Hoy, 3 de mayo, se conmemora el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Esta fecha tiene como objetivo principal recordar a los Estados la necesidad de respetar la libertad de prensa y a los periodistas, uno de los pilares en los que se fundamentan las democracias. Además, hoy se recuerda a los periodistas que perdieron la vida en el ejercicio de su profesión, a manos de gobiernos autoritarios en entornos hostiles para el ejercicio de la profesión.

En este día también se busca respaldar a los medios de comunicación que son objeto de restricciones y persecuciones por parte de gobiernos y organizaciones públicas y privadas por sus coberturas informativas. 

​La elección del 3 de mayo como Día Mundial de la Libertad de Prensa responde al aniversario de la Declaración de Windhoek, capital de Namibia, donde representantes de medios de comunicación africanos elaboraron un documento que recogía los principios de la libertad de prensa durante un seminario organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en 1991. 

La fecha fue proclamada oficialmente en diciembre de 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Esta decisión se tomó por recomendación de la UNESCO que sugería que se celebrasen anualmente los principios de la libertad de prensa. 

PUBLICIDAD

Entre las principales ideas que recoge la Declaración de Windhoek están el establecimiento, mantenimiento y fomento de una prensa independiente, pluralista y libre esencial para el desarrollo y mantenimiento de la democracia de una nación y para el progreso  económico. La declaración recalca que ni los poderes privados ni los poderes públicos deberán ejercer presión de ningún tipo, ni control sobre los materiales periodísticos que se producen, o en la infraestructura de medios y la difusión de diarios, revistas y otras publicaciones periódicas. La declaración recomienda la supresión de los monopolios de toda clase y la existencia del mayor número de medios de comunicación posibles, para que reflejen la más amplia gama de opiniones dentro de un país o comunidad. 

Cuando esta declaración se redactó, en 1991,  había 17 periodistas y editores detenidos en prisiones africanas, y 48 periodistas africanos habían muerto en el ejercicio de su oficio entre 1969 y 1990. Aunque la situación ha mejorado, el periodismo sigue siendo una ocupación riesgosa: en la última década,  cerca de 900 trabajadores de  medios de comunicación murieron en el mundo, según la ONU. 

Noticias Más Recientes

  • retrato de la familia de Henry

Una vida segada en 2 minutos sin respuesta

Una reconstrucción del día en que Henry Quezada fue asesinado, durante el paro nacional, muestra que el disparo que lo mató se disparó entre las 4:08 y las 4:10 de la tarde del 23 de junio de 2022. La versión del entonces ministro del Interior sobre la distancia a la que se hizo no resiste el análisis de expertos

La UNESCO informó  que en el 2020 se registró un total de 59 periodistas asesinados, cuatro de ellos mujeres. América Latina y Asia Pacífico fueron las regiones más letales: 22 periodistas abatidos en cada una. Los países árabes sumaron nueve asesinatos y África seis. 

En Ecuador, en abril se recordó el trecer aniversario del secuestro y asesinato de un equipo periodísitco de diario El Comercio, conformado por Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra. El crimen, perpetrado por una narcoguerrilla disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), aún no se ha esclarecido. Sus familias aún reclaman respuestas concretas a los gobiernos del Ecuador y Colombia. 

Para medir la calidad de la libertad de expresión en el mundo, se utiliza la clasificación de la organización no gubernamental Reporteros Sin Fronteras (RSF). Según el reporte de 2021, la situación es muy grave en más del 11% del mundo, mientras que es muy buena en un poco más del 19% del planeta. América Latina es la región donde se registra el mayor desgaste de la libertad de expresión, a pesar de que en las Américas, en general, el clima para esta libertad es favorable. 

Ecuador aparece en el puesto 96 (de 180) de la Clasificación 2021 como con “problemas significativos”. Otros países de la región aparecen peor calificados que el país: Entre ellos, Paraguay (100), Bolivia (110), Brasil (111), Guatemala (116), Colombia (134), México (143), Venezuela (148), Honduras (151). 

A pesar de que durante el gobierno de Lenín Moreno hubo menos restricciones que en el gobierno de 10 años de Rafael Correa, en el que hubo despidos, procesos judiciales por difamación, sanciones económicas contra periodistas y medios, el informe menciona que en el país y la región  “la violencia contra la prensa ha aumentado de forma preocupante”. Hubo, además, ataques e intimidación a periodistas y oficinas de los medios de comunicación, sobre todo durante manifestaciones callejeras, como lo sucedido el 10 de octubre de 2019, cuando la estación de televisión Teleamazonas fue invadida y parte de sus bienes incendiados. Ese mismo día, una turba entró al Diario El Comercio de Quito. 

La clasificación de Reporteros sin Fronteras se hace a través de medir las restricciones de acceso a la cobertura periodística, ya que se ha puesto como excusa el covid-19, que ha devenido en el “cierre de accesos”, es decir el impedimentos de acceder tanto a las fuentes de información como a los lugares de cobertura. 

PUBLICIDAD

En 2021, por la pandemia del covid-19, la conferencia que debía realizarse del 22 al 24 de abril en La Haya, se ha reprogramado para los días entre el 18 y 20 de octubre próximos. En esa fecha se unificarán la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa y el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes Contra los Periodistas.