myntra coupon

flipkart coupons

india Abof Coupons

globalnin

El problema está claro, lo malo son las soluciones que se proponen

|

La confrontación es esta: un grupo de ciudadanos protesta contra los nuevos proyectos de vivienda y la densificación de la zona, insistiendo que el municipio mantenga límites de crecimiento vertical hasta tres pisos. Dicen que el problema está en la llegada de nuevos habitantes, que genera congestión y dificulta el traslado hacia y desde el hipercentro de la ciudad en horas pico.

Las personas que protestan tienen razón en identificar el problema, pero se equivocan en su propuesta de solución: creen que limitar las construcciones es el remedio. Decir que se debe limitar la densificación para preservar un estilo de vida tiene varias consecuencias negativas: por un lado, al limitar el crecimiento vertical promovemos el crecimiento horizontal. La expansión urbana de baja densificación representa un mal uso de la tierra, porque simplemente pasamos los problemas de Cumbayá a Tumbaco, Puembo, Pifo, y los barrios vecinos. En adición, limitar la expansión vertical de Cumbayá limita sus oportunidades económicas. Mientras más personas por metro cuadrado viven en Cumbayá, más dinero se gasta. Esa demanda hace más sostenible más negocios y más servicios. Con más servicios en Cumbayá hay menos incentivo y necesidad de subir a Quito, y eso ayuda generar menos tráfico. La pregunta no es si debe densificarse, pero cómo se hace. Densificar Cumbayá puede y debe mejorar la calidad de vida de sus moradores, pero tiene que ser bien hecho.

§

Desde su concepción Cumbayá fue creado para el carro privado. No hay mejor evidencia de ello que la autopista que divide su bulevard central. En los 80 y 90 —cuando Cumbayá era campo junto a la ciudad— tal vez era factible crear una ciudadela en que la movilización principal sea en auto. Pero el día en que esa visión de planificación se agotaría llegaría, inevitablemente: hoy, con apenas 28% de la población moviéndose en auto particular, Cumbayá ya se siente colapsado. Si imaginamos cómo será cuando lleguemos al 50%, queda claro que no habrá presupuesto ni espacio suficiente: Mientras más posponemos la necesidad de crear nuevos sistemas de transporte, más se agrava el problema.

El alcalde Mauricio Rodas inició su mandato con una propuesta destinada al fracaso: un puente —mal llamado solución vial— financiado con dinero chino que prometía aliviar la congestión entre la ciudad y el valle. Pero el mejor aliado de cualquier político es la corta memoria de los votantes: sólo hace falta ver obras inauguradas en los últimos años con la misma promesa de solución para entender que aquellas obras también se congestionaron. El redondel de El Condado, el redondel del Ciclista: todos son obras que llegaban con la promesa de aliviar, pero, en su lugar, profundizaron nuestra dependencia del auto privado.

§

La geografía de Cumbayá presenta un desafío especial: Quito goza de pocas entradas al centro-norte de la ciudad. Están dedicadas a facilitar el transporte de los moradores de los valles durante sus horas pico a través del contraflujo, un mecanismo creado para estados de excepción que ahora son parte de la cotidianidad de la ciudad. Si seguimos usando el carro particular como única opción de movilización, habría que crear más puentes y túneles a gran costo, un costo tan alto que el Municipio pensó financiar con dinero chino (que luego pretendía hacer pagar  a los ciudadanos).

Parte del problema es asumir que sólo debe haber una solución, cuando una ciudad multimodular tiene varios sistemas que ofrecen más variedad y libertad de elección a sus usuarios. Una ciudad que ha encontrado una alternativa es La Paz. La capital boliviana ocupa un terreno que parece un cráter. En 2014 inauguró un sistema de teleféricos que conectan diferentes puntos de la ciudad, incluyendo La Paz con El Alto, una ciudadela dormitorio (sus residentes trabajan en otra, pero regresan a dormir en ella) donde se encuentra, entre otras cosas, el aeropuerto internacional. Un viaje que en auto puede tomar entre 45 minutos y 2 horas dependiendo del tráfico, se puede hacer en 15 minutos en teleférico. El sistema es cómodo: en cada cabina entran 10 personas, y la espera para subir es rápida. Las vistas de las montañas hacen que el trayecto valga la pena. El viaje cuesta $45 centavos de dólar, y es económicamente viable.

teleférico en La Paz

Teleférico en La Paz. Fotografía de Matthew Carpenter-Arévalo

En Quito podría haber un cable que una la ciudad con Cumbayá. Por supuesto, no se trataría solo de cruzarlo de un extremo a otro: necesitaría alimentadores del sistemas de transporte público (incluyendo buses, bicicletas,) que permitan a los usuarios del sistema movilizarse por toda la ciudad. Si solo se crea un sistema que va entre el punto A y el punto B (sin contemplar el resto del potencial del viaje), la ‘solución’ está destinada —como tantas ya en Quito— al fracaso.

Si queremos vivir mejor tenemos que cambiar de la idea que el transporte público es de pobres. También hay que dejar la concepción de que el del transporte público es necesariamente incómodo y peligroso (como suelen ser la Ecovía y el ciclismo en Quito). El transporte público tiene que ser accesible y eficiente, incluso más eficiente que el uso del auto privado. Tenemos que darnos cuenta que el espacio es nuestro limitante: el mejor sistema es el que mejor usa el espacio disponible.

§

Cumbayá nunca va a ser el campo que fue. No se puede aislar del crecimiento y el desarrollo de Quito. Sin embargo, como cualquier parte de la ciudad, puede ser beneficiario y no víctima de aquel crecimiento, planificando proactivamente su transformación, pensando primero en el transporte sostenible.

La razón que tenemos contraflujo, baja densificación, y sobredependencia del auto privado se debe a la falta de visión de los alcaldes que Quito ha tenido y tiene. Insistir en profundizar aquellos problemas es victimizarnos y perpetuar problemas que seguiremos debatiendo generación trás generación. Protestar contra el crecimiento es igual que construir una barrera contra el mar. Si vamos a protestar, protestemos la falta de visión de la Alcaldía, y votemos por candidatos que propongan una visión de ciudad inclusiva que funciona para todos y que tiene a la sostenibilidad como eje central.  

Impaqto Quito

Guayaquil, ciudad de paso

|

Guayaquil es una ciudad privilegiada geográficamente por sus cerros, ríos, esteros e islas. Lamentablemente, el urbanismo de mercado que impera ha hecho que sus recursos naturales no sean puntales en el desarrollo de la ciudad, el mito de la inseguridad (se la ha catalogado como extremadamente peligrosacuando en 2015 tuvo un tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes de 9.17,  baja comparada con las ciudades con mayor inseguridad de América Latina), y el modelo de administración de Guayaquil evitan lograr una madurez turística, lo que impide la llegada de divisas que dinamicen la economía urbana local: para los extranjeros, Guayaquil es una ciudad de paso. El turismo de elite va a las Galápagos, y el turismo de bajo presupuesto va a Montañita.

Las autoridades locales no usan evidencia empírica sobre turismo en Guayaquil. La imprecisa información no es coherente con la realidad. En el Primer Foro Internacional de Terminales Terrestres —en septiembre de 2017— en el hotel Hilton Colon, autoridades locales dijeron, sin ningún informe técnico de respaldo, que Guayaquil es la ciudad más visitada del país.  Esto es posible porque la empresa de turismo municipal hace cifras a su antojo, incluyendo incluso sitios de otros cantones como propios y excluyendo a la isla Santay, lo que hace que carezcan de total credibilidad.  Era la segunda vez que se repetía este dato falso: la primera había sido en un texto de diario El Universo. Este engaño es fácilmente desmentido con las estadísticas de la Dirección de Migración del Ministerio de Interior.

En el mismo foro de terminales terrestres también se llegó a decir que la de Guayaquil es solo superada en movilidad de viajeros por la de Nueva York. Esta comparación con New York carece de veracidad ya que Guayaquil mueve según este artículo en diario el Universo 65 mil personas al día y la de New York, 232 mil. Además, la terminal terrestre de Guayaquil al exponer sus cifras contabiliza a la gente que va a los locales e islas comerciales, que son 90 mil personas (más que los pasajeros diarios), afirmando que son 155 mil los usuarios (sumadas ambas), lo cual es tramposo: la Terminal de Ómnibus Tietê en São Paulo, Brasil, mueve a 90 mil pasajeros. La manipulación de las cifras es clara.

En otro reporte de prensa se llegó a decir que Guayaquil comparte un listado sobre excelencia turística con Medellín (ciudad más innovadora del mundo en el 2013), Curitiba (ciudad exitosamente planificada referente de calidad de vida urbana a nivel mundial). Según la nota, estaría, sorprendentemente, por encima de Cuenca, cuyo centro histórico es patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Este listado se basó en la empresa Tripadvisor, conocida por definir la calidad de servicios en la experiencia del viajero en servicios específicos durante el viaje. Sin embargo, no es un sitio técnico que mida el nivel de infraestructura y oferta urbana de una ciudad turística. Por ejemplo, si comparamos espacios públicos por accesibilidad y movilidad urbana como las escaleras eléctricas del barrio San Javier-comuna 13 en Medellín con  la Plaza Mayor (conocida como Parque de las iguanas) actualmente enrejada y con restricciones de acceso en Guayaquil, es claro que Tripadvisor no tiene cómo evaluar este parámetro. Fundamentalmente por dos razones: no es un servicio y porque a esto no se dedica. Guayaquil en la actualidad es superada urbanísticamente (un urbanismo técnico se traduce en altamente beneficioso para el turista) con creces por Medellín, Curitiba, y Cuenca.

§

El turismo es fundamental para las economías urbanas porque capta divisas e inyecta capital circulante. Si una ciudad se ha planificado correctamente para satisfacer las necesidades locales, también asegura que sus visitantes desarrollen actividades de manera cómoda, y la recomienden como destino.

Según el estudio Global Destination Cities Index que publica cada año ‘Mastercard’ Londres recibió 20 millones de visitas que le dejaron más de 16 mil millones de dólares. Los 16 millones de turistas que pisaron París gastaron más de 12 mil millones de dólares en la capital francesa. Del otro lado del mundo, Guayaquil pierde dinero por insistir en el engaño de que el turismo llega por cientos de miles, cuando en realidad, los turistas solo llegan para irse a otras partes.

Si las cifras del municipio de Guayaquil fueran ciertas, como se promociona, Guayaquil estaría en el índice MasterCard de las ciudades más visitadas del mundo. Y no está. Quito sí está, y según Mastercard recibe 600 millones de dólares anuales en turismo. Si fuese cierto que Guayaquil superó a Quito en turistas extranjeros el año pasado como lo mencionó el Municipio guayaquileño, recibiría muchísimo más que esos 600 millones. Claramente, la información está mal.

Si Guayaquil se planificara en serio, tendría un plan que gradualmente ponga al turismo como mayor fuente de ingresos, superando al comercio. Pero el Municipio no tiene la voluntad política para convertir a la ciudad en un destino turístico verdaderamente líder en Sudamérica. Se ha conformado con autoreconocerse como un destino de turismo de negocios, apenas un segmento del turismo integral, cuando gracias a los ríos, cerros, esteros y otros privilegios naturales se tiene un potencial turístico incomparable con otras ciudades. Quito, por otra parte, lo ha logrado por cinco años consecutivos.

La presencia de Guayaquil per se (sin considerarla como tránsito a Galápagos o Montanita) en el mercado turístico mundial es irrisoria. En gran parte es porque la campaña Guayaquil es mi destino está pensada para convencer a los mismos guayaquileños de que su ciudad si es turística, lo cual es penoso.

Por ejemplo, Ecuador en el anterior gobierno tenía estrategia de internacionalización y logró resultados como que The New York Times declare a Ecuador como un paraíso por descubrir en el 2014. Según la nota, “Ecuador es uno de los principales destinos que el turista mundial debe visitar para el 2014, y lo posicionó como el primero de América Latina y séptimo más importante del mundo”.

Guayaquil por su inexistente plan de posicionamiento global es más desconocida, lo que jamás sucedería con una ciudad como Río de Janeiro. Como evidencia de lo mencionado, Guayaquil no dio a conocer su desarrollo urbano como ciudad al ausentarse en el encuentro ONU Hábitat III 2016 (45 mil personas de diferentes partes del mundo participaron de este evento en Quito). La Alcaldía justificó su inasistencia diciendo que estaban preparando las fiestas octubrinas.

§

Otro problema en Guayaquil, es que sus barrios carecen de espacios culturales para integrarse a la agenda turística local. Mucha arquitectura con fines culturales se ha convertido en marcas turísticas de sus ciudades: la torre Eiffel de París ( construida en la gran expo universal de 1889), la ópera de Sidney en Australia( declarada patrimonio de la Humanidad en el 2007),  el parque Explora y los parques bibliotecas en Medellín( que llevan cultura a los barrios marginales pero que también insertan a estos barrios al circuito turístico de la ciudad), el museo Oscar Niemeyer en Curitiba, entre muchos otros.  

Pero en Guayaquil prima la arquitectura genérica de intereses económicos. el Malecón 2000, Puerto Santa Ana, Ciudad del Río, o el Centro de Innovación y Emprendimiento sobre el Parque Lineal dejan claro que las autoridades locales no tienen la menor idea sobre como el diseño arquitectónico es fundamental para hacer una ciudad atractiva para los turistas. Además, los técnicos municipales desconocen cómo diseñar parques como se evidencia en la fotografía de esta nota de diario El Universo.

Es impensable que todavía se entreguen parques en los barrios periféricos de Guayaquil  con características anacrónicas: piedra chispa en vez de césped como área verde, palmeras en vez de árboles nativos para mayor sombra, y juegos infantiles anticuados, sin diseño e innovación. Los parques infantiles entregados por el Municipio de Guayaquil son la antítesis de buenos ejemplos como el parque de la Madre en Cuenca o el parque La Rotonda en Portoviejo. 

Un caso ejemplar de combinar arquitectura, turismo y cultura es el Guggenheim de Bilbao. Construido en 1997 con un costo de 133 millones de euros, y no exento de polémica, ha demostrado que se puede generar riqueza en una ciudad (sobre todo una riqueza distributiva y colectiva) a través una inversión en infraestructura cultural. El museo recibió más de un millón de visitantes en 2016. Según un informe de impacto económico, sus visitantes dejaron 453 millones de euros al año a la ciudad. En 2017, aumentó sus visitantes a más 1 millón 300 mil. Bilbao fue premiada con el segundo lugar al mejor destino turístico europeo 2018, detrás de Breslavia, conocida como la Venecia de Polonia.

En Guayaquil, en cambio, la Casa del Cacao se cae. Es el testimonio físico de la historia del cacao con la ciudad, la ruta del cacao y de la tradicional costumbre de tendalear (secar el cacao en las veredas) practicada hasta el siglo pasado, pero las autoridades locales insisten en que debe derrumbarse y reutilizar las chapas de las puertas.

Otros bienes culturales patrimoniales tienen igual o peor suerte. La Plaza de Centenario (entregada en 1920 por los cien años de independencia de Guayaquil) se encuentra enrejada y aun con candados dos de sus accesos, afectando al libre uso de los ciudadanos. Lo mismo sucede en la Plaza Mayor conocida como el parque de las Iguanas. La piscina pública municipal (declarada patrimonio cultural de la Nación en 2011) fue demolida para colocar una estación de la Aerovía. La estación debió ser colocada en el malecón Simón Bolívar sobre el patio de comidas frente al cine IMAX, pero no será posible por la privatización del espacio público frente a las orillas del río Guayas.

El turismo cultural no está presente en el plan de gobierno local. Para saberlo, basta leer el comunicado del Municipio de agosto de 2017 titulado La verdad sobre el cuidado de los bienes patrimoniales en Guayaquil. “En el caso del inmueble en la calle panamá (una casa vetusta, que jamás debió haber sido declarada patrimonio cultural) se la expropió para construir el Teatrino.”, dice el comunicado, cuando años atrás el Municipio había ofrecido que ahí sería el Museo del Cacao.

Guayaquil no puede perder más patrimonio arquitectónico: no se puede caer en los errores del siglo pasado que hicieron que mucha arquitectura patrimonial ya no exista, o se la reubique a lugares como el parque Histórico de Samborondón. Esto solo empobrece las posibilidades de consolidar un turismo cultural sustentado en un patrimonio material que fortalezca la memoria social e identidad ciudadana.

§

Siempre existirán mejores ciudades para hacer negocios que no solo oferten eso sino todas las bondades de un turismo integral y responsable con sus visitantes como por ejemplo Buenos Aires, Bogotá, Santiago, Rio de Janeiro, Madrid, Oporto, Barcelona, Punta del Este, etc. Es por esta fuerte competencia en el mercado turístico mundial que Guayaquil debe superarse y alcanzar una madurez turística como ciudad con un correcto desarrollo urbano hacia este fin.

Mientras como visión de desarrollo turístico se siga canalizando la inversión pública y privada al malecón Simón Bolívar —como La Perla o próximamente Mercado del Río—, Guayaquil seguirá en la retaguardia turística.

Otros sectores de la ciudad (sobre todo la periferia) necesitan que se invierta en infraestructura turística para que mejoren sus economías. Hay que dejar, también, el discurso político de identidad basado en la independencia y los símbolos cívicos como la bandera o el escudo y especialmente la iconografía de Juan Pueblo (una caricatura de un indigente creada en 1918 como crítica a una sociedad de explotados y explotadores), para empezar a construir un verdadero empoderamiento ciudadano identitario sustentado en el patrimonio arquitectónico, cultural y natural de Guayaquil.

Y si quienes administran la ciudad sigan creyéndose las cifras maquilladas, insistan en  que todo está bien (cuando los datos dicen lo contrario), nada va a cambiar: Guayaquil seguirá siendo una triste ciudad de paso.

