijeron los autores, deben servir como un recurso para los psicólogos, cuya práctica aún debe definirse por las necesidades de las personas que atiendan.  “Se anima a los psicólogos a que consideren que los hombres también se ven afectados por la cultura, la raza y las relaciones, en vez de solo asumir que hay un solo tipo de conjunto estandarizado de comportamientos”, dijo Rabinowitz. “Queremos que la gente esté consciente de que los hombres son seres complejos”.


©The New York Times 2019

¿Quién le teme al placer femenino?

|

Un masajeador personal, un contador casero de espermatozoides, pornografía en realidad virtual y algo descrito como “el primer juguete sexual que funciona con un libro electrónico”: todos estos productos han sido exhibidos en CES, la mayor exhibición internacional de aparatos electrónicos para el consumidor. Dos de estos han sido premiados.

Por eso Lora Haddock se sorprendió cuando a su producto Osé le retiraron el premio a la Innovación CES 2019. Se lo habían otorgado tres semanas antes, en noviembre de 2018. Osé es un juguete sexual de manos libres que Haddock diseñó con un equipo de ingenieros de la Universidad Estatal de Oregón.  Pero en un correo electrónico —que Haddock compartió con el New York Times— un representante del congreso citó una cláusula de los términos y condiciones de los premios donde se descalifican productos que se consideren “inmorales, obscenos, indecentes y profanos o que no cumplen con la imagen de la CTA”. (CTA es la Asociación de Tecnología de Consumo, que dirige la CES).

“Me sorprendió”, dijo Haddock, de 33 años, “y luego me molestó”. La premiación original había sido, dijo, “un giro a favor de la inclusión”. Pero, según ella, después lo que dieron a entender es “que: ‘No, de hecho, eres obscena, indecente e inmoral, y no eres innovadora en absoluto’”.

La CES recibe en promedio a 180 mil asistentes de todo el mundo y suma más de 100 mil menciones en medios de comunicación especializados cada año, según su propio conteo. Para compañías emprendedoras como la de Haddock, participar en el congreso es fundamental para atraer inversiones. Incluso es mucho más importante para las empresas dedicadas al bienestar sexual pues, por su naturaleza, tienen dificultades para anunciarse en revistas, espacios públicos y plataformas como Facebook.

Haddock, que trabajó en el sector de servicios de salud y estuvo en la armada estadounidense, es fanática del estudio de la anatomía. Es por ello que desde un inicio buscó que su producto fuera personalizable, lo cual la llevó a reunir información sobre la ubicación del punto G y del clítoris en distintos cuerpos. A todas sus conocidas con vagina, dijo, les pidió “literalmente que midieran la distancia con la mano y una cinta métrica”.

lora di carlo

Lora Haddok, fundadora de la compañía, y Sarah Brown, su directora de Marketing

En 2017, poco después de establecer su compañía, llamada Lora DiCarlo, buscó a John Parmigiani, director del laboratorio de prototipos de la Universidad Estatal de Oregón. Su producto necesitaba de 52 componentes de ingeniería. “Entré a la reunión sin idea de cuál era el producto y creo que la tercera oración que dijo Lora fue algo como: ‘No tuve mi primer orgasmo mixto hasta los 28 años’. Pensé que era algo fuera de mi zona de confort, pero que no tenía nada de malo”, dijo Parmigiani.

Osé, que estaría a la venta a finales de este año en Estados Unidos por 250 dólares, se expande de acuerdo a la preferencia de la usuaria una vez que se coloca en la cintura pélvica para proveer estimulación externa e interna en simultáneo (de ahí que Haddock discutiera un orgasmo mixto con Parmigiani). Osé no vibra, sino que realiza movimientos suaves y autónomos, además de generar un flujo de aire para aumentar la estimulación.

Osé tiene ocho registros de patente pendientes de aprobación. Fue creado por un equipo que incluye a la experta en robótica e inteligencia artificial Ada-Rhodes Short y a Lola Vars, doctora de la Universidad Estatal de Oregón enfocada en ingeniería mecánica.

