¿Fue terrorismo?

La madrugada de este sábado 27 de enero, se produjo un explosión en el Comando policial del cantón San Lorenzo en la provincia de Esmeraldas.

Según un reporte de diario La Hora que cita fuentes extraoficiales, una semana antes del atentado, la Policía habría detenido a siete  personas, y decomisado armas y materiales explosivos en un operativo en  la parroquia Mataje. Los detenidos habrían sido trasladados a Quito para su juzgamiento, tras lo cual habían circulado panfletos advirtiendo a los vecinos del cuartel para que desalojasen el sector. «Vamos a darles un remezón», habrían dichos los volantes.

Según, el Fiscal Carlos Baca Mancheno, el ataque contra el destacamento policial ha sido catalogado como un “acto de terrorismo”, de acuerdo al artículo 366 del Código Orgánico Integral Penal (COIP). Según la norma, el acto terrorista es aquel que “ provoque o mantenga en estado de terror a la población o a un sector de ella, mediante actos que pongan en peligro la vida, la integridad física o la libertad de las personas o pongan en peligro las edificaciones, medios de comunicación, transporte, valiéndose de medios capaces de causar estragos”. La pena por este delito va de diez a trece años, y en su numeral nueve cataloga como acto terrorista entregar, colocar, arrojar o detonar “un artefacto o sustancia explosiva u otro artefacto mortífero en o contra un lugar de uso público, una instalación pública o de gobierno, una red de transporte público o una instalación de infraestructura, con el propósito de causar la muerte o graves lesiones corporales a las personas o con el fin de causar una destrucción material significativa”.

¿Cuál es la versión oficial de lo sucedido?

PUBLICIDAD

Las autoridades afirmaron que la explosión se produjo por un artefacto ubicado en la parte posterior del Comando policial, que se presumía habría sido colocado a propósito. Por esta razón se están realizando investigaciones que permitan conocer a los autores. El ministro César Navas viajó, junto al Alto Mando Policial, a la provincia de Esmeraldas para analizar las causas que provocaron el ataque.

Según una publicación de El Comercio, el 12 de enero ya se capturó a tres personas con armas de fuego, granadas, rollos de mecha lenta y cartuchos, en el parte policial se les vincula con un grupo armado organizado residual (GAOR), que sería comandado por un ecuatoriano que responde al nombre de Walter Arisala Vernaza, alias el ‘Guacho’.
Según la prensa colombiana el ‘Guacho’ es un experto en explosivos y habría sido parte de las FARC durante los últimos 10 años, pero con el proceso de paz se desvinculó del grupo subversivo, para formar una organización criminal con 50 hombres. En noviembre de 2017, las autoridades ecuatorianas junto con las colombianas capturaron a dos integrantes de la organización de Arisala y uno de ellos sería el jefe de sicarios, según estas investigaciones.

El fiscal general de la Nación, Carlos Baca Mancheno, también se refirió a lo sucedido y aseguró que se lo investigaría “con toda la fuerza”, para que “el crimen organizado no nos arrebate la paz”. Dijo, además, que se ha establecido una mesa de trabajo con la Asamblea Nacional, con el Consejo de la Judicatura, y otras entidades estatales para analizar el ataque.

A través del decreto ejecutivo, número 296, el presidente de la República ordenó el estado de excepción para las localidades de San Lorenzo y Eloy Alfaro por sesenta días.

¿Hay muertos?

Según un comunicado oficial del Ministerio del Interior no hay víctimas mortales. Hay 28 personas con heridas leves, 27 viviendas destruidas y daños en la parte trasera del Comando policial, en los dormitorios y en el comedor, además de algunos vehículos policiales y particulares que resultaron afectados.

¿Quienes estarían detrás del ataque?

Según la Fiscalía General del Estado el atentado “se produce como represalia a las acciones que ejecutan las entidades del Estado, contra actividades ilícitas en la frontera”.

El presidente Lenín Moreno también se expresó a través de su cuenta en twitter y dijo que “es un acto terrorista ligado a bandas de narcotraficantes que han sido golpeadas por las fuerzas de seguridad del Estado ecuatoriano”.

Aseguró, además, que ha dispuesto el reforzamiento de la zona afectada con 300 efectivos de la Policía Nacional y 300 de las Fuerzas Armadas, que buscan pistas para dar con el paradero de los responsables de este atentado.