El nuevo parque nacional Río Negro-Sopladora protegerá a 546 especies

|

Un nuevo parque nacional se suma a las 54 áreas protegidas del Ecuador. Al sur del país, en la Cordillera Real Oriental, colindando con el parque nacional Sangay está Río Negro-Sopladora, un área dominada por páramos y bosques andinos casi intactos que albergan una gran riqueza de especies de animales y plantas.

Por a su importancia biológica e hídrica, el Ministerio del Ambiente de Ecuador (MAE) y la ONG Naturaleza & Cultura Internacional (NCI) suscribieron en el 2017 un convenio para impulsar la incorporación sus más de 30 mil hectáreas —ubicadas en las provincias de Morona Santiago y Azuay, al sur del país— al Subsistema de Patrimonio de Áreas del Estado (PANE) y al Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Ecuador. En enero de 2018 en una ceremonia en Macas, provincia de Morona Santiago fue declarado parque nacional por Tarsicio Granizo, Ministro de Ambiente.

plantas vasculares

En el Parque Nacional Río Negro-Sopladora existen 344 especies de plantas vasculares. Fotografía de Wilson Romero.

Desde 1971, Río Negro-Sopladora estaba protegido bajo la categoría de Área de Bosques y Vegetación Protectora Cuenca del Río Paute. “Una categoría de conservación muy débil”, según Fabián Rodas, coordinador de la oficina de NCI del programa Austro.  Entre el Parque Nacional Sangay y el Parque Nacional Podocarpus, dos áreas protegidas de importancia mundial para la conservación de la biodiversidad, existían 160 kilómetros de terreno casi desprotegido. “Durante estos últimos años se había identificado un sector con vacíos de conservación”, dijo Rodas. La nueva área protegida es clave pues conecta algunas reservas municipales con los dos parques nacionales. Además, según el biólogo Eduardo Toral, funciona como un corredor altitudinal que conecta los páramos con los bosques piemontanos.

§

Son pocos los lugares en los Andes ecuatorianos donde ha habido muy poca intervención humana. Río Negro-Sopladora es uno de ellos. Su topografía agreste —con una variación altitudinal que va desde los 800 hasta los 3902 metros sobre el nivel del mar— y su clima lluvioso han impedido que los agricultores y ganaderos colonicen estas tierras.

Una de las pocas huellas que ha dejado el humano en esta zona es un sendero de 45 kilómetros fue utilizado por las culturas precolombinas Cañaris y Achuar para intercambios comerciales entre los Andes y la Amazonía. Mónica Pesantes, de NCI y encargada de realizar el Estudio de Alternativas de Manejo del nuevo parque nacional, dice que hace 102 años el padre Albino del Curto abrió el camino con fines religiosos. Actualmente, una vez al año, en noviembre, los pobladores locales y turistas realizan una peregrinación católica por este sendero, que empieza en Sevilla de Oro y termina en Copal.

Heliangelus amethysticollis

Heliangelus amethysticollis forma parte de las 136 especies de aves registradas en la primera evaluación biológica. Fotografía de Fabián Rodas.

La otra huella de la presencia del hombre —y que hoy podrá ser controlada— es la amenaza de la minería. Según Rodas, esta zona es muy rica en minerales. Afortunadamente, NCI logró el acuerdo para declarar esta área como Parque Nacional con el Ministerio del Ambiente antes de que se instalen concesiones mineras importantes en la zona. Sin embargo, Rodas cuenta que tuvieron que excluir una concesión ubicada al sur del área, porque ya había sido previamente entregada.

Con la declaración de esta zona como parque nacional, no se podrá realizar ninguna actividad extractiva de recursos no renovables —a menos que el Presidente de la República o la Asamblea Nacional lo permitan, según el artículo 25 de la Ley de Minería.

Pero el Parque Nacional Río Negro-Sopladora podrá quedar completamente protegido,luego de que el 4 de febrero de 2018, en la Consulta Popular, la mayoría de ecuatorianos votó Sí a la pregunta: “¿Está usted de acuerdo con enmendar la Constitución de la República del Ecuador para que se prohíba sin excepción la minería metálica en todas sus etapas, en áreas protegidas, zonas intangibles y centros urbanos, de conformidad con lo establecido en el Anexo 5?”.

§

Durante julio de 2017, el biólogo Eduardo Toral y su equipo de NCI, se adentraron en los bosques inexplorados de Río Negro-Sopladora. En tan solo 12 días descubrieron tres nuevas especies de anfibios: una rana, una salamandra y una culebra ciega. Esta expedición formó parte de la evaluación biológica de la zona como requisito para declarar un espacio como parque nacional.

Los resultados de esta evaluación demostraron que esta área aún conserva ecosistemas en excelente estado natural, con una cantidad importante de especies, varias de ellas endémicas, amenazadas, raras e incluso con la posibilidad de descubrir nuevas.

río negro sopladora

En Río Negro Sopladora se han registrado 43 especies de mamíferos. Fotografía Fabián Rodas.

Entre los cuatro tipos de bosque andino y los dos tipos de páramos que existen dentro del nuevo parque nacional Río Negro-Sopladora se encontraron 344 especies de plantas vasculares, de las cuales una podría ser nueva. Los biólogos registraron 136 especies de aves, 23 especies de reptiles y anfibios, y 43 especies de mamíferos. Entre los animales más representativos están los osos andinos, el tapir, el cóndor andino. Rodas incluso sospecha que también podrían encontrar jaguares. “Es muy probable que esta sea la primera investigación biológica que existe del área” dijo Rodas, refiriéndose a la evaluación biológica realizada que forma parte de los requisitos para declarar un área protegida. Debido a su inaccesibilidad, el Parque Nacional Río Negro-Sopladora es muy poco conocido en términos científicos, todavía quedan muchas especies por descubrir.

§

El biólogo Eduardo Toral relató cómo descubrieron las tres nuevas especies de anfibios. Dijo que observaron, por ejemplo, a una rana de color verde, de unos 7 centímetros que se escondía debajo de una roca a orillas de un río. Su canto la delató y permitió que los investigadores la hallaran. “Sabíamos que era algo nuevo. Pertenece a un grupo que se está describiendo” dijo Toral.

Hyloscirtus sp

Hyloscirtus sp. Fotografía de Eduardo Toral-Contreras.

Luego vendría la salamandra. Normalmente estos anfibios son pequeños y viven en rangos altitudinales debajo de los mil metros sobre el nivel del mar. Cuando Toral y su equipo encontraron a esta salamandra se dieron cuenta de que se trataba de una nueva especie, pues se hallaba a una altura de 1500 metros sobre el nivel del mar y medía alrededor de 10 centímetros.

Bolitoglossa sp

Bolitoglossa sp. Fotografía de Eduardo Toral-Contreras.

Toral dijo que aquel día de trabajo dentro de Río Negro-Sopladora parecía que el cielo iba a colapsar. La lluvia caía sin tregua y removía la tierra del bosque. Fue cerca del camino padre Albino del Curto donde vieron a una culebra deslizándose por el lodazal. La lluvia la había obligado a abandonar su refugio. Toral dijo que apenas la vieron se lanzaron para atraparla. Estos anfibios se los conoce como cecílidos o culebras ciegas. “Estos animales son muy raros de encontrar. El único cecílido equivalente al que encontramos está en la falda occidental del Ecuador, en la depresión hacia la costa. Nosotros encontramos la nueva especie al otro lado”, señaló Toral.

Epicrionops sp

Epicrionops sp. Fotografía de Eduardo Toral-Contreras.

§

El Río Negro que corre por el nuevo parque nacional forma parte de la cuenca del río Paute, que abastece al sistema hidroeléctrico Paute Integral, el cual genera 1757 megavatios de energía hidroeléctrica, según la Corporación Eléctrica del Ecuador. Los ríos, afluentes y cascadas son también fuentes de agua para las poblaciones aledañas. La preservación de los recursos hídricos es una motivación importante para las comunidades a la hora de proteger los bosques. Rodas lo comprobó en el proyecto del corredor Sangay-Podocarpus, donde se impulsa la creación de reservas municipales para conectar el parque nacional Sangay con el parque nacional Podocarpus a través un corredor de áreas protegidas naturales. “Con los servicios ambientales que presenta el ecosistema logramos el interés de las comunidades locales”, explicó Rodas.

Agua en Río Negro Sopladora

Uno de los servicios ambientales más importantes del parque nacional Río Negro Sopladora es el agua. Fotografía de Wilson Romero.

Gracias a la voluntad de estas comunidades, a los estudios biológicos, a la iniciativo de NCI y de Andes Amazon Fund, así como del Gobierno ecuatoriano a través del Ministerio del Ambiente, hoy el Parque Nacional Río Negro-Sopladora ha recibido la categoría más alta de conservación del país.


Este texto se publicó originalmente en Mongabay Latam

Tomar a tu pareja de la mano puede aliviar su dolor

Cerca de cien millones de adultos en los Estados Unidos sufren de dolor crónico: puede durar desde meses hasta años. Es uno de los problemas de Salud más subestimados del país. El costo anual de manejar el dolor es mayor que el de las enfermedades cardíacas, el cáncer y la diabetes, tiene un efecto en la Economía: la productividad diezmada suma cientos de miles de millones de dólares. La implacable presencia dolor crónico puede desembocar en problemas mentales, sobre todo depresión, que a menudo intensifica el dolor. Nuestra más común arma contra ese dolor —los analgésicos— generan su propio dolor, como lo demuestra la actual crisis de opioides. Pero, ¿debemos depender en la farmacología para frenar el dolor? Tal vez hay un remedio —parcial e insuficiente, pero aún así útil— más a la mano.

La mayoría de la investigación sobre el dolor se concentra en una sola y aislada persona adolorida. Esto permite a los investigadores simplificar su análisis de dolor, lo que es útil hasta un punto, aunque da pie a una visión algo distorsionada. El problema es que, fuera del laboratorio, la gente suele no estar aislada: viven en el mundo social. Si no se cuentan las interacciones sociales en el estudio del dolor, nos arriesgamos a ignorar el rol que la comunicación social podría tener.

Nuevas técnicas han, recientemente, logrado monitorear la actividad fisiológica de varias personas, de forma simultánea. Esto nos permite medir el nivel de sincronía entre personas en situaciones sociales  extremas o prosaicas. Ha habido conclusiones sorprendentes. Se encontró que los participantes y espectadores de un ritual de caminar sobre el fuego tienen latidos cardíacos sincronizados. Al igual que quienes ven juntos películas emocionantes, o cantan en el mismo coro, o son una pareja sentimental mirándose el uno al otro (y que, en el laboratorio, comenzaron a imitarse). ¿Cómo se facilita la sincronía interpersonal? ¿Podría haber una forma de emparejamiento fisiológico que contribuya a aliviar el dolor? La respuesta está en la más simple de las interacciones humanas: tocarse.

La investigación que conduje recientemente, con mis colegas Irit Weissman-Fogel y Simone Shamay-Tsoory, en la Universidad de Haifa sugiere que el toque interpersonal es una forma efectiva de reducir el dolor. Reclutamos 23 parejas sentimentales heteresexuales para que participaran en el experimento. Las mujeres recibieron estímulos dolorosos en varias condiciones. Primero solas, sin su pareja, y luego con ella, pero sin contacto físico. En la tercera situación, las mujeres sostenían la mano de sus parejas mientras sentían dolor y, en la cuarta, se tomaban de la mano de un extraño. El estudio demostró que la tercera situación —el contacto con la pareja— resultaba en una acentuada reducción del dolor en comparación con las otras situaciones. Las mujeres con parejas altamente empáticas reportaron una aumentada reducción del dolor asociada al contacto con su pareja. Este estudio parece respaldar empíricamente la idea de que el tacto puede transferir la empatía de la pareja y, así, reducir el dolor. Y resulta que esta conclusión empata con estudios previos que muestran que una serie de emociones —desde el asco al amor al miedo— pueden comunicarse efectivamente a través del simple tacto.

Para entender las bases fisiológicas de nuestras conclusiones, condujimos un estudio adicional que medía la sincronía. Esta vez, otras 22 parejas fueron invitadas a participar. Durante el experimento, calculamos la sincronía fisiológica registrando el pulso cardíaco y la respiración en los dos miembros de la pareja. Había cuatro condiciones: tomarse de las manos, con dolor; tomarse de las manos, sin dolor; no tomarse de las manos, con dolor; y sin dolor y sin tomarse de las manos (el dolor fue aplicado a las mujeres). Exploramos la sincronía interpersonal en ambas condiciones sin dolor, y el tacto moderado acentuaba la sincronía de la respiración. Sorprendentemente, la sincronía desaparecía cuando se aplicaba dolor sin tocar con la pareja, tal vez algunas mujeres participantes se enfocaron exclusivamente en su dolor como una estrategia de resistencia, produciendo una ‘desconexión’ fisiológicamente de sus parejas.Sin embargo, el contacto interpersonal reanimaba la sincronía de las parejas, tanto en ritmo cardíaco como respiración. Además, las parejas que demostraron alto alivio del dolor relacionado al contacto  mostraron altos niveles de sincronía fisiológica, al igual que las mujeres con un compañero muy empático.

La investigación no se detuvo ahí. Bajo las mismas condiciones, estudiamos la sincronía inter-cerebral. Este estudio resaltaba el efecto analgésico del contacto sinérgico del tacto y la empatía, que podrían tener importantes implicaciones para condiciones de dolor agudo, como por ejemplo, la labor de parto. De hecho, la presencia de las parejas durante el alumbramiento ayuda en el 60% de los casos, lo que significaría que la empatía de la pareja y la calidad de la interacción durante el nacimiento podría explicar las diferencias entre casos. Otros estudios muestran que la presencia del padre incremente las experiencias positivas en todos los aspectos del parto. Por ende, estudios futuros podrían concentrarse en las implicaciones de estas conclusiones e investigar la eficacia de entrenar ciertos aspectos del tacto y la empatía.

El contacto interpersonal tiene importantes significados sociales y afectivos. El contacto piel-a-piel es necesario para el desarrollo de infantes prematuros. Contribuye a regular las respuestas de estrés de los adultos, aumenta la confianza, y brinda consuelo y bienestar emocional. Así que, aunque es poco probable que esto resuelva los problemas de los analgésicos, sí propone un muy simple tratamiento para el dolor con un efecto secundario crucial: conectarnos con otras personas. 


**Este texto se publicó originalmente en inglés en Aeon magazineAeon counter – do not remove

|Profundidad|

El peor filtro de Instagram

De todas las aplicaciones que hay, Instagram debe ser la más adictiva”, escribió Avery Hartmans, reportera de Business Insider. Luego de analizar las tácticas de los expertos en aplicaciones, Hartmans concluyó que los desarrolladores de apps “nos hacen adictos a nuestros celulares” y que Instagram usa ciertas tácticas para mantener a sus usuarios ‘enviciados’.

Y este vicio no es precisamente inofensivo. En 2017, Instagram fue nombrada “la peor red social para la salud mental y bienestar” por Time Magazine. Para hacerlo, la publicación no se basó en un estudio de mercado —como el de la revista de negocios— sino en una investigación que concluyó que un “estímulo visual tan frecuente” puede causar efectos negativos no advertidos como baja autoestima, falta de concentración y hasta depresión. El estudio, conducido por miembros de la “Royal Society for Public Health” (RSPH), reveló que los usuarios más susceptibles a estos efectos son los jóvenes, y que el 91% de estos usuarios (entre 14 y 24 años) navega en Internet para acceder a redes sociales.

Aunque el uso de Instagram es voluntario, el análisis de Business Insider señala cómo la aplicación usa notificaciones para continuamente dirigir la atención de sus usuarios de vuelta a ella, aunque no la estén usando. Es una táctica tan efectiva que una persona puede usarla hasta seis veces más de lo realmente quisiera (sí, solo por esos globos de texto que saltan en la pantalla y anuncian quién te siguió, quién dio like, quién subió una historia por primera vez). Las redes sociales, incluso sin tácticas planificadas como las de los “genios” detrás de ellas, son adictivas porque crean un sistema de recompensa conocido en Psicología como un ‘programa de razón variable’. Este fenómeno se explica porque una acción repetida tendrá una recompensa, eventualmente, que se dará en un momento aleatorio. En como en el casino: el tragamonedas es adictivo porque el usuario jala la palanca, una y otra vez, y recibe su recompensa en cualquier momento, sin ningún precedente. Recompensa que lo mantiene jugando. Instagram evoca un uso similar: el usuario actualiza la página de inicio y a veces es recompensado con un post nuevo o algo que le interese.

Este panorama en el Instagram recibe más atención y tiempo que el que debería, ocurre en una época en la que los niveles de depresión y ansiedad en adolescentes son setenta por ciento más altos que en los últimos veinticinco años. Un factor (quizás el principal) que diferencia a las generaciones anteriores de los adolescentes de hoy es el invento de Six Degrees, la primera red social en 1997, que inició el boom de los blogs y chats en línea. Las redes sociales, ya lo han demostrado varios estudios, incrementan los niveles de ansiedad de los usuarios. La época en la que vivimos sumada a la cantidad de aplicaciones sociales que nos ‘exigen’ estar conectados son una mala combinación.

Quizás la peor consecuencia, que afecta la salud mental, es la baja autoestima. La exposición constante a imágenes que se convierten en una norma o una aspiración incrementan las inseguridades propias y naturales de los adolescentes. Como le ocurrió a Essena O’Neill. En 2015, la adolescente australiana, con apenas tenía 19 años, alcanzó 600 mil seguidores de Instagram, y su popularidad le consiguió un contrato con la venerada agencia internacional de modelaje IMG. Essena fue contratada de una manera que cada vez es más común: solo subiendo fotos suyas en Instagram. Pero el trabajo que le demandaba arreglarse, posar y en definitiva fingir una vida en esta red social fue un peso que no quiso cargar. Essena creó un movimiento en contra de las redes sociales, que se volvió internacionalmente conocido, cuando contó todo lo que había detrás de su imagen virtual y expuso los ‘secretos de la industria’. Fue en octubre del 2015 cuando la entonces adolescente cambió las descripciones de sus fotos: de cortas y divertidas a largas historias en las que contaba las dificultades tras la vida ‘ideal’ que fingía llevar. A través de un video y luego de un e-mail a sus seguidores, Essena reveló al mundo por qué no debían aspirar a ser como ella, o ninguna imagen de perfección virtual. Siguió su discurso anti-Instagram y su cuenta, tres años después, permanece desactivada. En sus mensajes habló sobre el mal que les hace a los jóvenes ser expuestos diariamente a imágenes editadas y modelos ‘sin fallas’.