Pese a ese proceso de desarrollo, los funcionarios de la CES y de la Asociación de Tecnología de Consumo después dijeron que —más que la afirmación inicial sobre que el producto contraviene la cláusula de moralidad— el galardón le fue retirado a Osé porque no encaja en la categoría de robótica y drones ni con ninguna otra de las categorías existentes para la premiación de productos. “No cabe duda que [Osé] es un producto robótico. No hay justificación: Lora DiCarlo merecía el premio”, dijo Parmigiani.

Gary Shapiro, presidente y director ejecutivo de la Asociación de Tecnología de Consumo, dijo: “Nos disculpamos con la directora general Lora Haddock por nuestro error. El producto de Lora DiCarlo no coincide con ninguna de nuestras categorías existentes. No debió haber sido aceptado en el programa de los Premios a la Innovación. CES es una feria empresarial profesional; la pornografía, los juguetes sexuales y los productos de tecnología sexual no son parte del evento. La CES es una feria con más de 4500 expositores. Reconocemos que hay inconsistencias en las compañías que se presentan y las resolveremos”.

Pero Haddock cree que lo que sucedió se debe a algo más que una omisión accidental o un error administrativo. El 8 de enero de 2019, el primer día del congreso, publicó una carta en la que acusó a la CES de discriminación por género.

No es la primera vez que la feria comercial recibe acusaciones de falta de diversidad. En 2018, una gran cantidad de personas de la industria criticaron a la CES por no incluir en sus principales conferencias a ponentes mujeres durante dos años consecutivos. La asociación atribuyó a la omisión a que hay un “grupo reducido de mujeres que ostentan puestos de ese tipo” en el sector.

La CES dijo que el producto no entraba en ninguna categoría.

Para la conferencia de este año la deliberación para los premios a la innovación corrió a cargo de 89 jueces, de los cuales veinte fueron mujeres. Los organizadores del congreso se dijeron comprometidos con la diversidad y recalcaron que este año se anunció una futura inversión de 10 millones de dólares en negocios de emprendimiento y financiamiento enfocados en mujeres, personas no blancas y otros empresarios y compañías que no suelen estar representados en la industria tecnológica.

En la edición 2019 de la CES se exhibieron varios productos orientados a las consumidoras. Entre ellos, bombas sacaleches, sistemas para llevar un registro de la fertilidad y herramientas para el cuidado de la piel. Sin embargo, los críticos señalan que muchos de estos productos tienen como propósito que las mujeres atiendan las necesidades de otros, o cuiden de alguien más. “Están al servicio de la fertilidad, de la sociedad en conjunto y del hogar”, dijo Lola Vars, la directora técnica de Lora DiCarlo.

Vars puntualizó que una compañía que ha exhibido por años en CES, OhMiBod, ganó un premio en 2016 por su máquina para hacer ejercicios de Kegel. “Es algo que se considera bueno para el placer o la fertilidad de los hombres”, dijo Vars. “Escucho eso como una broma de los hombres: ‘Me gusta acostarme con mujeres que hacen sus Kegel’.”

“El bienestar de la salud sexual es algo que solo puede suceder a puertas cerradas, especialmente para las mujeres”, dijo Polly Rodríguez, directora ejecutiva de Unbound, una compañía que fabrica lubricantes, vibradores y otros productos para el bienestar sexual. Rodríguez nunca se ha postulado a CES debido a su reputación de discriminación basada en el género. A principios de este año, Unbound apareció en las noticias después de que la Autoridad Metropolitana de Transporte rechazó anuncios alegando que violaban las reglas contra la obscenidad.

§

A otros productos de bienestar sexual pensados para las mujeres les ha sucedido lo mismo que al de Haddock.

En 2015, los encargados de la CES le dijeron a Karen Long —quien se ha dedicado a las tecnologías en el ámbito de la salud durante más de veinte años— que Fiera, el dispositivo de su compañía para mejorar la libido, no calificaba en la categoría de salud y tecnología. En un correo electrónico que recibió más tarde de los organizadores del congreso le dijeron que “como regla general”, la CES no acepta “productos para el bienestar sexual”.

