El 14 junio  de 2018, los diputados argentinos aprobaron el proyecto de ley Interrupción Voluntaria de Embarazo (IVE) por 129 votos favorables(hubo 125 en contra y una abstención).

En Argentina, el aborto es legal solo en caso de peligro para la vida de la madre, su salud física o mental, en caso violación o defecto del feto.

Los diputados empezaron la sesión a las 11:30 del miércoles 13. Fueron más de 23 horas de debate:

“Antes el nacimiento y embarazo eran un acontecimiento rodeado de misterio, hoy podemos ver su sexo, si tiene enfermedades, si se chupa el dedo. Con esta observación queda demostrado que lo que vamos a destruir es una vida. No necesito más para entender. Vamos a destruir un ser único. No sólo porque no existió nunca, sino porque no existirá nunca más”, declaró  Ivana Bianchi del Frente Unidad Justicialista, opuesta al proyecto de ley.

En favor del proyecto, Victoria Donda del partido Libres del Sur dijo: “La clandestinidad te pasa por el cuerpo, te sentís sola, tengas la plata o no. Acá no se debate el aborto sí o no. Es aborto legal o clandestino”.

PUBLICIDAD

El debate se cerró por la mañana del jueves y el texto fue finalmente aprobado a las 9:52 am.

Sin embargo, el proyecto aún no está en vigencia. El Senado —la cámara alta del parlamento argentino, que es bicameral— debe discutir y votar el proyecto. De ahí, de acuerdo el proceso de formación de leyes obliga a la remisión de la ley aprobada por el legislativo al Presidente de la República para que ordene su publicación o la vete. Mauricio Macri, presidente argentino, se ha comprometido a no vetar la Ley si es aprobada en ambas cámaras legislativas.

La primera vez que se presentó un proyecto de IVE fue en 2007. Cuatro años antes, se creó  la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito, en el XIX Encuentro Nacional de Mujeres realizado en la provincia de Mendoza, al que asistieron más de 20 mil mujeres.

En mayo de 2005, la Campaña agrupaba a más de 70 organizaciones de toda la Argentina. En 2018, decía el proyecto de Ley que se aprobó incluye “a más de 300 organizaciones, grupos y personalidades vinculadas al movimiento de mujeres, organismos de derechos humanos, al ámbito académico y científico, trabajadores de salud, sindicatos y diversos movimientos sociales y culturales, entre ellos redes campesinas y de educación, organizaciones de desocupados, de fábricas recuperadas, grupos estudiantiles y religiosos”.El lema de la campaña es «educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir».

Después de su primera presentación hace 11 años, el proyecto fue presentado 6 veces más. En ninguna de ellas se trató.

En febrero de 2018, el gobierno de Mauricio Macri dijo que daría libertad a sus legisladores para tratar el proyecto. Personalmente, Macri —al igual que su predecesora, Cristina Fernánez de Kirchner— se opine al aborto, pero el jefe del gabinete del gobierno, Marcos Peña, dijo que “no va a obstaculizar” el debate.

En marzo, fuentes del gobierno aseguraron que Macri no vetaría la ley, si se aprobara. Tres días antes de la aprobación de la ley, Federico Pinedo, presidente provisional del Senado (el presidente titular es el Vicepresidente de la Nación), que pertenece al  de partido de Macri, confirmó que el Presidente no vetará la Ley.