Essena rompió la imagen de la chica ideal cuando reveló las dietas rigurosas que hizo para mantener su imagen, los amigos que fue dejando, y cómo esto bajó su autoestima. Su discurso, que ya va a cumplir tres años, fue un llamado de advertencia sobre las desventajas de Instagram. Pero parecería que después de este tiempo sus seguidores olvidaron su discurso y los efectos negativos que la red le causó. En este tiempo su popularidad casi se triplicó: en 2015 Instagram tenía 300 millones de usuarios, hoy son 800 millones.

Irónicamente por la época en que Essena empezó el discurso en contra de la imagen perfecta virtual, se intensificó el fenómeno global de las Kardashians. Kris Jenner y sus cinco hijas no son hoy conocidas por algún atributo físico específico, por su talento musical o sus actuaciones en películas. Se hicieron famosas por mostrar su vida cotidiana (de millonarias) en un reality show. Kim Kardashian, una de las hijas del ‘clan,’ aumentó su fama aún más al usar su Instagram para popularizarse: posteaba una foto casi a diario y su perfil se volvió tan popular que hasta logró publicar un libro de sus selfies más famosos. El impacto de las Kardashians a través de las redes sociales llegó a ser algo realmente preocupante cuando Kylie Jenner, la hija menor de la familia que tenía dieciséis años, inició una fiebre incontrolable por tener labios gruesos porque ella se había puesto inyecciones para engrosar los suyos. Sus fans querían replicar su look y fue tal la desesperación, que se creó el Kylie Jenner Lip Challenge, un reto en el que las seguidoras de Kylie debían poner sus labios dentro de un vaso de vidrio y succionar. El resultado era los labios hinchados por la presión. El reto se hizo viral en Instagram y mostró, una vez más, la peor cara de esta red: vídeos de jóvenes con los labios hinchados, morados y hasta rostros con líneas rojas (producto de vasos sanguíneos rotos por la cantidad de presión en la cara).

Estos ideales de belleza, como el de las Kardashians, logran hoy popularizarse más rápido que nunca antes por Instagram. Las cuentas de estas hermanas son este espejo al que se enfrentan diariamente, ese cuerpo o rostro ideal que no van a poder tener.

Según un estudio de University of Pittsburgh Center for Research on Media, la ansiedad causada por el uso de Instagram corre el riesgo de aumentar si a esa aplicación se le suman otras más. Hay, sin embargo, una tenue luz en toda esta oscuridad. Existen usuarios en Instagram que advocan por la importancia de temas de bienestar como el movimiento que busca que los usuarios se sientan bien con sus cuerpos y celebren el hecho que, al final, no somos perfectos. La modelo plus-size y activista Tess Holliday dice que Instagram es ese espacio en el que puede seguir cuentas de personas que la inspiran, que es posible forjar su entorno virtual, algo impensable antes de que exista esta red, cuando el único espacio era la clásica tapa de revista donde aparecían (aún aparecen) fotos editadas ‘a la perfección’ y modelos delgadísimas.

Al final, seguir a personas que muestran sus cuerpos naturales o que usan Instagram para empoderar a otros, es lo que, como usuarios, permite tomar el control y quizás reducir esa influencia negativa que puede tener esta red.

|Profundidad|

Carlos Pareja Yannuzzelli absuelto de peculado

El 14 de febrero de 2018, la fiscal Elva Garzón se abstuvo de acusar a Carlos Pareja Yannuzzelli, Álex Bravo y Diego Tapia por el delito de peculado (mal uso de recursos públicos). Ambos estaban acusados por hechos que habrían sucedido mientras ejercían como ministro de Hidrocarburos y gerente de refinación de Petroecuador, respectivamente. En la mañana, se instaló la audiencia preparatoria a juicio. La fiscal Garzón no acusó a Pareja Yannuzzelli y Tapia. Consideró que no había evidencias del delito en la rehabilitación y repotenciación de la Refinería de Esmeraldas.

Se solicitó la excarcelación de los tres implicados (Pareja YannuzzelliDiego Tapia,  y Álex Bravo, ex gerente de Petroecuador), de acuerdo al artículo 535, numeral 1, del Código Orgánico Integral Penal (COIP), que dice que al “desvanecerse los indicios o elementos de convicción que la motivaron la investigación”, se debe cancelar dichas medidas. Sin embargo, ninguno quedará en libertad porque están condenados y acusados de otros delitos como tráfico de influencias, peculado y enriquecimiento ilícito, según un comunicado de la Fiscalía.

Según el Presidente del Colegio de Abogados de Pichincha, Ramiro García, es “inexplicable e inentendible” la decisión que tomó la Fiscalía. García opina que se pretende juzgar a los implicados por delitos menores, y no por el que realmente representa un perjuicio para el país. Dice que existen más de  80 indicios que evidenciarían el sobreprecio en varias obras, y “sin embargo se abstienen de juzgar con el argumento de que no existe evidencia del cometimiento del delito de peculado”.

García también dijo que no existe relación entre el acuerdo de cooperación eficaz que firmó con Pareja Yannuzzelli, en septiembre de 2017, y la decisión de la Fiscalía. El acuerdo de cooperación eficaz prevé la reducción de la pena para un acusado que colabora con las investigaciones para esclarecer un delito en el que participó pero cuyos autores restantes aún no se han determinado. Según García, el acuerdo favorece a sus beneficiarios con hasta en un 90% de reducción de la pena, siempre y cuando haya existido una condena en el caso. Él cree que la absolución de Carlos Pareja Yannuzzelli no permitirá que esta cooperación se realice porque al ser librado de la culpa, no tiene la obligación de “acogerse a la cooperación”.

Este caso se inició con un informe de la Contraloría General del Estado que establecía indicios de responsabilidad penal por un contrato suscrito a una empresa offshore, con 3,4 millones de dólares de sobreprecio y 3,7 millones de dólares en multas que no fueron cobradas.

Reinaldo Zambrano, abogado de Carlos Pareja Yannuzzelli, dijo que al momento no puede dar declaraciones sobre el caso porque su cliente aún no ha sido absuelto.

|Contexto|

Zapotillo florece con sus guayacanes

Me tomé un tiempo antes de abrir la puerta de la carpa. Salí lentamente y observé cómo pequeñas campanas amarillas caían de los árboles y planeaban hasta caer en el suelo en una alfombra dorada que no había cuando me fui a dormir.  Árboles, piso, colinas, quebradas. El amarillo lo cubría todo. Desde el día anterior me había sumergido en una especie de pintura de Van Gogh. Solo que en este caso no eran excesos de óleo sino flores, y no eran girasoles ni trigales sino guayacanes, y no era el sol de la Provenza en Francia, sino los atardeceres en Zapotillo, un cantón de la provincia de Loja, en el sur del Ecuador.

florecimiento de guayacanes en Ecuador

Fotografía de Gabriela Tamariz

El florecimiento de los guayacanes atrae, desde hace unos cinco años, a miles de turistas a tres parroquias de este extremo del país: Mangahurco, Cazaderos y Bolaspamba. Una vez, incluso, el Ministerio de Turismo transmitió en vivo este evento natural que ocurre en 40 mil hectáreas de bosque seco.

Es una época en la que no solo florecen los guayacanes, sino las personas: en una semana llegan más de 10 mil turistas a Mangahurco, Cazaderos y Bolaspamba, que en conjunto, estimo, no deben sumar más de 3 mil habitantes.

El bosque seco es un lienzo gris café que cubre las colinas del sur de Loja. ¿Cuándo se tiñe de amarillo? No se sabe. Puede ser en diciembre, en enero o incluso en febrero. El florecimiento de los guayacanes sucede una vez al año pero, no tiene puestos fijos en el calendario. Son las primeras lluvias las que marcan el inicio del ciclo: los botones de los árboles, en tres o cinco días, se convierten en flores que, en una semana, se caen. El cuadro está vivo, y como la vida, es efímero.

§

A pesar de la gran belleza que disfruté, habría sido útil saber algunas cosas. No fue negligencia propia, sino falta de información asequible. Digo esto porque no soy de las personas que se entregan en cuerpo y alma a los tours organizados por agencias de viaje. Prefiero decidir el tiempo y espacio de mis desplazamientos. Me gusta que mi viaje inicie antes de partir, mientras investigo en Internet.

Pero fue muy difícil encontrar información del florecimiento de los guayacanes —más allá de las fotos espectaculares. Durante semanas monitoreé sitios web oficiales, pero las noticias del evento se mezclaban con información institucional. No había nada concreto que me indicara las alternativas de alojamiento, alimentación, transporte y la larga lista de etcéteras que antecede a cada viaje. Así que tuve que optar por una agencia que ofrecía salir desde Quito, Guayaquil, Cuenca y Loja (todas las opciones implicaban largos viajes de más de ocho horas en bus) con un costo que iba de los 100 dólares a los 160 dólares por dos días y una noche con todo incluido. Sin mucha información y atada a la rigidez del operador empezó mi viaje hacia los guayacanes.

§

A Zapotillo llegué un sábado. Mi viaje había comenzado en la madrugada. Del frío de Cuenca una buseta nos llevó hacia el calor de El Oro y de ahí a Loja (me habría gustado saber que Santa Rosa y Machala estaban más cerca incluso que la ciudad de Loja). La noche tapó cualquier paisaje del recorrido.

Amanecimos en Pindal. No sabía que allí perderíamos la señal de celular pero esta empezó a ir y venir en las curvas de los más de 50 kilómetros que nos faltaba recorrer, hasta que finalmente desapareció por completo y los celulares se transformaron en simples relojes que se iban quedando sin batería. Es algo trivial pero fue el primer indicio de que el tiempo y el espacio estaban cambiando su forma de funcionar.

Sin distracciones tecnológicas, las ventanas de la buseta desplazaron a las pantallas. Cuando llueve simultáneamente en toda la zona, las tres parroquias se pintan de amarillo; este año el florecimiento se dio por sectores. Según avanzábamos, los guayacanes fueron apareciendo poco a poco en el paisaje con sus frondosas copas. Unos imponentes, otros estilizados. En medio, uno que otro ceibo perdía protagonismo pese a su musculoso e imponente tronco.

florecimiento de guayacanes en Ecuador

Fotografía de Gabriela Tamariz

Las fotos que había visto en Internet eran poca cosa frente a lo que me rodeaba. Un pincelazo por aquí. Un pincelazo por allá. Primero pasamos por Bolaspamba, donde las lluvias habían caído primero y las flores ya cubrían el suelo. Brochazos más que trazos delicados. Amarillo claro, amarillo oscuro, amarillo casi dorado: el color variaba según la maduración de las flores. Diez kilómetros más adelante, en Mangahurco, el florecimiento estaba en su máximo esplendor. Varios buses estacionados constituían una alerta de la gran cantidad de visitantes. Pensé que habría sido mejor ir entre semana para evitar la aglomeración.

Si en los cuadros de Van Gogh abundan los cuervos, en Zapotillo proliferan los chivos, tanto en el paisaje como en la gastronomía: a la hora del almuerzo, la estrella era el chivo al hueco, una deliciosa preparación con hierbas en una olla que se entierra. Los precios oscilaban entre cuatro y seis dólares el plato.

§

La agenda del primer día incluía trekking, observación de flora y fauna y visitas al Balneario del Inca y a la Laguna de los Caimanes. Pero todo se alargaba, y el tiempo se hizo un puño apretado, corto para cumplir el itinerario o llegar a tiempo a las comidas.

Es que, sin celular… ¿cómo logran quince personas reunirse en un sitio después de separarse? ¿Cómo se encuentra a alguien que se pierde? ¿Cómo se llama a la grúa si la buseta se daña? Todas esas situaciones se dieron y demostraron que la dependencia tecnológica está haciendo que los seres humanos perdamos la capacidad de acordar por nuestra cuenta el lugar y la hora de un encuentro. (Por un instante, mi celular detectó una señal de Wifi cerca de un infocentro, pero desconocía la clave. Me habría gustado saber que el GAD de Mangahurco ofrecía Internet por intervalos de treinta minutos).

A media tarde, escuchamos que ya no dejaban acampar entre los guayacanes pues ¿un insensato?, ¿un inconsciente?, ¿un vándalo? había prendido una fogata en el bosque seco y producido un incendio. Sin conexión a Internet es difícil verificar este tipo de información. Todo de lo que uno se entera depende de con quién uno se encuentre. Los habitantes resuelven amablemente las dudas de los visitantes. El “dicen que” y el “me contaron” se transforman en las fuentes principales. Y no queda más que creer.

Ese momento empezó una peregrinación en búsqueda de un lugar donde acampar. Avanzamos veinte kilómetros más allá, hasta Cazaderos, donde todavía no se daba el florecimiento y queda la frontera: cruzando el río estaba Perú.

Las ficciones que inventamos los seres humanos condicionan nuestras reacciones. Me asombró que allí, junto a un hito y un letrero de Bienvenidos a la República del Ecuador, se acabara el país. Estaba más al sur de lo que me imaginaba. Pero Cazaderos era una frontera distinta, sin puesto de control, donde nadie pide papeles y tan solo delimitada por un río casi seco, justo como para recordar que las fronteras son invenciones del hombre: los guayacanes, por ejemplo, no conocen esos límites.

Empezaba a oscurecer entre subidas y bajadas, vueltas y más vueltas en un camino lastrado sin iluminación. Tras un par de horas de deambular por el bosque en el bus, volvimos a Mangahurco y acampamos entre los guayacanes, en las afueras. No vi servicios básicos ni basureros, pero sí los desechos de unos malos visitantes. Sin gente acostumbrada a acampar, es fácil que un carro decida cruzar por medio campamento, que aparezcan nuevas fogatas, o que un grupo de carpas vecinas se conviertan en cantina, y las risas y gritos opaquen los sonidos (y silencios) de la naturaleza.

§

Al día siguiente, la gran afluencia de gente dificultó que las agencias cumplieran los ofrecidos paseos a caballo o en bicicleta por el bosque. Sin embargo, los pacientes recibimos nuestra recompensa y desde las colinas hubo vistas maravillosas del florecimiento y del pueblo que crece alrededor del parque central y la iglesia.

En el centro de Mangahurco había puestos de venta de artesanías: llaveros, plántulas de guayacán y árboles hechos con alambre y mullos. Para las noches se ofrecían noches culturales. Mientras recorría el pueblo recordé la advertencia de que no hay facilidad de cajeros automáticos, entonces es importante llevar efectivo. En algunas calles, descubrí que los habitantes alquilaban por unos $8 sus patios para que la gente acampase (algunos complementaban este hospedaje con baño y desayuno).

Osman Romero, presidente de la parroquia de Mangahurco, me explicaría días después que había dos sitios para acampar, gratuitamente, con servicios sanitarios, que permanentemente existen dos hoteles y cabañas de alquiler y que por el florecimiento había puesto para unas cien personas en la modalidad de hospedaje comunitario que ofrecen los habitantes en sus propias viviendas. Para el próximo año proyectan una zona de camping más grande, con capacidad para 200 personas, servicios higiénicos, duchas, agua y luz. ¿Cómo me podría haber enterado antes de estas opciones para organizar el viaje por mi cuenta? ¿Cómo podía haberme contactado antes con la gente que vive en las parroquias?

En el parque, los artesanos me dijeron que difunden la información por Facebook (copié las cuentas oficiales de redes sociales aunque la falta de conectividad no me dejó explorarlas ese momento), mientras algunos se quejaban de que algunas agencias de viaje no coordinan lo suficiente con los proveedores locales de servicios. Entonces empecé a hacer cuentas de lo gastado: ¿cuánto se queda realmente en las parroquias?

§

A medida que nos íbamos, los guayacanes desaparecían en el orden inverso al que habían aparecido. “Guárdalo en tu corazón, guárdalo en tu corazón”, me repetía mientras cambiaba el paisaje. Estábamos saliendo del cuadro, el gris café del bosque seco cubría nuevamente las colinas.

florecimiento de guayacanes en Ecuador

Fotografía de Gabriela Tamariz

Después de una curva, un tono de mensaje me alertó de que había recuperado la señal del celular. Mientras anochecía, empecé a explorar en Facebook. Escribí las iniciales GAD (Gobierno Autónomo Descentralizado, el nombre oficial de los gobiernos locales en el Ecuador) y le sumé las palabras Zapotillo, Mangahurco, Bolaspamba y Cazaderos. Encontré anuncios de las fechas de inicio del florecimiento en cada parroquia, cronogramas de actividades, mapas de servicios, contactos de proveedores, noticias sobre acceso a combustible (un dato clave en zona de frontera).  

Roberto Soto, jefe de Comunicación y Relaciones Públicas del GAD de Zapotillo, me dijo que esperan tener a futuro un sitio web exclusivo para el florecimiento de los guayacanes que concentre toda esta información. Por todo lo que leí durante el regreso, siento que seguí conociendo las parroquias incluso al terminar el viaje.