“Somos un producto de consumo que está diseñado muy clínicamente, con estudios que respaldan nuestro producto, encuestas validadas, obstetras y ginecólogos a bordo y todo”, dijo la Long. “Todos estamos hartos ​​de esto”, dijo Haddock. “No se trata solo de nuestro producto. Se trata de algo más grande. Se trata de entender realmente la comprensión de la sexualidad humana, del reconocimiento de la innovación. “Cuando llamas a algo obsceno simplemente porque tiene que ver con una vagina, la tecnología como industria comienza a perder”.

Liz Klinger, directora ejecutiva de Lioness, que fabrica un vibrador inteligente que recolecta información acerca de la excitación sexual, recibió una respuesta similar. (Solicitó su participación en la CES de 2017 y fue rechazada). “Dijeron que no incluirían ningún producto nuevo para adultos en este espacio”, afirmó Klinger. “Mencionaron que habían tenido malas experiencias en el pasado y que no querían productos nuevos en exhibición”. Más tarde se enteró de que a otro solicitante le alquilaron una sala completa para exhibir pornografía en realidad virtual.


©The New York Times 2019

¿Por qué cantan las ballenas jorobadas?

|

A veces una ballena simplemente quiere cambiar de melodía.

Es algo que los investigadores han descubierto recientemente al espiar a las ballenas en distintas partes del mundo y escuchar los cambios en sus patrones y sus tonos. En conjunto, los nuevos estudios indican que las ballenas no solo silban en el agua, sino que hacen evolucionar de manera constante una forma de comunicación que apenas estamos empezando a comprender.

La mayoría de las ballenas y los delfines vocalizan. Sin embargo, los delfines y las ballenas dentadas —en su mayoría— emiten sonidos de chasquidos y silbidos. Las jorobadas, y posiblemente las cabezas de arco, cantan canciones complejas con patrones repetidos, dijo Michael Noad, profesor asociado del Laboratorio de Ecología y Acústica de Cetáceos de la Universidad de Queensland en Australia.

Las aves pueden transmitir su jerarquía social entre poblaciones que comparten trinos al permitir al ave dominante elegir la lista de melodías y los compases. Pero cómo y por qué las ballenas pasan fragmentos de canciones a lo largo de cientos de kilómetros para miles de animales, sigue siendo un misterio.

La pregunta más importante es por qué cantan las ballenas.

“El asunto que me motiva cada mañana es conocer la función de la melodía” dijo Noad. “Me parece que la canción de la jorobada es fascinante desde el punto de vista de su evolución”.

La hipótesis principal es que las ballenas jorobadas macho (solo ellas cantan) lo hacen para atraer a las hembras. Aunque también podrían cambiar de melodía cuando otro macho está cerca. Aparentemente, para analizar su tamaño aptitudes físicas, dijo Noad, autor principal de uno de cuatro nuevos artículos acerca del canto de las ballenas.

Tampoco está claro por qué los patrones musicales de las jorobadas suelen ser más complejos que los de otras ballenas. Noad sugirió que podría ser resultado de una “selección desbocada”.

Las primeras jorobadas con canciones complejas tenían tanto éxito en el apareamiento que tuvieron una ventaja evolutiva importante sobre sus hermanas con vocalizaciones más simples. Esto dio como resultado animales muy grandes y, en ocasiones, bastante ruidosos.

Según Julien Bonnel, científico asociado del Instituto Oceanográfico Woods Hole en Massachusetts, las investigaciones muestran la importancia de recopilar datos durante muchos años. Esta recolección aporta información no solo sobre las ballenas, sino sobre las condiciones del océano que afectan a otras especies.

La tecnología para grabar ballenas se ha vuelto mucho más barata — y accesible para los investigadores— en los últimos doce años. El software que analiza grandes bases de datos han ayudado a interpretar, rápidamente, años de grabaciones.

