¿Que resolvió la Corte Constitucional sobre el caso de Satya Bicknell-Rothon?

El miércoles 29 de mayo de 2018, la Corte Constitucional del Ecuador reconoció a Satya como hija de una pareja homoparental. La sentencia de la Corte permitirá que, tras seis años de disputa legal, las madres —Nicola Rothon y Helen Bicknell—  inscriban a su hija con sus apellidos. En 2011, el Registro Civil se había negado a inscribir a la menor de esa manera, alegando que solo podía registrar apellidos de padre y madre. Es la primera vez que en el Ecuador una niña será inscrita como hija de una pareja del mismo sexo.

¿Quien es Satya Bicknell-Rothon?

Satya Bicknell-Rothon es una niña ecuatoriano-británica. Nació el 8 de diciembre de 2011 en Ecuador y se convirtió en un símbolo de la lucha por la igualdad de derechos para la comunidad LGBTI en el país.

Su madre biológica, Nicola Rothon, y su pareja, Helen Bicknell, ciudadanas inglesas que viven en el Ecuador desde 2007, la concibieron a través de  inseminación artificial. El Estado sólo reconocía la maternidad de Nicola, pero sus madres querían que sea inscrita como hija de ambas.

PUBLICIDAD

 

¿Cómo fue el proceso legal?

El 27 de diciembre de 2011 Nicola Rothon y Helen Bicknell fueron por primera vez al Registro Civil para inscribir a su hija Satya. Pidieron que sea inscrita con los apellidos de las dos. Pero las autoridades del Registro  no reconocieron a las dos mujeres como madres de la niña. La pareja, que se casó en Inglaterra y tiene una unión de hecho en Ecuador, decidió luchar por el derecho de su hija de llevar sus dos apellidos.

Pocas semanas después, el 10 de enero de 2012,  las madres presentaron una solicitud al Director Nacional de Asesoría Jurídica del Registro Civil  en ese sentido. La petición fue rechazada porque, dijo el funcionario, la legislación ecuatoriana no incluiría “la duplicidad de filiación materna”.

El 4 de mayo de 2012, Rothon y Bicknell, representadas por una abogada de la Defensoría del Pueblo, llevaron el caso ante una corte de justicia, que tampoco reconoció la doble maternidad. Apelaron la sentencia ante la Corte Provincial de Pichincha, que confirmó la primera sentencia en agosto de 2012.

En agosto de 2014, la pareja llevó el caso ante  la Corte Constitucional. En esa ocasión, el Defensor del Pueblo, Ramiro Rivadeneira, declaró que la situación afectaba “al derecho primordial de la menor a tener una identificación”.

Después de cuatro años, el 29 de mayo de 2018, la Corte Constitucional dio razón a las madres de Satya.

 

¿Qué legislación ampara la decisión de la Corte?

Las leyes ecuatorianas defienden el derecho al bienestar de las niñas, niños y adolescentes y a constituir una familia. El artículo 44 de la Constitución dice que  prevalece el “interés superior” de los niños y la “satisfacción de sus necesidades sociales, afectivo-emocionales y culturales”.

El artículo 67 “reconoce la familia en sus diversos tipos” y que los “vínculos jurídicos o de hecho y se basarán en la igualdad de derechos y oportunidades de sus integrantes”.

Según Estefanía Chávez, abogada de Surkuna —una organización que defiende los derechos de las mujeres—, más que una legislación específica para las parejas homoparentales,  lo que se necesita es una “ampliación del derecho a la reproducción asistida a todas las personas, sin que sean discriminadas por su orientación sexual o su identidad de género”. Es una tarea, explica Chávez, que le corresponde a la Asamblea Nacional.

 

La Corte Constitucional, han explicado varios expertos, tuvo como uno de sus argumentos centrales a la Opinión Consultiva OC-24/17 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. En ella, la Corte interpreta el sentido y el alcance de las obligaciones de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH) y otros instrumentos de Derechos Humanos para los Estados miembros, como Ecuador, sobre matrimonio igualitario. “Esta interpretación es obligatoria y vinculante.” explica la especialista en Derechos Humanos Lolo Miño.

 

La Corte resaltó la importancia de la identidad sexual como un ejercicio de la libre determinación y la libertad personal, reconociendo el derecho de las personas transexuales de cambiar de sexo de tal forma que su apariencia física sea consonante con su identidad autopercibida” escribió Miño en un ensayo de enro de 2015, cuando la resolución se publicó. “Para garantizar aquello, los Estados deben establecer mecanismos expeditos, gratuitos y confidenciales de registro, modificación, corrección y cambio para nombre de pila, sexo, género e imagen fotográfica” decía Miño en el ensayo Un camino hacia la igualdad. “La posibilidad de efectuar estos cambios debe sujetarse exclusivamente a la voluntad de la persona, y no a informes médicos, psicológicos o de cualquier otra índole. Esta garantía se extiende incluso cuando la persona que desea cambiar de sexo e identidad sea un niño, niña o adolescente, en concordancia con el principio de interés superior del niño.”

 

¿Qué derechos tiene la comunidad LGBTI en Ecuador?

La Constitución ecuatoriana garantiza la igualdad de derechos a todas las personas sin importar su sexo, su orientación sexual o su identidad de género. Como todos los ciudadanos, la comunidad LGBTI debería tener acceso a “atención integral de salud, salud sexual y salud reproductiva”

El artículo 11 de la Constitución consagra el principio de no discriminación por, entre otros, “orientación sexual”. El artículo 66 garantiza el derecho a “tomar decisiones libres, informadas, voluntarias y responsables sobre su sexualidad, y su vida y orientación sexual”.    

Sin embargo, aún prevalece en el Ecuador la discriminación contra parejas del mismo sexo, pues en el país no se ha reconocido aún el matrimonio igualitario. Existe el reconocimiento de las uniones de hecho, pero aún no se les concede a las parejas del mismo sexo el derecho de adoptar.

¿Cómo reaccionó la comunidad LGBTI y activistas que apoyan la causa?

La sentencia fue recibida con beneplácito por la comunidad la comunidad LGBTI ecuatoriana. Es considerada un importante paso en el camino hacia la igualdad plena en el país. Tania Macera, activista defensora de los derechos de las mujeres, dice que es un triunfo social y el fruto “del esfuerzo de compañeras que trabajan en temas de derechos como es Surkuna, de las abogadas de Surkuna, del acompañamiento de organizaciones LGBT, de organizaciones lesbianas como Causana, y del acompañamiento de personas que somo cercanas a Nicky y Helen”. Macera subraya también que Bicknell y Rothon tuvieron que enfrentar la presión de las iglesias cristianas y organizaciones conservadores que tienen “una injerencia súper fuerte en las instituciones del Estado”.   La activista espera además que “la sentencia de la corte se extienda para otros casos”, y que se definan qué mecanismos habrá para determinar sanciones a los funcionarios que se negaron a proteger los derechos constitucionales de la niña Satya.

Para Estefanía Chávez, el fallo puede ser un paso hacia el matrimonio igualitario en el Ecuador. «esta sentencia lo que hace es reconocer que hubo una violación de un derecho constitucional que es la familia diversa».