El florecimiento de los guayacanes es una oportunidad única para estas tres parroquias lojanas que en ningún otro momento reciben tantos visitantes. El sector gastronómico es uno de los más beneficiados: solo en Mangahurco se pasa por esa semana de dos restaurantes permanentes a cerca de cuarenta puestos de venta de alimentos. Hay quienes incluso dicen que el turismo no solo dinamiza la economía de las parroquias sino del cantón y hasta de la provincia.

florecimiento de guayacanes en Ecuador

Fotografía de Gabriela Tamariz

El problema, coinciden los GAD, es que aún no tienen la capacidad para atender a tanta gente en tan poco tiempo. Para superarlo, una mesa interinstitucional se encarga de coordinar el aprovechamiento del florecimiento como atractivo turístico y capacitar a los proveedores de servicios en relaciones humanas, manipulación de alimentos, elaboración de artesanías, entre otros aspectos. Para 2019, se analiza incluir a dos parroquias más en la promoción para distribuir el flujo de visitantes.

También se han logrado mejorar las condiciones de proteción de los bosques. Bruno Paladines, de Naturaleza y Cultura Internacional, una organización no gubernamental que trabaja quince años en la conservación del bosque seco en Loja, considera que el florecimiento de los guayacanes es una oportunidad de promover a nivel nacional un turismo de naturaleza en el que se disfrute del entorno sin dañarlo; tambíen es un gancho para atraer visitantes a otros atractivos de la provincia (por ejemplo, en Zapotillo es posible hacer avistamiento de aves, cocodrilos y monos).

Un mes después de la visita al florecimiento de los guayacanes, la belleza de los recuerdos amarillos todavía me hace sonreír. Espero volver con un poco más de calma, los contactos necesarios y mejor preparada.

|Placeres|

Amores nihilistas

Muchos dibujos animados son, desde hace años, para adultos. Todo empezó con la sátira de Matt Groening en Los Simpsons. 29 años después, algunos de los mejores programas de TV son animaciones. Rick and Morty es uno de ellos. El programa lanzado en 2013 por Dan Harmon y Justin Roiland puede ya ser considerado un clásico de culto: Rick, el hombre más inteligente del universo, inventa un aparato que le permite viajar por todas las dimensiones imaginables. También es alcohólico, cascarrabias y sucio. Morty, su nieto, busca su aprobación, a pesar de que entiende que su abuelo piensa que los apegos emocionales son una pérdida de tiempo. Juntos recorren el infinito, teletransportándose entre mundos desconocidos e incomprensibles pero al alcance del genio de Rick. Es un caos —o una multiplicidad de realidades— en la que todo es posible y nada importa. Excepto cuando toman la decisión de darle importancia, más allá de todo, a la existencia, la muerte y al amor.

Es un show lúgubre, psicodélico por momentos, escatológico con frecuencia. Una de las dimensiones está conformada por traseros enormes como montañas que producen el gas del mundo de la superficie. Otra dimensión está poblada por asientos vivientes que consumen teléfonos. No hay una lógica o explicación de ciencia ficción que las sostengan. Simplemente son.

En el caos de la serie, la violencia es una realidad tan cruda como cotidiana y cómica. Después de que Morty le pide a Rick una pócima para enamorar a Jessica, la chica que le gusta, una plaga convierte a todos en monstruos mutantes que acaban por devorar y destruir la civilización. Con su mundo destruido, Rick busca una dimensión con condiciones exactamente iguales pero en la que los  “Rick y Morty” de esa dimensión murieran en el momento adecuado para reemplazarlos. En esta realidad, toda línea del tiempo se repite infinitas veces, pero con variaciones mínimas. Rick encuentra una línea del tiempo (o dimensión) en la que sus dobles explotan por accidente. Los Rick y Morty “originales” entonces toman su lugar y entierran sus otras versiones en el patio. Toman el lugar de sus “copias”. Algunos episodios después, cuando la hermana de Morty se entera que fue concebida por accidente, para consolarla Morty le cuenta que en el jardín está su cadáver: el cadáver del Morty de la dimensión de ella. “Nadie existe con propósito, nadie pertenece en ningún lugar, todos vamos a morir”, le dice a ella. “Ven a ver TV”. Es la frase que contiene el tono y la extraña moraleja del programa.

Rick —a quienes muchos personajes describen como una especie de Dios— describe al amor “como una función de familiaridad en relación al tiempo”.  Para él todo es una función descifrable, calculable y predecible. Ni siquiera él es especial. Su personaje es uno de infinitos Ricks de varias dimensiones que —por su poder para viajar entre dimensiones— se juntaron para formar una nación de Ricks. Se institucionalizan y, según el Rick original, al dejar su rebeldía se vuelven “menos Ricks que él”.  Menos Ricks pero Ricks infinitamente, repetidos de todas maneras.  

Con infinitas versiones de cada personaje, en el gran espectro de la cosas, la muerte se vuelve irrelevante. El amor incondicional también. Rick no es nadie; Morty no es nadie, nosotros no somos nadie.

¿Y qué?

Es un nihilismo nuevo para la TV. Harmon y Roiland renuncian casi por completo a la resolución narrativa en sus episodios y los arcos narrativos para sus personajes. Aunque estos crecen y se desarrollan, su desenlace rara vez deja en claro el propósito o el sentido de sus cambios. El gran conflicto “amoroso” de la serie es la relación entre Jerry y Beth, los padres de Morty, cuya relación revierte las tensiones clásicas de amor en la TV: la expectativa no es la de si se juntan o no, sino la de si finalmente deciden divorciarse. Mientras el mundo es devorado por los mutantes que buscan a Morty, Jerry le pregunta a Beth si ella lo amaba, ella le responde con otra pregunta:

— ¿Quieres que los indigentes tengan hogar?

— Sí, responde Jerry.

— ¿Vas a construir tú sus hogares?

Beth, mientras escribe ocupada en la computadora entonces dice que el amor es ‘trabajo’. Tu ‘sí’ no sirve de nada sino hay trabajo detrás. “Como construir un refugio para indigentes, nadie quiere negarse a hacerlo, pero algunas personas hacen el esfuerzo”, dice. “Y amarte es trabajo.”

Este concepto del amor es, quizás, lo único fijo y seguro en un mundo donde todo, literalmente todo, puede ocurrir y donde, por lo tanto, nada es trascendental o absoluto.

No se sostiene ni siquiera nuestra credulidad como audiencia.  Los personajes con frecuencia se dirigen al público, hacen referencia al episodio o la temporada del show. En el especial de Cable Interdimensional —sobre una TV con canales de cable de otras dimensiones— las voces de los actores de doblaje se ríen y cometen errores que suenan a bloopers, como si estuvieran improvisando chistes y las animaciones fueran adaptadas a la improvisación. En un episodio en el que la premisa parece llevarlos a meterse al videojuego Minecraft, Rick aclara que el programa South Park ya lo hizo. “Qué rápidos son”, exclama Morty. “No, es que nosotros somos lentos”, responde Rick.

Nada importa. Tampoco la coherencia interna del programa. “No lo pienses mucho” repite Rick cuando un día aparece convertido en un pepino hablante. “Lo hice simplemente porque puedo hacerlo”, dice. Al transformarse en Pickle Rick, buscaba evadir una sesión de terapia grupal con su familia. Pero después de una aventura en la alcantarilla y de derrotar —como pepino mutante— a  la mafia rusa, Rick, el pepino, termina sentado con ellos. La terapeuta, entonces, le dice que su inteligencia es tan liberadora como destructiva. “Lo cierto sobre sobre mantener, reparar y limpiar es que no son aventuras, no hay formas de hacerlas tan mal como para que te maten”, explica. “Son trabajo y algunas personas están más dispuestas que otras a trabajar.”

§

El nihilismo, el sinsentido son la realidad de la serie. Pero dentro de este sinsentido —la ausencia de Dios o de una narrativa consistente que abarque todo el mundo creado— quedan las decisiones y el trabajo de sus personajes. Para el filósofo Friedrich Nietzsche, el nihilismo —como la inteligencia de Rick y la estructura del show— puede significar tanto destrucción como empoderamiento. Es una óptica del mundo por lo que es: aleatorio, irracional y caótico. El nihilismo nietzscheano desmiente la realidad. Pero el filósofo hace una distinción importante entre lo que llama el nihilismo activo y el nihilismo pasivo.

Cuando es activo, el nihilismo es como un martillo que rompe el sentido artificial, las mentiras —como la religión, la ideología e incluso el amor romántico— que rodean nuestras experiencias. Puede, así, ser el principio de creación de nuevos valores que se centren en la decisión y la autonomía del ser ante el caos. No hay sentido sin que lo creemos.

El nihilismo pasivo, por el contrario, es la resignación. Para Nietzsche, reconocer las falsedades que constituyen nuestra realidad no sirve de nada si eso significa el fin o la desaparición de la agencia y voluntad individual.

En Rick and Morty el suicidio es un tema al acecho mientras sus protagonistas enfrentan  su insignificancia ante el caos y ante los berrinches de sus creadores. Pero sobrevive la esperanza del nihilismo activo. Morty ama a su abuelo a pesar de que no sabe con certeza si su amor es correspondido. Decide acompañarlo, estar con él, confrontarlo cuando es necesario. Luego, cuando su hermana no aguanta la idea de ser ‘un accidente’, él le cuenta sobre su cadáver no para desesperanzarla sino para invitarla a relajarse y ver TV. Beth reconoce que tiene tendencias crueles y apáticas, que Rick asegura son normales entre gente inteligente. Entonces decide cambiar y trabajar en su vida familiar, como si dijera “chulla vida”.

Para el periodista Sam Thielman, la serie de Harmon y Roiland tiene un atractivo especial para los millenials porque su propuesta humorística apela tanto a la irreverencia y el absurdo como a la nostalgia. Es para Thielman una mezcla muy nueva entre la brutalidad y la ternura. En un episodio sobre un virus interdimensional que afecta la memoria, Beth dispara por accidente al señor Poopyhead (señor Cabeza de Popó). El, una cápsula amarilla viviente, queda herido y profundamente decepcionado por la desconfianza de Beth. Al igual que el señor Poopyhead, la mayoría de criaturas de la serie tienen formas, voces y orígenes entre grotescos e infantiles, pero no dejan de ser personajes tan complejos como los protagonistas humanos. En Rick y Morty la caricatura se vuelve seria y trágica sin dejar de ser caricatura. Un personaje llamado Señor Jellybean (el señor Gomita) es un ser redondo con voz jovial y amigable que finalmente intenta violar a Morty. “Los dilemmas de la serie son hilarantes y absurdos”, explica Thielman. “Pero la desesperación de sus personajes es real”. Es un programa que corresponde a la experiencia de los millenials que por un lado tienen acceso sin precedente a conocimiento y a entretenimiento, pero que a la vez enfrentan un futuro económico dramáticamente más difícil que el de generaciones anteriores.

El universo nos devora, desnuda y abandona. El hombre más inteligente, aunque pueda explorarlo sin límites, tampoco logra escapar de la naturaleza, y sucumbe ante la autodestrucción. Su nieto lo sigue de todas maneras. Decide ser leal, porque eso es lo único que les queda: la posibilidad del cuidado, el trabajo y la decisión de valorar la existencia propia y del otro. Contra el caos nos quedan nuestras decisiones. En tiempos de posverdades, calentamiento global y aplicaciones como tinder e instagram,“amar es trabajar”: es la sorpresiva y extraña moraleja de este programa del caos.  

|Placeres|

UN CABLE A TIERRA EN UN PAÍS POLARIZADO

Recibe nuestro newsletter semanal directamente en tu bandeja de entrada.

¿Suman pasivos y contingentes 69 mil millones de dólares?

|

No se puede verificar

El presidente Lenin Moreno dijo que “la suma de pasivos y contingentes es de 69 mil millones de dólares”, durante la entrevista que dio a tres periodistas locales en el programa “Ecuador nuevo rumbo” el 21 de enero de 2018.

Hasta diciembre del 2017, la deuda pública del Ecuador era de 46.536 millones de dólares, de acuerdo con el  informe publicado a finales del 2017 por Multienlace, una compañía de asesoría económica dirigida por el economista Mauricio Pozo. La diferencia entre la deuda pública y la cifra que dio Moreno es de 22,464 millones de dólares, que según el Presidente corresponderían a los contingentes.

Dentro del vocabulario económico se conoce a los pasivos como la deuda, es decir, el dinero que el Estado debe a instituciones públicas y privadas, explica Jaime Carrera, director del Observatorio de Política Fiscal. Un ejemplo de pasivos serían los intereses de los bonos del Estado en poder del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) que en 2018 el gobierno sigue pagando.

Los contingentes son cuentas que el gobierno tendría o no que pagar en un futuro. Por ejemplo, la deuda del petróleo por preventa o rubro. O dicho de otra manera, deudas no previstas. Según Paredes, por lo general, consisten en juicios que tiene el gobierno que podría perder o ganar. Por lo tanto, los contingentes no se pueden prever ni calcular. Un ejemplo cuyo de contingente es el resultado del proceso contra los hermanos Isaías, los dueños del extinto Filanbanco, que por una crisis de liquidez en 1998, fue cedido al Estado ecuatoriano, y en el 2001 quebró. Ecuador acusa al  grupo Isaías de mal manejo económico por lo que deberán devolver al Estado ecuatoriano el dinero que se puso desde 1998 hasta el 2001 para dar liquidez a sus clientes. Cuando se resuelva la sentencia definitiva de daños y perjuicios tras el cierre de Filanbanco, el Ecuador deberá asumir su pérdida o ganancia al final del juicio.

La frase de Moreno no se puede verificar porque los 69 mil millones a los que hizo referencia se basan en una cifra que no es predecible ni exacta. Jaime Carrera señala que, según el Ministerio de Finanzas, los pasivos y contingentes pueden en algún momento convertirse en obligaciones y transformarse en deuda, pero no es posible calcular la cifra.

¿El riesgo país de Ecuador ha descendido en 350 puntos?

|

Impreciso

El presidente Lenin Moreno dijo que “el riesgo del país ha descendido en 350 puntos” en los últimos dos años, durante la entrevista “Ecuador nuevo rumbo” el 21 de enero de 2018.

En diciembre de 2015 dicho indicador llegó a 1266 puntos, según el portal económico argentino Ámbito. Dos años después, en diciembre de 2017, era de 459, de acuerdo con el Banco Central del Ecuador (BCE). Es decir, que en ese tiempo sí se redujo pero no en 350 puntos como dijo el Presidente sino en 807. Por lo tanto, su afirmación es imprecisa.

Las cifras históricas de los años 2015 y 2016 no se registran en la página web del BCE. Por ello, para el análisis se toman en cuenta otras fuentes como Ámbito, señala Jaime Carrera, director del Observatorio de Política Fiscal. Este sitio web recupera las estadísticas levantadas por la consultora internacional JP Morgan basadas en fuentes oficiales de cada país. Llamamos al BCE para tener la información histórica oficial pero no tuvimos respuesta.

El riesgo país es un indicador que mide las posibilidades de que una nación cumpla o no con el pago de su deuda externa —ya sea el capital o sus intereses en los términos que se acordó. El puntaje que se le da es una suma de la fiabilidad económica, política y social de cada país, y es el que determina qué tan riesgoso es invertir en él. Por eso, cuanto más crece el “riesgo país”, mayor es la probabilidad de que entre en mora de pagos y los intereses de las deudas a pagar sean más altos.

Carrera recuerda que el 23 de mayo de 2017, un día antes de que Lenín Moreno asumiera la presidencia, el riesgo país era de 663 puntos y el precio del barril de petróleo del Ecuador estaba en 44 dólares. El promedio de riesgo país del 2018 es de 448: durante los ocho meses de gobierno bajó 215 puntos. Para Carrera, esta reducción obedece esencialmente al aumento del precio del petróleo.

El precio del barril del petróleo es un factor determinante para definir el riesgo país porque, según Carrera, es un símbolo de la estabilidad económica ya que respalda la deuda ecuatoriana. El 18 de enero de 2018, el barril se registró en 60 dólares, mientras que en diciembre del 2017, el valor del crudo era de aproximadamente 57.47. Así, cuando el barril de petróleo cuesta más, el riesgo país baja.

Aunque el riesgo país haya descendido, el economista Luis Espinosa Goded recuerda que el Ecuador sigue teniendo el segundo peor puesto en Latinoamérica después de Venezuela (4797 puntos), según la consultora internacional J.P. Morgan. Mientras que Colombia tiene 155 puntos y Perú 98; Ecuador los sigue duplicando en el valor de su riesgo económico.

Retratos maternos

|

La fotografía de Ana Álvarez Errecalde es un retrato de la maternidad como ejercicio diario del cuerpo. En sus fotos hay fuerza, agotamiento, cortes y dolor. Están las secuelas en la piel, está todo lo que es caliente y viscoso. Está hecha de animal, porque animales son las que nos paren, porque animales somos los que llegamos al mundo.

A pesar del dolor, del cansancio físico y mental, de los cambios rotundos e inequívocos en el cerebro, en la vida cotidiana, pocas veces ha sido retratada así. Siempre se ha preferido mostrarnos una versión edulcorada de lo que es ser mamá: un único camino rosa, diseñado por algún ejecutivo en una agencia de publicidad. Para el detergente, la cocina, para la sumisión y la sonrisa de piedra caliza pulida que pretende camuflar las flaquezas y fortalezas que la maternidad, dice la fotografía de Álvarez Errecalde, produce.

El trabajo de la fotógrafa argentina radicada en España es un antídoto contra el conjuro romántico del engaño del único destino,  y desmitifica a la maternidad mostrándola cómo es: un ejercicio extenuante del cuerpo y el espíritu.

De la serie Cesárea, más allá de la herida. Fotografía de Ana Álvarez Errecalde.

De la serie Cesárea, más allá de la herida. Fotografía de Ana Álvarez Errecalde.

Anunciación, de la serie Las Cuatro Estaciones. Fotografía de Ana Álvarez Errecalde.

Mis padres, de la serie Ecología. Fotografía de Ana Álvarez Errecalde.

El Nacimiento de mi hija, de la serie Ecología. Fotografía de Ana Álvarez Errecalde.