Etiquetar a las ballenas sin lastimarlas ha producido más datos, según Noad. Pero las etiquetas solo permanecen en la ballena durante unas pocas horas, limitando la información que se recopila.

En uno de los estudios nuevos, dirigido por científicos de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre con sede en Nueva York, los investigadores rastrearon a las ballenas jorobadas que cantaban en las costas este y oeste de África. Compararon las melodías entonadas frente a la costa de Gabón con las que estaban cerca de Madagascar. Publicado en la revista Royal Society Open Science, confirmó que las dos poblaciones interactúan. Los investigadores se dieron cuenta, además, de que sus vocalizaciones se superponen. Los científicos registraron melodías de forma anual entre 2001 y 2005 con hidrófonos sostenidos a mano desde botes.

“Las ballenas jorobadas macho de una manada suelen cantar la misma clase de canción, pero cambia y evoluciona con el tiempo”, dijo Melinda Rekdahl, autora principal del estudio e investigadora de conservación marina de la sociedad de vida silvestre. “Se considera uno de los mejores ejemplos de evolución cultural en el reino animal”. Rekdahl no estaba en el barco que recopiló el sonido para su nuevo estudio, pero ella sabe de primera mano que “puede ser una experiencia increíble”.

El sonido de un cantante cercano resuena en todo el casco del barco. “Si está así de cerca, puedes escuchar que la canción se debilita justo antes de que la ballena salga a la superficie” dijo. “Si no están tan cerca”, agregó, “a menudo puedes quedarte sentado durante horas grabando y escuchando la canción a través de tus auriculares, pero sin ver una ballena en ninguna parte”. Rekdahl basó su nuevo estudio en datos recopilados entre 2001 y 2005. Pensaba que esas grabaciones ofrecían la mejor oportunidad para comparar similitudes de canciones entre poblaciones vecinas.  Dijo que la idea de utilizar canciones para identificar la mezcla y la conexión entre manadas es relativamente nueva. Dijo, además, que apenas en los últimos años ha demostrado ser valiosa.

Algunos animales repiten sonidos con más frecuencia que otros, algunos cantan melodías “aberrantes” y los más jóvenes pueden tararear tonadillas completamente diferentes de las de los adultos. Las jorobadas también cambian sus melodías con el tiempo.

Una razón puede ser la novedad —para ellos mismos, o para las hembras próximas. “Si estuviera nadando con quince mil ballenas y todos los machos comenzaran a cantar la misma melodía, me volvería loca”, dijo Rekdahl. “[Quizá] las hembras piensan: ‘¡Oye, cántame algo nuevo!’”.

Otros dos estudios recientes analizaron cómo cambian las melodías de acuerdo con la estación y a lo largo de los años.

En un artículo, Jenny Allen, quien era doctoranda junto con Noad, descubrió un compás inesperado entre las jorobadas. Una vez que sus canciones alcanzan un determinado nivel de complejidad, las jorobadas abandonan esa melodía por completo y eligen una nueva más sencilla. Su estudio es el primero que ha cuantificado la complejidad de las canciones. Se publicó en la revista Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences. “Realmente no esperábamos ese evidente compás oscilante” dijo Allen, ahora investigadora de doctorado en la Universidad de Queensland y catedrática en la Universidad Griffith en Australia.

Si asumimos que las canciones tienen el objetivo de atraer a las hembras, “podría ser que una melodía completamente nueva sea mucho más sexi que seguir entonando la versión complicada de la canción vieja”, explicó. Pero, como es difícil memorizar toda una canción nueva, “la simplifican para facilitar el aprendizaje de tanto material nuevo de golpe”.

Las melodías de las jorobadas tienen muchos compases que se repiten. Eso podría hacerlas más fáciles de recordar, como sucede con las rimas al final de un verso que ayudan a su memorización, dijo Allen. La científica también descubrió muchos patrones predecibles. Los comparó con canciones pop que se basan en los mismos cuatro acordes.