El trabajo de Álvarez Errecalde ha sido premiado en diferentes convocatorias como el European Women Lobby, Photo Competition 2010, Bruselas, Bélgica, Festival de la Luz, Buenos Aires, Argentina, Premio Joven UCM y Premio Miguel Casablancas, Certámenes de Arte de Orense y Albacete, Bienales de Galería Clave Murcia y del Ayuntamiento de Móstoles, España.

El 17 y 18 de marzo, dictará un taller de fotografía en Quito.

Claves para entender la masacre de Parkland

|

Cuando estaba por terminar el día de escuela, un exalumno entró y disparó a estudiantes y profesores de la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland. Parkland —a unos 80 kilómetros al norte de Miami— es una de las localidades más seguras de Estados Unidos: la organización National Council for Home Safety and Security la había catalogado como una de las ciudades más segura del país. De no ser por el ataque del 14 de febrero, habría ocupado el tercer puesto en el ranking de 2018.

El atacante sería Nikolas Cruz, un joven de 19 años, que había sido expulsado por mal comportamiento. Lukas entró cerca de las tres de la tarde, encendió la alarma contra incendios de la escuela, y lanzó bombas de humo para que sus excompañeros y maestros tuvieran que salir a los pasillos, donde les disparó. Se reportaron 17 muertos.

Los servicios de emergencia llegaron pocos minutos después del tiroteo. Establecieron un perímetro de seguridad para  evitar que transeúntes y familiares de los estudiantes entraran a la escuela. Mientras esto sucedía, en el interior de la secundaria Marjory Stoneman Douglas, varios alumnos y maestros se resguardaban en las aulas por orden de la Policía. Después del ataque, el sospechoso lanzó su mochila y armas —un rifle AR-15—, se confundió con los alumnos, y huyó. Fue detenido a la salida de un McDonald’s donde fue a comer tras el ataque, y fue traslado en ambulancia a un hospital.

El supuesto responsable del ataque es un joven de 19 años,  identificado como Nikolas Cruz. Cruz fue expulsado del colegio por mal comportamiento —amenazaba a los estudiantes y acosaba a sus compañeras—.Su expulsión coincidió con el fallecimiento de su madre en noviembre del 2017. Nikolas y sus hermano Zachary quedaron en la total orfandad, porque su padre había fallecido 13 años atrás. Sin embargo, Cruz ya había recibido amonestaciones por acosar a compañeras y amenazar a compañeros, al punto de que en el colegio tuvieron que impedirle el ingreso con mochila.

Cruz vivía en el norte de Florida con la familia de un amigo. Estaba cursando sus estudios en un instituto del condado de Broward. Según Bárbara Kumbatovich, cuñada de la madre adoptiva de Cruz, el joven estaba deprimido luego de la muerte de su mamá.

Algunos compañeros lo han descrito como callado y respetuoso en clase, pero como un marginado en el colegio. Según dijeron, le gustaba presumir de sus armas y solía llevarlas a la escuela. Cruz era cazador, tenía en su poder un arma que compró de forma legal, aunque no era la única. Tenía armas de guerra como el fusil Colt AR-15, de uso policial y militar con el que perpetró el ataque. Según información del diario El País, el joven había iniciado un programa de entrenamiento militar junior, por lo que estaba familiarizado con el uso de armas.

Nikolas Cruz habría preparado el ataque con gran exactitud: entró disparando desde la calle, con la cara cubierta con una mascarilla. Lanzó bombas de humo mientras atravesaba los pasillos del centro educativo y esperaba a que sus compañeros salieran corriendo para dispararles.

Cruz ingresó la mañana del 15 de febrero a la cárcel del condado de Broward, en la ciudad de Fort Lauderdale, tras ser sometido a un interrogatorio de varias horas.

La Corte Interamericana niega medidas provisionales a miembros del CPCCS: claves para entender su decisión

|

¿Cómo se resolvió el pedido de medidas cautelares hecho por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a favor de los miembros del CPCCS?

La Corte Interamericana de Derechos Humanos negó el pedido de medidas cautelares que le había hecho la Comisión en nombre Edwin Jarrín, Tania Pauker y Sonia Vera, miembros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social del Ecuador.

En una resolución dictada el 8 de febrero de 2018, y negó las medidas que buscaban suspender el nombramiento de un Consejo de Participación transitorio, de acuerdo a lo resuelto en la pregunta 3 de la Consulta Popular del 4 de febrero del mismo año.

En su fallo, la Corte dijo que,  para otorgarlas, debía analizar si se cumplía la convergencia de  tres requisitos: extrema gravedad, urgencia, y que se trate de “evitar daños irreparables a las personas”.

Según el tribunal internacional, debido que la consulta popular en la que se hizo la pregunta 3 “se llevó a cabo el día 4 de febrero de 2018, el petitorio de los propuestos beneficiarios el cual se relacionaba con la posibilidad de suspender los comicios quedó sin objeto”.

Sobre los requisitos de extrema gravedad, urgencia e irreparabilidad, dijo que para que la Corte conceda las medidas debían coincidir en el hecho denunciado como potencialmente dañino —es decir, no bastaba con que se encuentren uno o dos, sino que debían encontrarse todos.

Sobre el argumento de que existía ‘extrema gravedad”, la Corte dijo que no le correspondía “pronunciarse sobre los derechos presuntamente vulnerados en perjuicio de los propuestos beneficiarios de las medidas provisionales en el marco del procedimiento de referéndum que tuvo lugar el pasado 4 de febrero”. Dijo, además, que no le correspondía efectuar “un análisis de convencionalidad sobre las actuaciones de las autoridades internas que culminaron con la organización de esos comicios”.

La convencionalidad es un principio jurídico creado por los organismos del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (la Comisión y la Corte) para analizar si las actuaciones de las autoridades de los Estados se apegan a lo previsto en las Convenciones y Tratados Internacionales aplicables para cada caso. Eso, dijo la Corte, podría eventualmente ser debatido ante la Comisión Interamericana, “conforme a las reglas establecidas en la Convención y en el Reglamento del señalado órgano del sistema interamericano”.

La Corte dijo, también, que varios de los argumentos alegados por la Comisión para justificar la extrema gravedad de la situación estarían atados “al fondo del caso” y que no le resultaba posible distinguir claramente entre “aquello que corresponde a lo estrictamente cautelar y aquello propio a dirimirse en el fondo de la petición que fuera sometida ante la Comisión”. Esto quiere decir que la Corte considera que otorgar las medidas cautelares sería como resolver si existieron o no las violaciones alegadas en el caso que Jarrín, Pauker y Vera llevaron ante la Comisión, por lo que no cabría que el tribunal se pronuncie de forma anticipada.  

La Corte dice en su resolución que la solicitud de la Comisión pedía ordenar al Estado ecuatoriano que se abstenga de implementar los resultados de la consulta popular del 4 de febrero, lo que “implica un prejuzgamiento sobre la convencionalidad del procedimiento surtido para llevar a cabo el referendo constitucional llevado a cabo el 4 de febrero en Ecuador”. Ese análisis, dice el Tribunal no es propio de la naturaleza de una medida provisional.

La Corte dijo, además, que la Comisión había señalado dos niveles de potenciales beneficiarios de las medidas cautelares: Jarrín, Pauker y Vega, y “otro abstracto e indeterminado que podría referirse a la sociedad en su conjunto o a la población de Ecuador”. Sobre este punto, el Tribunal recuerda que la protección de una pluralidad de personas requiere que al menos éstas sean “identificables y determinables”, requisito que no se configura en el presente caso.”

Por último, la Corte dice que  “no puede dejar de advertir que la Comisión, por un lado desechó una solicitud de medidas cautelares sobre un asunto de similar naturaleza, y por otro lado requirió la adopción de medidas provisionales en un asunto de similar naturaleza argumentando extrema gravedad, urgencia e irreparabilidad”. La Corte dice que le llama la atención que la Comisión haya tenido el pedido de medidas bajo su conocimiento por más de un mes, pero recién lo haya activado “una vez que ya fuera celebrado el referéndum, es decir después que la ciudadanía expresara su respuesta afirmativa a la pregunta formulada relacionada con el objeto de la solicitud”.

Por esas razones, la Corte desestima el pedido de las medidas cautelares, pero al final dice que el Estado ecuatoriano “deberá garantizar los mecanismos idóneos para que los peticionarios puedan agotar las vías internas pertinentes para reclamar los derechos y resarcimientos que estimen se les estarían vulnerando”.

¿Qué medidas cautelares había solicitado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a la Corte IDH a favor de los miembros del CPCCS?

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) remitió el 6 de febrero de 2018 a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) una solicitud de medidas provisionales a favor de Edwin Jarrín, Tania Pauker y Sonia Vera, actuales miembros del CPCCS, para que se ordene al Estado abstenerse “de destituir a los actuales miembros del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social de Ecuador y de crear un Consejo Transitorio”.

¿Por qué pidió la Comisión que se dicten estas medidas cautelares a favor de los miembros del CPCCS?

La Comisión IDH recibió el 28 de diciembre de 2017 una solicitud de medidas provisionales a favor de los miembros del CPCCS. Esta solicitud hacía referencia a la pregunta 3 de la Consulta Popular convocada por el presidente del Ecuador, Lenín Moreno, que fue votada el 4 de febrero de 2018, y mediante la cual se reformará el CPCCS.

Además, la Comisión decía que existía una situación de extrema gravedad, urgencia y que podía causar daños a determinadas personas (los miembros del CPCCS) porque: se habría utilizado mecanismos de participación popular para evadir los procedimientos de destitución de funcionarios establecidos en el propio marco normativo interno; la creación de un CPCCS transitorio con amplias facultades de remoción de los funcionarios del más alto nivel de varios poderes del Estado constituía un caso de gravedad, y que la ausencia de control constitucional previo de carácter sustantivo, sobre la validez de las preguntas formuladas.

¿Qué es un caso de “extrema gravedad y urgencia”?

Según el artículo 63 literal dos de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José) se considera como caso de extrema gravedad y urgencia una situación en la que sea necesario “evitar daños irreparables a las personas, la Corte, o en los asuntos que esté conociendo”.

¿Qué dijo la Comisión IDH sobre el nombramiento de los nuevos miembros del CPCCS?

La Comisión pedía que el Estado ecuatoriano se abstenga de destituir a los miembros del CPCCS. También quería que la Corte ordene al Ecuador no designe un Consejo Transitorio, ya que esto podría provocar “riesgos en la efectividad del Estado democrático de derecho, incluyendo los principios de separación de poderes y de independencia judicial, fundamentales para el goce efectivos de los derechos humanos”.

¿Qué reacciones generó el rechazo de las medidas cautelares?

El presidente Lenín Moreno celebró, a través de su cuenta de twitter, que la Corte haya acogido “los argumentos de defensa del Estado Ecuatoriano y deseche la solicitud de medidas provisionales solicitadas por la CIDH” ante esto aseguró que “Triunfa el derecho y la voluntad del pueblo ecuatoriano. ¡Viva la democracia!”

La canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa dijo también en twitter que  “después de tanto trabajo desde el Gobierno y la Procuraduría”, sentía satisfacción al conocer que la Corte IDH rechazó, con cuatro votos a favor y dos en contra, la solicitud de medidas provisionales.

El expresidente Rafael Correa también se pronunció sobre la decisión de la Corte IDH . “La Corte Interamericana niega medidas provisionales, esto es, la suspensión de los efectos de la pregunta 3 de la “consulta”, pero, en lo de fondo,  lloverán los juicios contra el Estado por las inconstitucionales destituciones e, incluso, por la ley “retroactiva” de la pregunta 2, que afecta el derecho de participación política de miles de ecuatorianos”.

¿En el pasado cuándo se han dictado estas medidas en casos relacionados al Ecuador?

La Corte IDH ya ha otorgado medidas provisionales en el Ecuador. Un ejemplo es el caso del pueblo indígena Kichwa de Sarayaku que las recibió en julio de 2004, en junio del 2005, diciembre de 2009 y en febrero de 2010 , luego de que el Estado ecuatoriano otorgara una concesión petrolera en tierras ancestrales sin antes consultarlo con esas comunidades indígenas. Esta acción fue considerada por la Corte IDH como una violación a los derechos humanos de los indígenas.

En junio de 2012, la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó sentencia dentro en el caso del Pueblo Indígena Kichwa de Sarayaku vs. Ecuador. En su fallo, estableció la responsabilidad internacional del Estado ecuatoriano por la violación de los derechos a la consulta, a la propiedad comunal indígena, a la identidad cultural, a la vida e integridad personal. También obligó al Estado a desactivar y retirar la pentolita (explosivos utilizados para extraer petróleo) en superficie y enterrada en el territorio del pueblo Sarayaku, así como consultarle si autorizaba realizar actividades extractivas o de de cualquier otra índole que  pudiese afectar a su territorio.

Los hermanos Salvador Chiriboga recibieron, en 2005 medidas provisionales por parte de la Corte IDH. El caso trataba de la vulneración de sus derechos en 1991, cuando el Municipio de Quito les expropió 60 hectáreas donde hoy está el parque Metropolitano. Esta acción se dio durante la administración municipal de Rodrigo Paz. Los hermanos Salvador Chiriboga interpusieron varios procesos y recursos ante las instancias estatales, para evitar que este terreno se declare de utilidad pública, sin embargo no lograron impedirlo.

Aunque el caso se presentó ante la Comisión CIDH en 1998, se reactivó apenas en 2005. En ese año, los hermanos Salvador Chiriboga ricibieron medidas cautelares por parte de la Corte. En 2008, se dictó sentencia contra el Estado.  En 2011  se ordenó el pago de una indemnización económica de 28,2 millones de dólares.

El 19 de enero de 2014 la Comisión IDH recibió una solicitud de medidas provisionales, con el objetivo de “proteger la vida, la integridad personal, el derecho a la familia y el derecho a la identidad” de dos niñas indígenas Taromenane en situación de aislamiento voluntario en la selva amazónica ecuatoriana, luego de que fueron secuestradas por indígenas huaorani. Aunque estas medidas fueron rechazadas por la Corte IDH al considerar que el Estado había tomado “medidas concretas que han mitigado la situación de extrema gravedad, urgencia y posibilidad de la consumación de un daño irreparable que inicialmente fuera presentado por la Comisión en su solicitud”.

Conozca a los padres (del sí y del no)

|Profundidad|

Hace apenas 10 meses, el Ecuador vivió una de las campañas electorales más disputadas que se recuerde. Cuando terminó, el mapa electoral quedó trazado entre dos grandes segmentos de voto, manifestados en la Segunda Vuelta Electoral del 2017: Alianza País con el 51%, CREO con el 49%.

A partir de esas dos cifras, es posible analizar cómo se distribuyeron estos votos en la reciente Consulta Popular.

§

El mejor pronóstico de los resultados de la consulta fue de Eureknow. Su última predicción, hecha el 22 de enero, tuvo una diferencia del 3.3% con los resultados definitivos del 4 de febrero. Al hacer esa encuesta, Eureknow también preguntó sobre los votos de la segunda vuelta presidencial de abril de 2017. Cruzando ambas variables es posible hacer una estimación bastante confiable de cómo se distribuyeron los votos válidos entre la segunda vuelta 2017 y las preguntas del referéndum-consulta 2018.

En este análisis, el total de votos válidos del padrón electoral se divide en cuatro grupos, a los que identificaremos como I, II, III y IV.

Cruce de votaciones entre abril 2017 y febrero 2018

  1. Los que votaron por el candidato de AP (Lenín Moreno) en la segunda vuelta 2017 y votaron Sí en la consulta 2018. En general, se podría decir que este grupo incluiría a gente que confió en la tesis de Alianza País del 2017, y en la propuesta actual de Lenín Moreno.
  2. Los que votaron por el candidato de AP (Lenín Moreno) en la segunda vuelta 2017 y votaron No en la consulta 2018. En este grupo se encontraría gente que confió en la tesis de Alianza País del 2017, pero creería en el Rafael Correa actual. En este grupo están, también, las personas que no están de acuerdo en determinadas preguntas, pese a haber votado por Lenín Moreno en las presidenciales del año anterior.
  3. Los que votaron por el candidato de CREO (Guillermo Lasso) en la segunda vuelta 2017 y votaron Sí en la consulta 2018. Podrían corresponder a este grupo los detractores de Rafael Correa, disconformes con la tesis de Alianza País del 2017, y que en la Consulta habrían coincidido en preguntas específicas con la tesis del Alianza País actual (es decir, la liderada por Lenín Moreno y enfrentada con la facción ‘correísta’).
  4. Los que votaron por Guillermo Lasso (CREO) en la segunda vuelta 2017 y votaron No en la consulta 2018. A este grupo corresponderían los detractores del Alianza País del 2017, detractores actuales de Lenín Moreno, así como también aquellos que no estarían de acuerdo con determinadas preguntas.

§

El siguiente es un estimado de la distribución de votos válidos entre la segunda vuelta 2017 y las preguntas del referéndum 2018. Los apuntes a continuación son consideraciones metodológicas, y la tabla está debajo de ellas.

Para esta estimación, tomamos en cuenta:

1) los datos levantados en la última encuesta (enero 22) de Eureknow;

2) los resultados oficiales CNE de la Segunda Vuelta 2017; y,

3) resultados oficiales CNE del Referéndum y Consulta 2018.

Con estos insumos dimos los siguientes pasos:

  • El primer estimado de la distribución de votos tiene como base únicamente a la encuesta —muestreo aleatorio, hecho en Quito, Guayaquil, Manta y Cuenca entre el 18 y el 22 de enero. Su nivel de confianza fue del 95% y su margen de error del 3%.
  • En un segundo paso, se realizaron ajustes para que los grupos I y II sumen el 51% de los votos válidos (que fue la votación que Moreno obtuvo en 2017). Lo mismo se hizo con los grupos III y IV para que sumen la votación de Lasso (49%). Estos ajustes son menores dado que la encuesta refleja un empate entre los dos candidatos. Cabe indicar que, dado que estas son sólo estimaciones, los valores decimales son irrelevantes.
  • Un tercer paso era necesario porque la encuesta sobreestimó la votación del Sí en todas las preguntas en un 3% en promedio. Entonces, se ajustaron los grupos I y III para que sumen la votación final oficial del Sí, y los grupos II y IV para que sumen la votación final oficial del No. Comparando la distribución ajustada con la distribución original (sólo en base a la encuesta), se nota que hay un ligero aumento de los valores de los grupos correspondientes al No.

Hemos resaltado las preguntas en donde el No obtuvo la mayor votación. En anaranjado se muestran las preguntas en donde la distribución se diferencia significativamente de las demás preguntas.

quién es la primera fuerza política del Ecuador

§

Como lo indican los resultados de la tabla de distribución de votos, cada uno de estos grupos presenta escenarios diferentes para cada una de las siete preguntas.

El grupo I (afín a AP en el 2017 y que aún apoyaría a Lenín Moreno) oscila entre el 27% y el 33%. Es, además, el grupo que tiene menor variación entre preguntas, seis puntos porcentuales.

El grupo II oscila entre el 18% y 24%. Pero si consideramos únicamente las preguntas 2, 3 y 6 —que son las preguntas en las que Correa enfocó su campaña por el No—, es posible concluir que el correísmo duro se encuentra entre el 21% y 24% del total de votantes. Si bien este rango de porcentaje estaría muy alejado de lo dice la narrativa de las figuras políticas emblemáticas del correísmo (Marcela Aguiñaga, Gabriela Rivadeneira, Pabel Muñoz, el propio expresidente), no deja de ser un porcentaje importante en términos de voto duro.

Si nos enfocamos exclusivamente en los grupos I y II, podemos inferir el nivel de división que se se vive en lo que fue Alianza País (hoy fraccionado en AP y el que se llamaría movimiento ‘Revolución Ciudadana’, encabezado por Correa). El Sí representa, dependiendo de la pregunta, entre la mitad y los dos tercios (entre el 53% y 64%) del voto alcanzado en abril de 2017.

Este resultado discrepa con la idea de unanimidad que reivindican para sí los sectores correístas. Por otro lado, el hecho de que casi la mitad del voto del entonces candidato Moreno fue por el No (47% en base a la Pregunta 2), no deja de ser importante en términos de la captación correísta del segmento original de votos de AP.

Los dos grupos que votaron por CREO en 2017 (III y IV) son los de mayor variación: están fuertemente influenciados por la naturaleza de cada pregunta.

El grupo III fluctúa entre el 33% y 42% de los votos válidos, atribuible a detractores de Alianza País en 2017 y Rafael Correa en 2018, probablemente afines a Lenín Moreno y a actores de oposición no identificables. Constituye el segmento más alto de todos, y ha sufrido intentos de minimización y de atribución por algunos políticos y los analistas. Minimización por parte de sectores del correísmo, que buscan posicionar que se trata de un segmento altamente fragmentado sin capitalización política. Y atribución por actores políticos que claman su participación en el éxito del resultado obtenido (el triunfo del Sí), como Guillermo Lasso y grupos sociales que se oponen a la explotación petrolera y minera.

El grupo IV varía del 7% al 16% (lo que representa entre la tercera, 1/3, y las dos quintas, 2/5, partes del voto por el No dependiendo de la pregunta). Este segmento es el de menor tamaño, y el más difícil de interpretar de acuerdo a las narrativas políticas imperantes.

En la visión extrema de que quienes votaron en contra de AP en 2017 deberían votar ‘contra Correa’ hoy, el tamaño de este grupo debería ser minúsculo ya que incluiría únicamente a votantes completamente confundidos (por ejemplo, quienes no entendieron las preguntas). Una posibilidad es que este segmento aglutine el rechazo al partido de Gobierno (tanto en su versión pre-Moreno como pos-Moreno), o una desconfianza a las implicaciones de la consulta.

El intento de adjudicación de este grupo IV por parte de sectores políticos que promovían el No es una arbitrariedad, porque se estaría aglutinando a los que posiblemente estuvieron confundidos, a los que rechazan y a los que desconfían de cualquier versión de AP. En general, se podría decir que la votación del No tiene dos componentes: uno duro y uno blando. El duro son los correístas. El grupo IV representa seguramente al voto blando del No.

Hay que resaltar que la distribución del voto en las preguntas 2 y 3 es la que más se diferencia de las demás preguntas. Estas se refieren a la reelección indefinida y a la disolución del actual Consejo de Participación Ciudadana y Control Social. De las estimaciones de estas dos preguntas, se podría inferir que los que apoyan a Lenín Moreno representan al 27-28%, los partidarios duros de Rafael Correa al 23-24%, los detractores de Rafael Correa estarían entre el 35-37% y los críticos acérrimos de Lenín Moreno y Alianza País estarían entre el 12% y 14%.

§

Para comprender la evolución de la opinión pública es indispensable implementar estudios periódicos y sistemáticos. En este caso en particular, Eureknow ha realizado mensualmente estudios y análisis de cruces de variables entre voto declarado e intención de voto. Los resultados que hemos presentado aquí son consistentes con un estudio realizado en diciembre de 2017 sobre las percepciones de la ciudadanía ante el regreso de Rafael Correa, de la gestión del presidente Lenín Moreno y de la Consulta Popular. En ese entonces se contrastó los valores de la encuesta de diciembre con los resultados de la segunda vuelta electoral, obteniendo resultados similares: Moreno alcanzó aproximadamente el 26% de partidarios y 12% de detractores, mientras que los partidarios duros de Rafael Correa fueron estimados en 21%.

Este tipo de análisis fortalecen los elementos con los que se hace opinión pública. Ayudan a evitar que se solidifiquen supuestos lanzados como verdades monolíticas, cuando son solo lecturas unidimensionales y desprovistas de contrastes. El aporte a la investigación se fortalece cuando se da un diálogo entre los diversos sectores de la ciudadanía —empresas, sector público, academia, investigadores, comunicadores, entre otros— quienes participan con lo mejor de su contribución profesional para el análisis, para dar lecturas cruzadas y color a los números.

En lugar de minimizar o maximizar segmentos electorales, hay que entender de qué están hechos y evaluar cuál será su rol en el futuro. No hay que olvidar que, en épocas de alta fragmentación electoral, los electorados duros se transforman en dirimentes: este análisis refleja la foto de hoy, en una película que se sigue rodando.


** Una versión más técnica de este análisis fue publicada el 11 de febrero de 2018 en Cálculo Electoral

Yasuní: cambios propuestos con alcance indefinido

|Consulta Popular 2018|

La pregunta 7 ha sido declarada por las organizaciones ambientales como una de las más difíciles de comprender. Situación que se complica aún porque es la única que no tiene un anexo. Lo que es medianamente claro es que es una pregunta ambiental, que es sobre el Yasuní, que vincula a los pueblos indígenas en aislamiento voluntario al Yasuní. Pero más allá de eso, para la inmensa mayoría, la pregunta es demasiado complicada.

La pregunta, que hasta las 22:00 del 4 de febrero había ganado el Sí con 67,6%, habla de ampliar el área intangible en al menos 50 mil hectáreas.  Esto responde al hecho de que los pueblos indígenas en aislamiento voluntario tienen, desde 1998, un territorio reconocido como Zona Intangible, creada durante el gobierno de Jamil Mahuad y delimitada durante el gobierno de Alfredo Palacio, en 2007. En esa delimitación, se extendió la protección del territorio de los pueblos indígenas en aislamiento voluntario con una zona de amortiguamiento de 10 hectáreas adicionales en todo el contorno del territorio. Pero este territorio ha resultado insuficiente pues se ha detectado presencia de estos pueblos fuera de esta área delimitada. Con la pregunta 7, se entiende que se ampliará la zona hacia aquellas áreas en donde ha habido presencia de estos pueblos.

Quienes promueven el No afirman que esto pudo hacerse por decreto ejecutivo. Y es posible que así sea, pero nunca se hizo, y consultarlo a la ciudadanía fue no sólo un acto de justicia sino también de pedagogía.

La segunda parte de la pregunta habla de una reducción del área de explotación petrolera de 1.030 hectáreas a no más de 300 hectáreas. Esta parte es aún más difícil de comprender porque se presta para diferentes interpretaciones. Sugiere que el problema de la explotación petrolera es la extensión física que ocupan las plataformas minimizando el impacto de toda la operación —la sísmica, la exploración, la tala de árboles para abrir vías. Para algunos es interpretado como un permiso de explotación de 300 hectáreas allí donde está prohibido, para otros que la reducción del área de explotación es una medida adicional e indispensable para proteger a estos pueblos.

La pregunta seguramente hubiese obtenido un porcentaje del Sí más alto si hubiera sido más clara en cuanto a la protección del Yasuní. Todos sabemos que si hay un tema que ha calado en el corazón de los ecuatorianos es que el Yasuní debe ser conservado por ser nuestra utopía.

Ahora que ganó el sí es necesario estar atentos sobre cómo se procesará la pregunta.

Y hay más preguntas que respuestas: Al decir por lo menos 50 mil hectáreas, ¿a cuánto puede llegar ese al mes? ¿200 mil? ¿100 mil? ¿Cuál es el territorio con el que pueden dar garantías a estos pueblos para vivir en libertad? ¿Quién determinará las zonas de ampliación?  ¿Quién está calificado para tomar estas decisiones? ¿Se hará a puerta cerrada o habrá participación?

Sobre la reducción del área a no más de 300 hectáreas lo más importante como punto de partida será conocer cuánto se ha afectado ya de esta área. ¿En dónde se pretende reducir el área y en dónde mantenerla? ¿Como serán las decisiones?  ¿Cuál es el nivel de participación?

Desde hoy sin duda inicia un proceso que pondrá en juego la credibilidad de quienes impulsaron la consulta y la voluntad política con la que incluyeron esta pregunta que es ambiental, que se la presentó como una para proteger los derechos de la naturaleza y que daba continuidad a una lucha larga por conservar el Yasuní.

Hay retos para todas las partes. Para los pueblos indígenas será muy importante participar a fin de que la ampliación de los territorios no genere conflictos con el pueblo Waorani con quienes comparten fronteras en la zona intangible.  

El Ministerio de Petróleos deberá deponer sus intenciones de explotar 300 hectáreas en la Zona Intangible (en su zona de amortiguamiento), pues de otra manera robaría el sentido de la pregunta en la consulta.

La Asamblea Nacional, que tenía la obligación de monitorear este proyecto, deberá entregar informes sobre el estado de la situación dentro del parque, pues cuando en 2014 otorgó el permiso de explotación, se comprometió a hacer inspecciones cada 6 meses. Hasta la fecha debía haber hecho 7 informes y solo ha hecho 2. Es una deuda que debería apurarse en saldarla.

El Ministerio de Ambiente deberá presentar informes de cumplimiento de las normas ambientales y ser muy cuidadoso de actuar bajo el criterio de prioridad ambiental, tal como le corresponde a esta cartera de Estado

Las organizaciones ambientales deberán sostener su trabajo de investigación en el campo y  entregar las evidencias de lo que ya se han adelantado a denunciar: que hay más de 700 hectáreas ya afectadas, y que por lo tanto lo que corresponde es iniciar el cierre de operaciones y la reparación de las áreas ya intervenidas.

Nada de esto podría haber pasado sin consulta. Su ejercicio fue un derecho de participación al que no debe renunciarse y fue además un precedente importante para futuras decisiones ambientales que son temas de interés nacional.

Ley de Plusvalía: de la crisis a la recuperación

|Consulta Popular 2018|

Cuando el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) entró al mercado  hipotecario en octubre de 2010, el sector inmobiliario vio cómo se incrementaron las cifras de reservas, construcción y entregas de viviendas en el Ecuador. Según las cifras mensuales de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Vivienda del Ecuador (Apive), entre enero de 2011 y mayo de 2014 se registraron las mayores reservas (viviendas que se entregarán y créditos que se adquirirán entre uno a dos años después) de los últimos 7 años.

Cuando el expresidente Rafael Correa anunció el proyecto de Plusvalía en mayo de 2015, el sector inmobiliario sufrió cuatro meses seguidos de desaceleración: en mayo cayeron un 14,4%, en junio,  un 27,13%, en julio 15,5%, y 9,0% en agosto. En octubre y noviembre cayeron un 10% cada mes. Y en diciembre, un 16,86%. Las disminuciones paulatinas de las reservas de vivienda presentadas a finales de 2015 se acentuaron en el 2016: ese año se registró una disminución anual del 43%.

Queda claro: desde su anuncio la Ley de Plusvalía (publicada el 31 de diciembre de 2016) afectó a la demanda de vivienda. Trajo consigo incertidumbre a las familias interesadas en adquirir una casa —un patrón que mantuvo en el tiempo: por ejemplo, en el 2017 pese a que se realizaron varias ferias de viviendas en el país y en el exterior, el promedio mensual de reservas fue el equivalente a la tercera parte de lo que se reservaba en el 2011.

Según una encuesta de Apive, los segmentos de vivienda de precios más bajos (hasta 40 mil dólares, y de 70 mil a 100 mil dólares) fueron los más afectados por la crisis inmobiliaria de los últimos dos años.

§

Si se cuenta el número de visitas de potenciales compradores a los puntos de venta de los proyectos inmobiliarios, el impacto dañino de la ley es aún más evidente. Cayeron paulatinamente desde abril de 2015 y se acentuaron aún más hacia los últimos tres meses de ese año. La desaceleración se mantuvo y la situación no mejoró en el 2016: el número de interesados en adquirir una vivienda cayó 32,8% respecto del año anterior. Y en el 2017 (a pesar de las ferias de viviendas organizadas por las empresas del sector y el anuncio de la consulta popular), el total de visitas a los proyectos fue -9,7%.

El volumen anual de financiamiento hipotecario para vivienda del BIESS y el Sistema Financiero Privado creció a más del doble entre 2010 y 2017. Entre el 2012 y el 2016 la participación del BIESS en la entrega de créditos de vivienda fue superior al 62%. Sin embargo, en el 2017 el volumen de crédito que otorgó en 17%: su participación se redujo a un 47% del total del crédito hipotecario entregado en el Ecuador. Participación más baja del Biess de los últimos 7 años.

Un último indicador para comprender cuánto golpeó la ley de plusvalía al sector inmobiliario son los permisos de construción. De acuerdo a la información de la Encuesta de Edificaciones 2016 del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) las viviendas proyectadas sobre el número total de permisos de construcción entregados en el 2016, cayeron en un 16,1%: de 69 mil 907 viviendas proyectadas en 2015 a 58 mil 675 en 2016.

Vale la pena destacar que el número de viviendas proyectadas en el 2016 corresponde a la mitad de las viviendas proyectadas para el año 2012 (106.226 viviendas).

§

La derogación de la denominada Ley de Plusvalía era necesaria: se convirtió en una fuente de incertidumbre en el sector inmobiliario. No solo no combatió la especulación como se suponía, sino que bien desmotivó la reserva de viviendas en el país.

Esto no solo ha afectado a las empresas del sector, sino que ha perjudicado el trabajo de miles de trabajadores de la construcción, y a las actividades relacionadas con este sector. Se espera que la reserva de viviendas se dinamice y alcance este año resultados cercanos a los obtenidos en el año 2015: esto dependerá de la rapidez en que se tramite la derogatoria de la ley todavía vigente.

En cuanto a la construcción de vivienda, la recuperación será paulatina. Considerando que una vivienda reservada el hoy se entrega aproximadamente en uno o dos años, la desaceleración que se percibe en la construcción de vivienda corresponde a la disminución de las reservas de hace uno o dos años atrás. Sin embargo, el resultado de la consulta popular del 4 de febrero de 2018 en esta pregunta supone el inicio de la recuperación desde la crisis causada por la Ley de Plusvalía.

Consejo de Participación Ciudadana: Reformarlo es una gran deuda con el país

|Consulta Popular 2018|

La función de participación ciudadana fue uno de los pilares fundamentales de la Constitución de 2008: prometía ser la herramienta para garantizar que los ciudadanos tengan un rol activo en designar las más altas altas autoridades de Estado: el Fiscal General, Contralor, Procurador, miembros del Consejo de la Judicatura, entre otras. Lo único que garantizó el actual CPCCS fue que nefastos personajes como Galo Chiriboga o Carlos Pólit encabecen esas funciones.

Tal fue su fracaso, que el Contralor de esos diez años de supuesta ganancia política y social es uno de los principales involucrados en la trama de corrupción Odebrecht: ha sido llamado a juicio por supuestamente haber exigido el pago de más de diez millones a cambio de desaparecer decenas de glosas y emitir informes favorables a la constructora brasileña.

¿Quiénes eran los miembros de esteConsejo que calificaron a Pólit con un puntaje perfecto en el concurso para ser reelecto en el cargo?

Raquel González, su presidenta, fue coordinadora zonal del MIES y Subsecretaria de Pueblos del gobierno de Correa. Su vicepresidente, Edwin Jarrín, fue Secretario Nacional de Transparencia de Gestión, presidente del directorio de la Empresa Pública de Televisión y Radio del Ecuador, Subsecretario General de Despacho Presidencial de Rafael Correa, y esposo de la asambleísta Soledad Buendía. Los otros consejos eran Doris Gallardo (que fue Directora General del Consejo de la Judicatura), Tito Astudillo (exasesor de Doris Solíz, ministra del gobierno anterior), Javier Burbano (quien ya renunció en diciembre, fue Secretario General de Pueblos y Participación Ciudadana en la Secretaría Nacional de Gestión de la Política), Tania Pauker (que fue asesora en el despacho de Jorge Glas y el Ministerio Coordinador de Patrimonio) y Juan Antonio Peña (subsecretario de Seguimiento e Información de la Presidencia). Todos tuvieron, en algún momento, estrechos vínculos al Ejecutivo encabezado por Rafael Correa. ¿Cómo podría asegurarse un control social efectivo con esas ataduras?