En otro artículo nuevo, los investigadores de la Universidad de Brest, Francia, descubrieron que el tono de las vocalizaciones de la ballena azul del Antártico, la ballena azul pigmea y el rorcual bajó entre 2007 y 2016 en varias estaciones de grabación en el sur del océano Índico.

Por la anatomía de la ballena, un llamado a mayor volumen tiene un tono más agudo, mientras que uno a menor volumen tiene uno más grave. En esencia, las ballenas se han vuelto más silenciosas, dijo Emmanuelle Leroy, ahora investigadora en la Universidad de Nueva Gales del Sur y autora de la nueva investigación. “Las ballenas azules son principalmente solitarias, así que, para comunicarse a distancias largas, deben emitir llamados a una frecuencia muy baja y de mucha intensidad”, dijo. “Los llamados son muy fuertes y se propagan a lo largo de cientos de kilómetros”.

Su equipo tiene dos hipótesis para explicar la caída del tono a través del tiempo. Como la población comenzó a restablecerse después del fin de la caza comercial de ballenas, quizá las ballenas ya no tuvieron necesidad de que sus llamados llegaran tan lejos para que otras los escucharan.

O, quizá, con la acidificación de los océanos —por el cambio climático—, los llamados llegan más lejos de forma natural, permitiendo que las ballenas bajen el volumen. El equipo no cree que el cambio en el tono esté directamente relacionado con la actividad humana.

Su investigación, publicada en la revista Journal of Geophysical Research: Oceans, también demostró que el tono del llamado de las ballenas azules del Antártico cambia de acuerdo con la estación del año. Tiene tonos que varían entre los 0,1 hercios durante la primavera y el verano, y disminuyen en otras temporadas.

Esta podría ser la respuesta de las ballenas a la ruidosa fragmentación de los icebergs durante la primavera y el verano. Estos ruidos extremadamente fuertes (similares al quiebre de un hielo dentro de un vaso) dificultan que las ballenas se escuchen entre sí, por lo que aumentan el volumen, según Leroy.

Noad cree que la caída general en el tono podría ser un reflejo del envejecimiento de la población. Las ballenas de mayor edad producirían sonidos más profundos. (Contrariamente a otros científicos, también cree que las ballenas pueden escuchar ruidos producidos por humanos desde una distancia considerable, de la misma manera que las personas en entornos urbanos pueden escuchar el distante rumor del tráfico, incluso si no pasan automóviles directamente).

Las ballenas jorobadas han hecho un “gran regreso” desde que la caza comercial se detuvo con fuerza en la década de 1960, dijo Noad. Pero por razones desconocidas, las ballenas azules y los rorcuales todavía están luchando. Y sólo quedan unos pocos miles de ballenas azules antárticas.

En otro nuevo estudio relacionado a la canción de las ballenas, los investigadores de Woods Hole encontraron que el calderón de aleta corta —que vive en la costa de Hawai— tienen sus propios dialectos vocales. Esto sugiere que diferentes grupos se evitan a propósito.

Se sabe relativamente poco sobre el comportamiento de esta especie. La nueva investigación proporciona un mejor sentido de los lazos sociales entre los grupos de ballenas. Los investigadores dijeron que esto podría promover la comprensión de su diversidad y evolución genética, así como la su conservación.

COMIENZA TU SEMANA CON LAS HISTORIAS QUE IMPORTAN

No te pierdas de nuestros mejores textos directamente en tu inbox.

HABLEMOS DE NIÑAS | Un proyecto para visibilizar los derechos de las niñas del Ecuador, con el apoyo de la Embajada Británica de Quito.

  • justicia indígena

Amaru y el desamparo de las niñas indígenas

|

  • Escuela para mujeres adultas en Ecuador

Volver a la escuela

|

  • Niñas en Ecuador: Derechos de las niñas

Hablemos de Niñas

|

  • Aborto en caso de violación en Ecuador | La Foca

La Foca: Aborto, niñas y Soraya Montenegro

|

  • Captura de programa En Corto durante el día de la niña.

Perpetuando la violencia contra las niñas, en corto

|

Seremos madres o no seremos

|