Era una deuda con el país reestructurar esta función que vio hacia otro lado cuando en el país y la región se destapaba en una de las tramas de corrupción más nefastas de la historia reciente.

§

Aquí hay que hacer una pausa y tener un momento de extrema franqueza. La negligencia de ese CPCCS nos ha forzado a los ecuatorianos a entregarle un cheque en blanco a Moreno para que designe un Consejo de transición hasta 2019. Ese consejo evaluará a los funcionarios que actualmente están en cargos designados por el CPCCS, para luego dejarle al país la tarea de elegir a los nuevos miembros mediante voto popular, con la promesa de que los candidatos no tendrán ningún vínculo partidista.

Sin duda, pasar de una función que fue cooptada por el oficialismo a una en la que sus miembros no estén comprometidos con el poder de turno será un gran reto. Pero el país es optimista. El nuevo Consejo deberá ser un espacio independiente y sin compromisos políticos para que los más altos cargos públicos sean ocupados por los mejores candidatos y éstos a su vez ejerzan control puro y duro —algo que no hemos visto en mucho tiempo, y que no habríamos visto si no fuera por los Panama Papers y el caso Lava Jato en Brasil, que desembocó en las confesiones de los más altos funcionarios de Odebrecht.

También será una deuda con el país que la evaluación que llevará a cabo el nuevo Consejo de transición diga, con claridad, que los actuales funcionarios nombrados por el anterior CPCCS en su mayoría tenían vínculos con Correa. Tal es el caso de Gustavo Jalkh, actual presidente del Consejo de la Judicatura (fue Ministro de Gobierno). Ramiro Rivadeneira, Defensor del Pueblo (fue subsecretario del Ministerio del Interior), Carlos Baca Mancheno, Fiscal General del Estado (fue delegado en la comisión del 30S). Patricio Baca Mancheno, presidente del Tribunal Contencioso Electoral (es hermano del Fiscal), Patricio Rivera, Superintendente de Economía Popular y Solidaria (fue ministro de Economía), Fernando Cordero, Superintendente de Ordenamiento Territorial (fue ministro de Defensa), Suad Manssur, Superintendenta de Compañías (fue delegada de Correa a la Junta Bancaria), el Superintendente de Bancos, Christian Cruz (fue subsecretario del MAGAP), y Carlos Ochoa (Superintendente de Comunicación) fue director de GamaTV.

Como todos los miembros del CPCCS que los eligieron, gente demasiado cercana a Rafael Correa: la aritmética de la concentración del poder no podía estar más clara.

§

El tema fundamental de la reestructuración del CPCCS es la corrupción. entendida como un peligro para la democracia. Ademas, nos ha costado millones y millones de dólares que seguimos pagando (porque mucha de la plata que se entregó en coimas venía de créditos que generan intereses que aun debemos saldar). Pero el mayor problema del país no es la corrupción en sí misma, sino la impunidad y la forma en la que se han llevado los casos que se ha destapado en el último año.

Nuestra justicia no ha sido necesariamente la que ha actuado de forma protagónica ni ha sido la pionera en revelar casos de corrupción: quienes se han llevado el premio a la valentía de revelar la verdad han sido periodistas de investigación y otras organizaciones de la sociedad civil que por su trabajo en la lucha contra la corrupción. No es sino gracias a ellos que se ha logrado ejercer presión pública a las autoridades para que inicien los procesos judiciales en contra de aquellos que han lucrado a costa de cargos públicos y otras influencias.

Mientras siga habiendo corrupción, la consolidación de la democracia en Ecuador no será posible. Para superar este escenario es fundamental que el gobierno de Moreno plantee políticas públicas agresivas contra la corrupción —no como una plataforma, sino como un compromiso: y lo mismo para el nuevo Consejo.

Lo que le toca al Ecuador, luego de este referéndum es pelear para que los candidatos y candidatas al nuevo Consejo de Participación Ciudadana y Control Social no pertenezcan al gobierno, ni a ningún partido político. Sólo así, con gente de la sociedad civil, podremos llegar a tener un país más transparente, donde haya independencia de poderes —y no una sala de amigos en la que se reparten los puestos, y se tapan las los errores de ‘buena fe’ a diestra y siniestra.

Reelección indefinida: un mecanismo para salvar la democracia de las garras del caudillismo

|Consulta Popular 2018|

La pregunta dos de la consulta popular, que planteaba erradicar la reelección indefinida, era la única por la que realmente valía la pena ir a votar. O al menos así fue en mi caso. A diferencia de las otras, era la más necesaria para curar a nuestra Constitución y a nuestra democracia de la estocada de muerte que le dio la Asamblea Nacional en 2015. Ese año se introdujo, vía enmienda, una modificación al artículo 144 e instauró la reelección indefinida de las autoridades de elección popular, incluyendo al presidente y vicepresidente de la República.

Esa reforma en sí misma fue inconstitucional pues tumbó uno de los pilares básicos sobre los cuales los ecuatorianos construimos el país que queríamos en 2008, cuando aprobamos la Constitución de Montecristi: la alternancia en el poder. Haber establecido constitucionalmente un modelo de alternancia supuso que nosotros —poder constituyente— acordamos que Ecuador sería un país donde diversas personas y grupos pudieran, en su momento, acceder al poder. Por lo tanto, nuestra decisión soberana fue que ninguna persona, por más excelente presidente que sea, o por más apoyo popular que tenga, pueda perpetuarse indefinidamente en el poder.  Ello, porque la alternancia garantiza la pluralidad y la diversidad de ideas y de actores, algo fundamental en cualquier Estado democrático moderno. Además, asegura la representatividad en el poder de diferentes sectores y grupos, tanto así, que muchos consideran que, hoy por hoy, no se puede hablar de una verdadera democracia si no existe un régimen de alternancia que la fortalezca.  

Al ser un aspecto constitutivo del modelo de Estado que los ecuatorianos elegimos en 2008, la alternancia en el poder no podía modificarse vía enmienda, como se hizo, sino solamente vía Asamblea Constituyente. Así, el artículo 441 de la Constitución es claro en indicar que las modificaciones constitucionales que pueden hacerse en la Asamblea solo pueden referirse a aquellos artículos que no alteren la estructura fundamental del Estado o el carácter y elementos constitutivos del Estado, y que no establezca restricciones a los Derechos Humanos. A pesar de la claridad de la norma constitucional, la Asamblea Nacional, en ese momento al servicio de los intereses del presidente Correa, nos impuso la reelección indefinida, y arrasó con la voluntad del pueblo ecuatoriano plasmada en la Constitución de Montecristi. Era necesario, por tanto, que el pueblo mismo repudie ayer en las urnas la decisión arbitraria, inconstitucional y abusiva de la asamblea correísta de diciembre de 2015.  

El “sí” mayoritario en la pregunta 2 de la consulta, nos devuelve, en parte, el modelo de Estado que construimos en 2008, y nos protege de los peligros que supone para la institucionalidad democrática, el ejercicio de los Derechos Humanos, y la capacidad de fiscalización popular, el que una sola persona se perennice en el poder. Ya de manera más específica, nos libera del nefasto escenario de que Rafael Correa pueda reelegirse y permanecer en el poder ad infinitum. Digo nefasto, porque un Presidente que arrasó con las libertades civiles, que persiguió y encarceló a adversarios políticos, y que permitió una rampante corrupción y saqueó a las arcas públicas, no debería estar en Carondelet.

Los resultados de esta consulta popular, sin embargo, no van a garantizar que mañana otro aspirante a dictador pretenda aferrarse del sillón presidencial para siempre. En algún momento volverá a surgir un gobernante con afanes de perennizarse, y se requiere una ciudadanía fortalecida en valores democráticos, permanentemente activa en el debate de asuntos de interés público, y comprometida con la defensa de los Derechos Humanos y los principios constitucionales, para que actúe como freno natural a esos excesos. No puedo evitar pensar que fue, en gran medida, la impavidez de la mayoría de los ecuatorianos ante flagrantes actos inconstitucionales y violaciones de Derechos Humanos durante los primeros años del régimen de Correa, lo que facilitó el quiebre constitucional de 2015, donde sin mayor resistencia, la Asamblea Nacional abrió el camino a una posible dictadura. El que no haya existido mucha protesta ciudadana al respecto, es algo que hasta ahora no comprendo.

El hecho de que haya ganado el sí en la segunda pregunta impide solamente la reelección de una persona al mismo cargo público que ya ostentó. Por ejemplo, Correa no podría ya postularse como candidato presidencial. Sin embargo, aquello no impide que esa persona presente su candidatura para otras dignidades de elección popular. Nuevamente entonces, la pelota está en la cancha de nosotros, los ciudadanos. Hoy más que nunca, estamos obligados a elegir sin apasionamientos ni fanatismos a quienes van a asumir cualquier cargo público de elección popular. El voto razonado, informado y consciente será el primer freno al crecimiento del populismo, y evitará el surgimiento de líderes caudillistas que, por su propia naturaleza, creen ser los únicos capaces de “salvar a la patria”. Un país donde el pueblo deposita todas las esperanzas de cambio en el “gran líder” de turno, y que no termina de asumir su rol como constructor de su propio destino, es terreno fértil para el surgimiento de gobernantes que quieren quedarse para siempre en el poder.

En este sentido, es fundamental tomar conciencia de que una consulta popular no puede ser “la solución” a todos los problemas e irregularidades cometidas por el gobierno anterior. En los últimos años, este mecanismo de participación democrática ha sido mal empleada, hasta el punto de convertirse en un medio para cambiar las secciones de la Constitución que eran incómodas al gobernante de turno, y el caso de la reelección indefinida fue posiblemente el mejor ejemplo de esto. Las permanentes consultas sobre cuestiones que se supone, ya se habían acordado en la Constitución de Montecrisiti, fueron transformado a la Carta Magna en una colcha de remiendos, cuya exigibilidad dependía de lo que decidieran “las grandes mayorías”.

Para muchos,  la forma maniquea y poco razonada con la que se promovió el voto (“todo sí” o “todo no”), el poco análisis que se le dieron a las preguntas y a sus anexos, y el hecho de que temas tan importantes como la Ley de Comunicación o el Decreto 193 hayan permanecido curiosamente por fuera del cuestionario, nos deja una sensación agridulce. Amarga, porque parecería ser que nuestra Constitución no tiene más vigencia que aquella que las mayorías le permiten tener. Dulce, porque gracias a la pregunta dos, logramos evitar, al menos por ahora, que Ecuador sea presa de algún caudillo que, valiéndose de una cuestionable “reelección indefinida”, nos convierta en una dictadura de facto, al quedarse para siempre en el poder. Que esa democracia siga existiendo y se fortalezca, de aquí en adelante, depende solo de nosotros.

Lucha contra la corrupción: más allá de la muerte civil

|Consulta Popular 2018|

El Sí en la primera pregunta de la consulta popular 2018 es un contundente rechazo político y democrático a la corrupción de los los últimos 10 años: de acuerdo al conteo rápido realizado del Consejo Nacional Electoral (CNE), obtuvo 74% de votos favorables. Sin embargo, la muerte política de los condenados por corrupción no es suficiente para sanear un mal que ha permeado a las instituciones públicas y a la sociedad: hay que acabar con su institucionalización.

Los resultados de la consulta popular deben ser vistos como un gran mandato del pueblo al presidente Moreno: aplique de forma total la “cirugía mayor” contra la corrupción que ofreció en su discurso de posesión.

La corrupción revelada en los últimos meses nos estremeció: el despilfarro y el enriquecimiento ilícito de altos funcionarios del gobierno de Rafael Correa y de los organismos que se suponía debían controlarlos, llegó a niveles insospechados. Algunos, como el exvicepresidente Jorge Glas están en prisión; otros tienen procesos de investigación, pero muchos están ya prófugos o, incluso, paseándose campantes por las calles del país.

Más allá de la acción o inacción (según se mire) de la Fiscalía General del Estado, lo que le ha quedado claro al país es que la red de corrupción no fueron casos aislados, sino que estuvo —¿está?— institucionalizada. Y por ello la pregunta 1 tuvo un apoyo tan rotundo.

En los diez años que pasaron, la Fiscalía General del Estado y el Poder Judicial estuvieron a disposición del expresidente Correa. Aún quedan muchas dudas de cuán verdaderamente independiente son estas funciones: depender únicamente de la acción judicial —o del endurecimiento de las penas— para combatir la corrupción es reducir el problema a un simplismo que no garantizará un cambio real.

Es necesario que con estos resultados, desde el gobierno y la Asamblea Nacional, se establezcan procedimientos claros para detectar la corrupción. Desde sus inicios, antes de que causen perjuicios —que no debamos esperar a que el lento aparato de  justicia ecuatoriano se ponga en movimiento. El verdadero reto está en desinstitucionalizar la corrupción de la toma de decisiones públicas, de la suscripción de contratos públicos, y de cualquier otro acto que pueda convertirse en una oportunidad para delinquir.

Sería un error del presidente Moreno pensar que el endurecimiento de las penas cumplirá con el objetivo de prevenir el cometimiento de estos delitos contra los dineros públicos. Las instituciones de control en este país se han debilitado muchísimo por su cooptación política.

Es preciso que las investigaciones sobre la red de corrupción montada en el gobierno de Rafael Correa Correa sea destapada. Que cada uno de sus participantes responda ante la justicia. Los ecuatorianos demandamos conocer los nombres de todos quienes participaron en aquel entramado ilegal. Especialmente, queremos saber si algunos de ellos aún continúan en este gobierno.

Los resultados de la consulta popular no representan un pedido de los votantes de una cacería de brujas. Sí de una decidida, imparcial e independiente investigación que determine las responsabilidades de todos quienes se aprovecharon de su cargo para su beneficio.

El otro reto del presidente Moreno es evitar que la decisión del Ecuador de prohibir a los corruptos participar en política se convierta en una herramienta de persecución. Él debe dar el ejemplo de que las instituciones públicas ya no se pueden seguir utilizando para ir tras quienes se oponen o cuestionan al poder. Ya lo vimos en Venezuela, donde la cooptación de los organismos de control, especialmente del poder judicial, permitió la inhabilitación a muchos candidatos de oposición, por supuestos actos de corrupción.

A pesar del resultado positivo, es indispensable que veamos el estado de la transparencia en el Ecuador: la corrupción institucionalizada ha hecho metástasis. En ese sentido, la muerte política es un remedio que, por sí solo, no le salvará la vida.

La ‘cirugía mayor’ ofrecida es necesaria. Para ello se requieren acciones que implementen mecanismos efectivos de seguimiento, control y evaluación temprana que permitan evitar que los actos de corrupción siquiera lleguen a cometerse.

Los ecuatorianos votamos decisivamente por el sí en la pregunta uno. Ese voto requiere de una respuesta igual de contundente de parte del gobierno de Lenín Moreno: tiene que proceder de inmediato a la desinstitucionalización de la corrupción permitida por su excoideario Rafael Correa y el saneamiento del Estado.

Minería en centros urbanos: todo lo que la pregunta 5 no tomó en cuenta

|Consulta Popular 2018|

El artículo 407 de la Constitución de la República “prohíbe la actividad extractiva de recursos no renovables en las áreas protegidas y en zonas declaradas como intangibles, incluida la explotación forestal”. Esto quiere decir que la minería metálica —como actividad extractiva— ya estaba prohibida en estos dos lugares. Por eso, lo novedoso de la pregunta 5 de la Consulta Popular reciente, es haber incluido allí a los centros urbanos. Ahora que ganó el Sí, los centros urbanos o comunidades en zonas rurales con menos de 2000 habitantes deben exigir su protección y reconocimiento inmediato.

Pero no se sabe quién más estaría protegido porque no está claro qué se entiende por centros urbanos: si se refiere a número de habitantes, ubicación, accesibilidad de servicios básicos. O si esta prohibición se extiende a centros urbanos distantes pero que sufrirán los efectos del desarrollo minero, como se teme, por ejemplo, en Cuenca con el desarrollo del proyecto Río Blanco en el Macizo del Cajas.

El colectivo de Geografía Crítica analiza lo que significa un “centro urbano” y lo califica como un debate inacabado. Dice que “a partir de septiembre 2003, el INEC cambió la definición de ciudad, siendo esta de asentamientos de 2000 y más habitantes” y considera que una de las formas más injustas de diferenciar a los asentamientos humanos es por la cantidad de su población ya que los fenómenos particulares de crecimiento en cada asentamiento “están atravesados por factores macroeconómicos, sociales y políticos que los condicionan fuertemente, haciendo de algunas localidades polos de desarrollo y segregando a otras”. Por ello, escribe el Colectivo, aplicar este criterio es negarles a los asentamientos considerados como rurales la posibilidad de ser protegidos contra la minería metálica y es exacerbar las injusticias.

Ese, sin embargo, no es el único problema que tiene la pregunta, ahora que fue aprobada. Existe una gran duda sobre su alcance. Por ejemplo, las comunidades y bosques privados que han sido declarados por el Ministerio de Ambiente (MAE) como sitios en donde se implemente el programa Socio Bosque, pese a no estar dentro de un área protegida, están en zonas de importancia para la reducción de emisiones por deforestación y degradación. ¿Estarían incluidas? Estas aportan a las metas y compromisos del Ecuador para con los acuerdos internacionales de Cambio Climático. Por lo tanto, también deberían ser considerados como zonas libres de extracción minera. De la misma manera, las fuentes de aguas en los páramos y las vertientes de los Andes Amazónicos, las Cuencas de los ríos Napo y Marañón, deberían también estar por fuera de los proyectos mineros porque son recursos de interés nacional, si es que se quiere ver al desarrolo del Ecuador desde una perspectiva sostenible. La Ley Amazónica y el Código Ambiental Nacional —que se debaten en la Asamblea— deben entrar en vigencia y servir para resguardar al patrimonio ambiental para el futuro de los ecuatorianos. Nada de esto se consideró en la pregunta.

Las reformas de la consulta tampoco mencionan la multiplicación de las concesiones mineras en los últimos años y meses, como si ese no fuera un tema más urgente que el propuesto en la consulta. Por eso, las acciones ciudadanas a partir de hoy deberían enfocarse en exigir las suspensión de las concesiones entregadas desde el 2016 y en la fiscalización de los proyectos existentes, principalmente el de Fruta del Norte y Mirador —los más grandes del país que a pesar de no haber empezado la explotación, ya han generado impacto ambiental y conflictos sociales. El MAE debe resguardar las normativas y apoyar a las iniciativas de la sociedad y civil. Como su mandato lo exige, debe garantizar que existan las acciones administrativos que normen y regulen con rigurosidad la entrega de las licencias ambientales para estos proyectos. Ninguna licencia debería ser entregada mientras no exista la tecnología ni el consentimiento de los pueblos y comunidades que habitan en estos territorios.

Está claro que la Consulta Popular no repercute de manera directa en los proyectos mineros más grandes del país, ni da vistos de resolución a los conflictos socio ambientales generados por la minería. Desde noviembre del 2016 el Ecuador fue testigo de cómo militares llegaron donde ahora se encuentra el campo minero Panantza-San Carlos, y antes estaba la comunidad indígena Shuar de Nankints. En esta zona de la provincia de Morona Santiago, el entonces presidente Rafael Correa, mediante decreto ejecutivo, el 14 de diciembre, declaró estado de excepción y con él se restringieron Derechos Humanos fundamentales permitiendo el ingreso de la fuerza pública a comunidades indígenas, desalojando de sus hogares a familias enteras y obligándolas a refugiarse en la espesura del bosque. Esto, mientras los líderes y dirigentes comunitarios fueron perseguidos y enfrentan aún procesos judiciales que no se han resuelto.

Un informe de la Fundación TIAM y del Pueblo Shuar Arutam revela la forma en la que el pueblo Shuar fue afectado por este proceso y cuenta, en particular, el caso de 35 familias de Nankints, Tsuntsuimi, San Pedro y Kutukus que vivieron el desalojo forzoso. En este informe se revela, por ejemplo, que durante los cuatro meses que estuvieron obligados a permanecer fuera de sus territorios, sus cultivos y sus animales murieron, muchos niños sufrieron enfermedades y no pudieron acudir a la escuela. En definitiva, una crisis humanitaria con todas sus letras, que el Estado ecuatoriano no atendió ni entendió.

Otro es el caso del proyecto Llurimagua en Íntag que ya ha visto como Javier Ramírez, uno de sus dirigentes, fue encarcelado por su postura ante la actividad minera mientras su hermano Hugo se encuentra en la clandestinidad enfrentando procesos judiciales por el mismo tema.

El escenario post consulta nos enfrenta a un modelo de desarrollo minero que no contempla ni respeta los Derechos Humanos de las comunidades indígenas o campesinas que viven en las zonas de influencia de estos proyectos. Y con la victoria de la pregunta 5, no hay garantía que eso cambie. Hasta el momento el rol del Estado ha sido el de garantizar que las actividades de las empresas mineras no se interrumpan, en detrimento de la garantía de protección a los Derechos Humanos de estas poblaciones. Por eso, de manera inmediata, se debería poner en evidencia estas historias para que se detengan los procesos de criminalización de líderes y dirigentes. También es necesario ofrecer un entorno seguro a los pueblos y comunidades que han enfrentado estos procesos de persecución.

§

Lo que ocurrirá después de la consulta depende en buena medida de la forma en cómo se planteen estos conflictos dentro de las mesas de diálogo con el Gobierno Nacional y el movimiento indígena. Que, si demuestra la apertura que ha tenido hasta hoy, deberá reconocer que los conflictos ambientales y sociales provocados por la apertura del país a la mega minería pueden perpetuarse en el futuro en otras localidades a menos que se empiecen a resolver de manera inmediata y se dé paso a acciones concretas para evitar a perpetuidad ampliar la frontera minera a gran escala en el país.

El Gobierno de Lenin Moreno debería optar por un modelo de negocios innovador. Tal vez no es absurdo pensar que algunas de las concesiones existentes deberían ser vendidas a inversionistas que tengan interés en explotar ciertos minerales en 50 años, cuando la tecnología nanorobótica no comprometa los acuíferos, por citar un ejemplo. Además se deberían ceder los derechos de las concesiones a los pueblos indígenas quienes deberán decidir a largo plazo si optan o no por este tipo de desarrollo en sus territorios.

Delitos sexuales contra niños y adolescentes: La imprescriptibilidad no siempre es la mejor solución

|Consulta Popular 2018|

Tengo miedo. Papá y mamá están aquí, pero el hombre de mis pesadillas siento que me vigila. Es grande. Más grande que papá. Me tapa la boca. Me dice que me calle. Dice que soy malo y que contará a todos en la escuela que hago cosas malas. Me toca. Se ríe. Me obliga a tocarlo. Me obliga a besarlo en lugares extraños. Me duele. Me hace daño. No me gusta. Yo quiero gritar, quiero llorar, quiero correr. Me dice que me va a matar. Que los policías van a llevarse a mi papá. Que va a desaparecer a mi hermana y mamá. Dice que sabe dónde vivo. No puedo hablar. Estoy muerto. En las noches me persigue. En las noches siento que me ahorca. Que se esconde en el clóset y que me va despedazar. No lo puedo evitar. Mojo la cama, me despierto gritando. No quiero ir a la escuela. Si alguien se acerca le voy a pegar. La profesora escribe algo. No entiendo. Veo la ventana. Quiero volar. Suena la campana. Salgo al patio. Ahí está. Me lleva otra vez al baño. Todo vuelve a empezar. Tal vez no sea tan malo. Tal vez si me callo algún día todo se terminará. No sé qué me pasa, llego a casa y no quiero hablar. Mi mamá me lleva a casa de un amigo. Le enseño lo que el hombre me hace jugar. Su mamá abre la puerta. Lo ve todo. ¿Por qué se disgusta? ¿Qué hice mal? No quiero hablar. No lo voy a contar jamás”.

Este testimonio de un niño víctima de violencia sexual revela la oscuridad y el silencio en los que están sumergidos quienes han sido abusados. Por eso hay miles de menores que recién de adultos se atreven a contar el doloroso episodio. Pero hasta antes de la Consulta Popular, si un adulto que fue abusado en su niñez hubiese querido denunciar, no hubiera podido hacerlo. Y su frustración e impotencia se hubiera convertido en un número oculto más en las estadísticas. Esto porque los delitos sexuales en contra de niños, niñas y adolescentes, según el Código Orgánico Integral Penal (COIP), prescriben en el mismo tiempo del máximo de la pena de prisión para el tipo penal específico. Por ejemplo, en la violación a los 22 años de cometido el delito. Con la consulta esos veinte y dos años son reemplazados por “nunca”.

Estas situaciones de injusticia que han causado consternación social —como AAMPETRA,  El Principito, Escuela Réplica Aguirre Abad— pretendieron ser calmadas por papá Estado con la pregunta 4 de la consulta popular. Cuando este doloroso tema debería manejarse desde la prevención, desde la política social con protocolos claros y concordantes, con precedentes de acciones administrativas, apoyo psicológico y procesos legales adecuadamente manejados.

Con el polvo de la votación asentado, en la práctica ¿qué es lo que va a pasar con la aplicación de la pregunta 4 que propuso que los delitos sexuales en contra de niños y adolescentes no prescriban? Lo primero que hay que entender es que los abusos sexuales y ataques contra la integridad sexual de nuestros niños, niñas y adolescentes ya no permanecerán ocultos siempre y cuando ellos quieran denunciar.

La reforma, sin embargo, también puede ser una herramienta para cometer una serie de arbitrariedades dentro del marco procesal penal.

§

Los anexos a la pregunta 4 agregan como texto a la Constitución y al Código Penal el término imprescriptibilidad: no prescribirá ni la acción para perseguir el delito ni la pena impuesta al declarado culpable.

La pregunta se refiere a los delitos contra la Integridad Sexual y Reproductiva que están en la sección 4 del capítulo segundo del COIP. Dentro de esta sección hay 11 tipos. Entre los principales y de mayor reprochabilidad están la violación, el abuso, el acoso, prostitución infantil mediante uso de medios tecnológicos. Todos de acción pública, es decir, será un Fiscal quien —a nombre de la sociedad— tendrá que investigar y luego, si cuenta con suficiente evidencia, acusar.

Dentro de esta sección, sin embargo, también está el estupro. Este delito se comete cuando un mayor de edad mantiene relaciones sexuales con una persona que tiene entre 14 y 18 años, y utiliza el engaño para convencerla de realizar el acto. Esta conducta, a diferencia de las anteriores, se persigue hoy de manera privada. Es una acción penal pero de características particulares en donde no está la figura fiscal que investiga sino solo las partes interesadas y el Juez que decide si el hecho se cometió y si el querellado (agresor) es o no responsable. Con la aprobación de la pregunta 4 será la primera vez en toda la historia que una acción privada de características penales se torna imprescriptible. Un arma letal.

Que la acción en esta clase de delitos no prescriba significa que la víctima del delito podrá denunciarlo cuando así lo decida, es decir, mientras esté con vida. No importa que se trate de una persona adulta que ha reprimido por años la agresión en lo más profundo de su conciencia. Si fue abusada cuando era apenas una niña, el Estado no podrá negarse a investigar y en el caso del estupro tendrá toda la posibilidad de querellar. El estupro prescribe transcurridos los seis meses de cometido. Hoy, luego del Sí, se entiende que tampoco prescribirá. En la práctica, si una mujer de 17 años y medio mantiene relaciones sexuales con un chico de 20, el acto encaja como estupro. Si ella, cuando tenga 50 años decide hablar, con la reforma se entiende que podrá plantear una querella en contra de la persona con la que mantuvo relaciones sexuales en su adolescencia, si considera que en el acto fue engañada.

Ese ejemplo es solo sobre la no prescripción del delito. Con la pregunta, la pena tampoco prescribirá.  Antes, una vez que el proceso finalizaba y la Justicia declaraba responsable del hecho al agresor del delito sexual, si este decidía huir para evitar cumplir la pena, tenía que permanecer en la clandestinidad durante 33 años. Luego de ese periodo podía volver y evadir la sanción judicialmente declarada. Hoy con la reforma, cuando se llegue a procesar y sancionar a un individuo, este no podrá escudarse en esos 33 años para evitar cumplir la pena. Si huye, nunca podrá regresar; el botón rojo de la Interpol titilará por siempre.

Si el delito cometido no solo fue solo violación sino que el agresor ocasionó la muerte a la víctima, la prescripción sí se cumplirá para el asesinato —en 26 años de ocurrido el hecho— pero no para la violación que durará para siempre. Es decir, su delito de asesinato expirará pero el de violación, no.

La mayor preocupación con este cambio que plantea la pregunta cuatro será llevar a la práctica procesal y litigio penal la investigación y procesamiento de estas conductas cuando haya transcurrido demasiado tiempo. Esta clase de delitos en contra a niños y adolescentes se caracterizan por ser clandestinos. Pensar que puede contarse con una grabación, una cámara, un testigo presencial parece irreal. Si se llega a dar un enfrentamiento judicial será entre la víctima y el acusado en un espacio en el que seguramente la víctima será tachada de antisocial, imaginativa. Los procesos son absolutamente re-victimizantes para quien sufrió el abuso. Y también es un golpe para el acusado a quien no se le puede negar la presunción de inocencia.

La Corte Nacional de Justicia ha declarado que el testimonio del niño víctima de un delito contra la integridad sexual es prueba suficiente solo si concuerda con otra prueba agregada al proceso, para atribuir la responsabilidad del acusado en el delito. La razón para que esto suceda es que se entiende que la víctima, en un momento dado, vence el pánico y habla. Esta declaración espontánea, junto con otras actuaciones probatorias como valoraciones psicológicas que determinen el trauma sufrido, el examen médico legal que evidencie una lesión a nivel vaginal o anal, pericias psicológicas con tests que evidencien traumas, testimonios de personas allegadas que declaren en relación al comportamiento de la víctima, son prueba directa para atribuir la responsabilidad del hecho a la persona acusada. Pero ¿qué sucede cuando no hay evidencia adicional más que la declaración del adulto que en su niñez fue abusado? El paso del tiempo complica el levantamiento de evidencia. Y sin evidencia contundente, salta para quien juzga el hecho de la duda razonable, y con ella simplemente no se puede condenar. Impunidad.

§

Innegablemente se necesitarán abundantes estudios y criterios técnicos desde de la psicología para soportar este tipo de casos. El panorama, honestamente, es bastante desalentador. A nivel de psicología jurídica se ha llegado a determinar que en los humanos opera lo que se denomina “falsos recuerdos por sugestión inducida externamente o efecto de la información engañosa”. Resulta que nuestros recuerdos no son copias de experiencias que permanecen en algún banco o depósito de la memoria sino que los construimos o lo que es peor, los reconstruimos en el momento en que los recuperamos. La revisión de lo que sucedió se hace de manera no consciente. Existe una adaptación a lo que conocemos en tiempo actual: cuando los recuerdos son vagos o difusos, son los intereses actuales los que los guían y los modifican en la medida de nuestros intereses.

El profesor de Psicología Social, Anastacio Ovejero Bernal, en su libro “Fundamentos de la Psicología Jurídica e Investigación Criminal” menciona que en 1986, Nadean Cool —una ayudante de enfermería en Wisconsin— fue tratada por un psiquiatra para enfrentarse a una situación emocional complicada. En la terapia utilizó hipnosis y técnicas sugestivas para buscar en la memoria de su paciente historias enterradas de supuestos abusos. En el proceso, Cool llegó a convencerse de que había reprimido en lo más profundo de su ser actos en los que había participado de cultos satánicos, de haberse comido bebés e incluso de haber sido violada en varias ocasiones. Cuando Cool descubrió que “le habían implantado” recuerdos falsos, demandó al psiquiatra por negligencia. En marzo de 1997, el Juez le dio la razón y fijó una indemnización a su favor por 2.4 millones de dólares.

¿Cómo pueden adquirirse memorias tan elaboradas siendo en realidad falsas? ¿Es posible que hechos tan dolorosos puedan ser olvidados selectivamente y más tarde recuperados? Empíricamente se ha dado un debate importante. Hay quienes declaran que no se puede acceder a las memorias reprimidas de manera consciente. Sin embargo, sí se lo puede hacer a través de sueños, narraciones del pasado o de tratamientos psicológicos como la asociación libre de palabras, la interpretación de los sueños o la hipnosis. El debate de la memorias bloqueadas y recuperadas, en la década de los 90 en los Estados Unidos surgió como consecuencia de la memoria de aquellos niños que habían sufrido algún tipo de abuso sexual. Una memoria de esta categoría primero se pierde o no está accesible por diferentes razones como el miedo instalado en la víctima, para luego solo en el transcurso del tiempo ser recuperada. La víctima no es consciente del olvido de una parte de la información ni tampoco del grado de verdad en la experiencia que recuerda.

Las “memorias recuperadas” eran consideradas prueba de cargo para el juzgamiento de conductas lesivas en el marco de los delitos sexuales. Luego, paulatinamente surgieron más dudas al respecto. En Estados Unidos incluso se llegó a crear la Fundación del Síndrome de Falsas Memorias para ayudar a los padres que habían sido acusados falsamente de abusar sexualmente a sus hijos. Científicos se unieron a la causa y declararon públicamente que no existía prueba empírica en relación a las memorias recuperadas. Lo que declararon es que se estaba produciendo una epidemia de falsas memorias recobradas y de casos infundados, donde no había nada más allá de las propias alegaciones de los niños. Cada vez es más grande el número de científicos que argumentan que muchos de estos recuerdos son creaciones falsas, producto de la tendencia a la sugestión por parte del paciente y de las preguntas tendenciosas del terapeuta. El campo de investigación aún está vigente.

En la práctica actual, una de las argumentaciones de los procesados por delitos de violencia sexual de menores es precisamente el haber sugestionado a la víctima para relatar lo que le sucedió. De ahora en adelante aquellas personas que en su juventud o adultez decidan denunciar deberán pasar la experiencia de la contradicción del acusado, sumado el paso del tiempo y lo que esto hizo con la evidencia.

§

En el último año, nos han impresionado los casos de AAMPETRA,  El Principito, Escuela Réplica Aguirre Abad o los evidenciados por el estudio “Una Mirada en profundidad al acoso escolar”, que han generado como consecuencia la decisión del gobierno de declarar como política de estado Cero Tolerancia a los abusos sexuales cometidos en contra de menores de edad. Pero esta decisión también podría llegar a extremos. Extremos en los que se denuncien hechos como consecuencia de la instauración de una cultura de miedo y absoluta intolerancia. En donde toda sugerencia implique acoso, todo contacto, abuso.

Se verá en el camino. En cada proceso. Se resolverá sobre la base de la evidencia aportada y la valoración de la prueba que el Juez haga. Si es suficiente, si concuerda con algo más, si no se debilitó por el paso del tiempo.

La mente de un niño no entiende entre bien y mal. Los adultos somos su referente. Quienes los guiamos. Ellos una esponja vacía. ¿Qué absorberán? Cuando su vaso se llena de experiencias traumáticas en las que se ha instalado el miedo, el trauma, difícilmente lo van a expresar. Solo el paso del tiempo lo dirá. Sin embargo, su lenguaje corporal, la manifestación de su emocionalidad pueden decirnos cosas. Siempre hay alertas. Adultos que observan, adultos que callan, adultos que niegan, adultos que actúan, adultos que apoyan. No siempre quieren denunciar. Otros con miedo o inseguridad lo hicieron y lo harán. Por eso, los que se animaron a hablar, aquellos que se enfrentaron a montañas, a monstruos y tormentas, por ellos y el bien de nuestra sociedad, es posible no volverlo a silenciar pero es largo y tortuoso el camino por el que hay que transitar.